Albox: Cruce de caminos

Albox es un municipio situado en un cruce de caminos, entre Andalucía y el levante español, considerado el más importante del norte de Almería.
Albox conserva buena parte del legado de los musulmanes que habitaron estas tierras, como es el caso de la Torre y el aljibe de Aljambra.
Algunas de sus principales joyas arquitectónicas son la Iglesia de Santa María, la Ermita de San Antonio y el Santuario de Nuestra Señora del Saliente.
Uno de los recorridos que se puede hacer es el de la Ruta del Agua, a través del cual puede aprenderse cómo racionalizar el agua mediante antiguas canalizaciones. En el camino hay numerosas fuentes naturales, en torno a las cuales se fueron creando las barriadas y pedanias. Al final del trayecto se ubica el Monasterio Santuario del Saliente, declarado Patrimonio Hisotorico Español, desde donde es posible contemplar estupendas vistas del Valle del Almanzora.
También, puede visitarse la Cueva y Sima del Saliente, situada entre Oria y Albox. Aquí se hallaron restos arqueológicos del neolítico, así como indicios de enterramientos.
Realizando la Ruta de la Flor del Almendro se puede apreciar el increíble espectáculo visual que ofrece el almendro cuando florece, propiciando un paisaje por demás colorido y de suma belleza. La ruta comienza en la Fuente del Madroño y culmina en el Santuario del Saliente de Albox.
La Aljambra, la barriada más poblada del municipio, no puede faltar en el itinerario del visitante. Por esta pedanía atraviesan diversas ramblas, siendo la más destacada la rambla Honda, que antiguamente fue un curso de agua permanente.
Tampoco hay que perder la oportunidad de realizar una visita guiada en el  Santuario del Saliente, ubicado a 1.170 metros de altitud en la Sierra de las Estancias. El santuario, que ocupa unos 3.000 m2, ha sido construido con piedra maciza, la cual fue extraída de las canteras de los alrededores.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/6561764.jpg

Villacañas: Tradiciones, monumentos y naturaleza, un combo impactante

La localidad de Villacañas, cuya denominación original fue “Villar de Cañas”, es un destino muy rico en cuanto a tradiciones y monumentos se trata.

La villa posee dos museos, el Museo Etnográfico del Silo y el de la Tía Sandalia. El Museo del Silo le ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar la experiencia de vivir bajo tierra. La decoración del lugar reconstruye fielmente las características de las viviendas subterráneas que prevalecieron en la región, de las cuales se contabilizaban 1700 en la década del 50. Mientras que el Museo de la Tía Sandalia alberga una interesante colección de obras de carácter religioso de la artista Sandalia Simón Fernández, que incluye 26 lienzos, 66 esculturas y 40 relieves.

Su terreno es llano, aunque presenta pequeñas elevaciones al oeste, que es donde se encuentran las sierras del Coscojo. Asimismo, la villa alberga humedales de gran importancia debido a la riqueza vegetal y ornitológica de los mismos. La belleza natural del paisaje se completa con los auténticos oasis que emergen en la llanura manchega, conformados por las aguas del río Riánsares y diversas lagunas, como por ejemplo la Laguna Larga, La Albardiosa, la del Taray y la Laguna de Tirez, ésta última de agua salada que cuenta con especies botánicas únicas en el mundo.

Cada 1 de mayo, como hace más de trescientos años, tienen lugar las fiestas en conmemoración del Santísimo Cristo de la Viga. Su importancia e interés cultural es tal que fueron declaradas de Interés Turístico Regional. Los bailes que realizan los danzantes del Cristo en la calle son su principal atractivo.

Con respecto a sus monumentos, es interesante visitar la Ermita de la Concepción, fechada en el siglo XVI, la Ermita de San Roque, construcción del siglo XIX de planta rectangular y una sola nave, la Ermita del Cristo, perteneciente al siglo XVIII, y la Ermita de San Gregorio, construida durante el siglo XIX.

Con todos estos atractivos, el viajero seguramente no dejará pasar la ocasión de disfrutar de una estadía en Villacañas.

Imagen:

diputoledo.es

Jornada turística en Oviedo

Oviedo, capital del Principado de Asturias, es una ciudad de grandes atractivos. Por lo que si decidimos visitarla, debemos saber que tendremos que hacernos tiempo para recorrer sus principales sitios de interés.
Sus encantadoras plazas, colinas y montes de la Cordillera Cantábrica, al igual que su rico patrimonio histórico, compuesto por edificios, palacios y conventos, nos deparan un paseo inolvidable, pudiendo descansar de nuestras jornadas turísticas en sitios como el Campo de San Franciso o la Plaza del Fontán.
La capital asturiana cuenta en su haber con el mayor número de edificios prerrománicos, declarados Patrimonio de la Humanidad, que fueron levantados entre los siglos IX y X. Algunos de ellos son el Palacio de Santa María del Naranco, la Cámara Santa de Oviedo, la Foncalada y el  Testero de San Tirso.
Entre sus principales monumentos de índole religiosa se encuentran la Catedral de San Salvador de Oviedo, cuya estructura presenta una combinación de los estilos gótico y barroco, y El Monasterio de San Vicente, que data del año 761, en coincidencia con la fundación de la ciudad. 
Con respecto a la arquitectura civil, se destacan la Universidad de Oviedo, una de las más prestigiosas de España, y la Casa de la Rúa.
También, podemos hacer un recorrido por otros puntos de especial interés, como el edificio del Ayuntamiento, el Teatro Campoamor y los palacios de Malleza-Toreno, Camposagrado y Valdercazana-Heredia.
No podemos desaprovechar la oportunidad de visitar el Museo Arqueológico de Asturias, donde se exhiben piezas de la era paleolítica, así como del arte gótico y del período romano. En tanto que en el Museo de Bellas Artes, podremos apreciar una interesante colección de obras de artistas de la talla de Picasso, Carreño Miranda y Evaristo Valle.
Para ir de compras, sólo basta con dirigirnos a la calle Uría, donde se concentra la mayor oferta comercial de la ciudad, que incluye grandes almacenes e importantes tiendas.

Imagen:

Wikipedia

El pasado romano de Pertusa

El municipio de Pertusa, en la comarca de la Hoya de Huesca, llama la atención por su asentamiento geográfico con forma de anfiteatro, que está situado cerca del río Alcanadre, rodeado de cerros y rocas.
Este pueblo de origen romano surgió  como  sitio de descanso para las regiones romanas, puesto que se encontraba próximo a la calzada romana de la que aún hoy se conservan algunos vestigios. El puente que salva el Alcanadre, constituye otro gran ejemplo de la arquitectura e infraestructura romana.
Aparte de los vestigios romanos, como es el caso de la calzada y el puente, pueden apreciarse numerosos restos medievales además de los vestigios que todavía se conservan del acueducto que salva la fosa del Alcanadre.
Entre sus principales monumentos, bien merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santa María; las ermitas de Santiago y la de la Virgen de la Victoria, así como la torre del pueblo, obra del prestigioso arquitecto Juan de Herrera y que es considerada Monumento Nacional.
Asimismo, las fiestas de Pertusa son otros de sus atractivos. Así, lo mejor es visitar el pueblo entre el 15 y el 16 de agosto, donde se lleva a cabo una de las celebraciones más animadas en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Otros festejos de interés son la de Pascua, que se realiza cada 19 de enero, y las fiestas de Santa Águeda, durante el mes de febrero, dedicada a las mujeres en especial.

Imagen:

www.huesca.com/pertusa/

Monumentos de La Cumbre

La Cumbre es un municipio de la provincia de Cáceres, Extremadura, que cuenta con algunos sitios de interés de visita obligada.

Entre sus principales atractivos se halla El Rollo de La Cumbre, que se localiza en la Plaza de España. Esta construcción de granito, que mide unos 6 metros de altura y data de fines del siglo XVI, constituye una clara representación de la jurisdicción señorial de don Pedro Barrantes. El capitel, está conformado por dos piedras semicirculares que incluyen diversos emblemas del señorío. La que mira en dirección a levante representa el escudo de los Ulloas, mientras que la otra es una representación del escudo de los Barrantes.

La Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, levantada en el siglo XVI, es el templo religioso más importante del pueblo. Esta edificación de una sola nave, fue construida con sillarejo y mampostería. Vale destacar su óptimo estado de conservación.

Otro de los lugares que merecen ser visitados es la ermita de San Gregorio, situada en las afueras del término municipal. Si bien el edificio no está muy bien conservado, vale la pena apreciar su sencilla fachada en arco de medio punto.

La Casa de los Barrantes, ubicada en la Calle Palacio, es un magnífico ejemplo de casa solariega que perteneció a don Pedro Barrantes, quien compró el municipio y conformó la villa.

Por último, visitamos La Puente, un antiguo puente que se alza sobre el camino rural que comunica el municipio con Plasenzuela.

Imagen:

http://www.lacumbre-caceres.es/pags/img/sangregorio.jpg

Patrimonio arqueológico y natural de Ardales

Ardales es un municipio malagueño cuyo casco urbano de trazado medieval se emplaza en la falda de un accidentado cerro, en la cima del cual se encuentran las ruinas del Castillo de la Peña.
Poseedor de un interesante patrimonio arqueológico y natural, es posible conocer en primera persona su historia al recorrer la ciudad. Así, por ejemplo, puede visitarse la Cueva de Ardales, también conocida como de la Calinoria o de Doña Trinidad, que data de tiempos prehistóricos. En su interior, conserva pinturas rupestres, así como diversos enterramientos del calcolítico y un yacimiento del periodo neolítico. En la Plaza de la Constitución, contigua al edificio del Ayuntamiento, se encuentra la Sala de Interpretación de la Cueva Prehistórica de Ardales, donde son expuestas algunas reproducciones de los grabados y pinturas de la cueva.
El mencionado Castillo de la Peña y el Puente de la Molina, son de la época de dominación romana. El puente se alza sobre las aguas del río Turón, descendiendo por la calle de los Carros, desde la plaza de San Isidro.
A escasos cinco kilómetros del casco urbano, en la zona de las Mesas de Villaverde, está la Ciudad Mozárabe de Bobastro, un conjunto arqueológico medieval de sumo interés, del cual sobresale la iglesia rupestre por su combinación de elementos arquitectónicos.
Entre sus edificios de carácter religioso merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, templo de estilo mudéjar localizado junto a los restos del Castillo de la Peña. Construida a fines del siglo XV sobre una antigua mezquita, capta la atención de los visitantes por su bella portada barroca. En tanto que en la parte baja del pueblo, se localizan el Convento de los Capuchos y la Ermita de la Encarnación.
El Desfiladero de los Gaitanes y el embalse de El Conde de Guadalhorce, son otros de sus atractivos.

Imagen:

Wikipedia

Bentarique y su tesoro

A tan sólo 32 kilómetros de Almería, donde comienza la Alpujarra, se halla Bentarique, pueblo de gran encanto que se halla cercado por huertas y que es muy popular por su tesoro árabe de fines del siglo XV que es expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.
El tesoro de Bentarique, consiste básicamente en un collar de oro, un brazalete y una ajorca de plata, que ha sido objeto de una leyenda ligada a la riqueza del Al Andalus durante la época de la civilización muslmana.
Las termas de este pueblo si bien protagonizaron el periodo romano, deben su impronta a  los árabes.
Los sitios más importantes que no pueden dejar de ser visitados son la Plaza de San Jose, la Ermita de San José y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, esta última originaria del siglo. XV.
Precisamente, la plaza de San José sobresale por su maravilloso conjunto neoclásico, fruto de la recuperación económica y demográfica que propició el cultivo de la uva de Ohanes.
Aquellos que visiten esta población durante la primavera quedarán extasiados con el fresco aroma a azahar que desprenden sus árboles cítricos. Aroma que los acompañará en los recorridos por las huertas que se hallan en los alrededores de Bentarique. Lo que también les resultará sorprendente de este municipio almeriense es su magnífico entorno natural de belleza inexpugnable.
La Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, es todo un símbolo del poderío de la época, en la que se abrieron paso a los campanarios. Su construcción fue realizada a comienzos
del siglo XVI, y su edificio posee un marcado estilo mudéjar. El templo presenta la cabecera mayor levantada y techos de madera. Una ventana situada en uno de los laterales se halla rodeada por atauriques de decoración musulmana.

Imagen:

http://imagenes.foro-ciudad.com/fotos/108913-bentarique-la-isla.jpg

Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico, es un municipio de Zaragoza que, según las crónicas medievales, es donde nació el rey Fernando II, el último rey de la Corona de Aragón. Pero aparte de este detalle histórico tan importante, Sos es un pequeño pueblo amurallado, declarado conjunto histórico, que por su aspecto medieval pareciera que se hubiese congelado en el tiempo.
Sos se erige sobre un cerro, posición estratégica que le permitió durante el siglo XV vigilar a la vecina Navarra, época en que se encontraba inmersa en una guerra civil de proporciones.
La muralla y las siete puertas de entrada de la villa se conservan en perfecto estado. Este interesante conjunto arquitectónico puede ser apreciado  desde la carretera. Para recorrer el núcleo poblacional, podemos comenzar por la Puerta de Zaragoza, desde la cual parte la calle principal. Durante el paseo, es posible contemplar las fachadas de las casonas con sus detalles góticos y renacentistas.
En el Palacio de Sada, donde nació el rey, funciona actualmente un centro de interpretación dedicado a Fernando II. Antes de arribar al castillo que domina la población, está la lonja medieval, en cuyo suelo, parte del cual procede de la antigua prisión de Sos, se pueden apreciar inscripciones realizadas por los presos durante la Guerra Civil y el periodo de posguerra.
Por último, en Peña Feliciana, accedemos al conjunto compuesto por el castillo y la iglesia de San Esteban. Como el castillo se encuentra en ruinas, solamente se puede observar el exterior y la torre del homenaje. En la iglesia de San Esteban, el principal templo de la villa, se conserva la pila en la que se bautizó a Fernando el Católico. Esta iglesia contiene además un museo de arte sacro, que expone lienzos barrocos, tallas góticas y una gran cantidad de piezas de orfebrería, entre tantos otros tesoros artísticos.

Imagen:

Wikipedia

Vacaciones al natural en el Embalse de Arrocampo

En las proximidades del Parque Nacional de Monfragüe, en el noreste de la provincia de Cáceres, se ubica el Embalse de Arrocampo, espacio natural protegido que integra la Red Natura 2000.

Por sus singulares características, Arrocampo es un embalse que conforma un enclave único en Extremadura, habitado por una avifauna peculiar y rara de observar en el interior peninsular. Debido a que el embalse cumple la función de refrigerar la central nuclear de Almaraz, el nivel del agua no varía sino que es constante. Por esa razón, en la mayor parte de la orilla abunda la vegetación palustre.

Por su cercanía a dos autovías, el embalse es un sitio de fácil acceso. En este caso, es interesante tomar las dos rutas propuestas por el Parque Ornitológico de Saucedilla. La primera consiste en un recorrido de aproximadamente 4 km por senderos de tierra, realizando paradas en cuatro observatorios. Se puede realizar caminando o en vehículo, de acuerdo al estado de la vía. En tanto que la segunda ruta es un corto paseo en vehículo entre Saucedilla y una balsa de riego cercana. Ambas rutas comienzan en la Oficina de Información, en el sur de Saucedilla.

En total existen cinco observatorios, aunque también se pueden utilizar las rampas de subida como mirador para avistar aves palustres, como la garcilla cangrejera, bigotudo, calamón y garza imperial, etc.

Cualquier época del año es buena para visitar Arrocampo, aunque el invierno y la primavera suelen ser considerados los mejores momentos para hacerlo.

Entre Arrocampo y Monfragüe hay una gran extensión de dehesas. Para apreciarlas mejor, lo ideal es tomar la carretera que une Serrejón y La Bazagona o alguna de las que llegan hasta Toril.

En los pueblos situados en los alrededores puede contemplarse diversas muestras de arquitectura popular y monumental, como es el caso de las iglesias parroquiales de Almaraz y Saucedilla, y el castillo de Belvís de Monroy, este último construido entre los siglos XIII y XIV.

Imagen:

Wikipedia

Turismo de sol y playa en Vera

Los amantes del sol y la playa, en su búsqueda de nuevos destinos para descansar, pueden recalar en Vera, un atractivo pueblo de la provincia de Almería. Este lugar es muy elegido por los que practican el naturismo, pues hay playas y hoteles que ofrecen exclusivamente servicios para los nudistas.
Esta localidad cuenta además con una oferta cultural sumamente interesante, debido al  patrimonio histórico y artístico que posee. En la zona del caso antiguo, con su entramado de calles estrechas y empinadas, pueden contemplarse los blancos caseríos cuyas fachadas alegran la vista de los transeúntes con sus flores. Por esta zona, se hallan los principales monumentos y edificios de Vera, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, construida a modo de fortaleza en el siglo XVI en el interior del recinto amurallado de la villa. También, se destacan el Ayuntamiento, edificio del siglo XIX donde se encuentra el Archivo Histórico, catalogado como uno de los mejores de la región; y el Museo Etnográfico y Arqueológico, sitio en el que se expone una maqueta de lo que según se cree fue un antiguo asentamiento musulmán que estuvo ubicado en el Cerro del Espíritu Santo.
En cuanto a los edificios de carácter religioso, vale la pena mencionar al Convento de los Mínimos, que atrae la atención por su iglesia fortaleza; la Iglesia de San Agustín, erigida a pedido de Carlos V en el siglo XVI; la Ermita de San Ramón, datada en el siglo XVIII; y la Ermita de la Virgen de las Angustias, patrona del municipio. Además, puede visitarse la Ermita de la Virgen de las Huertas, en las afueras del núcleo urbano, muy concurrida por los vecinos durante la celebración de la romería que se realiza aquí cada año. En torno a ella se localiza el Roceipón, uno de los más importantes yacimientos arqueológicos romanos de Vera.
Los visitantes no deben dejar pasar la oportunidad de visitar el Cerro del Espíritu Santo, sitio en el que se han hallado restos romanos y musulmanes de especial interés.
Para disfrutar del sol, Vera cuenta con un atractivo Paseo Marítimo, además de las playas de las Marinas, Puerto del Rey y la del Playazo, siendo esta última la preferida por los nudistas.

Imagen:

Wikipedia