El paisaje virgen de Menorca

menorca

Menorca, perteneciente a las Islas Baleares, es el destino indicado para su descanso ya que posee más de 200 kilómetros de costas, con numerosas playas y calas muy tranquilas. 
Puede comenzar a recorrer la isla por su capital, Mahón, donde se ubica el pequeño pueblo portuario de Villacarlos, lugar en el que descolla la arquitectura británica. En las proximidades, disfrutará de la Cala Llonga y Cala de Sant Esteve, ambas muy acogedoras.

Continue reading

Menorca: Isla paradisíaca y apacible

La isla de Menorca, perteneciente al archipiélago de las Baleares, es un destino sumamente atractivo no sólo por sus playas paradisíacas, sino también por el clima apacible de su entorno.
Al visitar Menorca, nada mejor que hacer un recorrido por sus encantadores pueblos costeros, sin pasar por alto a los de interior.
Además de zambullirnos en sus preciosas playas y calas, Menorca nos brinda una serie de actividades para hacer, como por ejemplo caminar por su casco histórico de calles angostas y callejones que invitan a perdernos, pues esa es sin dudas la esencia de la vida de la isla. También, merece la pena dar un paseo por el puerto y recorrer el paseo marítimo de la Ciudadela, disfrutando de la refrescante brisa marina del Mediterráneo. En la zona del puerto, no podemos perdernos la oportunidad de conocer la Catedral de Santa María de Ciudadela, templo de estilo gótico cuya construcción se realizó entre los siglos XIII y XIV.
La Plaza del Borne, ubicada en Mahón, la capital de la isla, es otro de sus grandes atractivos. Si disponemos de tiempo, podemos aprovechar para recorrer los yacimientos arqueológicos de Talatí de Dalt.
Por su parte, en la Ciudadela, la segunda ciudad en orden de importancia de la isla, podemos conocer el Castillo de San Nicolás o apreciar los restos arqueológicos, un importante legado de la cultura talayótica, entre los cuales destaca el templo funerario  la Naveta des Tudons.
Tampoco podemos perdernos la oportunidad de contemplar la Basílica paleocristiana de Son Bou, considerado uno de los templos religiosos de mayor antigüedad  de Menorca, o descubrir los restos de una fortaleza en el Monte de Santa Águeda, sitio en el que vivieron los musulmanes antes de su expulsión de la isla.
Los más aventureros seguramente querrán realizar una excursión a Monte Toro, la mayor elevación de la isla, donde está ubicado el Santuario de la Virgen del Monte  Toro.
Para disfrutar de la naturaleza de este destino mágico, se puede hacer senderismo en  las rutas del Camí de Cavalls, que forma parte de su patrimonio histórico. Estos caminos se pueden recorrer también en bicicleta o a caballo. Otra opción es visitar el Parque Natural de la Albufera y el Cap de Favàritx, que además de un entorno natural excepcional dispone de un observatorio de aves.
En cuanto a sus playas y calas, aparte de disfrutar de la fina arena blanca, es posible bucear o practicar deportes acuáticos. La Cala Galdana y Cala en Porter, son las más concurridas.

Aventura en las eco-rutas de Camí de Cavalls

Durante el siglo XIII, en tiempos de la conquista cristiana de Menorca, hubo una ruta señalizada y acondicionada que rodeaba a la isla cerca de la costa. Se trata de, nada más ni nada menos, que del Camí de Cavalls  o Camino de Caballos, el cual en los siglos posteriores los británicos lo transformaron en un medio efectivo de transportar sus tropas de uno a otro extremo de la isla.
El Camí de Cavalls, que posee una extensión total de unos 220 kilómetros, da la vuelta a toda la isla y alcanza absolutamente todas las torres de defensa costeras que, en el pasado, servían como medio de control y vigilancia del mar.  Las torres defensivas que delimitan el trayecto del camino son procedentes de los siglos XVIII y XIX, y, si bien fueron construidas por los ingleses, han sido utilizadas después por los españoles. Cuando el camino dejó de servir para sus propósitos cayó en desuso, borrando la vegetación su huella, las torres se han ido desmoronando, los propietarios de las fincas obstruyeron a cal y canto los pasos, desapareciendo su rastro casi por completo.
Pero recientemente el Consell Insular de Menorca tomó la decisión de realizar la expropiación de la servidumbre de paso del Camí de Cavalls, transformando el acceso en público y rehabilitando, de ese modo, su trazado. Gracias a ello, actualmente, una gran cantidad de turistas, aparte de muchos menorquines, empiezan a usarlo nuevamente para sus eco-rutas  a pie, en bicicleta y a caballo, sobre todo durante el invierno.
Por su extensión, resulta muy ambicioso aspirar a atravesarlo por completo, aunque es una gran} idea elegir uno o más en particular para poder así disfrutar de todo el encanto que esconde la Menorca rural, agreste y poco conocida. Algunas partes del camino llegan hasta zonas escarpadas e, incluso, playas vírgenes.
¡Lánzate a la aventura y ven a recorrer Camí de Cavalls!

Imagen:

http://camicavalls.wordpress.com

 

Foto del puerto de Mahón

El puerto natural de Mahón

Foto del puerto de Mahón

Puerto de Mahón

La ciudad de Mahón, capital de Menorca, se sitúa en uno de los más bellos puertos naturales del Mar Mediterráneo. Además de tratarse de una ciudad con una gran tradición histórica, debido a que durante siglos ha sido escenario de desembarcos famosos, es un lugar que posee atractivos rincones, dignos de conocer.
Posee un buen número de iglesias, preciosos edificios y palacios cargados de historia. La mayor concentración de edificios históricos se puede observar en los alrededores de  las plazas Colón, Sant Francesc, Conquesta y Miranda, precisamente dentro de la zona del casco histórico.
Si deseas conocer los principales monumentos de Mahón, sólo tienes que dirigirte hacia la plaza de España, sitio en donde se encuentra la Iglesia de Santa María, una construcción de estilo gótico que data del siglo XIII y que fue remodelada en el XVIII. Asimismo, también podrás apreciar el Ayuntamiento, un edificio de estilo renacentista que se destaca por el reloj que luce en su fachada, el cual fue llevado a la isla de Menorca por el primer gobernador británico, Richard Kane.
En torno a la Plaza del Carmen, se ubica la iglesia que lleva el mismo nombre, datada en el siglo XVIII. También, vale la pena visitar la iglesia de Sant Francesc, antiguo convento franciscano de Jesús que actualmente sirve de sede para el Museo de Menorca. A través de sus diferentes salas, es posible realizar un recorrido por la historia y las costumbres del pueblo menorquín.
Por otro lado, en las proximidades de Mahón se localizan algunos de los yacimientos prehistóricos más antiguos y significativos de la zona, como por ejemplo el de Trepucó.
Para los que deseen ir de compras, deberán dirigirse a la peatonal Carrer Nou, en donde se alzan un sinnúmero de tiendas que ofrecen un surtido espectro de productos artesanales de la zona.
Otro de los sitios más maravillosos, y que no puedes dejar de conocer durante tu visita en  Mahón, es la zona del puerto natural, donde existe una importante oferta de ocio y donde además se hallan una gran cantidad de bares y restaurantes para que puedas degustar lo mejor de la comida local contemplando el paisaje conmovedor que brinda el mar.
Debido a que Mahón forma parte del 60% de Menorca que es considerada zona protegida, es el lugar perfecto para realizar actividades, como el senderismo y el ciclismo, en contacto directo con la naturaleza.
Es preciso señalar que la oferta hotelera de Mahón es bien amplia, habiendo alojamientos para todos los gustos y bolsillos. No lo dudes más, Mahón te espera.