Sevilla: Ciudad de magia y tradición

Sevilla es una ciudad de gran tradición, que por su carácter inigualable atrae a miles de visitantes durante todo el año.
En su escapada a Sevilla, los viajeros pueden comenzar por ir hasta la plaza del Patio de Banderas, situada en el Barrio de Santa Cruz, donde se encuentran los Reales Alcázares, un sorprendente conjunto arquitectónico en el que se alojan los miembros de realeza y los jefes de Estado cada vez que visitan la ciudad. Del conjunto, destacan el Palacio de Pedro I y el Jardín del Estanque.
Tras conocer los Reales Alcázares, es recomendable acercarse hasta la catedral de Sevilla, situada en la Plaza del Triunfo. El edificio llama la atención por los distintos estilos que aglutina y sus grandes dimensiones. Una de sus principales joyas es, sin dudas, la Giralda, el campanario de la catedral de 104 m de altura.
Para ir de compras nada mejor que hacerlo por Sierpes, la principal calle comercial de Sevilla. Al final de la cual se encontraba la Cárcel Real de Sevilla, en la que fue recluído Miguel de Cervantes. Esta zona se halla plagada de tiendas de ropa, bares y confiterías.
De regreso al Barrio de Santa Cruz, seguramente el viajero quedará encantado con las diversas casas señoriales que aquí se alzan. Así, por ejemplo, podrá visitar la Plaza de Doña Elvira, antiguo corral de comedias, o la calle de la Pimienta.
Otro de los monumentos más emblemáticos de la ciudad es la Torre del Oro, una torre almohade datada en el siglo XIII que fue utilizada con fines diversos. En efecto, fue capilla, almacén de pólvora y cárcel, y, hoy en día, acoge al Museo Naval Torre del Oro de Sevilla.
La Plaza de España, situada dentro del Parque de María Luisa, sorprende por sus dimensiones. Se trata de una plaza en forma de semicírculo, que cuenta con interesantes rincones. Cerca de aquí está el río Guadalquivir, ideal para recorrer en barco y contemplar Sevilla desde otra perspectiva.
Por supuesto, sería un despropósito marcharse sin antes dar un paseo por el resto del Parque de María Luisa, considerado por muchos como el Central Park español, el principal pulmón verde de la ciudad que cuenta con numerosos senderos, glorietas y esculturas.  Aquellos que prefieran dar un paseo diferente, pueden hacerlo dando una
vuelta en coche de caballos.
Desde ya, nadie querrá perderse la oportunidad de contemplar la legendaria plaza de toros de la Maestranza, con su maravillosa fachada barroca, en cuyos alrededores se encuentran las diversas estatuas dedicadas a los toreros sevillanos más famosos.

Los olivares de Arahal

Arahal es una ciudad ubicada en la provincia andaluza de Sevilla,  que se caracteriza por sus fértiles tierras destinadas sobre todo al cultivo del olivar.
Además de un bello paisaje agrícola, en Arahal es posible encontrar un interesante patrimonio artístico que incluye magníficas construcciones, como la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, del siglo XVI, de claro estilo mudéjar.
Otros lugares que se recomienda visitar son la iglesia de Santa María Magdalena, del siglo XVII; la iglesia del Santo Cristo de la Misericordia, que presenta una mezcla de  estilos colonial, barroco y plateresco; la Capilla de la Veracruz y la ermita de San  Antonio.
La iglesia de San Roque, construida a pedido de los Frailes Franciscanos, cuenta con grandes atractivos como, por ejemplo, el retablo del altar mayor así como una talla de la Virgen de los Dolores.

Continue reading

El espíritu alegre de Sevilla

Sevilla, la capital andaluza, conserva tanto en su infraestructura como en sus servicios urbanos las características propias de sus antiguos pobladores árabes. Su espíritu colorido y bullicioso, típico de toda gran ciudad, atrae a miles de visitantes cada año.
La ciudad dispone de infinidad de atractivos, muchos de los cuales se aglutinan en el casco urbano, así como en los parques temáticos, galerías de arte, museos y los bares de copas.
Las celebraciones de Semana Santa y la Feria de Abril constituyen, sin dudas, uno de sus principales atractivos, pues conjugan un ambiente festivo y de folclore con las tradiciones sevillanas.
En el centro histórico de la ciudad se halla el conjunto compuesto por  los Reales Alcázares, la Catedral y el Archivo de Indias, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Giralda de Sevilla representa uno de los puntos más representativos del lugar.
En la Plaza de América se erige el Museo de Artes y Costumbres Populares, el cual cuenta con un espacio dedicado sus símbolos populares más representativos y a la tradición artesana local.
Aquellos que prefieren vivir de cerca la cultura flamenca y la tradición artesana característica de la zona, no tienen más que dirigirse al barrio de Triana. Al atravesar  el puente de Triana, se internarán en la zona más particular de Sevilla, considerada así por las costumbres y leyendas que condensa.
Sevilla dispone de numerosos lugares para disfrutar en familia. Tal es el caso del Parque Temático Isla Mágica, que se basa en la Sevilla del siglo XVI. Aquí se ofrece una gran variedad de atracciones y espectáculos para pasar un día pleno.
Por su parte, el Parque Acuático Aquopolis de Sevilla, ubicado a escasos 15 minutos del centro, es otra buena opción para disfrutar con la familia o amigos. Además de juegos de agua, como el Río de Rápidos, los Supertoboganes, los Hidromasajes y el Lago, por mencionar algunos; este lugar ofrece a los visitantes los más completos servicios, con zonas de pic-nic incluidas, para pasar una jornada inolvidable.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/332px-Collagesevilla1.jpg

Carmona: la ciudad que lo tiene todo

Carmona es una impactante ciudad de la provincia de Sevilla, que resalta notablemente  dentro del itinerario turístico español, debido a la  monumentalidad de la que es dueña. Se trata de una urbe que está situada justo en el centro de la ruta que conserva el legado romano en la península hispánica que va desde Córdoba hasta Cádiz, sorprendiendo al visitante con  construcciones de orden civil, religioso y militar.
Carmona, además de ser el sitio donde se han hallado restos arqueológicos prehistóricos datados en 600.000 años a.C, supo ser la capital de uno de los reinos taifas, lo cual dio lugar a una diversidad de culturas que han dejado su huella imborrable en cada muro.
Una de las visitas obligadas es la antigua necrópolis romana, la cual permaneció en funcionamiento durante los siglos I a.C al IV d.C, así como el atractivo anfiteatro, ambos claros ejemplos de la importancia de la urbe.
Los restos de los templos romanos se van multiplicando a medida que se avanza por las callejas de Carmona.
A su vez, es imposible obviar dar un paseo por el jardín de los naranjos, una zona amena en donde la arquitectura civil mudéjar se conjuga armónicamente con la religiosa cristiana. El jardín de los naranjos, es un paraje de ensueños donde aún se conserva un calendario litúrgico grabado sobre una columna, correspondiente a la época visigoda.
Por su parte, en el conjunto arquitectónico de la plaza de San Fernando es posible contemplar diversos edificios del siglo XVI, como el viejo ayuntamiento, el convento mudéjar de Santa Clara, la iglesia de San Felipe, la iglesia de San Pedro y el convento de las descalzas. La histórica plaza de armas, se ha transformado en la actualidad en el Parador Nacional de Turismo.
En cuanto a la gastronomía de la región, nada más exquisito que las tostás con manteca colorá, las gachas, el gazpacho, los tropezones de lomo y la carne de caza.
Es posible afirmar que Carmona lo tiene todo: mucha historia, una arquitectura impactante y platillos exquisitos.  No te lo pierdas.

La historia de Andalucía a través de Carmona

De paso por la provincia de Sevilla, visitamos Carmona, un municipio que  se destaca por sintetizar a través de sus edificaciones la historia de Andalucía.
Hay muchos lugares que valen la pena visitar, como es el caso de la Ermita de San Antón, la cual se cree que se asienta sobre el antiguo campamento del rey San Fernando cuando conquistó la ciudad; el Convento de San Sebastián, que conserva la antigua Capilla de la Orden Tercera;  la Iglesia Parroquial de San Pedro; que sobresale por la Capilla Sacramental de estilo rocalla; y la Iglesia de San Blas,  templo de estilo mudéjar que atesora pinturas del período rococó. De todas ellas, la más importante es la Iglesia de Santa María,  construcción de estilo gótico que fue finalizada en el año 1551 y en la que merecen mención especial  la Puerta del Sol, la Capilla Sacramental, la Torre, y su magnífico retablo mayor.
En cuanto a la arquitectura civil, vale decir que es bien representativa de la historia local. La concentración de la tierra en poder de importantes propietarios, dio lugar a la aparición de numerosas casas- palacios, de calidad monumental. De este modo, es posible dar un paseo por la Casa-Palacio de los Domínguez, actual sede de la Biblioteca y el Archivo Municipal de Carmona, la Casa-Palacio de los Caro, típica de la época dieciochesca, la Casa-Palacio del Barón de Gracia Real, de fachada monumental, la Casa de las Descalzas, donde funciona hoy la Casa de la Cultura, la Casa-Palacio de los Aguilar, con portada de doble cuerpo,  la Casa-Palacio de los Rueda, que posee columnas toscanas y jónicas,  y la Casa-Palacio del Marqués de las Torres, convertida en Museo de la Ciudad, entre otras.
Por otro lado, resulta interesante apreciar el conjunto arqueológico de la necrópolis romana, del siglo I d.C,  que fue descubierto a fines del siglo XIX, y que cuenta con un completo museo, donde se aprecian numerosas piezas de cristal, barro y joyas, además de estatuas y reproducciones de pinturas.
Otros sitios de interés son el Alcázar de la Puerta de Sevilla, la Plaza de San Fernando, el Alcázar del Rey Don Pedro y la Puerta de Córdoba.     

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/df/Carmona_-_Puerta_de_C%C3%B3rdoba.jpg

Écija, ciudad rica

Écija es una ciudad de Sevilla, en Andalucía,  que se encuentra asentada en el Valle del Genil, lo que le proporciona facilidad de regadío. Por lo que ha sido siempre considerada como “Ciudad rica”.
Al mismo tiempo, se la considera como la “Ciudad más barroca de Andalucía“, que se evidencia en los edificios eclesiásticos y de la alta burguesía.
Declarada Conjunto Histórico-Artístico, la ciudad dispone de numerosas iglesias y conventos barrocos, así como palacios y casas-palacio.
A lo largo de todo su término municipal, es posible apreciar vestigios de construcciones y elementos arquitectónicos que datan de la época romana.
Algunos de los templos que podemos visitar son la Iglesia de Santa María, ubicada  en la plaza homónima, la Iglesia de Santiago, considerada una de las más elegantes de Andalucía, la Iglesia Mayor de Santa Cruz, que gozó de gran importancia jerárquica en épocas anteriores, y la Iglesia de San Gil, que ha sufrido muchas transformaciones y añadidos, entre otras.
Por otra parte, vale la pena realizar una visita al Palacio de Benamejí, una construcción de estilo barroco que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional. En torno al patio, se ubican las salas del Museo Histórico Municipal.
El Palacio de Valdehermoso, de importante portada plateresca, así como el Palacio del Conde de Palma, el Palacio de Almenara Alta y el Palacio de Santaella, por citar algunos, son otras de las opciones que nos ofrece la ciudad para conocer.
En tanto que para dar un paseo, disfrutar de la naturaleza o realizar algún deporte, podemos optar por el Parque del Barrero, el Parque de Andalucía, la Rivera del Río Genil y la Vía Verde.

Imagen:

http://archivos.wikanda.es/sevillapedia/thumb/%C3%89cija_Sal%C3%B3n.jpg/350px-%C3%89cija_Sal%C3%B3n.jpg

 

Los mejores rincones de Almadén

Almadén, situado en la provincia de Ciudad Real, es la capital de la comarca del Valle de la Alcudia.
Este pueblo cuenta con diversos atractivos, como es el caso de la Puerta de Carlos IV, localizada en una gran mina, por donde antiguamente se tenía acceso a las instalaciones metalúrgicas. Dicha puerta, era atravesada por las carretas que transportaban mercurio desde Almadén a Sevilla. Construida en 1795, representa un elemento histórico de especial interés.
Por su parte, también es posible apreciar el horno de Bustamante de Almadén, una verdadera maravilla de la metalurgia. Dicho horno, una construcción del siglo XVIII,  ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
El Castillo de Retamar, de origen árabe, sobresale por su torre campanario, con un reloj. Este castillo era una de las tantas fortificaciones que se sucedían por las sierras cercanas, habiendo sido utilizada como puerto de vigilancia y defensa en épocas de luchas.
La Plaza de Toros, nos depara una grata visita. Se trata de una construcción singular, que posee  forma hexagonal, a diferencia de la mayoría de las plazas, que son de forma redonda. Además, es un edificio de enorme belleza, estando su superficie rodeada de balcones cubiertos. En sus orígenes fue destinada para albergar pequeñas casas, pero en 1998 fue habilitada y transformada en un gran hotel, con una capacidad para 4 mil personas.
Del patrimonio arquitectónico religioso, merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Almadén, construida en el año 1.749 y que antiguamente fue una ermita. Su fachada, por demás particular, combina el estilo barroco en la parte baja y neoclásico en la parte superior.
Además, el ambiente natural de Almadén cuenta con parajes de enorme belleza, como es el caso de Sierra Morena, una cadena montañosa que representa uno de los bordes de la meseta castellana, cuyo valor paisajístico es realmente incalculable.

Imagen:

http://photos3.hotelsearch.com/0009/3944/plaza-de-toros-de-almaden-almaden_big.jpg

Navegando por el Guadalquivir

El principal curso de agua de Andalucía es el Guadalquivir, que nace en la localidad de Quesada, en Jaén, pasa por las provincias de Córdoba y Sevilla y desemboca en Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz.
Para conocerlo de cerca, se pueden realizar paseos en barco o bien hacer excursiones en todoterreno a orillas del río.
Así, por ejemplo, en Sevilla es posible dar paseos en barco partiendo desde el muelle del Paseo Marqués de Contadero, que está ubicado a los pies de la Torre del Oro, en un trayecto que conduce hasta Sanlúcar de Barrameda, municipio gaditano poseedor de playas vírgenes y cuna del vino blanco. Durante el recorrido, se pasa por los puentes  de las Delicias y del Centenario, por las poblaciones de Gelves, Coria del Río o Puebla del Río, así como por las marismas y el Coto de Doñana. 
Otra interesante opción, aunque hay que desembolsar un poco más que en la anterior, es embarcarse en un crucero nocturno para navegar por el río durante una hora y media.
Aquellos que visiten el municipio de Gelves, pueden aprovechar la oportunidad de realizar recorridos en catamarán, ya sea por las inmediaciones del puerto o por la zona de la presa de Alcalá hasta Coria y Puebla del Río, de acuerdo a la excursión que se elija.

Imagen:

panoramio.com

La naturaleza sevillana

La provincia de Sevilla es poseedora de dos importantes espacios naturales, el Parque Nacional de Doñana y el Parque Natural Entorno de Doñana. Pero además la naturaleza sevillana sobresale por La Cañada de los Pájaros y la Sierra Norte, que le dan una impronta maravillosa al paisaje. 
En el caso del Parque Natural Sierra Norte, se trata del paraje más húmedo de Sevilla. Su punto más alto alcanza los 960 metros, en el cerro La Capitana, que está ubicado al norte del parque. En la zona del centro de este maravilloso enclave, en especial en los alrededores  de la población de Cazalla de la Sierra, numerosos cortijos dominan el paisaje.
En cuanto a la flora, en el parque se asientan los típicos bosques mediterráneos, aunque debido a la utilización del monte como zona de pastoreo la dehesa forma parte también del paisaje vegetal. Los numerosos ejemplares de quejigos, encinas y alcornoques, conforman el pilar para la alimentación de los cerdos ibéricos, entre otros especímenes. En las márgenes de los ríos y arroyos de la zona abundan el olmo, el fresno y el sauce, donde suelen refugiarse diversas especies faunísticas, como es el caso de la nutria.
Por su parte, la Reserva Natural La Cañada de los Pájaros, está ubicada en La Puebla del Río, a tan solo 14 km. de Sevilla. Este humedal se caracteriza por su gran biodiversidad, razón por la cual suelen realizarse aquí estudios de comportamiento, así como actividades de marcaje y cría en cautiverio de especies en peligro de extinción, como la focha cornuda. Al atardecer, los visitantes podrán contemplar como la cerceta pardilla, el porrón pardo o la garcilla cangrejera, entre muchas otras aves, remontan vuelo para surcar el cielo. Un verdadero espectáculo de la naturaleza.

Imagen:

trivago.es