Santa Cruz del Comercio

Santa Cruz del Comercio es un municipio granadino, ideal para ser visitado por los amantes de la naturaleza y del turismo cultural.
Por su ubicación privilegiada, dada su cercanía al río Alhama, le ofrece al viajero parajes de excepcional valor, como el de los Llanos, la Peña Gorda y el barranco de Matajacas.
En 1884, esta población quedó práctimente destruida a raíz de un fuerte terremoto que azotó a la región. A partir de ese entonces, el municipio tomó la denominación de “Del Comercio”, debido a que en su reconstrucción participaron muchas personas de dicho gremio.
Sobre una pequeña colina pueden apreciarse los restos de una antigua torre vigía, que durante la época medieval formó parte de una fortificación.
Uno de sus principales monumentos y que se encuentra en perfecto estado de conservación es la Iglesia parroquial de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, edificio que fue construido luego del terremoto sobre las ruinas de un antiguo templo.
Para disfrutar a pleno del entorno natural de la villa, nada mejor que practicar senderismo por las inmediaciones. Asimismo, posee una zona de acampada, situada en el Cortijo del Aire, y un coto para los aficionados a la caza.
Durante el mes de mayo tienen lugar las fiestas más importantes de la población, que son celebradas en honor a Jesús de Nazaret. Son realizadas en esa época porque coincide con el momento en que comenzó a reconstruirse la ciudad.

Imagen:

casaturismorural.com

Íllora

Íllora es un pueblo de Granada que está compuesto por seis núcleos de población, a saber: Tocón, Brácara, Obéilar, Alomarte, Escóznar y la capital del municipio, Íllora.

Alomarte, está ubicado en la falda de la Sierra de Parapanda. Este lugar destaca sobre todo por su entorno natural, dado que aquí proliferan los nacimientos de aguas, como es el caso de la Fuente de Alomarte. Con respecto al patrimonio arquitectónico, sus principales monumentos son la iglesia parroquial Virgen de los Dolores, templo de estilo neoclásico, y el antiguo molino, que está ubicado junto a la mencionada iglesia y que data del siglo XVIII.

Por su parte, Brácara se halla al pie de la Sierra de Parapanda. La iglesia parroquial, la Torre de la Encantada y la Capilla de los Dávila, son los edificios más importantes no sólo por su gran interés histórico sino también por su valor artístico.

En tanto que Escóznar, situado en la falda de los Montes Occidentales, sorprende al visitante por su entramado urbano de origen musulmán.

En Obéilar, también conocido como la Barriada de la Estación, se localiza el apeadero del ferrocarril de Íllora.

Quienes visiten Tocón podrán apreciar los diversos e interesantes  restos arqueológicos que conserva este núcleo de población, en su mayoría procedentes de la época de dominación árabe, como la Torre de Clementito.

Pero de todos, el que más atractivos concentra es Íllora. Aquí se pueden recorrer numerosos edificios de interés histórico y artístico, como la Casa López-Font, que se caracteriza por sus bellos jardines; el Castillo, fortaleza de origen musulmán que fue levantada en el siglo X; la Iglesia de la Encarnación, templo del siglo XVI; y la Iglesia-Convento de San Pedro de Alcántara, donde actualmente funciona el Ayuntamiento. A ellos se les suman el Museo Municipal y la Residencia del Duque de Wellington.

Imagen

Wikipedia

Rutas sobre ruedas por el Valle de Zalabí

Valle del Zalabí es un municipio andaluz, situado en la comarca de Guadix, que cuenta con una interesante oferta turística.
Los alojamientos estrella de esta zona son las cuevas, cavernas prehistóricas adapatadas para recibir a los turistas que ofrecen una opción distinta para pasar la noche. 
Los visitantes pueden realizar numerosas rutas, para conocer los rincones y encantos del norte de Granada, y deleitarse con la mejor gastronomía. Los trayectos se pueden hacer a caballo, en ciclorrail o quads.
Una de las actividades que más suelen demandar los turistas son las rutas en quads por Sierra Nevada.
Lo más atractivo de este itinerario sobre ruedas es que se pueden visitar algunos pueblos típicos, como Jérez, Albuñán y Lanteira. Asimismo, ascender a 1.880 metros de altitud y  acceder a un Refugio de Alta Montaña es una experiencia única. También, pueden recorrerse espacios naturales de gran belleza, como la Tizna, y contemplar su exhuberante vegetación.
Al realizar esta ruta, el turista no ha de extrañar que encuentre por el camino algunos toros bravos, al tiempo que podrá descubrir las minas de hierro de Alquife, que pronto pasarán a ser un centro de interpretación minera. Luego de hacer una pequeña parada en Lanteira para beber un aperitivo, la ruta prosigue por  el espacio Natural de la Rosandrá, la localidad de Aldeire y el Castillo de La Calahorra. Las sensacionales vistas panorámicas que se obtienen desde estos lugares, configuran una auténtica aventura. 
Otra opción para recorrer la comarca es hacerlo en ciclorrail, un tándem de bicicletas que se desplaza por las vías del tren actualmente en desuso. La rueda delantera de la bicicleta es apoyada en un patín, mientras que la trasera va directamente sobre la vía.
Pero si, de todos modos, prefieren los quads pueden emprender la ruta que rememora el Granada Dakar recorrienda parte del trayecto del famoso, que discurre entre pinares, puentes  y badlands.
También, se puede hacer un itinerario por el desierto de Sierra Nevada, una ruta de gran impacto visual mediante la cual es posible pasar del desierto a la alta montaña, disfrutando del estupendo paisaje, en solamente un cuarto de hora. La duración de esta ruta, que recorre los pueblos de Guadix y Benalúa, es de un día. A la vez, recorre los poblados de Alicún de las Torres, Gor y Gorafe, en este último vale la pena hacer una visita al parque megalítico.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/valle_de_zalabi_alcudia_de_guadix.jpg

Granada más allá de la Alhambra

La ciudad de Granada, situada en la provincia homónima,  es sin dudas uno de los destinos más encantadores de España, famoso mundialmente por su espectacular fortaleza  de Alhambra, la cual domina buena parte de Granada. Sin embargo, la ciudad alberga numerosos lugares de interés, además de un rico legado musulmán.
La mayoría de las atracciones turísticas históricas se concentran en el Casco Viejo y el Albayzín.
Las montañas de Sierra Nevada ofician de fondo a Granada, una ciudad que dispone de numerosas plazas públicas, como la Plaza Nueva de Granada y la Plaza Isabel La Católica.
Otros grandes atractivos del lugar son el distrito Realejo, El Albaicín y el barrio del Sacromonte, éste último más conocido como el barrio gitano de Granada.
No obstante, los turistas suelen concentrar su atención en La Alhambra, la popular fortaleza del siglo XIII de origen musulmán, que se halla rodeada por los Jardines del Generalife.
También, pueden visitarse sitios como  El Bañuelo, los baños históricos de origen morisco de Granada; las Murallas del Albayzin, de la cual sólo se conservan algunos restos;  el palacio de Granada del Mexuar, que supo ser la residencia de un sultán rico; y el Mirador de San Nicolás, donde es posible apreciar  sensacionales vistas de la Alhambra y Sierra Nevada.
Para quienes gusten dar un paseo por los museos locales, vale la pena visitar el Museo Arqueológico y Etnológico, que atesora  objetos e información del pasado de la zona,  Museo de la Zambra, situado en el “Cuevas de los gitanos”, Parque de las Ciencias, que es a la vez un museo de ciencia moderna y un parque con planetario y repleto de pantallas interactivas, y el Museo de Bellas Artes, que exhibe una gran colección de pinturas, esculturas y yesos.

Láchar, entre la cultura árabe y la naturaleza

A aquellos que estén en la búsqueda de un destino para pasar unos días en contacto con la naturaleza, les proponemos visitar Láchar. Se trata de un municipio de origen musulmán, cuya impronta dejada por la cultura árabe aún puede apreciarse en sus calles y algunas de sus joyas arquitectónicas, como es el caso del castillo-palacio de estilo arabesco-romántico.

La villa posee dos partes bien diferenciadas. Por un lado, está el casco antiguo, donde se ubica la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario con su bello campanario; y, por el otro, hay una zona que ha sido producto del crecimiento de la población.

Su ubicación en la Vega de Granada hace que este municipio cuente con un entorno privilegiado, en el cual los visitantes pueden disfrutar de la naturaleza, sobre todo en la zona de Los Pinares, donde es posible practicar senderismo y, a la vez, apreciar los chopos que rodean la villa.

En cuanto a su gastronomía, la perdiz y el faisán son sus principales platos, los cuales suelen servirse acompañados con choto al ajillo o  potajes de legumbres.

De su calendario festivo destaca la celebración que se realiza en honor a San Isidro Labrador en el mes de mayo. De acuerdo a la tradición, se realiza una romería para trasladar al santo hasta Los Pinares con el propósito de que traiga buen tiempo para las cosechas. Mientras que las fiestas populares tienen lugar en agosto, en las que se puede participar de diversos actos culturales.

Imagen:

Wikipedia

Un paseo por Colomera y su entorno

Colomera es un pequeño pueblo de la provincia de Granada que resulta de especial interés para aquellos que optan por el turismo de carácter rural y cultural. Este municipio, forma parte de la Ruta del Califato, uno de los itinerarios de las Rutas de Al-andalus, por lo que el visitante quedará asombrado con su bello entramado urbano, en el que se alzan diversos monumentos, y con el entorno natural que lo rodea, que resulta ideal para la práctica deportes tales como la pesca, el senderismo o el piragüismo.
El casco urbano, de calles estrechas y empinadas, se dispone  sobre la ladera de un cerro, el cual se halla coronado por los restos de antigua una fortaleza del siglo IX. Además del Castillo árabe, merece mención especial la Iglesia de la Encarnación, templo declarado Monumento Histórico Artístico que fue erigido sobre una antigua mezquita durante el siglo XVI. La iglesia, que dispone de tres naves, se caracteriza por su bello artesonado y por su decoración con elementos góticos, mudéjares y renacentistas.
Otras construcciones que seguramente el visitante no querrá dejar de visitar, dado su gran valor histórico, son un puente, una necrópolis y una calzada romana, además de la Ermita del Calvario que data del siglo XVII. Tanto el puente como la mencionada calzada se hallan en el paraje conocido como Molino del Puente, popularmente llamado Molino de Zacarías, mientras que la necrópolis está ubicada en la Era del Chopo.
Con respecto a la gastronomía de los colmenereños, aparte del aceite de oliva virgen extra, destacan el choto al ajillo, las migas, los guisos de cordero, la fritada de conejo con tomates y pimientos, entre otros platos típicos que son elaborados con productos derivados del cerdo y de la caza menor.

Imagen:

granadasiempre.blogspot.com.ar

Turismo rural en Otura

Otura es una hermosa localidad que no sólo sobresale por sus atractivos sino también por su ubicación inmejorable, puesto que está situada en las proximidades de Sierra Nevada, la Costa Tropical y Granada.

Esta población suele ser muy elegida por los adeptos al senderismo, ski, turismo rural o “mountain bike”, debido a las excelentes oportunidades que ofrece el área ofrece. Incluso, Otura posee todo lo necesario para asegurarles la diversión a los visitantes, puesto que cuenta con un club de tenis y pádel, así como un pabellón deportivo y discotecas.

La Villa arroja una postal urbana y rural, ya que conserva en la parte del centro antiguo las características propias de los pueblos andaluces tradicionales, como por ejemplo las casas encaladas y las calles angostas, que brindan panorámicas maravillosas de Sierra Nevada y de los campos que se hallan en los alrededores del pueblo.

Por supuesto, no hay que perderse la oportunidad de tomar una copa de vino en alguno de los bares y restaurantes de Otura, en donde aún se mantiene la costumbre de acompañarla con una rica tapa gratis.

En su término municipal se encuentra uno de los parajes más importantes de Granada, el histórico puerto del Suspiro del Moro, también llamado Yaur Al – Wada.  Se trata de un enclave geográfico de gran relevancia cultural, sobre todo porque comunica la costa mediterránea con la Depresión de Granada.  Incluso, sobre este lugar pesa una leyenda, según la cual el monarca Boabdil se despidió de Granada posando su vista en este puerto, embargado por la emoción. En fin, por ello es un sitio interesante en todos los sentidos.

Imagen:

http://www.viaje.info/wp-content/uploads/2008/09/otura.gif

Viaje a la Costa Tropical granadina

Podría decirse que Granada es una de las ciudades más bellas de España, pero en la provincia homónima en la que se encuentra también es posible dar con otros rincones que claramente merecen ser visitados. Uno de ellos es, por cierto, la Costa Tropical, cuyo nombre deviene de su particular microclima.
La Costa Tropical granadina posee una extensión de aproximadamente 50 kilómetros, yendo desde Almijara hasta Calahonda. La zona del litoral se halla protegida por las montañas de Sierra Nevada, que la resguarda de los fríos vientos del norte, y su cercanía de la costa africana le brinda aires cálidos. De este modo, la Costa Tropical ofrece 320 días de sol al año, con una temperatura promedio cercana a los 20°.
En la Costa Tropical existen cinco centros turísticos, a saber Almuñécar-La Herradura, Salobreña, Motril, Castell de Ferro y La Rábita. Todos provistos de importantes infraestructuras turísticas.
En Almuñécar, cuyo paisaje discurre entre la montaña y el mar,  se destacan la zona de La Herradura, los acantilados de Cerro Gordo y la Punta de la Mona, así como el Paraje Natural de Cerro Gordo-Maro y la playa naturista de Cantarriján.
Por su parte, Salobreña brinda una de las postales típicas del litoral mediterráneo español, con el Gran Peñón como principal atractivo. Sus playas, son ideales para la práctica de diversos deportes acuáticos.
En la base de la Sierra de Lújar, se halla Motril, la capital de la Costa Tropical. Sus bonitas playas, como las de La Joya, Poniente y Carchuna,  de aguas cristalinas y arenas doradas, se conjugan con una completa infraestructura. Uno de sus mayores atractivos es, sin dudas, su puerto, donde se concentra una importante actividad pesquera, comercial y deportiva.
Mientras que en La Rábita lo más destacado es su extensa playa de grava, que pertenece al municipio de Albuñol y que es muy concurrida  por los amantes de la naturaleza y aquellos que buscan un espacio tranquilo, lejos del bullicio de las grandes ciudades.

Moraleda de Zafayona

Moraleda de Zafayona es un antiguo pueblo andaluz, cuyos primeros asentamientos datan de unos 3.000 años atrás.
En el Cerro de la Mora se encuentra uno de sus principales yacimientos arqueológicos, lo cual le ha valido ser declarado Bien de Interés Cultural. Aquí se atesoran sendos vestigios del periodo de Bronce Argárico Tardío, así como de las culturas ibéricas y romanas. Una necrópolis visigótica es uno de los restos más valiosos que aquí se hallaron.
Otros yacimientos arqueológicos que se encuentran en el término municipal son el del Cortijo de Barandilla y el del Cortijo de Buenavista.
De todos modos, la población es originaria de la época de la dominación árabe, momento en que el asentamiento vivía de la seda. Tras ser reconquistado por los Reyes Católicos, el municipio dependió por mucho tiempo de Loja.
Al margen de su historia, lo que más atrae a los visitantes son sus tradicionales casas-cueva, las cuales permanecen habitadas y están situadas en el barrio más antiguo.
Otos sitios de interés son la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Angustias, que data del siglo XIX; El Caño, fuente con tres caños que se alza junto a un antiguo lavadero público restaurado; y el Museo de Coches de Época.
De sus enclaves, quizás el más bello sea el de la unión del río Cacín y el Genil.
Con respecto a la gastronomía local, el viajero no puede dejar de probar los pucheros, el ajo blanco con morcilla y sus exquisitos embutidos artesanales, como el salchichón y las longanizas.

Imagen:

juntadeandalucia.es

Castilléjar y sus Casas Cueva

Castilléjar es un pueblo de la provincia de Granada, ubicado en la confluencia de los ríos Guardal y Barbata. Uno de sus principales atractivos son las Casas Cueva construidas a mano por sus antiguos moradores que si bien se asemejan mucho a una vivienda normal, en cuanto a comodidades se trata, poseen la ventaja de tener una temperatura interior que oscila entre los 18 y 20 grados en cualquier época del año.
Su paisaje se caracteriza por sus contrastes, entre el terreno casi desértico que impera en los barrancos y la vega, y las fabulosas vistas que pueden contemplarse de las alamedas. Hay diversas opciones para realizar excursiones, ya sea a pie como en bicicleta, y descubrir el paisaje.
El Molino del Duque, construido entre fines del siglo XVII y comienzos del XVIII, es una estructura casi integramente de madera. Arriba hay dos silos, en los cuales era almacenado el grano que luego pasaba a las piedras mediante unos canales para, por último, ser molido o triturado.
Se puede planificar visitar la ermita de Santo Domingo de Guzmán, levantada en homenaje a Santo Domingo de Guzmán, Patrón de Castilléjar. De todos modos, es importante saber que actualmente está en estado de abandono y su interior se halla en ruinas por completo. Desde que resultó destruida durante la guerra civil no fue restaurada.
Los barrios más tradicionales de Castilléjar son los de la Morería, el de la Cruz y el Barrio de San Marcos, los cuales exhiben la arquitectura típica de la región: las casas cueva excavadas. Hoy en día se han empezado a rehabilitar dichos barrios con el propósito de optimizar la aclimatación de las viviendas.
La Iglesia Ntra. Sra. de la Purísima Inmaculada Concepción, cuyos orígenes remontan al año 1650, es un templo de estilo mudéjar toledano que se construyó encima de los restos de una antigua fortaleza. En su interior, conserva interesantes esculturas.
Para completar el itinerario, vale la pena allegarse al Mirador de las Eras Altas, sitio que ofrece maravillosas vistas panorámicas de todo el municipio.

Imagen:

http://ecemed.es/wp-content/uploads/2012/12/3_1.jpg