La herencia arquitectónica de Dos Torres

Dos Torres, es un pueblo de la provincia de Córdoba que merece ser visitado para apreciar su herencia arquitectónica y disfrutar de su cultura.

Entre sus monumentos religiosos se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida entre los siglos XV y XVII y en la cual se combinan de forma armoniosa los estilos renacentista, barroco, gótico y mudéjar andaluz, Se trata de un templo de planta de cruz latina que se halla separado en tres naves. El magnífico altar mayor fue añadido luego en las obras de ampliación durante el siglo XVI.

Puede visitarse también la Iglesia de Santiago, templo que data del siglo XV, que constituye el monumento más representativo de la antigua villa de Torrefranca. Posee una sola nave, y sobresale por las roscas irregulares de los arcos que sostienen la cubierta. Aquí, actualmente se halla la Casa de la Cultura,  donde se realizan buena parte de las actividades culturales de esta localidad.

Otra de las joyas arquitectónicas es la antigua Basílica Paleocristiana, conocida actualmente como Pozo de la Nieve, cuyos orígenes se remontan a los  siglos I al IV d.C. Su importancia radica en que se trata de uno de los pocos monumentos que existen de  este tipo en Andalucía. Se destaca, sobre todo, por la bóveda que cubre el cubículo. El pozo fue abierto recién en el siglo XVIII.

De todos modos, podría decirse que el mayor atractivo de Dos Torres recae en la monumentalidad de la Plaza Mayor, la cual se caracteriza por sus soportales, que fue la antigua cárcel de Torremilano. Su estructura posee diversas similitudes con la arquitectura castellana y extremeña.

También, se puede realizar un recorrido por las ermitas de la Villa, que forman parte del  Conjunto Histórico: San Bartolomé, San Sebastián, San Roque, Nuestra Señora de Loreto y la Ermita del Santo Cristo. Con excepción de esta última, que se ubica en el centro de Dos Torres, el resto están orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. Estas construcciones datan entre los siglos XVI y XVIII, y poseen las características constructivas típicas de la región, con nave única y muros de piedra.

Por último, merece una visita el Puente Romano de Santiago, que se alza sobre el arroyo Milano, comunicando el barrio de San Juan con el resto de la población.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/78/DosTorresSoportalesPlaza.jpg/800px-DosTorresSoportalesPlaza.jpg

Rutas y senderos de Arredondo

Arredondo, es una encantadora localidad del Alto Asón, en Cantabria. Su territorio, escarpado y agreste, no es muy concurrido debido a que se encuentra fuera de paso de las rutas habituales.

Los macizos calizos de cumbres elevadas, que accidentan el relieve tanto de Arredondo como de los municipios aledaños, engloban en su interior un conjunto de cavidades de características únicas. Dentro del término municipal de Arredondo, se ubica el Sistema del Cueto-Coventosa, que con sus 815 metros de desnivel es considerado uno de los más importantes de España. También, vale la pena mencionar a la Cueva de la Vallina,  que se destaca entre las cientos de cuevas y torcas que existen. Este excepcional mundo subterráneo convierte a Arredondo en uno de los sitios preferidos por los espeleólogos de toda Europa.

Desde no hace mucho tiempo, este territorio ha comenzado a ser frecuentado por montañeros y senderistas, pues Arredondo se ha encargado de promocionar este tipo de actividades en esta parte de Cantabria, desconocida por muchos. Esto ha dado lugar en la región a la señalización de algunos senderos de Pequeño Recorrido (PR), que han sido incorporados a una red de carácter comarcal.

Uno de los recorridos más recomendables para realizar, debido a que no reviste dificultades, es el “Camino de las Cabeceras de Alisas”, un sendero de 12 kilómetros con comienza y finaliza junto a la iglesia de Bustablao. El inicio del recorrido nos conduce por la pista asfaltada que llega al barrio de Tabladillo, subiendo luego hasta las cumbres de Alisas, en las que puede observarse un estupendo ejemplar de tejo. Después, el circuito discurre entre cabañas y rodea las cabeceras del valle, donde puede tomarse un desvío a la derecha para acceder hasta El Braneu, collado desde donde se vislumbra el valle del río Miera. Retomando el camino, se desciende hasta el barrio del Avellanal y Bustablao. Si bien se trata de una ruta fácil, es necesario saber que existe un desnivel de 400 metros que hay que salvar, con algunas pendientes pronunciadas.

También, se puede optar por recorrer el “Camino de Peña Lavalle”, ruta que asciende hasta los alrededores de la cumbre que lleva el mismo nombre, donde se asienta la Sima del Cueto. El sendero comienza en Arredondo, sube hasta el barrio de Socueva y pasa por las proximidades de la antigua  ermita rupestre de San Juan de Socueva, y continúa ascendiendo hasta las cabañas de Buzulucueva. El camino sube hasta un collado cercano a la cumbre, desde donde es posible contemplar una magnífica vista panorámica del valle del Asón. Son 6 kilómetros y más de 800 metros de desnivel, siendo por su dureza una excursión de jornada completa.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9d/Iglesia_de_San_Pelayo.JPG/450px-Iglesia_de_San_Pelayo.JPG