Fin de semana en Cuerva

Cuerva es una pequeña y encantadora localidad de la provincia de Toledo, que integra la comarca de los Montes de Toledo. En esta apacible población el visitante tendrá la oportunidad de descubrir su exquisita gastronomía, donde los platos a base de carne de caza son los protagonistas; su interesante patrimonio monumental, encabezado por  el Castillo medieval de Peñaflor, sus artesanías en cerámica y festividades, entre otros atractivos.

Cuerva es un sitio perfecto para realizar una escapada de fin de semana y disfrutar de los magníficos paisajes de montaña.

El Castillo de Peñaflor, situado en las inmediaciones del pueblo, es una de las visitas obligadas. Se trata de una fortaleza cuyos orígenes se remontan al siglo XII.

Al pasear por las calles de Cuerva es posible contemplar interesantes muestras de la arquitectura popular serrana. En cuanto a las construcciones religiosas, puede realizarse un recorrido por la Iglesia del Convento de Carmelitas, construida entre los siglos XVI-XVII, la Ermita de la Virgen de Gracia, originaria del siglo XVII, y la de la Virgen de los Remedios, que dispone de un bello artesonado mudéjar. De todos modos, el templo más importante es la Iglesia Parroquial del Apóstol Santiago, que fue erigida entre los siglos XV-XVI. Designada Monumento desde 1975, la iglesia consta de una única nave y una torre de planta rectangular.

El Colegio de Gramáticos y el Rollo de justicia, son otros de los sitios que merecen ser incluidos en el itinerario.

Imagen:

diputoledo.es

Interesante excursión a Vielha

Viella o Vielha, capital del municipio de Vielha e Mijaran (en aranés) y  de la Comarca del Valle de Arán, ha sido desde tiempos inmemoriales, debido a su situación privilegiada, el punto de confluencia de las comunicaciones de la Val d’Aran en su totalidad. Incluso, sirve como punto de partida para arrojarse a conocer el resto del territorio.
Al mismo tiempo, Vielha constituye uno de los principales sitios de interés cultural de la Val d’Aran, con una actividad económica orientada en gran medida al turismo.
Debido a su localización montañosa, Viella es el sitio perfecto para poder realizar numerosas prácticas deportivas a lo largo de todo el año.
En la zona del centro urbano, Vielha dispone de una importante oferta de comercios y servicios, además de un abultado programa de actividades que pueden ser realizadas en su entorno, como turismo activo, excursiones en bicicleta de montaña, en coche o a caballo, senderismo rural y pesca. No hay que olvidarse del Palai de Gèu (Palacio de Hielo), un complejo lúdico deportivo que cuenta con piscinas climatizadas, pista de hielo, gimnasio y solárium, así como sauna y cafetería.
Para quienes visitan el pueblo durante el invierno, el esquí, conjuntamente con los deportes de nieve, posee una base perfecta dada la cercanía de las Estaciones de Esquí de Baqueira-Beret y La Bonaigua.
Inclusive, el montañismo, producto de su cercanía con el Parque Nacional de Aigües Tortes y Estany de Sant Maurici, es otra de las grandes actividades que se pueden emprender en el pueblo, ya sea en invierno como en verano.

Imagen: http://st-listas.20minutos.es/images/2011-06/290565/list_640px.jpg?1307010456

El entorno serrano de Aznalcóllar

Aznalcóllar es un municipio de casi 6 mil habitantes que está ubicado al noroeste de la provincia de Sevilla, en la zona limítrofe con Huelva.

El entorno de Aznalcóllar está calificado desde 1986 como Complejo Serrano de Interés Ambiental. En Corredor Verde del Guadiamar, curso fluvial que comunica el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Sierra Morena) con el Parque Nacional y Natural de Doñana, confluyen el Pantano de Aznalcóllar, el río Agrio y las Marismas del Guadalquivir. Esta zona está abierta al público, y ofrece una interesante diversidad de especies vegetales y animales.

El paseo por este municipio puede incluir la visita a la Capilla de la Cruz de Arriba, edificio de una sola nave que data del año 1899, en cuyo interior alberga el retablo de la cruz y el de la virgen.

Asimismo, reviste de interés apreciar los restos del antiguo acueducto romano de itálica, el cual comenzó a contruirse en el siglo I.

Del Castillo de Aznalcóllar, fortaleza de origen medieval situada detrás del cementerio, solamente se conserva una pequeña parte pero bien vale la pena visitarlo.

La Capilla de la Cruz de Abajo es otra de las muestras de la arquitectura religiosa local. La capilla fue construida en 1946 en el mismo sitio en el que se hallaba la cruz de hierro fechada del 1780. Es una construcción de planta rectangular y cubierta por bóvedas de cañón, que contiene interesantes piezas de orfebrería.

El paseo culmina en la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo crucero está cubierto por una cúpula.

Zonas turísticas cercanas a Alcubilla de Avellaneda

Alcubilla de Avellaneda es una localidad situada en la provincia de Soria, que además de ser conocida por ser “el pueblo de las 100 fuentes”, se destaca por estar ubicada en una zona de importante interés turístico. En efecto, en sus alrededores es posible encontrar numerosos lugares de gran encanto. Por lo que si elegimos este destino, es imprescindible disponer de un coche para poder recorrer todos esos lugares.

A tan sólo 15 km del término municipal se hallan las ruinas de Clunia Sulpicio, una antigua ciudad romana de la que aún se conservan el foro, el anfiteatro y las termas.

También, podemos visitar San Esteban de Gormaz, pueblo localizado a escasos 20 minutos, cuyos principales atractivos son el castillo del siglo IX, una construcción de origen musulmán que se halla en franco estado de abandono; las iglesias Nuestra Señora del Rivero y de San Miguel, y el puente que cruza el Duero, de origen medieval.

 En el Parque Natural Cañon de Río Lobos, podremos apreciar un profundo cañón, que se erige sobre el río Lobos, además de diversas grutas, cuevas y la ermita templaria de San Bartolo del s.XIII, que se dispone en el centro mismo del cañón.

Otra población de gran atractivo es Peñaranda de Duero, que se sitúa a tan solo 16 km. En ella, además de su casco medieval, apreciaremos distintos edificios de interés, como el castillo, el Palacio de los Zúñiga Avellaneda, la Botica de Ximeno y la iglesia parroquial de Santa Ana, entre otros.

Por su parte, si visitamos Burgo de Osma vale la pena dar un paseo para conocer sus principales monumentos, como la Catedral, las ruinas romanas de Uxama y la Universidad de Santa Catalina. También, podemos realizar un recorrido por la la Plaza Mayor y la Plaza de San Pedro, hasta culminar en las murallas.

Mientras que Coruña del Conde, pueblo situado a 16 km, ofrece sitios de  visita obligada, como el Castillo, del que todavía se conservan las torres y algunos restos de muralla; la Ermita del Santo Cristo de San Sebastián, de origen visigótico; la plaza porticada y dos puentes romanos que se  alzan sobre el río Arandilla.

Un poco más alejada se halla la Fuentona de Muriel, un espacio protegido cuyo entorno sorprende por su belleza. Entre sus principales valores se pueden mencionar el acuífero de la sierra Cabrejas y el Ojo de La Cuentona.

Asimismo, a poco más de una hora de viaje está la Laguna Negra, que se encuentra ubicada en un entorno de gran belleza paisajística. En este sitio se localiza el Pico Urbión, muy elegido por quienes practican escalada.

Por último, a 61 km de Alcubilla de Avellaneda visitamos la Playa Pita y el Pantano de la Cuerda del Pozo, una atractiva zona de recreo que resulta ideal para realizar actividades náuticas, pescar o ir de camping.

En fin, desde Alcubilla de Avellaneda podremos llegar a lugares sensacionales y de enorme valor natural, que nos depararán una grata experiencia.

Imagen:

http://www.alcubilladeavellaneda.es/uploads/imagenes/imagenes_AlcubillaAvellanedacalle1_56993387.JPG

Monumentos y parajes de Valdeverdeja

Valdeverdeja es una villa de la provincia de Toledo, que está situada en la comarca de la Campana de Oropesa. Su término municipal se encuentra prácticamente rodeado por las aguas del río Tajo, el cual hace de frontera entre Castilla-La Mancha y Extremadura.

El terreno granítico sobre el que se asienta da lugar a los denominados canchales. El Tajo cruza el municipio y en sus márgenes pueden observarse diversos molinos de agua, actualmente en desuso.

Entre sus principales monumentos es posible citar a la Iglesia de San Blas, templo del siglo XVI que fue ampliado durante el siglo XVIII, y a la Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados, construcción del siglo XVIII que fue erigida sobre otra anterior.

De sus parajes destaca el del Pozos Nuevos, sitio en el que se localizan numerosos pozos con sus respectivos lavaderos fabricados en piedra. Vale mencionar que este lugar ha sido declarado Bien de Interés Cultural, bajo la categoría de Sitio Histórico.

La Casa Curato, es otro de los principales atractivos de la villa. Se trata de una casa rectoral que sobresale por su bonita fachada con vista a la plaza Mayor. Sobre la calle San Blas se encuentra el acceso principal, por el cual se ingresa al patio mediante un portalón en medio punto.

Su patrimonio arquitectónico se completa con la Casa del arco, construcción levantada en el año 1876 con bóveda de cañón y arcos de medio punto.

Imagen:

diputoledo.es

Ajofrín: La cuna de Jacinto Guerrero

En un recorrido por la provincia de Toledo, es interesante realizar una parada en Ajofrín, pueblo que vio nacer al maestro Jacinto Guerrero, autor de la popular zarzuela “La Rosa del Azafrán”. Paseando por sus apacibles calles, es posible toparse con numerosos  y, a la vez, antiguos edificios de estilo señorial, como es el caso de la Casa Grande, la Casa Facho, la Casa de los Martín de Vidal o la Casa de Las Laurinas, por mencionar sólo algunos ejemplos. Uno de sus mayores atractivos es la Iglesia de Santa María Magdalena, que sobresale por su torre mudéjar. En su interior pueden apreciarse diferentes elementos arquitectónicos y decorativos de estilo renacentista y barroco. Otro de los lugares más importantes del pueblo es el Museo Jacinto Guerrero, el cual alberga una vasta colección de objetos personales y fotografías del compositor que permite recorrer su trayectoria profesional. La exposición se halla dividida en cuatro temáticas:  el personaje y su relación con Ajofrín, las primeras composiciones de Guerrero y su vinculación con Toledo, sus primeros éxitos y el renombre alcanzado por el personaje por su contribución a la historia de la música española. Al caminar por el casco urbano, pueden visitarse también el rollo de justicia, la Ermita de San Andrés y la de Jesús Nazareno, la Cárcel Visigoda, y la fuente de los Cuatro Caños, ésta última construida en homenaje a San Ildefonso.

Benamaurel

En la provincia de Granada, al norte de Baza, se sitúa la pequeña localidad de Benamaurel, un lugar de gran atractivo en donde aún se conservan varias viviendas trogloditas que, según se cree, fueron habitadas durante el período árabe-andalusí.
Para transportarse al pasado de este pueblo, sólo basta con recorrer los barrios de la Alhanda, San Antonio y la Cuesta del Río, muy populares por sus Casas Cueva, o simplemente visitar el Fuerte, donde hay algunos restos de una antigua muralla. En la Plaza Mayor, que domina la población desde su punto más alto, es posible apreciar un conjunto urbanístico de comienzos del siglo pasado, en el cual se destacan la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, construida sobre una antigua mezquita en el año 1520 y reconstruida once años después por los daños sufridos en un terremoto, y el edificio de estilo neoclásico del Ayuntamiento, antiguo mesón de la Casa de Alba.
La Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación
Al pasear por la calle Fuertes, se llega al mirador de las Hafas, desde el cual se obtienen magníficas vistas panorámicas. Desde aquí, merece la pena recorrer la vereda señalizada que va por el centro del acantilado, donde se localizan las populares cuevas árabes excavadas en la pared. Durante el trayecto, es posible comprobar el marcado contraste que ofrecen la vega y el río Guardal con la barriada de San Marcos.
Las características casas-cueva de este apacible pueblo han sido usadas desde tiempos remotos. Además, está la cueva, conocida popularmente como “casa del tío Tinajas”, que alberga mazmorras árabes.

Imagen:

Wikipedia

Niebla en el intramuros

Niebla es una villa que está situada en una colina que se  alza sobre el río Tinto, en la provincia andaluza de Huelva. Dueña de una historia milenaria, quizá lo que más se destaca de este lugar es su muralla almohade, de unos dos kilómetros de extensión, que rodea por completo el perímetro de la ciudad y representa el recinto más grande y mejor conservado de toda Europa.
En el intramuros, declarado conjunto histórico monumental, la localidad aún conserva parte de su antiguo trazado. Entre sus principales monumentos se encuentran el alcázar de los Condes de Niebla, la iglesia de San Martín  y la iglesia de Santa María de la Granada. Esta última fue en el pasado catedral bizantina, luego mezquita árabe y a partir del siglo XVI se convirtió en un templo cristiano.  Saliendo del recinto amurallado, el acueducto, la calzada, las termas y el puente romanos son visita obligada.
Cerca de Niebla están los prehistóricos dólmenes, como el de Soto, situado en la localidad de Trigueros, mientras que en la zona de Los Bermejales se conservan interesantes restos neolíticos.
Las puertas del recinto amurallado, así como la antigua mezquita que fue convertida en la iglesia de la Granada, son otras muestras del legado árabe.
Cada verano, en el Castillo de los Guzmanes se realiza el Festival de Teatro y Danza Castillo de Niebla.
De todos modos, buena parte del patrimonio histórico, como numerosas casas solariegas, iglesias, conventos y ermitas, ha desaparecido debido a terremotos que azotaron el lugar o simplemente al abandono.
Para disfrutar la naturaleza del lugar, se puede acampar en el Pantano San Walabonso, ubicado a 15 km de la villa, visitar el paraje de El Guijo,  donde hay un pantano en el que pueden realizarse deportes náuticos, la zona protegida de Charca de la Balastrera, donde nidifican numerosas especies, y Jareta, sitio de recreo y esparcimiento ubicado a sólo 2 km. de Niebla. Un poco más allá, puede visitarse el Pantano del Tamajosoa, que además de una gran cascada sobresale por su exuberante vegetación.

Imagen:

Wikipedia

Orense: La Ciudad de las Termas

Orense es una bella ciudad de Galicia de origen romano, por lo que es poseedora de una gran riqueza histórica.
Su principal monumento religioso es la catedral de San Martín, templo de origen románico que presenta retablos de estilo gótico. Siguiendo el recorrido por la arquitectura religiosa, merece la pena realizar una visita a la iglesia Santa María de Aguas Santas. Si concurrimos a la iglesia de la Santísima Trinidad, el retablo renacentista que se encuentra en la capilla mayor y su bóveda de crucería son los elementos que más nos llamarán la atención de todo el conjunto. Entre sus santuarios encontramos el de Nuestra Señora de las Ermitas, muy concurrido durante Semana Santa, el de Santa Clara y el de Nuestra Señora de los Milagros. 
Esta ciudad cuenta también con numerosos puentes,  como es el caso del Puente Romano, datado de la época de César Augusto y actualmente en ruinas, y el Puente Milenio, que simboliza el progreso y modernismo de Orense. El Puente Nuevo, el de Loña y el Puente Codesal, son otros de los puentes que se hallan dispersos por la ciudad. 
Los balnearios de aguas termales son ideales para una jornada de relax. El balneario de Pozas de A Chavasqueira, se destaca porque el agua emana desde el interior de Templarium, una construcción de granito. Otras piscinas al aire libre son el Manantial do Tinteiro, cuyas aguas poseen propiedades para curar enfermedades de la piel, la Burga do Muíño, de acceso gratuito al público, y las Burgas de Outariz, donde la temperatura del agua alcanza 60 grados. Para llegar a las termas, podemos hacerlo en el tradicional trencito que recorre cada una de ellas. La existencia de estas piscinas al aire libre hace que la ciudad sea popularmente conocida como la Ciudad de las Termas.
Lo ideal es hacernos tiempo para conocer los museos de Orense. Por un lado, se encuentra el Museo Gallego do Xoguete de Allariz, ideal para concurrir con niños pues exhibe una interesante colección de juguetes, y por el otro está el Museo Arqueológico, que nos permitirá hacer un recorrido por la vasta  historia de la ciudad.
En la zona del casco histórico, se aglutinan diversos bares y restaurantes donde es posible deleitarse con las mejores exquisiteces de la gastronomía gallega, muy popular por sus empanadas y mariscos.

Santa Cruz de la Zarza

Santa Cruz de la Zarza es un municipio que pertenece a la Comarca de Mesa de Ocaña, en Toledo,  ubicado entre dos valles.

Entre sus principales atractivos se encuentran las Casas-Cueva, algunas de las cuales aún permanecen habitadas. Se hallan dispuestas en línea a lo largo de las pendientes de la localidad. Lo que más caracteriza a estas construcciones son sus fachadas blancas encaladas y sus chimeneas de forma cónica.

Durante el paseo, puede visitarse el antiguo Convento de Trinitarios, fundado por Pascual Sánchez en 1678. Como la construcción original era demasiado pequeña, se edificó uno nuevo junto a la plaza en 1680. Actualmente, la edificación se halla en ruinas.

De la antigua muralla que circunscribía el pueblo sólo queda el Arco de la villa, por lo que es considerado uno de los principales monumentos históricos del lugar. Asimismo, al pasear por el casco urbano de la población, llaman la atención las casas solariegas emblasonadas, muchas de las cuales exhiben escudos señoriales. Así, por ejemplo, puede apreciarse la Casa de los Diez Hidalgos, que actualmente alberga a la Asociación Cultural Amigos del Museo Etnológico.

La arquitectura religiosa del municipio está representada por la Ermita de Nuestra Señora de Villar, fechada en el siglo XVI; la Ermita de San Pedro, construcción de planta cuadrada del siglo XVII; la Ermita de Santa Gema, cuya particularidad reside en que está excavada en la roca; la Ermita de Santa Lucía, ubicada en uno de los barrios más tradicionales de la villa; la Ermita de Villaverde, localizada a unos 11 km del casco urbano; y la Ermita Virgen de la Paz, erigida en el antiguo despoblado del Villar.

Imagen:

diputoledo.es