Fin de semana en Barracas

El municipio de Barracas, situado entre la Sierra de Pina de Montalgrao y la Sierra de Javalambre,  en la comarca del Alto Palancia, es un buen lugar para una escapada de fin de semana.
En su casco urbano, se hallan diversos lugares de interés, como es el caso de la iglesia de San Pedro Apóstol, un templo gótico del siglo XVI que sobresale por su torre campanario y el rosetón colocado sobre el altar mayor. A tan solo unos metros de la iglesia está la fuente, muy popular por sus aguas con propiedades medicinales.
Paseando por el final de la Calle Teruel, llaman la atención las fachadas de las casas que disponen de piedras en ventanales y portales.
En los alrededores de Barracas, se localiza la ermita de San Roque que se destaca por su pórtico de gran atractivo.
El término de municipal se encuentra atravesado por una Ruta Verde que, en poco tiempo,  servirá para practicar cicloturismo. Junto a la ruta, en la Estación del Palancar, hay una zona de acampada, cuyo entorno se halla rodeado de carrascas y pinos.
Barracas también constituye un buen punto de partida para diversos itinerarios o rutas señalizadas para hacer excursiones a El Toro y Pina de Montalgrao.
En las proximidades del casco urbano, hay una zona húmeda que se la conoce como la Balsa Grande, que bien merece una visita. Otro paraje de gran interés es El mazorral, que representa uno de los pocos bosques que quedan en la Comunidad Valenciana, que está conformado por carrascas y encinas.
Carramanchel, Los Quemados, Cerro de los Pastores y El Barruezo, éste último en el límite con Aragón, son otros parajes de los que puede disfrutarse durante nuestro paso por Barracas.
Si bien vale la pena visitar este destino en cualquier época del año, durante el invierno adquiere mayor encanto debido a que sus parajes naturales se ven cubiertos de nieve, ofreciendo una postal sensacional de Barracas.

Imagen:

www.casaturismorural.com

Por las sendas de Chóvar

En la Comarca del Alto Palancia, más precisamente en pleno Parque Natural de la Sierra Espadán, se encuentra Chóvar, un pueblo cercano a la montaña mediterránea que fue  construido por los musulmanes.
Las calles son típicas, con algunos altibajos, delimitadas por  casas blancas. Las calles de la zona alta evocan los trazados irregulares propios de otros pueblos mediterráneos.
Parte de su historia queda de manifiesto en sus yacimientos arqueológicos, como los del Poblado Ibérico del Rubial, la Cueva y la Bellota.
Continuando por el Calvario, en la parte alta del pueblo, es posible llegar a los restos de un castillo, el cual fue construido por los musulmanes para ser usado como torre de vigilancia. Vale aclarar que la fundación del pueblo de Chóvar es de origen morisco y está muy ligada con el Castillo de Azuébar, por lo que se cree que Chóvar representaría  una serie de torres de defensa de dicho castillo. Actualmente, tan solo se pueden observar restos de torres.    
Si de naturaleza se trata, es posible decir que Chóvar en su totalidad constituye un paraje sumamente digno de visitar, permitiéndonos disfrutar de la naturaleza.
Tomando el Barranco Carbón, llegaremos hasta Las Carboneras, un paraje muy bonito en el que se puede disfrutar de un entorno, compuesto por mesas, agua y alcornoques muy añejos.
Avanzando por el Barranco de Ajuez, y pasando la presa, arribaremos a un sitio encajonado que destila el agua, La Fuente Fresca.
En cuanto a las numerosas sendas, que desde siempre se han utilizado como medio para acercar a los lugareños a los campos de cultivo, éstas se hallan en perfecto estado, de modo que adentrarse por tales sendas es encaminarse a un encuentro con la naturaleza en estado puro.

Imagen:

http://www.comarcarural.com/altopalancia/chovar/fotos/chovar01.jpg

Teresa

Teresa es una población situada en el interior de la comarca del Alto Palancia, en la provincia de Castellón.
Por su relieve montañoso y accidentado, se abre paso el cauce del río Palancia y diversos barrancos que le sirven de afluentes, como por ejemplo los del Franco, del Arco y del Berro, que conforman grandes atractivos turísticos y medioambientales.
La Iglesia Parroquial de Teresa, levantada en el siglo XVI, es  un templo de una sola nave que posee capillas entre los contrafuertes y bóvedas de estilo gótico.
El casco urbano de la población se halla conformado por calles largas y empinadas. Sus únicas plazas son las de la Iglesia y del Ayuntamiento. Entre sus principales construcciones se encuentran Almazaras y el Lavadero de la Acequia de la Dehesa.
Por su terreno abrupto, Teresa resulta ideal para la práctica del senderismo. Desde el Alto del Torrejón, es posible apreciar una magnífica panorámica del término municipal.
A través de un paseo por los parajes naturales de la localidad, nos  topamos con diversas fuentes, como la del Contis, Royo, Peral, Batán, Berro, del Río y del Nano.
En el Cerro Gordo destaca el Refugio del Agua, un respiradero con copiosas corrientes de agua que brotan de un manantial.
Para apreciar mejor los bellos parajes de Teresa, podemos tomar los numerosos caminos y senderos señalizados, que conducen a sitios como la Mina de yeso o la Fuente del Berro. En las proximidades, está la Antigua Fábrica de la Luz y el Barranco del Arco, cuyo nombre deviene de la singular roca perforada, que forma un arco en medio de la montaña.
Otros parajes de especial interés son el de la Solsida, la Cueva del Moro y la Mora, y la zona de la Balsa, por donde se cruza a través de un antiguo puente de piedra.

Imagen:

http://www.laspain.com/Castellon/Teresa_Castellon3.jpg

Lugares con encanto de El Toro

Recorriendo el noroeste de la Comarca del Alto Palancia hacemos un alto en El Toro, un municipio de la provincia de Castellón, que tiene la particularidad de sobresalir por el famoso Castillo de El Toro, el cual domina el núcleo urbano desde lo alto de un pequeño cerro.
El Castillo es una fortaleza de tipo montano, que actualmente se encuentra en ruinas, pero que de todos modos se destaca por su envergadura. Durante la época medieval, sus murallas fueron ampliadas y mejoradas por la situación fronteriza que ocupaba, entre Aragón y Valencia. En su interior se halla, también en ruinas, la antigua Iglesia de Santa María, de la cual se desconoce la fecha exacta de su construcción. Luego de la construcción del nuevo templo parroquial, que data del siglo XVII, la antigua iglesia fue consagrada como Ermita de San Miguel. Junto al templo se ubica  la Torre Campanario, de planta cuadrada y notables dimensiones.
 En la plaza donde se sitúa el templo parroquial hay un acceso al Ayuntamiento, construido en 1572, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural y que es considerado como uno de los edificios civiles más simbólicos de El Toro.
Por otro lado, en el centro del municipio es posible apreciar la Fuente del Járiz, construida completamente en piedra negra de sillería, que data del año 1799, y de la cual brotan aguas muy estimadas por los vecinos del lugar.
A un kilómetro de distancia, al final del camino del Vía Crucis, se ubica una de las ermitas más bonitas de todo Castellón, en la que se rinde devoción a la imagen de San Roque. Su pórtico, de singular belleza, y su estructura le confieren un aspecto pintoresco.
Al mismo tiempo, en la localidad de El Toro se encuentra la pedanía de El Molinar, un caserío de propiedad privada, localizado en los orígenes del río Palancia. Realmente, digno de ver.
El Nacimiento del Río Palancia es, sin dudas, el paraje natural por excelencia de toda la localidad. Es una sensacional garganta de roca caliza que conforma un estrecho pasillo.
Otros lugar a destacar es el Paraje Natural Municipal el Pozo Junco, un bosque endémico considerado de mayor interés en la Comunidad Valenciana.

Imagen:

http://castellonweb.net/es/wp-content/uploads/2011/09/Toro-Castellon.jpg

Paseo por las fuentes y barrancos de Torás

Torás es un municipio de la cuenca del Alto Palancia que se caracteriza por sus bellísimos paisajes, poseedores todos ellos de gran  valor ecológico y ambiental. En nuestro paso por Torás, podremos apreciar diversas fuentes, barrancos con exuberante vegetación, además de bellos encuadres de piedra caliza que albergan una importante variedad faunística.
De la totalidad de sus barrancos, sin dudas, se destaca el Barranco del Regajo, que nace en las cercanías al núcleo poblacional y en donde es posible encontrar distintos ejemplares de roble valenciano.
En las proximidades de este barranco se halla la antigua estación Bejís-Torás, que conforma un estrato vegetal que se continúa con la sierra de El Toro y Bejís. El conjunto en su totalidad, se halla dentro de las estribaciones de la Sierra de Javalambre, muy popular por su diversidad botánica y de paisajes. Al lado de la antigua caseta de RENFE, se encuentra la antigua vía minera de Ojos Negros, una de las rutas verdes más recomendadas, la cual puede recorrerse desde Torás hasta Sagunto.
Cerca del límite con Bejís, hay un reducto de bosque mediterráneo compuesto por  carrascas y que hoy puede visitarse, pues allí se el cerro más alto del municipio, desde el cual se obtienen vistas maravillosas. Otro de los lugares de especial interés es el Embalse de Camarillas, una construcción que sobresale por estar excavada en piedra y que se nutre de las aguas de la Fuente de Camarillas, situada junto al embalse. Dicho conjunto, está catalogado como área recreativa.
Al mismo tiempo, Torás dispone de varios cerros y montículos repoblados de pinos carrascos que se denominan Aguamala y constituyen un paisaje artificial de encanto. Este lugar puede recorrerse usando una pista que nace en la carretera comarcal que conecta Viver con Torás y que llega hasta lo más alto del paraje.
Torás, en resumen, es uno de los destinos turísticos de la Comarca de El Alto Palancia que no tiene desperdicio.

Imagen:

http://detoras.es/

Viver, el pueblo de las fuentes y manantiales

Viver es una villa  situada dentro de la provincia de Castellón, al noroeste de la comarca del Alto Palancia. La existencia de más de 50 fuentes en todo su término municipal, le valió el nombre de Viver de Las Aguas.
Debido a su diversidad de climática, el municipio es dueño de una amplia variedad paisajística, que incluye desde el bosque mediterráneo, pasando por los campos de trigo del altiplano, hasta las zonas fértiles irrigadas con las aguas de caudalosos manantiales.
Para apreciar mejor su paisaje, nada más indicado que visitar la Floresta, un gran parque natural que está ubicado en el cauce del barranco Hurón, el cual atraviesa la población. Aquí, además de una variada y abundante vegetación, es posible apreciar las casas colgantes que penden sobre las paredes del barranco así como diversas  cascadas y saltos de agua, que hacen de este lugar un sensacional paraje. Además, el parque cuenta, entre otras cosas, con pistas de tenis y juegos para niños.
Por su parte, en la margen izquierda del río Palancia se ubica el Paraje del Sargal,  un espacio de ensueño que se halla rodeado de montañas y que posee grandes atractivos, como es el caso de las Cuevas del Sargal, formadas por la acción de las aguas de la fuente del Pontón.
La Ermita de San Roque, localizada en lo alto del monte que lleva el mismo nombre, domina el pueblo. Este lugar es conocido porque cada  16 de Agosto, los lugareños se reúnen allí luego de la tradicional subida al monte. Desde aquí, pueden apreciarse estupendas vistas panorámicas de Viver.
Además, resulta interesante visitar algunas de las tantas fuentes y manantiales que se encuentran en esta población, como la Fuente de Ragudo, que  surge al pie de los montes de Ragudo, y la Fuente de San Miguel, ubicada a 1 km del pueblo. Cerca de ésta última  se emplaza el antiguo molino de Aguas Blancas, un atractivo lugar de recreación, ideal  para pasar un día al aire libre.

Imagen:

http://fotos.panageos.com

Jérica, ciudad famosa por sus fuentes

Jérica es una localidad situada en la Comarca del Alto Palancia, de la Comunidad Valenciana, que posee diversos lugares para visitar.
Uno de sus principales atractivos es la Torre Mudéjar de las Campanas, que se encuentra sobre un promontorio que domina la totalidad de  la población y que sobresale por su importante historia.
El Museo Municipal es otro de los sitios donde podremos deslumbrarnos con el pasado de Jérica, gracias a que atesora la Colección Epigráfica Romana, el Retablo de San Jorge y una colección de cerámica y azulejería digna de admiración.
En los alrededores de la Villa, se destacan diversos lugares realmente bellos, como es el caso de la Vuelta de la Hoz, donde el meandro del río Palencia dio lugar al Monte de la Torreta, cuyo nombre deviene del monumento que lo corona.
Además, a orillas del mismo río se localiza el Paseo de las Fuentes, donde podemos dar un paseo didáctico mientras admiramos sus fuentes: Randurías, El Consuelo y El Carmen. Aquí habitan más de cien especies, todas ellas rotuladas con su nombre para beneficio del visitante.
Por otro lado, en caso que optemos por dirigirnos camino a Viver, podemos hacer un alto en el camino para guarecernos del sol debajo de los nogales de la Fuente de Ula.
Otras fuentes con las que nos podemos topar son las de Santa Águeda, La Salud, la Garabaya, la Piedra, etc.
Si preferimos aprovechar las rutas de senderismo y realizar alguna excursión, los Picos de Yuste, los Montes del Frontón y Pantano del Regajo, son algunas de las sendas, aunque no las únicas, más recomendadas para pasar una jornada disfrutando de la naturaleza.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/33/J%C3%A9r%C3%ADca01.JPG/800px-J%C3%A9r%C3%ADca01.JPG

Tras el legado de Jérica

Jérica, ciudad situada en la  provincia de Castellón, es un destino que nos depara grandes sorpresas durante nuestro recorrido.
La Villa de Jérica está ubicada en las estribaciones de un promontorio rocoso, el cual es atravesado por el cauce del río, que ha formado un precipicio imponente. De manera que la población asciende gradualmente en semicírculos hacia esa área elevada desde la calle.
En Jérica es posible encontrar restos pertenecientes a diversas épocas, como es el caso de las lápidas del período romano que fueron halladas en el término municipal, convirtiéndola en una de las más destacadas del Alto Palancia.
De especial interés es el Castillo de Jérica, una fortaleza  que data de la era musulmana de la cual, a pesar de las reformas posteriores, se conservan importantes vestigios.
También, se puede apreciar el torreón, que está situado a los  pies de la actual Ermita de San Roque, aledaña al Castillo, que fue reutilizado como campanario al levantarse la iglesia. En definitiva, la Torre Mudéjar de las Campanas es el edificio más representativo de la villa, tanto por su historia como por su estilo arquitectónico.
Para aquellos que deseen adentrarse en el pasado de la ciudad es recomendable visitar el  Museo Municipal, en el que sobresalen la Colección Epigráfica Romana, el Pendón de la Reconquista, la colección de cerámica y azulejería, el Retablo de San Jorge y el Sepulcro de la familia Roque Ceverio.
Asimismo, vale destacar la conocida Vuelta de La Hoz, donde el recodo del Río Palancia ha creado, con el transcurso del tiempo, lo que hoy se conoce como el Monte de la Torreta, en honor al monumento que lo corona.
A orillas de este mismo río está el Paseo de las Fuentes, donde el turista puede dar un paseo por sus “calles” o, simplemente, beber de sus fuentes: Randurías, El Carmen o El Consuelo.
Si estamos con ganas de realizar excursiones y practicar senderismo.  podemos optar por ir a los Picos de Yuste, del Villar, de la Muela, a los Montes del Frontón, la Herbasana, del Alto Gafero, los Pelaos, entre otros.

Los manantiales de Navajas

Navajas, es un pequeño poblado de la comarca del Alto Palancia que es muy elegido por los turistas debido a sus lugares de interés y buen clima.
Las aguas que manan de sus fuentes, representan uno de los principales factores que han influido en el  desarrollo turístico de Navajas, hasta tal punto que junto a la fuente del Baño se alza un importante balneario, el cual fue construido en 1910. También, se destacan las fuentes de San Rafael, la Gilda, la Bañola,  del Cañar, del Hierro y de la Luz, entre muchas otras, buena parte de ellas dotadas de propiedades mineromedicinales.
Además de disfrutar contemplando sus bellos parajes, se pueden llevar a cabo actividades acuáticas en el  Embalse del Regajo, descender por el río Palancia en piragua, practicar escalada en imponentes paredes así como senderismo y bicicleta de montaña a través de itinerarios que conducen a las diversas fuentes.
Otros sitios imperdibles son el Salto de la Novia, donde se puede observar la Cascada del Brazal, de unos 60 metros de altura.
Por su parte, el río Palancia alberga diversos lugares de gran atractivo,  en los que la erosión y el agua conformaron singulares figuras rocosas que se alzan entre imponentes desfiladeros,  destacándose el de “Vora de las Peñas”.
El manantial de la Esperanza, ubicado en la montaña que lleva el mismo nombre, es otro punto muy recomendado para realizar excursiones, ya que en su parte más alta están las ruinas del Monasterio de la Orden de los Jerónimos y la Ermita de la Esperanza.
Asimismo, podemos tomar el camino que conduce a Altomira, sitio por donde pasa la antigua vía Minera y desde donde es posible divisar los sensacionales paisajes que arrojan las sierras de Espadán, Calderona y el Valle del  Palancia.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e7/Navajas01.JPG/800px-Navajas01.JPG