Recorrido cultural por Bonares

Bonares es un municipio de Huelva que es muy conocido por ser donde se celebra las Cruces de Mayo, un festejo popular que tiene lugar a fines del mes de agosto, el cual ha sido  declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Este es un buen dato a tener en cuenta, ya que participar de dicha celebración es una gran oportunidad para disfrutar del clima increíble que se vive en estas tierras durante esa fecha.
La población, por otro lado, conserva además interesantes restos arqueológicos, que corresponden a la época de dominación romana. Se trata de dos necrópolis, ubicadas en las fincas Los Bojeos y la del Alcornocal, que llaman la atención de todo aquel que las visita.
Fuera del casco urbano, en lo alto de una colina, se localiza la Ermita de Santa María Salomé, desde donde es posible obtener, gracias a su excelente ubicación, estupendas vistas de la comarca en su totalidad. En el interior del templo, pueden apreciarse tradicionales zócalos de estilo preponderantemente sevillano.
En el núcleo poblacional, es posible realizar un recorrido cultural para contemplar diversos monumentos, como es el caso de las doce capillas de las Cruces de Mayo, cuyo conjunto posee un gran valor artístico. Mientras que en el centro de la Plaza de España, sobresale la puerta de la Plaza de Abastos.
Por su parte, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, datada en el siglo XVII, es otra de las edificaciones que valen la pena conocer. En su interior, atesora imágenes que han sido atribuidas a Alonso Cano.
Para disfrutar al máximo de su entorno natural, lo mejor es optar por tomar alguna de las tantas  rutas de senderismo con las que cuenta el municipio, como es el caso de la que se extiende desde el paraje El Corchito hasta el Alboreto del Villar. Conformando una experiencia realmente única para los visitantes.

Imagen:

http://www.feriasturisticas.com/directorio/bonares/wp-content/uploads/2008/10/bonares-plaza-espana-2.JPG

El paisaje rural de Amieva

Amieva es un concejo de Asturias, situado en el macizo occidental de los Picos de Europa, cuyo paisaje se caracteriza por imponentes desfiladeros, frondosos bosques y ríos de gran caudal que dan lugar a bellos valles. Todo ello hace que sea un destino perfecto para el turismo rural, por lo que cuenta con una interesante oferta de alojamientos rurales.

En este pueblo, las actividades que más suelen elegir los visitantes son la caza, la escalada, el montañismo y la pesca.

Uno de los edificios religiosos de mayor encanto del lugar es la Iglesia de San Roman, una construcción de aire rural, de planta rectangular y una sola nave, que se cree fue erigida antes del siglo XVII.

No hay nada mejor para disfrutar del bello paisaje asturiano que realizar algunas de las diversas rutas de senderismo por su entorno, como es el caso de la Senda de la Hocica, el Camín de la Reina, el Ascenso a Valdepino o la Subida al Mirador de Ordiales, por dar un ejemplo.

Aparte de estas rutas de montaña, también se puede aprovechar para dar paseos por los caminos de los alrededores, para lograr estar en mayor contacto con la naturaleza. Así, por ejemplo, se puede ir desde el Puente Dobra hasta la Olla de San Vicente. Otra alternativa es tomar el camino que va desde Precendi al Area Recreativa, el cual discurre a la orilla de un arroyo. También, se puede optar por ir desde Santillán hasta el Area Recreativa, un entretenido paseo  en el que además es posible darse una zambullida en el río Ponga para refrescarse.

En fin, muchas son las opciones que existen para disfrutar de la naturaleza y el bello paisaje de Amieva.

Imagen:

http://www.quesolosbeyos.com/cache/pueblos/33amieva_595.jpg

Conoce el pasado morisco de Frigiliana

Frigiliana es un pueblo de La Axarquía, situado en Málaga, que llama la atención por sus casas de tejas anaranjadas, cuyas blancas fachadas están adornadas con flores de todos los colores. Paseando por sus calles, es posible apreciar el pasado morisco de este lugar.
El casco antiguo, llamado “barribarto” por los locales, luce el reflejo del azulejo que da cuenta de la historia de esta población. En efecto, aquí pueden contemplarse doce paneles de cerámica que relatan cómo era la vida en la época de los moriscos. Sin embargo, la historia de este pueblo se remonta más atrás aún, tal como dan cuenta de ello los restos hallados que datan de entre los años 3.000 y 1.700 a.c. Los romanos dejaron su huella también en Frigiliana.
Frigiliana, gracias a su entorno natural y tranquilo, es el destino perfecto para pasar unas vacaciones alejados del mundanal ruido. Lo bueno de este pueblo es que se encuentra cerca de importantes centros de población, los cuales vale la pena visitar sobre todo si se desea acceder a una oferta de ocio mayor. De todos modos, Frigiliana cuenta con una interesante oferta cultural y lúdica, en especial durante los meses de verano, que incluye por ejemplo la celebración del Festival Frigiliana 3 Culturas, un encuentro multitudinario que tiene lugar cada mes de agosto.
Teniendo en cuenta que el municipio forma parte del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, es posible conocer mejor su entorno natural a través de numerosas rutas de senderismo que llevan a los viajeros hasta parajes de gran belleza.

Jérica, ciudad famosa por sus fuentes

Jérica es una localidad situada en la Comarca del Alto Palancia, de la Comunidad Valenciana, que posee diversos lugares para visitar.
Uno de sus principales atractivos es la Torre Mudéjar de las Campanas, que se encuentra sobre un promontorio que domina la totalidad de  la población y que sobresale por su importante historia.
El Museo Municipal es otro de los sitios donde podremos deslumbrarnos con el pasado de Jérica, gracias a que atesora la Colección Epigráfica Romana, el Retablo de San Jorge y una colección de cerámica y azulejería digna de admiración.
En los alrededores de la Villa, se destacan diversos lugares realmente bellos, como es el caso de la Vuelta de la Hoz, donde el meandro del río Palencia dio lugar al Monte de la Torreta, cuyo nombre deviene del monumento que lo corona.
Además, a orillas del mismo río se localiza el Paseo de las Fuentes, donde podemos dar un paseo didáctico mientras admiramos sus fuentes: Randurías, El Consuelo y El Carmen. Aquí habitan más de cien especies, todas ellas rotuladas con su nombre para beneficio del visitante.
Por otro lado, en caso que optemos por dirigirnos camino a Viver, podemos hacer un alto en el camino para guarecernos del sol debajo de los nogales de la Fuente de Ula.
Otras fuentes con las que nos podemos topar son las de Santa Águeda, La Salud, la Garabaya, la Piedra, etc.
Si preferimos aprovechar las rutas de senderismo y realizar alguna excursión, los Picos de Yuste, los Montes del Frontón y Pantano del Regajo, son algunas de las sendas, aunque no las únicas, más recomendadas para pasar una jornada disfrutando de la naturaleza.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/33/J%C3%A9r%C3%ADca01.JPG/800px-J%C3%A9r%C3%ADca01.JPG

El entorno natural de Jaraiz de la Vera

Jaraiz de la Vera, municipio perteneciente a la comarca de la Vera, es una buena opción para pasar unos días. Posee diversos lugares de interés, como es el caso de la Plaza Mayor, la cual es bastante fuera de lo común ya que se halla  dividida en dos partes y culmina en forma de cuña.
Paseando por Jaraiz, hallaremos sitios para visitar como la Iglesia parroquial de Santa María, una de las fábricas parroquiales e mayor antigüedad de la comarca; y la Parroquia de San Miguel, que se destaca por su órgano de gran historia puesto que fue robado, vendido, comprado y desaparecido hasta que logró ser recuperado. La Iglesia de San Miguel de Jaraiz, posee una construcción que  poco conserva de la original debido a las sucesivas refacciones a las que fue sometida.
En las inmediaciones de la Plaza Mayor, se ubica el Palacio de Obispo Manzado, una edificación de 3 plantas en cuya fachada puede apreciarse el escudo de la familia Manzado.
La picota o Rollo es uno de los monumentos del municipio que simbolizaba el poder para administrar la justicia. El mismo, se halla erigido sobre cuatro escalones y posee forma cilíndrica. En la parte alta, se pueden observar tres brazos que culminan en diversas cabezas de animales o gárgolas.
Pero más allá de todo esto, lo que más sobresale en Jaraiz de la Vera es la particular belleza de su entorno natural así como sus zonas rurales. El Lago de Jaraiz, que cuenta con piscinas naturales acondicionadas, es una muestra de ello. 
También, es recomendable realizar las rutas de senderismo que ofrece el lugar, para poder apreciar de cerca durante la caminata los más bellos paisajes. Así, es posible optar por diversas rutas, como las de Rota del robledo y Cerrogordo, Cerro de las Cabezas, Pilas del Collado, la ruta de las Fuentes y la de las Brujas, por mencionar solo algunas.
Entre sus fiestas más representativas, se encuentran los carnavales, los festejos patronales de la Virgen del Salobrar, de San Antonio de Padua y de San Cristobal, además de las celebraciones del tabaco y el pimiento.

Imagen:

www.rutas-y-rincones.com/rlavera.html

Costa Tropical: Ítrabo

La Costa Tropical es una comarca granadina, que dispone de poco más de 70 kilómetros de litoral, en la que se extienden pequeñas calas y playas de gran encanto, que configuran el escenario perfecto para la práctica de deportes náuticos y acuáticos, como el submarinismo.
Los municipios que conforman a dicha comarca, cuentan con excelentes enclaves naturales en los que pueden realizarse senderismo, escalada, espeleología y demás actividades deportivas.
Uno de los municipios turísticos de la Costa Tropical es el de Ítrabo, el cual es ideal para aquellas personas a las que les gusta hacer turismo rural, puesto que se trata de un pueblo acogedor que aún hoy mantiene intacta gran parte de su estructura tradicional.
Su casco urbano, delineado por callejuelas angostas surcadas por casas encaladas, sobresale por el edificio de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, un templo de grandes dimensiones que fue contruido entre los siglos XVI y XVII. Otro de los lugares más destacados de la población es la Ermita de la Virgen de la Salud, la cual se localiza en el enclave conocido como La Era. Según cuentan los locales, apareció la imagen de esta Virgen a los pies de dicha construcción, más precisamente sobre una fuente que allí se erige.
También, los visitantes se sorprenderán con la fuente llamada La Carenata, que antiguamente era utilizada como lavadero público y que en la actualidad es el punto de encuentro por excelencia de los lugareños.
Su entorno natural, marcado por la Sierra de Bodíjar, dispone de una serie de rutas para practicar senderismo, como las de Al-Idrisi y León Africano.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/21/Panoramica_itrabo.JPG

Turismo rural en Algatocín

Aquellos que gustan del turismo rural descubrirán en Algatocín, ubicado al pie de la sierpecilla, un pueblo realmente atractivo para tal fin. 
Su tradicional núcleo urbano, de calles empinadas y angostas, se conjuga a la perfección con un entrono natural de excepcional belleza.
Los lugareños no dudan en afirmar que el nombre de este pueblo deviene de la antigua leyenda de Algatois, quien fuera una princesa árabe. Y según se cuenta, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el monumento más emblemático de Algatocín, ha sido construido sobre el palacio de dicha princesa, allá por el siglo XVI.
Durante el paseo, es posible apreciar las pintorescas fachadas porticadas datadas en el siglo XVIII. También, conviene hacer un alto en la Ermita del Santo Cristo, que se localiza en la zona más alta del municipio. Es desde este lugar donde se obtienen estupendas vistas panorámicas de la Serranía de Ronda, así como del valle del Genal y algunos pueblos cercanos, como Alpandeire y Faraján. Incluso, en los días de mayor claridad, es posible divisar hasta el Peñón de Gibraltar.
Para disfrutar de su excepcional entorno natural, una buena opción es emprender un recorrido por las diversas rutas de senderismo, como la Ruta de la Ermita, la de la Sierra,  además de los caminos de Benalauría y de Salitre.
Lo más popular de la gastronomía local son las gachas de harina con miel de caldera, el gazpacho y los guisos de chivo, entre otras exquisiteces, así como los platillos a base de cerdo ibérico.
En cuanto a sus principales festividades, la Feria de Agosto, la Romería de San Isidro Labrador, que tiene lugar en Mayo, y la Feria de San Francisco, celebrada cada mes de Octubre, son algunas de ellas.

Imagen:

http://algatocin.blogspot.com.ar/