Turismo rural en Algatocín

Aquellos que gustan del turismo rural descubrirán en Algatocín, ubicado al pie de la sierpecilla, un pueblo realmente atractivo para tal fin. 
Su tradicional núcleo urbano, de calles empinadas y angostas, se conjuga a la perfección con un entrono natural de excepcional belleza.
Los lugareños no dudan en afirmar que el nombre de este pueblo deviene de la antigua leyenda de Algatois, quien fuera una princesa árabe. Y según se cuenta, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el monumento más emblemático de Algatocín, ha sido construido sobre el palacio de dicha princesa, allá por el siglo XVI.
Durante el paseo, es posible apreciar las pintorescas fachadas porticadas datadas en el siglo XVIII. También, conviene hacer un alto en la Ermita del Santo Cristo, que se localiza en la zona más alta del municipio. Es desde este lugar donde se obtienen estupendas vistas panorámicas de la Serranía de Ronda, así como del valle del Genal y algunos pueblos cercanos, como Alpandeire y Faraján. Incluso, en los días de mayor claridad, es posible divisar hasta el Peñón de Gibraltar.
Para disfrutar de su excepcional entorno natural, una buena opción es emprender un recorrido por las diversas rutas de senderismo, como la Ruta de la Ermita, la de la Sierra,  además de los caminos de Benalauría y de Salitre.
Lo más popular de la gastronomía local son las gachas de harina con miel de caldera, el gazpacho y los guisos de chivo, entre otras exquisiteces, así como los platillos a base de cerdo ibérico.
En cuanto a sus principales festividades, la Feria de Agosto, la Romería de San Isidro Labrador, que tiene lugar en Mayo, y la Feria de San Francisco, celebrada cada mes de Octubre, son algunas de ellas.

Imagen:

http://algatocin.blogspot.com.ar/

Villaviciosa de Córdoba

La provincia de Córdoba posee muchos rincones para explorar, tal es el caso de Villaviciosa de Córdoba, localidad que cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, momento en que se erigió en torno a la ermita de la Virgen de Villaviciosa.
Lo cautivante de este pueblo son sus parajes, que resultan más que perfectos para la realización de excursiones, ya sea a caballo, en bici o a pie.
Para conocer un poco de su historia y apreciar de cerca la arquitectónica religiosa local, sólo basta con visitar la ermita de Nuestra Señora de Villaviciosa,  la parroquia de San José y la ermita de San Isidro.
Quienes elijan visitar esta localidad no pueden dejar de ir al Castillo de Nevado o a las ruinas del Castillo de Cabeza de Vaca. Otros sitios de especial interés son el puente que se cruza el río Guadiato, construido en la época califal, y la Fuente de la Verbena.
En lo que respecta a la artesanía de Villaviciosa de Córdoba, destacan los trabajos hechos con cuernos de venado que proceden del desmogue anual, así como los artículos elaborados en cuero, anea y hierro forjado.
Una de sus festividades más singulares es la fiesta de los tomillos, que se desarrolla cada 19 de enero, en la cual se queman tomillos y los lugareños bailan alrededor de las hogueras.

Descubre Ciudad Real

Ciudad Real, en Castilla-La Mancha, fue en sus orígenes una ciudad amurallada, algo que queda de manifiesto en la Puerta de Toledo, un estupendo monumento nacional que es al mismo tiempo un claro ejemplo de arquitectura militar.
Otro orgullo de esta ciudad son, sin dudas, las Iglesias de Santiago, San Pedro y la catedral Nuestra Señora del Prado, las cuales componen el triángulo gótico de Ciudad Real.
Los museos, por cierto numerosos, son el escenario ideal para conocer de lleno la historia de esta rica ciudad. En la Casa Museo Elisa Cendrero, es posible apreciar una vasta colección de abanicos que datan de los siglos XVI al XIX, aparte de armas, títulos de nobleza y mobiliario estilo Luis XVI. Por su parte, el Museo del Quijote recrea con montajes multimedia el ambiente del siglo XVI. Mientras que el Museo Provincial, el Continue reading

Turismo cultural en Alpandeire

De visita por Málaga realizaremos un alto en Alpandeire, un municipio que forma parte del Valle del Genal, en la Serranía de Ronda. Su ubicación geográfica hace que la bella estampa que ofrece su casco urbano se combine con un entorno natural sumamente encantador.
Además de poseer una gran cantidad de arroyos, el pueblo cuenta con espacios de singular belleza que son dignos de visitar, como es el caso de los Tajos del Canalizo, el Infiernillo, el Cerro de los Frailes y la Finca de las Amarillas, por mencionar solo algunos.
Esta ciudad fortificada posee en su término municipal diversos yacimientos arqueológicos que dan cuenta de los antiguos pobladores del lugar en sus diferentes épocas.
El casco urbano, de calles angostas y empinadas, aún conserva su traza árabe y mucho de su arquitectura tradicional. Aquí, encontraremos las construcciones y rincones más significativos de la población, entre los que se destacan la Iglesia de San Antonio de Papua, edificada en el siglo XVI y reconstruida dos siglos después, popularmente se la conoce como “la catedral de la serranía”; la Casa Natal de Fray Leopoldo, uno de los monumentos más emblemáticos, la antigua Casa de Pósito, donde actualmente funciona un centro cultural, y el Monolito a Fernando VII, entre otros.
Por otra parte, Alpandeire cuenta con yacimientos arqueológicos prehistóricos, como  los dólmenes de las Encinas Borrachas, los enterramientos de Montero y La Vasija, este útlimo de la época romana.
Entre sus festividades más tradicionales se encuentra el Domingo de Resurrección junto con la Fiesta del Niño del Huerto.
En fin, se trata de un destino de gran interés histórico que vale la pena descubrir durante nuestro paseo por Málaga.

Imagen:

http://andaluciarustica.com/fotos/alpandeire.jpg

El mágico entorno de Almargen

Almargen, es un pequeño y acogedor pueblo de Málaga que por su ambiente tranquilo y paisaje tipico de campiña resulta perfecto para realizar turismo rural y cultural. Se trata de un destino donde puede disfrutarse del ocio al aire libre, practicando senderismo u otras actividades deportivas, tanto en la Sierra de Almargen, el Manantial de Casas Blancas o en el entorno ofrecido por el Río Salado.
Las aguas del Manantial de Casas Blancas se caracterizan por sus altas concentraciones de yodo, por lo que poseen propiedades curativas, siendo apropiadas para el tratamiento de enfermedades de la piel y del aparato digestivo.
Los orígenes de esta localidad datan de la Edad del Cobre, tal como lo atestiguan los diversos yacimientos arqueológicos que fueron hallados en su término municipal, como es el caso de El Almirón, una necrópolis de cuevas artificiales de gran belleza. También pueden visitarse los restos de termas romanas que se sitúan en la zona del citado manantial.
Al recorrer el casco urbano, es posible apreciar la Iglesia de la Inmaculada Concepción, el principal monumento de Almargen. El templo, que fue construido en el siglo XVI y reformado aproximadamente un siglo después, sobresale por su fachada de estilo manierista y por los artesonados mudéjares de la nave central. 
Claro que no podemos irnos de esta bella ciudad sin llevarnos algunas de sus artesanías típicas de recuerdo, como pueden ser aperos de labranza y objetos de forja.
De su gastronomía, recomendamos probar las setas, las sopas de espárragos y sus embutidos y chacinas de elaboración artesanal.
Aquellos que deseen visitar este pueblo durante sus principales festividades, pueden hacerlo entre el 26 y 27 de septiembre, fecha en la que se celebran las fiestas en honor a San Cosme y San Damián, o durante la primera semana de agosto, cuando tiene lugar  la feria del pueblo.

Imagen:

esp.andalucia.com

Benalauría

Benalauría es un municipio de mucho encanto, que capta especialmente la atención de quienes lo visitan debido a que sólo puede ser divisado desde el lado opuesto del Valle del Genal. Si vamos por el lado del valle, nada podrá verse de él ya que el verde intenso de la vegetación así lo impide. Muchos creen que gracias a esta situación aún sigue conservando intactos cada uno de sus encantos.
Las riberas del río, sumamente bellas, al igual que la Loma de la Sierra y el Peñón de Benadalid, sobresalen del entorno natural del pueblo, el cual ofrece una estampa muy pintoresca gracias a que cuenta con bonitos bosques, que se combinan con un gran número de  ejemplares vegetales.
De paseo por las calles empinadas del casco urbano, conoceremos los principales edificios, como el Ayuntamiento, que se alza en la plaza del pueblo, y la Iglesia Parroquial de Santo Domingo, una bonita construcción datada entre los siglos XV y XVI. Recorriendo la calle Alta podremos visitar el Museo Etnográfico, el cual funciona en un edificio que antiguamente era un molino de aceite.
Saliendo del núcleo poblacional, el Columbario romano del Cortijo del Moro es un sitio muy interesante para conocer. Se trata de un yacimiento arqueológico cuyo origen, según se cree,  se remonta al siglo I.
Un dato a tener en cuenta es que todos los años, en diciembre, se realiza la Feria de Artesanía del Valle del Genal, donde se puede adquirir todo tipo de artículos de corcho. Entre las festividades más importantes del municipio se encuentra la de los Moros y Cristianos, que se desarrolla el primer domingo de agosto. El calendario festivo se completa con la Feria en Honor a Santo Domingo de Guzmán, también en agosto, la Semana Santa y, el 1 de noviembre, el Tostón de Castañas.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/88/Benalauria_azulejo.jpg/800px-Benalauria_azulejo.jpg

La Horra: la villa del buen vino

La Horra es una villa que se localiza sobre una pequeña ladera, en la provincia de Burgos, rodeada por un pinar extenso y frondoso. Es muy popular por sus vinos, cuya denominación de origen es “Ribera del Duero”, y bodegas, dado que buena parte de su territorio está ocupado por las viñas.

La Horra constituye la primera localidad en la cual fue introducida la variedad de Cabernet Sauvignon, uva traída desde Burdeos por el Hermano francés Martín Dumas, quien fundara la primera casa de su congregación en la villa.

Una de las visitas obligadas es el museo del vino, en el cual es posible conocer la historia del vino en el pueblo, además de apreciar los numerosos utensilios con los que se cultivaba que aquí se exponen. Lo mejor de este museo es, por cierto, la bodega subterránea.

Al mismo tiempo, es interesante remarcar la importante cantidad de bosques y pinares que circundan el pueblo, entre los que se destaca el Monte Villalobón, que cuenta con una ruta de senderismo creada por la Mancomunidad Ruta del Vino.

El monumento más importante de este lugar es la iglesia parroquial, que destaca por su portada clásica con un gran arco realizada por  Domingo de Ondátegui, arquitecto vasco que durante el siglo XVIII participó en la construcción de numerosas obras arquitectónicas, como la imponente torre de la catedral de El Burgo de Osma. El conjunto en sí mismo es maravilloso, en su interior  dispone de tres naves denominadas “de salón”. El altar mayor posee en su interior dos bajorrelieves del siglo XII que sobresalen por su arte.

Sus principales festividades tienen lugar el 12 de febrero, celebración que honra a Santa Eulalia de Barcelona, y el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de Nuestra Señora. Además, se lleva a cabo la fiesta del nativo ausente que se inicia el jueves posterior a la de Asunción, donde se efectúa la ya clásica “decoración de los barrios”.

Imagen:

Wikipedia

Rutas a caballo en Zahara de la Sierra

Recorrer a caballo el entorno natural de Zahara de la Sierra es casi como estar en el paraíso.
Por estas tierras, hay criadores de caballos que poseen ejemplares especialmente adiestrados para llevar a cabo rutas turísticas, tanto para jinetes expertos como principiantes.
Por supuesto que para emprender el recorrido es conveniente hacerlo con un guía experto que conozca muy bien cuáles son las mejores rutas de la Sierra de Grazalema, pues así se tendrá la seguridad de poder apreciar las vistas más espectaculares del lugar.
Existen diversas opciones para transitar por la zona, de acuerdo a las preferencias de los jinetes. De ese modo, pueden realizarse rutas cortas, de tan sólo una hora, o elegir recorridos de mayor duración, que pueden ser cuatro horas o incluso de una jornada completa. Aunque los más experimentados tienen la posibilidad de optar por rutas de más de una jornada.
La localidad de Zahara de la Sierra, que forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos de Andalucía, se encuentra ubicada en las laderas de la Sierra del Jaral, imponiéndose sobre un encantador paisaje.
Según cuenta la historia, luego de la conquista de los árabes ha sido una de las fortalezas más destacadas. De ese período se conserva la necrópolis musulmana, situada fuera del recinto amurallado, contigua al depósito de agua.
Entre los principales atractivos de la ciudad sobresalen su arquitectura y el paisaje natural de los alrededores. En la parte más alta de la montaña se erige el castillo roquero, emblema de Zahara, del cual solamente se mantiene en pie la torre del homenaje, datada en el siglo II.
En el casco urbano, puede visitarse la iglesia parroquial de Santa María de la Mesa, cuya construcción finalizó en 1765, en donde se guarda una imagen gótica de gran valor de la virgen titular, que permanece en el retablo mayor, además de numerosos objetos litúrgicos.
Su fiesta más importante es la celebración de Corpus Christi, que tiene lugar en Zahara desde la época de la Reconquista. Durante el festejo, los vecinos cubren las fachadas de las casas con ramas de eucaliptos.
En las afueras de la ciudad, se localiza la Garganta Verde, donde está la ermita de la Garganta, una gruta excavada en la roca por el arroyo Bocaleones.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/01/Zahara_de_la_Sierra_Andalousie.JPG/800px-Zahara_de_la_Sierra_Andalousie.JPG

Camino a Corralejo

Corralejo, ciudad situada en el norte de la isla de Fuerteventura, en las Islas Canarias, constituye uno de los destinos turísticos que más visitantes recibe en la región.
Corralejo ofrece un paisaje paradisíaco compuesto por médanos y bosques de eucaliptos, donde el azul profundo del mar oficia de fondo. Su principal atracción son sus, sin dudas, sus playas, extensos kilómetros de aguas cálidas cristalinas y finas arenas, lo que conforma un verdadero paraíso.
En Corralejo es posible realizar distintos deportes acuáticos, como el jet ski, windsurf y submarinismo. De ese modo, quedarás fascinado con el increíble colorido de la flora y la fauna que vive en las profundidades del mar.
Al mismo tiempo, no puedes perderte la posibilidad de conocer el Parque Natural de Corralejo para realizar un paseo por demás exótico.
El puerto, que concentra la actividad económica de Corralejo, representa la postal típica de la ciudad. En esta zona, es donde se hallan bellos restaurantes de tradición familiar, donde es posible deleitarse con los mejores platos de la cocina local, siendo recomendable  probar las gambas al ajillo, el pejerrey o el salmón; contemplando y relajándose a la vez con la bella panorámica del lugar.
Desde el puerto se pueden realizar excursiones hacia la Isla volcánica de Lobos, ubicada frente a las costas de Corralejo, que constituye un extenso parque natural habitado por una gran cantidad de especies de animales y plantas locales.
Por otro lado, la ciudad posee además importantes iglesias, casas señoriales y monumentos de gran valor histórico y artístico.
Uno de los momentos ideales para visitar Corralejo es en la época de Carnaval, ya que sus calles se tiñen de color y todo se vuelve fiesta durante varios días. De todos modos, bien vale decir que Corralejo es un destino ideal todo el año. ¡No te lo pierdas!

Foto


reparacion ordenadores Madrid
cursos java
accesorios portatil
motocultores
audi segunda mano
Ciudades del mundo

Turismo activo en Benaoján

Si está buscando un buen lugar para practicar deportes y, a la vez, disfrutar del turismo rural, entonces Benaoján es el mejor destino para ello. Su entorno natural ofrece rincones propicios para realizar senderismo, escalada y demás actividades, que le permitirán estar en contacto con la naturaleza.
También, Benaoján es un sitio de gran riqueza histórica. Precisamente, su término municipal  es hacedor de un atractivo e interesante patrimonio, tanto natural como histórico, destacándose sobre todo lugares como el Parque Natural de Grazalema, además de la Cueva del Gato y la Cueva de la Pileta.
Próxima a la estación del ferrocarril de la población se halla la Cueva del Gato, un paraje que despierta la atención de geólogos, arqueólogos y espeleólogos por igual, puesto que el sistema espeleológico Hundidero-Gato constituye uno de los de mayor complejidad de toda Andalucía. Esta galería, que se alza al lado de un río subterráneo, se caracteriza por su enorme belleza.
Por su parte, la Cueva de la Pileta, ubicada a pocos kilómetros del casco urbano, es uno de los principales ejemplos de arte rupestre de la época prehistórica del territorio andaluz, razón por la cual le ha merecido ser declarada Monumento Nacional. En algunas de sus salas, es posible apreciar la presencia de numerosas estalactitas y estalagmitas.
En el casco urbano, de aspecto tradicional, se localizan sus construcciones más importantes, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, datada en el  siglo XVII. Otra gran muestra de la arquitectura típica del lugar es la Torre del Moro, la cual da cuenta del pasado árabe de este destino.
Entre sus principales festividades se encuentra la Verbena del Tren, mediante la cual se recuerda el arribo del ferrocarril a Benaoján. Dicho festejo tiene lugar los últimos tres días de julio o comienzos del mes de agosto.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/30/Benaoj%C3%A1n.jpg/800px-Benaoj%C3%A1n.jpg