Turismo en Navamorcuende

Navamorcuende es una pintoresca villa que se encuentra ubicada en las faldas de los picos de Cruces y La Mesa, en el centro de la comarca de la Sierra de San Vicente.
Para hacer un reconocimiento de la arquitectura religiosa del lugar, podemos comenzar por dirigirnos a la Iglesia de Santa María de la Nava, un templo de una sola nave, que data del siglo XVI, que dispone de ábside poligonal, coro y torre a los pies.
Luego, podemos continuar nuestro paseo por la Ermita de Nuestra Señora de la Encarnación, conocida a nivel local como Ermita Del Guadyerbas, que fue utilizada como espacio de culto por los lugareños que poblaron el Soto de las Palomas. Se trata de una construcción del s.XVI, que consta de 3 cuerpos. Si bien es de propiedad privada, se puede contemplar desde su exterior.
En la Plaza del Comandante Rodrigo, se dispone una fuente originaria del siglo XVIII que está conformada por un pilón ortogonal con pretil de grandes sillares. Una inscripción de la época de Carlos IV representa su detalle distintivo.
Por su parte, en la calle principal de la población se alza el Palacio de los Marqueses, que fue ocupado antiguamente por el Marqués de Navamorcuende y en el que actualmente funciona un bar. Este edificio, que data del s. XVIII, es de estilo Neoclásico y está construido en mampostería con muros de sillería. Posee planta rectangular de dos alturas.
En la carretera que conduce de Navamorcuende hacia el Real de San Vicente, existen diversos edificios construidos en sillería, que representan los vestigios de 4 molinos de agua en diferentes niveles de deterioro. El segundo (de rampa) y el tercero (de cubo), que fue propiedad del Monasterio de El Piélago, son tal vez los que mejor se conservan.

 Imagen:

http://www.sierrasanvicente.com/webmapa/fotos/navamorcuende7.jpg

Viaje a Almendral de la Cañada

Almendral de la Cañada es un municipio que está ubicado en las estribaciones de la Sierra de San Vicente, que posee interesantes restos de las antiguas civilizaciones que la habitaron en el pasado. Como es el caso de “los Majanos”, monumentos megalíticos de origen prehistórico, y “las Artesas”, tumbas rupestres de la época medieval.            
Entre los principales templos de Almendral de la Cañada sobresalen la Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua, una construcción del siglo XIX que ha sido declarada  Patrimonio de Interés Regional de la Provincia de Toledo; la Iglesia de San Salvador, que actualmente forma parte del cementerio; la Ermita de San Sebastián, que data de finales del s. XVIII; y la Ermita Cristo de la Sangre,  en cuyo interior conserva un pequeño altar y una hornacina que contiene la imagen del Cristo.
Otros atractivos del municipio son los Molinos Maquileros, que son tres molinos, ubicados sobre la Garganta Torinas, el Arroyo de la Fuente y el Arroyo del Lugar, respectivamente. Mientras que en el límite con El Real de San Vicente, se localiza el Molino de la Tejea, el cual dispone de su propia presa.
Al mismo tiempo, existen numerosas fuentes de especial interés dentro del término municipal, siendo la más importante la Fuente-Abrevadero de la Cañada, cuya construcción data de entre los siglos XVIII-XIX . El pilón de dicha fuente se encuentra conformado por grandes sillares de una sola pieza desde el piso, en muy buen estado de conservación. Otras fuentes de marcado atractivo son las de “Prado Pozo”,  “Caño de la República” y fuente del Cañillo.
Junto al Arroyo Lugar, próximo al municipio de La Iglesuela, se sitúa el Zoo de Piedra, que alberga un museo al aire libre de escultura popular, muy particular. Si bien se halla en una finca particular, es posible acceder sin problemas.

Imagen:

http://bicimundo.files.wordpress.com

Turismo y ocio en Garciotún

Garciotún es un municipio ubicado en las estribaciones de la Sierra de San Vicente que guarda interesantes tesoros para en cada uno de sus rincones para ser descubiertos por sus visitantes. 
Entre sus principales atractivos se halla la Iglesia de la Magdalena, cuyo estilo de construcción es bastante discutido, ya que mientras unos consideran que es de estilo románico, de planta de cruz latina con bóveda de cañón, otros se atreven a decir que pertenece al siglo XV, es de estilo gótico tardío y posee una nave separada en cinco tramos.  En cuanto a los puentes de la población sobresale: el Puente de los Pilones, ubicado sobre el arroyo Saucedoso sobre pilas de mampostería rectas que deben sosportar lajas de granito. Aguas abajo, es posible acceder a una zona de pequeñas cascadas. También, se destaca el Puente Romano, el cual se emplaza sobre el arroyo de Las Cañadillas, camino a Castillo de Bayuela, donde incluso lo conocen como Puente de los Molinos.
Rumbo al noroeste, por el Cordel de Merinas, se puede apreciar el Horno de cal Tradicional. Según se sabe, hasta finales del siglo pasado se explotó en las afueras de Garciotún una cantera de mármol veteado de enorme belleza y singulares características. Vale destacar que ciertas construcciones muy conocidas, como es el caso de la Basílica del Prado de Talavera, la capilla de San Pedro en la Catedral de Toledo y la Real Capilla de San Pedro de Alcántara de Arenas de San Pedro poseen en su interior mármol  “de Bayuela”, proveniente de las minas de Garciotún.

Imagen:

http://www.turismocastillalamancha.com/multimedia/archivos/14315/puente-de-los-pilones-en-garciotun-toledo/

Segurilla, ciudad de fuentes y torres

Segurilla es un municipio situado cerca de Talavera de la Reina y la Sierra de San Vicente.
Entre sus principales construcciones, se destaca la Iglesia de San Juan Bautista, un templo del siglo XVI que consta de una sola nave, y que dispone de un campanario en dos cuerpos, uno de mampostería y el otro de ladrillo.
También, se puede visitar la Ermita de la Soledad, el edificio  más antiguo del pueblo del cual tan solo se conserva el porche. En el frente de la ermita, es posible apreciar uno de los cruceros del Vía Crucis que circunscribe al pueblo por completo. Recientemente restaurada.
En la parte sur del pueblo se encuentra la Atalaya, una torre de 15 metros de alto, que domina, por el sur, la totalidad del valle del Tajo y, por el norte, los caminos que vienen de la Sierra de Gredos. La construcción es de origen musulmán, de planta circular.
Este tipo de torres de vigilancia fueron levantadas durante la Edad Media como una especie de “red de alarma” que, al estar en línea visual con otros puntos de vigilancia, servían como medio defensivo de los pueblos.
Al tiempo que vale la pena apreciar las fuentes de piedra El Caño, El Cañillo y La Fuentecilla, todas ellas originarias del siglo XIX, así como el Lavadero, construido con 35 pilas de granito monolíticas dispuestas en forma de círculo en torno a un pozo donde hoy hay un parque.

Imagen:

http://archivos.turismocastillalamancha.com/patrimonio/iglesias-catedrales/15183/39/68b2/iglesia-parroquial-de-san-juan-bautista-segurilla.jpg