Vacaciones de placer en Castropol

castropol-ria-eo

Castropol es una villa costera perteneciente al Principado de Asturias, cuyo territorio, por sus características, posee la forma de una península.
Apacible como pocas, Castropol invita a sus visitantes a dar un paseo por sus calles empedradas, que culminan en la ría del Eo, la cual se encuentra bordeada en su totalidad por una extensa arboleda. En los márgenes de dicha ensenada se emplaza Figueras, una parroquia del municipio asturiano, en donde podrá conocer el palacio de los Pardo Donlebún, dotado de gran belleza. Continue reading

Descubra el legado romano de Mérida

arcot-rajano-merida

Mérida, ciudad situada en la Vía de la Plata, es la capital de la Comunidad Autónoma de Extremadura, España. Posee esplendorosos vestigios de su pasado romano, como el Teatro, el Anfiteatro y el templo construido en honor a la diosa Diana, los cuales configuran importantes conjuntos arqueológicos. Continue reading

San Millán de la Cogolla, el tesoro cultural de La Rioja

En las estribaciones de la Sierra de la Demanda se localiza San Millán de la Cogolla, una de las ciudades de mayor patrimonio cultural de La Rioja, lo que le ha valido ser declarada Patrimonio de la Humanidad. 
El municipio se compone de tres barrios: Barrionuevo, construido en torno al Monasterio de Yuso;  Lugar del Río, que se halla rodeado de prados y parajes de montaña; y siendo el barrio Santurde, el más antiguo de los tres.
De su patrimonio se destaca el Monasterio de Suso, el cual surgió de las cuevas que fueron habitadas por los eremitas discípulos de San Millán en el siglo VI. Presenta una gran combinación de estilos arquitectónicos, entre los que predominan el  visigótico, mozárabe y románico. Suso alberga una importantísima colección de manuscritos y códices, que representan la más antigua manifestación escrita de la Lengua Española.
Otro de los principales monumentos de San Millán de la Cogolla es, por cierto, el Monasterio de Yuso, una antigua construcción en la que se conjugan los estilos renacentista y barroco. En la iglesia del monasterio puede apreciarse un estupendo retablo del altar mayor, que contiene lienzos de Fray Juan Ricci.
Lo más sobresaliente de los Monasterios de San Millán de la Cogolla, es que allí fue donde se escribieron las primeras frases que se hallaron en la lengua romance y que hoy en día conocemos como castellano o español.
Pero esta localidad es mucho más que un lugar cultural y religioso, puesto que además brinda al visitante la posibilidad de disfrutar de sensacionales entornos paisajísticos y naturales, característicos por sus bosques tupidos y sus picos nevados. Vale decir que son numerosos los senderos que se disponen en los alrededores de San Millán de la Cogolla, ideales para todos aquellos que están ávidos por practicar senderismo en esta bella zona de La Rioja. Tal es el caso del GR-93, que está dividido en dos etapas y que atraviesa toda la sierra riojana. La primera conecta las localidades de Ezcaray y San Millán de la Cogolla, en un camino que atraviesa praderas circunscriptas por bosques arbolados. Mientras que la segunda etapa une San Millán de la Cogolla y Anguiano, que ofrece un rico paisaje de media montaña.
También, el visitante puede optar por tomar la Ruta de la Cueva del Santo, por la que es posible acceder a una zona de descanso conocida como “La Eméndula“, para allegarse luego  hasta la Cueva del Santo, una pequeña ermita.

Imagen:

monasteriodeyuso.wordpress.com

Turismo cultural en Lubrín

A unos 80 km de la ciudad de Almería se encuentra Lubrín, un acogedor pueblo andaluz que aún hoy conserva en su casco urbano el típico trazado de los moriscos, que se caracteriza por sus calles estrechas y empinadas. En las fachadas de sus casas pueden apreciarse los antiguos escudos nobiliarios.
Para conocer en primera persona su patrimonio cultural, merece la pena visitar la Cueva de los Murciélagos, cavidad que data del Paleolítico Inferior y que fue excavada por Siret. Mención aparte merecen las pinturas rupestres de la Piedra de la Cera, de gran valor histórico y artístico.
Entre sus principales monumentos se pueden mencionar el Monumento al Cantero, la Plaza de San Sebastián, la Plaza del Porche y la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario, ésta última originaria del siglo XIX.
A pesar que la artesanía local es bastante escasa, aún algunos lugareños, sobre todo las  personas mayores, que se dedican a trabajar con el esparto como pasatiempo.
De la gastronomía de este pueblo de la comarca del levante almeriense, se destacan platos tales como los roscos con anchoas, las migas con remojón, morcillas, chorizos y los higos chumbos.
En torno al 20 de enero, en Lubrín se acostumbra celebrar la fiesta del pan en honor a San Sebastián, que ha sido declarada de interés turístico, cuya peculiaridad reside en que durante la procesión los vecinos suelen lanzarle roscos y monedas al santo, como parta de una tradición. También durante el mismo mes tienen lugar los festejos de Moros y Cristianos, que de desarrollan en el núcleo de El Marchal.

Una vuelta por Bermeo

bermeo-1

Bermeo es una apacible villa marinera, situada en la provincia de Viscaya, dueña de un importante patrimonio histórico,y que se caracteriza por su arquitectónica y la disposición de sus callejas. Sin dudas, el marco perfecto para pasar unas vacaciones idílicas.
La ciudad se halla a orillas del mar, circundada por valles fértiles y montañas, conformando imponentes acantilados a lo largo de toda la costa. A pocos kilómetros se erige el famoso Cabo Matxitxako, una accidentada formación rocosa de aspecto formidable. El paisaje se completa con la Ría de Gernica, en cuyo estuario se aprecian bellas playas.

Continue reading

Descubriendo las maravillas de Curiel de Duero

curiel

Curiel de Duero es una pequeña ciudad enclavada en el Valle del Cuco, Valladolid, dentro de la  comunidad autónoma de Castilla y León, que cuenta con un destacado Patrimonio Histórico Artístico.
Por empezar, puede trasladarse hasta la Iglesia de Santa María, de estilo gótico-mudéjar. El edificio, que data del siglo XV, consta de tres naves y una torre de dos cuerpos. El retablo mayor, está encabezado por una imagen de la Virgen. Continue reading

Alba del Campo

Alba del Campo es un pueblo lleno de encanto que está situado en la provincia de Teruel, en las inmediaciones del río Jiloca.

La villa se alza a los pies de una pronunciada loma, que se halla presidida por un castillo en estado ruinoso, del que sólo se conservan sus muros.

En dirección al sur y el oeste se encuentra la rambla de Las Atalayas, así como los cerros de San Ginés, San Cristóbal y Palomera, las mayores elevaciones de la zona.

Su patrimonio cultural, está compuesto por la Ermita de la Purísima Concepción, una construcción de estilo popular que data del siglo XVIII. Además de la originalidad de su interior, vale la pena apreciar los dos retablos  de estilo rococó que posee.

Otras ermitas que pueden visitarse son la Ermita de Santa Bárbara, declarada patrimonio histórico – artístico; la Ermita de la Virgen Mora, situada en la carretera que lleva a Almohaja, y la Ermita de San Cristóbal, ubicada en el cerro del mismo nombre.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Iglesia de la Invención de la Santa Cruz, un templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo edificio consta de tres naves. También, vale la pena conocer el Campanario de Alba, el cual constituye un vestigio de la antigua iglesia.

Del patrimonio natural de Alba del Campo se destacan la Fuente de la Umbría y su balsa, que están ubicadas en el camino de la ermia de la Virgen de Mora.

Además, pueden hacerse excursiones a El Hoyón, una magnífica depresión que se encuentra en el Alto de la Casilla, próxima a la ermita de los Santos de la Piedra. El acceso a este lugar sólo puede realizarse a pie o en vehículos 4X4.

Por último, resulta interesante hacer una visita al Museo Minero de Escucha, que funciona dentro de una mina. En él, se recrea cómo se trabajaba en la mina, a la vez que puede apreciarse la maquinaria real que era empleada.

Altea, la perla de la Costa Blanca

Altea, ciudad situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es un destino acogedor que se alza en medio de una bahía que se halla protegida por una cadena montañosa, representando uno de los enclaves más bonitos de la costa del mediterráneo.
En esta ciudad, es posible encontrar desde bellas playas hasta un importante patrimonio cultural, siendo la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo visita obligada.
Otro de los monumentos de gran interés es la Torre de la Galera, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y que representa una bella construcción, situada próxima  a la otra torre que fue adherida en la antigüedad a la muralla del casco antiguo, la cual no es otra sino que la de Bellaguarda, actualmente custodia por una plaza.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en las playas de lujo de Altea, circunscriptas por acantilados y llanos arenosos, que constituyen una de las joyas de la Costa Blanca. Entre las principales playas es posible mencionar: la Olla, Cap Negret y el Mascarat, así como Campomanes, La Roda y Cap Blanch.
El entorno de la ciudad de Altea es singularmente bello. Al norte, se divisa la punta de Mascarat y el cabo de Toix, al fondo la mole del Peñón de Ifach, y en la zona sur el Faro de Altea.
La parte moderna, que está ubicada junto al mar, dispone de un agradable paseo marítimo y un destacado puerto deportivo, donde se llevan a cabo actividades pesqueras. Se trata de una zona donde proliferan los restaurantes, en donde es posible degustar exquisitos platos a base de pescado y arroz.
Altea es ideal para la práctica de deportes marítimos, ya que hay numerosos amarres en diversos puertos cercanos. También, se practica mucho el golf.
En referencia a la gastronomía, Altea dispone de cocinas de todo el mundo aunque se especializa en los platos de mar, ya que se trata de un pueblo tradicionalmente pesquero. ¡No te lo pierdas!