Láchar, entre la cultura árabe y la naturaleza

A aquellos que estén en la búsqueda de un destino para pasar unos días en contacto con la naturaleza, les proponemos visitar Láchar. Se trata de un municipio de origen musulmán, cuya impronta dejada por la cultura árabe aún puede apreciarse en sus calles y algunas de sus joyas arquitectónicas, como es el caso del castillo-palacio de estilo arabesco-romántico.

La villa posee dos partes bien diferenciadas. Por un lado, está el casco antiguo, donde se ubica la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario con su bello campanario; y, por el otro, hay una zona que ha sido producto del crecimiento de la población.

Su ubicación en la Vega de Granada hace que este municipio cuente con un entorno privilegiado, en el cual los visitantes pueden disfrutar de la naturaleza, sobre todo en la zona de Los Pinares, donde es posible practicar senderismo y, a la vez, apreciar los chopos que rodean la villa.

En cuanto a su gastronomía, la perdiz y el faisán son sus principales platos, los cuales suelen servirse acompañados con choto al ajillo o  potajes de legumbres.

De su calendario festivo destaca la celebración que se realiza en honor a San Isidro Labrador en el mes de mayo. De acuerdo a la tradición, se realiza una romería para trasladar al santo hasta Los Pinares con el propósito de que traiga buen tiempo para las cosechas. Mientras que las fiestas populares tienen lugar en agosto, en las que se puede participar de diversos actos culturales.

Imagen:

Wikipedia

Campillos al natural

La provincia de Málaga acoge diversos destinos de especial interés, como es el caso de Campillos, un municipio muy valorado por los amantes de la naturaleza y de la espeleología. Aunque también suele ser elegido por aquellos que buscan comprar artículos hechos en piel, dado a que aquí se halla una de las industrias manufactureras de la piel de mayor prestigio de la región.
Como mencionamos anteriormente, se trata de un sitio ideal para el turismo de naturaleza ya que en su término municipal hay una serie de lagunas que han sido declaradas Reserva Natural, además de un conjunto de cuevas, como las de Herrerías, Jaguazar y Boca de la Peña. A ello, se le suman las simas del Moscón y Peñarrubia.
Desde la perspectiva monumental, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Reposo es el edificio que más se destaca. Su construcción data del siglo XVI, pero fue reformada posteriormente en dos oportunidades, y en su fachada principal puede apreciarse su estilo barroco. Otros monumentos religiosos que pueden visitarse son las ermitas de Santa Ana, San Benito, Nuestra Señora de Belén y la de San Sebastián.
Por otro lado, en Campillos existen diversos yacimientos arqueológicos que valen la pena recorrer, como por ejemplo los de Capacete, Cortijo de la Cuesta y Castillón de Gobantes, todos ellos de la época romana. 
De su artesanía típica, aparte de los artículos confeccionados en piel, pueden encontrarse además piezas de cerámica.
En cuanto a su gastronomía, no podemos dejar de deleitarnos con la porra campillera, las migas o los potajes, tanto de lentejas como de garbanzos.
Si el visitante quiere que su paseo coincida con alguna de las principales festividades del municipio, entonces deben concurrir en torno al 10 y 11 de julio, cuando tiene lugar
su Semana Santa, o bien a mediados de agosto, fecha en la que se desarrolla la Feria de Campillos.

Imagen:

Wikipedia

Monumentos y tradiciones de Alhama de Granada

Alhama de Granada es un antiguo pueblo que debió ser reconstruido tras las consecuencias devastadoras provocadas por el terremoto en 1884, aunque ello no le impidió conservar la esencia de su arquitectura tradicional. El río Tajo es considerado uno de sus principales atractivos turísticos, por las vistas espectaculares que ofrece.
Hay muestras de que esta localidad estuvo habitada desde el neolítico, tal como puede observarse en los restos hallados en los Cortijos El Narvazo y El Chopillo, así como en las Cuevas de El Agua, Los Molinos y La Mujer. Mientras que de los romanos y árabes aún permanecen en pie algunos vestigios de antiguas fortalezas y murallas.
Entre sus monumentos más importantes se encuentran las iglesias de la Encarnación y del Carmen, ambos templos datados en el siglo XV; la Casa de la Inquisición, que fue utilizada como sede por el Tribunal del Santo Oficio y que destaca por su fachada gótica isabelina; el Pósito, que hasta el siglo XIII fue una sinagoga judía; el Hospital de la Reina, levantado durante el siglo XV; el Caño Wamba, fuente de claro estilo renacentista; y el Puente Romano, cuyos orígenes se remontan al siglo I.
El trabajo de esparto para la decoración de garrafas y botellas, forma parte de la artesanía tradicional de este pueblo.
Con respecto a las fiestas de Alhama de Granada, las más populares son los carnavales. A ellos, les siguen los festejos por el día de la Candelaria, que tiene lugar cada 2 de febrero, en los cuales se reparten migas y vino en el pueblo.  También, resulta interesante participar de la romería del vino que se desarrolla la segunda semana de septiembre, en donde los asistentes pueden degustar de manera gratuita los vinos de la región.

Imagen:

Wikipedia

Visita Zaidín

Zaidín es un municipio que está situado en la comarca del Bajo Cinca, sobre la margen izquierda del río Cinca.
Gracias a la naturaleza presente en los alrededores del pueblo es posible realizar excursiones a pie, sin alejarnos demasiado del núcleo poblacional, que nos permitirán apreciar toda la fauna y flora que habita el río Cinca.
Al mismo tiempo, resulta interesante disfrutar del patrimonio histórico y artístico de Zaidín. De esta manera, no podemos dejar de contemplar los diversos ejemplos de arte religioso existentes en la población. Así, encontramos la Iglesia de San Juan Bautista, un templo de estilo barroco que fue edificado sobre un edificio románico. La ermita, que se halla en las afueras del pueblo, es ideal para visitar pues desde allí es posible contemplar todo el encanto de la ribera del río.
Si están pensando en visitar Zaidín durante el verano, recomendamos hacerlo a principios de agosto, ya que el 8 y 9 de ese mes se celebran las fiestas mayores en honor a la Virgen de la Asunción. Durante el festejo el visitante puede participar de conciertos, almuerzos populares, el tradicional chupinazo, el pregón, bazucadas y juegos de agua, entre otras muchas actividades destinadas tanto para grandes como pequeños. ¡Un excelente lugar para las vacaciones estivales!

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/05/Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg/450px-Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg

Cuevas del Becerro

Cuevas del Becerro es un municipio muy particular, ya que se encuentra entre los más pequeños de la provincia de Málaga. Posee una excepcional riqueza arqueológica, que da cuenta de su origen romano, a pesar que en su término municipal se han encontrado también diversos vestigios de mayor antigüedad, como es el caso del Castillo del Cerro del Castillón, datado en la Edad Media.
Del periodo romano se conserva el yacimiento arqueológico conocido como Casa de las Viñas, en donde hay un un antiguo horno de alfarería junto con restos de lo que se cree que fue una factoría de producción de aceite. En esta misma zona, fueron hallados a su vez monedas romanas y restos de cerámicos, entre otros objetos de interés.
Su casco urbano conserva su característico trazado mozárabe. Al recorrerlo, es posible toparse con la Iglesia de San Antonio Abad, el único edificio de interés. El templo es una sencilla construcción de una sola nave de comienzos del siglo XX.
Cerros calizos de singular belleza rodean al municipio, configurando de ese modo un  entorno natural digno de ser retratado. Lugares como la Cueva del Moro, a la que suelen concurrir los adeptos a la espeleología; y la fuente del Nacimiento del río de las Cuevas, que está ubicado en las proximidades del casco urbano y cuya imagen más bella es la que ofrece cuando caen las lluvias que marcan el comienzo del otoño, son considerados de visita obligada.
Las artesanías típicas del municipio, son los objetos hechos con mimbre, esparto y madera, al igual que los artículos de talabartería.
El Día de la Vieja es una de sus principales festividades y tiene lugar en Cuaresma. En esta fecha el pueblo sale al campo para reunirse a comer y apedrear un enorme muñeco.

Imagen:

todopueblos.com

Villacañas: Tradiciones, monumentos y naturaleza, un combo impactante

La localidad de Villacañas, cuya denominación original fue “Villar de Cañas”, es un destino muy rico en cuanto a tradiciones y monumentos se trata.

La villa posee dos museos, el Museo Etnográfico del Silo y el de la Tía Sandalia. El Museo del Silo le ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar la experiencia de vivir bajo tierra. La decoración del lugar reconstruye fielmente las características de las viviendas subterráneas que prevalecieron en la región, de las cuales se contabilizaban 1700 en la década del 50. Mientras que el Museo de la Tía Sandalia alberga una interesante colección de obras de carácter religioso de la artista Sandalia Simón Fernández, que incluye 26 lienzos, 66 esculturas y 40 relieves.

Su terreno es llano, aunque presenta pequeñas elevaciones al oeste, que es donde se encuentran las sierras del Coscojo. Asimismo, la villa alberga humedales de gran importancia debido a la riqueza vegetal y ornitológica de los mismos. La belleza natural del paisaje se completa con los auténticos oasis que emergen en la llanura manchega, conformados por las aguas del río Riánsares y diversas lagunas, como por ejemplo la Laguna Larga, La Albardiosa, la del Taray y la Laguna de Tirez, ésta última de agua salada que cuenta con especies botánicas únicas en el mundo.

Cada 1 de mayo, como hace más de trescientos años, tienen lugar las fiestas en conmemoración del Santísimo Cristo de la Viga. Su importancia e interés cultural es tal que fueron declaradas de Interés Turístico Regional. Los bailes que realizan los danzantes del Cristo en la calle son su principal atractivo.

Con respecto a sus monumentos, es interesante visitar la Ermita de la Concepción, fechada en el siglo XVI, la Ermita de San Roque, construcción del siglo XIX de planta rectangular y una sola nave, la Ermita del Cristo, perteneciente al siglo XVIII, y la Ermita de San Gregorio, construida durante el siglo XIX.

Con todos estos atractivos, el viajero seguramente no dejará pasar la ocasión de disfrutar de una estadía en Villacañas.

Imagen:

diputoledo.es

El pasado romano de Pertusa

El municipio de Pertusa, en la comarca de la Hoya de Huesca, llama la atención por su asentamiento geográfico con forma de anfiteatro, que está situado cerca del río Alcanadre, rodeado de cerros y rocas.
Este pueblo de origen romano surgió  como  sitio de descanso para las regiones romanas, puesto que se encontraba próximo a la calzada romana de la que aún hoy se conservan algunos vestigios. El puente que salva el Alcanadre, constituye otro gran ejemplo de la arquitectura e infraestructura romana.
Aparte de los vestigios romanos, como es el caso de la calzada y el puente, pueden apreciarse numerosos restos medievales además de los vestigios que todavía se conservan del acueducto que salva la fosa del Alcanadre.
Entre sus principales monumentos, bien merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santa María; las ermitas de Santiago y la de la Virgen de la Victoria, así como la torre del pueblo, obra del prestigioso arquitecto Juan de Herrera y que es considerada Monumento Nacional.
Asimismo, las fiestas de Pertusa son otros de sus atractivos. Así, lo mejor es visitar el pueblo entre el 15 y el 16 de agosto, donde se lleva a cabo una de las celebraciones más animadas en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Otros festejos de interés son la de Pascua, que se realiza cada 19 de enero, y las fiestas de Santa Águeda, durante el mes de febrero, dedicada a las mujeres en especial.

Imagen:

www.huesca.com/pertusa/

Turre

Turre es un municipio andaluz cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, época en que Felipe II ordenó un plan de repoblación luego de la expulsión de los moriscos de estas tierras.
Uno de los principales monumentos de esta localidad de Almería es la iglesia parroquial de la Purísima, templo de estilo mudéjar que fue construido en el siglo XVI y remodelado dos siglos después. Otro edificio religioso de especial interés es la ermita de San Francisco de Asís, levantada en el siglo XVII.
Al visitar Turre, no hay plan mejor que hacer un recorrido por sus diversos yacimientos, como por ejemplo el de Cerro de Castellón, que contiene vestigios del poblado argárico de Gata; el de Los Gallardos, de carácter ibérico y romano; el del Poblado de Teresa, que conserva restos de los periodos Paleolítico Superior y Neolítico; y el de Poblados de Cabrera, de origen hispano-musulmán.
Otros de los tesoros que componen el patrimonio cultural de Turre son la fuente morisca, la Cueva de Los Murciélagos, un aljibe, la Cueva de la Palmera y los restos de una antigua  mezquita. 
En relación a la artesanía de este pueblo, se destacan los trabajos realizados con esparto y latón, además de toda clase de elementos decorativos confeccionados con encaje de bolillos.
La gastronomía típica de esta localidad de la comarca del levante almeriense sorprende al visitante con exquisitos platos, como las pelotas, la olla de trigo, la fritaílla, las migas con tropezones y los gurullos a base de conejo y perdiz.
Las principales festividades de Turre son las que se celebran en honor a San Francisco de Asís, las cuales tienen lugar entre el 3 y 6 de octubre. Durante las mismas, se realiza la tradicional corrida de cintas a caballos, que atrae a gente de toda la comarca.

Imagen:

Wikipedia