Faramontanos de Tábara

Faramontanos de Tábara es un municipio perteneciente a la provincia de Zamora. Se trata de un lugar de encanto singular, con diversos atractivos para visitar.

La Fuente del Chariz, es una antigua fuente abovedada, que está ubicada en la parte baja del pueblo. Construida en piedra y con cubierta a dos aguas, fue utilizada para abastecer de agua potable a los locales.

El Puente sobre el Arroyo Matafios, de moderna construcción, permite cruzar el arroyo, aunque durante el verano el mismo permanece seco. Por aquí pasaba el tradicional camino de  Pozuelo y Moreruela, que a la vez servía para a las zonas de las huertas, los Rompidos y los Arrañales.

Por su parte, el Puente Quintos, que está situado en la carretera que conecta Tábara con La Tabla, le confiere al entorno un gran atractivo. Se trata de una construcción de 1920, que dispone de nueve arcos los cuales cubren los casi 100 metros que separan Tierra de Campos con la comarca de Tierra de Tábara.

El valle del río Esla se abre aguas arriba para dar lugar a los prados y campos de cultivo. Mientras que aguas abajo, el paisaje de la ribera se torna aún más espectacular, por su calidad de escarpado.

Al lado del puente de Quintos está la Ermita de la Virgen de la Pedrera o de los Montes Negros. Una de las principales festividades es la Romería en Granja de Moreruela, en la que los remeros se acercan hasta el Puente Quintos para la celebración.

Otro de los encantos del lugar es Los Tejares, un bonito paraje natural rodeado de encinas que se localiza en la falda de la Sierra de las Cavernas, a 5 Km. del casco urbano de la villa. Aquí puede apreciarse el bosque de ribera, así como alguna viña y alguna huerta.

Para apreciar la arquitectura religiosa vale la pena visitar la Iglesia de San Martin, que destaca por su retablo mayor de gran belleza dedicado a San Martín, el cual cuenta con un atractivo sagrario. A la vez, en el templo se conservan diversas tallas de especial interés.

Imagen:

http://www.diputaciondezamora.es/recursos/pueblos/imagenes/42824_131213122006175211.jpg

Litos: Un destino de naturaleza salvaje

Litos, es un pequeño pueblo de la provincia de Zamora que está situado en la Sierra de la Culebra. Este lugar atrae a los turistas por la belleza inigualable de su entorno, el cual resulta perfecto para realizar senderismo.

Recorriendo su entorno, el visitante puede, además de conocer nuevos lugares, descubrir  la naturaleza del lugar. La Sierra de la Culebra, es una reserva de caza que, en sus 67.000 hectáreas de extensión, alberga una gran diversidad de animales. Para apreciar una panorámica general de Litos se recomienda hacerlo desde el mirador de ICONA, ubicado en la peña Pedrizona (1055 m.).  También, desde este punto se pueden contemplar los bosques de pinos.

En la parte occidental de esta sierra se encuentra el monte Corral de Moros, donde se halla la fuente El Pilo, símbolo del pueblo. Asimismo, aquí se hallan las ruinas de lo que se cree pertenecieron a un castro prerromano. Aunque existen algunas leyendas que las conecta a dichas ruinas con una fortificación de origen musulmán.

Por otro lado, Litos es un destino muy propicio para la práctica de senderismo, puesto que cuenta con atractivos lugares y enclaves inhóspitos para descubrir, en muchos de los cuales es posible observar en estado salvaje algunos ejemplares de la fauna endémica de la región. Así, por ejemplo, se puede optar por realizar la Ruta de La Guadaña, que es óptima para hacer en familia. Se trata de un recorrido de unas dos horas que conduce a la cumbre del monte La Guadaña, situado a 903 metros de altitud. Si bien no es posible adentrarse en el paraje, la ascensión se puede hacer sin dificultades.

Los más expertos pueden decantarse por hacer la Ruta de La Balina, que conduce hacia un paraje que se caracteriza por la dureza del terreno y sus frondosos bosques de pinos; o bien la Ruta del Lobo, un sendero de dificultad media que es ideal para los amantes de la naturaleza.

Imagen:

http://media2.clubrural.com/imgmarcag/pueblos/zamora/litos/20091123105509-zamora-litos.jpg

Paseo por el entorno medieval de Zamora

zamora-panoramica

Zamora es una encantadora ciudad situada en la provincia homónima, en Castilla y León, a orillas del Río Duero.
Durante su paso por el lugar, conocerá numerosos y atractivos monumentos románicos que configuran bellas expresiones artísticas. A esto, se le suman el paseo por las murallas, el castillo y algunos edificios tradicionales. Continue reading

Arcenillas, pueblo de callejones y travesías

Arcenillas es un municipio de la provincia de Zamora, en Castilla y León. Se trata de un destino con interesantes atractivos, muchos de los cuales residen en su arquitectura popular.

Esta población carece prácticamente de elementos diferenciadores en lo que a la  arquitectura popular respecta, en relación con otros pueblos de los alrededores. Posee un casco urbano compacto, compuesto básicamente por viviendas antiguas de baja calidad constructiva, erigidas generalmente en adobe o tapial.

El pueblo posee tres zonas verdes para descansar y disfrutar del ocio, a saber: El Mirador, desde donde pueden contemplarse vistas maravillosas de la ciudad de Zamora; el parque de las escuelas y el Parque Francisco Jambrina, éste último está provisto de hermosos jardines.

Una de las construcciones más importantes es el Ayuntamiento, edificio ubicado en la Plaza Mayor que data de comienzos de la década del 90, que fue levantado para reemplazar el viejo edificio que supo albergar las escuelas femeninas y el Ayuntamiento.

De la arquitectura religiosa sobresale la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data de finales del siglo XIV, aunque sólo se conservan unos pocos restos de su estructura original ya que su edificio fue varias veces restaurado.

Las calles de Arcenillas conducen a los visitantes por la historia de la ciudad y por sitios de gran interés que pasan inadvertidos.  En el término municipal hay dos fuentes, una que se encuentra debajo del Mirador, que ha sido reacondicionada, y la otra que está situada en el Camino de la Fuente, que también fue acondiciada hace poco tiempo.

Además, el trazado de esta localidad posee angostos callejones y travesías, como como es el caso de la del Pozo y la de la Cruz, aunque el más conocido es el conocido como “Allí lo veo”.

Imagen:

http://www.tierradelvino.info/arcenillas/fotos/terminomunicipal/termino5.jpg

 

Fuentesaúco

Si hay algo que caracteriza a Fuentesaúco, una Villa de la provincia de Zamora, son sus fiestas patronales de Visitación, que se realizan durante la primera semana de julio y que tienen como protagonista al toro con sus populares espantes. Aunque también vale destacar la semana santa que se desarrolla en este lugar, conocido por ser muy tranquilo.

La Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo es uno de los principales atractivos, ya que ha sido declarada Monumento Nacional. Si bien no se conoce con certeza su origen, se cree que data del siglo XIII aunque de esa época no quedan testimonios arqueológicos. El actual edificio posee en la sacristía bonitas bóvedas en la sacristía. De todos modos, desde hace más de veinte años que permanece cerrada al culto.

Otro ejemplo de la arquitectura religiosa local es la Iglesia de San Juan Bautista, un templo fundado en 1491 en el que actualmente se conservan tres tallas, obra del escultor Juan de Montejo.

El antiguo Oratorio de las MM. Clarisas, está ubicado contiguo a la Plaza Mayor. En su altar mayor presenta diversas pinturas de la escuela salmantina.

La Ermita de la Virgen de la Antigua, localizada en las afueras de la villa, fue reconstruida en el siglo XIX y ampliada a mediados del siglo siguiente. En su interior, posee una maravillosa talla en piedra policromada de la Virgen de la Antigua, además de otras piezas de gran interés.

Otros sitios que merecen ser visitados son el Teatro Municipal y el Juzgado.

Imagen:

http://www.aquagest.es/IMG/fuentesauco_r.jpg

Breve visita a Manzanal del Barco

Para quienes esten de paseo por Zamora, una buena opción es realizar una excursión de un día en Manzanal del Barco.Un pueblo que, si bien no es muy chico, está habitado en su mayoría por gente mayor, pues en los últimos cincuenta años su población ha disminuido notablemente. Aunque es común que los fines de semana o durante las vacaciones el pueblo se vuelva un poco más concurrido.

Pero si algo hay que destacar de Manzanal es la calidez de sus pobladores, gran parte de los cuales se dedica a las actividades agrícolas y a la ganadería. Se trata de un lugar bonito, en el que su arquitectura tradicional está conformada por casas con puertas de cuarterón, que se destacan por sus fachadas de piedra, tal como  las que pueden verse en las zonas de los huertos.

Al mismo tiempo, su entorno natural es encantador, con frondosas y extensas arboledas, en especial en el área del  embalse, que en algunos momentos del año sube hasta el pueblo.

Otro aspecto que vale la pena destacar es su gran vida religiosa, sobre todo porque muchos de los que aquí se han criado se dedicaron al sacerdocio.  En el núcleo poblacional, se encuentra una casa parroquial que es habitada por una Congregación de Hermanas Franciscanas.

Su principal monumento es la iglesia parroquial, una construcción amplia y muy bien conservada, en cuyo interior se conserban imágenes de diversos santos. En fin, la visita es corta pero bien vale la pena realizarla.

Oferta turística de Villalba de la Lampreana

Villalba de la Lampreana es un municipio de Zamora que cuenta con una interesante oferta turística para disfrutar.

Uno de sus principales encantos es la iglesia parroquial de la Asunción, que se destaca por sus bonitos artesonados, murales y retablos. Además de contar con una gran torre; en su interior resulta interesante apreciar el coro que dispone de flores entalladas del  siglo XVI.

Hay otros edificios que llaman la atención por su singularidad, que  están construidos en adobe en forma de tapial y que se alzan en pleno campo. Tal es el caso del Horno de Damian, una antigua construcción de barro que fue utilizada para  la recolección y trilla, e incluso como guarida.  Lo que asombra de su estructura es que carece de teja, por lo que es difícil explicar cómo aún perdura.

Tambien destacan los palomares, construcciones de tierra de larga data que han sido muy populares durante la época medieval, pero que hoy están en desuso. Estas estructuras fueron pensadas para la producción de pichones, que en su momento fueron un alimento de primera necesidad. Es posble verlos por casi toda la comarca de Tierra de Campos, con forma y tamaño variados, aunque la mayoría se halla en estado de abandono.

En el centro de la villa se ubica la Plaza Mayor, el centro de reunión de las gentes de este lugar. Aquí suelen realizarse sesiones de cine y diversas actividades culturales. También en ella se alza el Ayuntamiento,  cuyo nuevo edificio se erige sobre el anterior.

Al mismo tiempo, Villalba ofrece a los visitantes un amplio abanico de opciones para disfrutar de los momentos de ocio, que incluyen áreas deportivas, de paseo y áreas recreativas al aire libre.

Imagen:

http://www.fedigar.com/fiestas/villalba-de-la-lampreana.za/f392.jpg