Serra, el paraíso de los excursionistas

Serra es un municipio de la Comunidad Valenciana, que está situado en la comarca del Campo de Turia en pleno Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual lo dota de una belleza paisajística sin igual.
Serra se caracteriza por sus calles intrincadas y empinadas, debido al relieve accidentado de la zona, dominio de la Sierra Calderona.
Hay diversos yacimientos arqueológicos, como “Salt del Riu”, “Les Eretes del Riu” y “La Cova Soterranya”. Por su parte, entre los yacimientos eneolíticos es posible mencionar: “Puntal del Sapo”, “La Torreta” y “Torre Umbría”.
El origen histórico de Serra reside en un castillo árabe, que hoy está en ruinas. Se encuentra emplazado en un cerro empinado. Sirvió de parada y refugio a las huestes de El Cid Campeador durante la toma de Valencia.
La principal construcción religiosa de Serra es Cartuja de Portaceli, una iglesia de estilo neoclásico que contiene cuatro claustros y un acueducto  que en el pasado traía agua de la Fuente de la Mina pero que hoy está en desuso. Supo ser una de las más importantes, ya que por ella han pasado reyes, papas, cardenales y hasta militares. Si bien a lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, en el año 1943 la Diputación Provincial la compró, regresando así a ella los monjes cartujos.
Al mismo tiempo, Serra representa un verdadero  paraíso para el turista, por sus parajes naturales de gran belleza, dotados de frondosos pinares, propios de la Sierra Calderona. De ahí que es el escenario perfecto para la práctica de montañismo y senderismo, al tiempo que es el entorno elegido por muchos aficionados a la espeleología, pues en su término municipal hay un gran número de grutas, cuevas, minas y simas.

Imagen:

 http://img.fotocommunity.com/Motivos/Panoramas/La-Cartuja-de-Porta-Coeli-Serra-Valencia-a20562152.jpg

 

Tahal rústica

Tahal, un pueblo almeriense cuyo trazado se adapta a la ladera de una colina, en pleno paisaje serrano, es el lugar indicado si lo que se busca es disfrutar de estupendas panorámicas de toda la comarca, dignas de ser retratadas.
Uno de sus monumentos principales es la torre del Castillo de los Estévez, el cual está erigido sobre una alcazaba y que se impone sobre un caserío, contrastando visiblemente el blanco de sus muros con el rojo de los tejados.
Los yacimientos arqueológicos se hallan entre los principales atractivos de esta población. Los mismos, se encuentran ubicados en los alrededores de Tahal y pertenecieron a diferentes culturas que habitaron la región en tiempos remotos. De ese modo, es posible apreciar interesantes grabados, que datan de diversas épocas, como es el caso de los del Cerro del Mojón, fechados en el Neolítico y la Edad de Bronce.
Otra de las joyas arquitectónicas que forman parte del legado histórico de Tahal es el castillo que domina la localidad. Se trata de una fortaleza que fue levantada en el siglo XVI y que actualmente se encuentra en estado ruinoso.
Continuando con el paseo por el casco urbano, es posible contemplar diversos monumentos de especial interés, como por ejemplo el edificio de la iglesia parroquial, dedicada al Santo Cristo del Consuelo, la cual aún conserva una torre, que antiguamente era utilizada como campanario y lugar de resguardo ante posibles ataques de los berberiscos.  Si bien cuando promediaba el siglo XIX la iglesia se hallaba en ruinas, diversas reformas posteriores le confirieron la estructura que luce hoy.
Otros de los encantos del lugar son una fuente, al igual que un viejo horno, donde eran cocidas las tejas para la población; y una lápida datada en 1881.
Su paisaje serrano, resulta ideal para practicar senderismo o disfrutar de un bonito día de campo.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/tahal.jpg

Ruta del Barranco del Infierno

Para realizar la Ruta del Barranco del Infierno, debemos tomar como punto de partida la Vall de Laguar, un municipio situado en la provincia de Alicante, en la Comunidad Valenciana.
Se trata de uno de los valles del interior de la zona de montaña de Alicante, que está compuesto por los núcleos de Benimaurell, Fontilles, Fleix y Campell.
El Barranco del Infierno es considerado una auténtica maravilla natural, conformada por el río Girona, el cual divide la Sierra del Migdia  de la Sierra de la Carrasca o de Ebo, y cruza el valle en su totalidad hasta donde se encuentra el Embalse de Isbert.
Al otro lado, se hallan numerosas fuentes y manantiales sobre la Sierra del Cavall Verd o Sierra del Penyó.
La ruta del Barranco del Infierno debe su nombre a la exigencia que implica el recorrido, debido a su estado de conservación y a la gran diversidad de fauna y flora que habitan en él.
El trayecto es de aproximadamente unos 15 kilómetros y posee alrededor de 6.500 escalones de piedra, que fueron construidos por los moriscos, antiguos habitantes de estas tierras. Descendiendo por esta senda de escalones llegaremos hasta el Forat de la Juvea.
Llegando al río Girona, cuyo curso está seco, y luego de atravesarlo, empezamos el ascenso hacia el Pou de Juvea, cuyo entorno no tiene desperdicio.
Después, continuamos el periplo hasta las Juvees d´Enmig, donde se encuentran las casas usadas por los agricultores, para tras un breve descenso arribar a la Font de Reinós, donde conviene hacer una parada para descansar.
Prosiguiendo con el descenso, nos allegamos al Barranco del Infierno. Vale aclarar que aquí, debido a los saltos del barranco y como el cauce del río se torna realmente intransitable; es necesario dominar la técnica de escalada y rapel.
Saliendo del barranco, debemos ascender por una senda que conduce hacia las Juvees de Dalt, desde donde es posible apreciar la belleza imponente del Barranco del Infierno.
Retomando la senda, descendemos hacia el Barranco del Tuerto o Barranc de Racons, un lugar de extremada belleza desde donde subimos hasta la Font dels Olbis, para luego lentamente descender hasta llegar a Benimaurell, punto inicial de la ruta.
En fin, no hay senderista que se precie de tal que no quiera realizar esta maravillosa ruta.

Imagen:

http://www.caminosysenderos.com/6000/6000_archivos/image007.jpg

Parauta, municipio ecológico

Uno de los pueblos andaluces que más atrae a los visitantes por su gran valor ecológico es Parauta, el cual está situado en la Serranía de Ronda y ocupa parte del Parque Natural Sierra de las Nieves, lo que lo dota de un entorno más que privilegiado.
El legado andalusí puede apreciarse en el trazado del municipio, de casas encaladas y calles empedradas y angostas.
El fantástico entorno natural que ofrece el Parque Natural Sierra de las Nieves y el paisaje serrano, constituyen un gran atractivo para quienes gustan disfrutar de la vida en contacto con la naturaleza, En efecto, hay diversas rutas de senderismo que permiten conocer de cerca los encantos de la zona, que combinan las colinas llenas de bosques con el carácter rocoso de las sierras.  Conejeras, el Pinsapar de Parauta, Los Quejigales y el Madroñal, son algunos de los parajes naturales que pueden apreciarse durante nuestro paso por el pueblo.
De todos, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, es el edificio más emblemático de Parauta. Se trata de una construcción que data del siglo XVI, que dispone de una torre mudéjar de singular belleza.
Asimismo, vale la pena realizar una parada en la encina de Valdecilla, en la zona más alta del municipio, en dirección a Igualeja; que supera los tres metros de diámetro y es catalogado como el más antiguo de todo el mundo.
Por su parte, otro de los monumentos naturales del lugar es Pinsapo de las Escaleretas, ubicado en la Sierra de las Nieves, el cual alcanza los  26 metros de altura.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/parauta_plaza.jpg

Por las sendas de Campóo de Enmedio

Campóo de Enmedio es un  municipio situado en pleno Valle de Campóo, que se erige en torno a la ciudad de Reinosa y que está conformado por 16 pueblos, de los cuales Matamorosa es la capital.

Posee un interesante patrimonio monumental, en el que se destacan las ruinas de Julióbriga, la ciudad romana más importante de Cantabria, que está ubicada en el actual pueblo de Retortillo. Otro de los principales monumentos es la colegiata románica de San Pedro de Cervatos, uno de los monasterios de mayor poderío de Cantabria. Asimismo, las iglesias románicas de Bolmir, Aldueso, Retortillo, Cañeda y Fombellida,  componen uno de los conjuntos más atractivos de la región.

En lo que respecta al patrimonio natural, el municipio posee parajes de gran interés especial interés, como es el caso del hayedo de Celada Marlantes, el bosque de Cervatos y la cabecera del río Hormigas. Al mismo tiempo, Campóo de Enmedio cuenta con dos corredores faunísticos, el primero comprende el tramo de Las Hachas, entre Cañeda y Lantueno, que posibilita el tránsito de los animales desde el Parque Natural Saja-Besaya a los montes de Aguayo y Campóo de Yuso. Mientras que el tramo que se extiende entre Cervatos y Pozazal, al sur del término municipal, constituye el paso obligado para la fauna que se desplaza hacia los montes de Valdeprado del Río, Norte de Burgos y Valderredible.

El término municipal de Campóo de Enmedio se encuentra atravesado por diversos caminos, como el “Sendero Histórico”, que proviene de Ampurias e ingresa a Cantabria por el Alto del Escudo. Tras recorrer Campóo de Yuso, la senda entra a Enmedio y continúa por la carretera hasta Reinosa, para luego pasar por el Pozo las Sanguijuelas y el nacimiento del río Besaya, hasta llegar a Aradillos, el Collado Somahoz y Brañosera, prosiguiendo después rumbo a Finisterre.

Otra opción para los aficionados al senderismo es recorrer el “Sendero del Ebro“, el cual sigue el curso de este río desde Fontibre hasta su desembocadura. El tramo que corresponde a Campóo de Enmedio ingresa desde Salces hasta Nestares y Reinosa, prosiguiendo por Bolmir, las ruinas de Julióbriga en Retortillo, finalizando la primera etapa en el santuario de Montesclaros.

Imagen:

Wikipedia

Bárcena de Pie de Concha

Bárcena de Pie de Concha es uno de los tres municipios que integra el Valle de Iguña. Una bárcena es una zona cercana a un río, que en este caso es el Besaya. El nombre de  Pie de Concha hace alusión a su localización en relación a la concha o calzada, que actualmente es una de las rutas predilectas y más concurridas por aquellos que gustan de realizar excursiones fáciles a pie.

En Bárcena es donde se inicia un sendero de Gran Recorrido que cruza el área occidental de Cantabria, y a la vez es donde termina una etapa de otro que atraviesa la región de sur a norte. Su óptima comunicación por carretera y, en especial, por ferrocarril, torna más fácil hacer excursiones por esta zona. De todas, la ruta más concurrida de la zona es la calzada romana de Pesquera a Pie de Concha. Se encuentra señalizada y puede realizarse en los dos sentidos. Esta vía, y su extensión hasta Suances, forma parte del sendero denominado “Calzada de los Blendios“, que desde Pie de Concha continúa por Cobejo y Santa Olalla en dirección a Molledo. La etapa del recorrido que se prolonga hasta Bárcena desciende desde Reinosa, mientras la que parte desde Pie de Concha prosigue hasta Los Corrales de Buelna.

En Bárcena se halla el punto de inicio del “Sendero de la Reserva de Saja“, que consiste en 127 kilómetros señalizados y consta de 8 etapas hasta Sotres (Asturias). La primera, de unos 20 kilómetros, conduce al popular pueblo de Bárcena Mayor. Claro que si se cuenta con una sola jornada, lo más conveniente es realizar solamente la mitad de la etapa, pasando por la población de Pujayo y ascendiendo hasta la cima de Obios (1.219), un maravilloso mirador desde el cual puede apreciarse buena parte de Cantabria.

Otro recorrido de senderismo del municipio de Bárcena de Pie de Concha es la “Ruta del Jano” (PR-S.41), cuyo punto de origen se halla junto a la iglesia románica de Bárcena, siguiendo en primer lugar la senda del “Camino Real” del siglo XVIII. Luego se desvía para ascender por la vaguada de La Regata hasta arribar a la Fuente los Cuadros; donde se accede a un circuito, que sube por un lado y desciende por el otro.

Imagen

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/be/Calzada_Romana_Barcena_de_Pie_de_Concha_1.jpg/452px-Calzada_Romana_Barcena_de_Pie_de_Concha_1.jpg

Lugares para visitar en Matute

Matute es un municipio de La Rioja, que pertenece a la subcomarca del Alto Najerilla.

 Entre sus principales edificios religiosos se halla la Iglesia de San Miguel, un templo totalmente en ruinas que se ubica en la parte alta del pueblo. De la construcción sólo se conservan el ábside semicircular, parte de los muros y la portada.

A su vez, puede visitarse la Iglesia Parroquial de San Román, templo de dos naves que fue erigido a fines del S. XV.

Es interesante realizar un recorrido por las ermitas del pueblo, entre las que se encuentran la Ermita de la Concepción, una construcción barroca del S. XVII; y la Ermita de San Quirico, situada en la cima del monte San Quiles.

También es de destacar la Casona-palacio, que es popularmente conocida como “de Villegas”, a pesar de que se construyó varios años después del fallecimiento del poeta.

Por otro lado, merece la pena dar un paseo por la Calle de los Marqueses, la cual se halla surcada por numerosos edificios de piedra noble que exhiben en sus fachadas sus respectivos escudos.

Además de un interesante patrimonio histórico-artístico, Matute le ofrece al visitante diversas posibilidades para practicar senderismo, bicicleta de montaña o, simplemente, pasear. Gracias a ello, es posible conocer de cerca todo su entorno geológico-histórico, así como sus bellos paisajes que logran cautivar a todo aquel que los contemple. Por esta zona se extiende la ruta regional del GR 93, que comunica San Millán con Anguiano. Aunque lo más interesante de todo son, sin dudas, las numerosas Rutas locales que pueden emprenderse para apreciar en detalle cada uno de los rincones de Matute.

Imagen:

http://www.aytomatute.org/typo3temp/pics/7431abfddd.jpg

Cieza: auténtico reducto natural

En el centro de Cantabria, en la cuenca del Besaya, se halla el Valle de Cieza, un valle que permanece casi escondido pues está completamente rodeado por montes, lo cual favoreció sin dudas su conservación. Cieza constituye un verdadero reducto natural en el que prima la tranquilidad, con su cabecera del valle llena de extensas masas boscosas de robles y hayas.

El municipio en su totalidad integra la Reserva Nacional de Saja, la mayor de España, que se prolonga desde el Besaya hasta los Picos de Europa.

Si bien el municipio es relativamente extenso, el Valle de Cieza no está muy poblado sino que solamente contiene tres pueblos: Villasuso, Villayuso y Collado. El resto del término municipal se encuentra cubierto por montes en los cuales tan sólo es posible encontrar algunas cabañas.

Su paisaje está protagonizado por culminaciones montañosas de mediana altitud y encantadoras brañas en las alturas, donde aún hoy siguen pastando las vacas tudancas; especie autóctona. Los bosques que se localizan en la cabecera del valle se hallan prácticamente unidos con los de Ucieda, dando lugar a extensas masas forestales en la región. Estos enclaves están habitados por una rica fauna, como venados y jabalíes, entre otros mamíferos.

En el Valle de Cieza existen diferentes posibilidades para la práctica del senderismo, entre las que se incluyen un par de rutas señalizadas que conforman la red de senderos de la cuenca del Besaya. Una de las más recomendables es la “Ruta de Brañazarza“, que comienza y termina en el pueblo de Villasuso, recorriendo la cabecera del valle en su totalidad a través de un circuito por el bosque, desde donde se obtienen estupendas vistas. El trayecto completo es de 17,5 kilómetros, por lo que puede ser completado en 5 horas y media.

Otro de los recorridos señalizados en Cieza es el de “Calzada de los Blendios” que cruza de sur a norte la cuenca del Besaya.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Cieza_Cantabria9.jpg

Desarrollo turístico de Arnuero

Arnuero es un municipio que está ubicado en la costa de Trasmiera, abarcando los pueblos de Isla, Castillo Sietevillas y Soano, aparte de Arnuero que da nombre al término municipal, y el barrio de Quejo, que forma parte de Isla y que en las últimas décadas ha experimentado un importante desarrollo turístico.

El municipio está delimitado al oeste por la Ría de la Venera o de Castellano, al norte por el mar, y al este por la Ría de Quejo y Marisma de Joyel. De este modo, las rías y la costa constituyen los principales protagonistas del entorno natural de Arnuero, con prados que cubren ligeras elevaciones y algunas manchas forestales como es el caso de  los encinares del Cincho y la Playa de la Arena.

Vale decir que la costa de Arnuero, y específicamente de Isla, lejos está de la fiebre urbanizadora que en los últimos tiempos ha caracterizado al litoral de Cantabria, como se puede observar en Quejo: edificios que se alzan sobre las rocas y a orillas del mar, imitando al modelo turístico mediterráneo en un clima muy disímil, nueve meses al año de tranquilidad y sosiego.

Por fortuna, las autoridades municipales de Arnuero están poniendo sus esfuerzos en fomentar un proyecto de desarrollo sostenible muy ambicioso en base a los recursos naturales y culturales del municipio. Dicha iniciativa de promoción del turismo, denominada Ecoparque de Trasmiera, revaloriza el hasta ahora olvidado patrimonio histórico-artístico: las torres medievales de Cabrahigo, Rebollar y Venero, las iglesias de Arnuero, Castillo e Isla; el palacio de los Condes de Isla; los molinos de marea del Conde y La Venera y el de Santa Olalla en la Marisma de Joyel.

La costa es indudablemente la zona de mayor atractivo del municipio. La costa de Cabo Quejo, es el sitio perfecto para aquellos que desean dar paseos por parajes agrestes carentes de construcciones y coches, algo totalmente impensado en otras zonas del litoral cántabro. Partiendo desde el núcleo poblacional y turístico de Quejo, pasando por las playas de Los Barcos y El Sable, y ascendiendo junto al camping “Playa de Isla”, lugar en el que la “civilización” se acaba, se llega a una senda que sube por praderías y y se extiende hacia el oeste siguiendo la línea costera, donde a la derecha se erigen los acantilados de Cabo Quejo. Esta ruta nos lleva hasta la Playa de la Arena, en donde desemboca la Ría de la Venera, que se destaca por su encantador encinar. Desde ahí, podemos tomar la carretera para subir hasta Isla, y tomar frente al palacio de los Condes de Isla un camino asfaltado que conduce directo a Quejo.

Cuando baja la marea, es recomendable pasear por la Playa de la Arena, recorriendo la orilla de la Ría de la Venera. Al otro extremo de Arnuero, se localiza la Marisma de Joyel, que compone la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.

Otro lugar de gran valor ecológico es el monte Cincho, que en su mayoría se halla cubierto por un abultado matorral autóctono. Intentar ascender a la cima es bastante difícil debido a que, para ello, es necesario atravesar matorrales muy cerrados.De ahí la razón por la cual es considerado como uno de los montes más inaccesibles de Cantabria.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Arnuero_Cantabria1.jpg

Senderismo en Rincón de Ademúz

El Rincón de Ademúz, comarca situada entre las provincias de Cuenca y Teruel, constituye uno de los parajes rurales más atractivos de la Comunidad Valenciana, con un territorio accidentado, de grandes contrastes. Se trata de un destino que ofrece a todo aquél que lo visite numerosas posibilidades para disfrutar de la naturaleza y las actividades al aire libre.
Los adeptos al senderismo, encuentran en Rincón de Ademúz un excelente lugar para la realización de múltiples itinerarios, recorriendo los tradicionales caminos y sendas rurales.
Por otro lado, los aficionados a la caza y a la pesca suelen elegir a esta comarca, además de su rica fauna, por la impronta que ofrecen al paisaje sus bosques y ríos.
La altura de la comarca, y de toda la Comunidad Valenciana, es la cumbre del Calderón (1.839 m). Asimismo, dos amplios senderos europeos permiten aproximar al visitante a sus montañas. De ese modo, el GR-8 se extiende por poblaciones y parajes de Camarena, Riodeva y Villet; mientras el GR-10 recorre los Montes Universales hasta el Macizo de Javalambre. Un circuito de senderos cortos recupera vías pecuarias, caminos tradicionales, permitiendo descubrir poblaciones y parajes de singular belleza.
Dos tercios de la superficie del lugar son de ámbito forestal, lo cual convierte a la zona en un verdadero pulmón verde.
Si bien Rincón de Ademúz se caracteriza por su belleza natural, también cuenta con un modesto patrimonio artístico, que permite vislumbrar parte de su historia y que se encuentra encabezado, sin dudas, por las ruinas del Castillo de Castielfabib así como su iglesia fortaleza de origen medieval.
Otros lugares de interés de Ademúz son la Ermita de la Virgen de la Huerta, restaurada en el siglo XVII; y la Casa de los Picos, de Torrebaja, una antigua residencia-fortaleza señorial.
Las casas que se hallan dispuestas en toda la zona conservan un halo tradicional. Aunque por desgracia parte de este patrimonio se halla deteriorado producto de  la despoblación y la falta de interés por la conservación de las construcciones antiguas. 

Imagen:

http://www.urbevalencia.es/rincon-de-ademuz/