Montilla

Montilla, es una encantadora localidad que cuenta con el privilegio de albergar numerosas bodegas, las cuales son consideradas por los lugareños como los santuarios del vino, lo que las convierte en sitios de visita obligada. Y es que en este pueblo si hay algo que abunda es el vino, de sabor y aromas inigualables.
Además, Montilla posee importantes yacimientos arqueológicos, que contienen restos pertenecientes a diferentes períodos, que van desde el Paleolítico hasta la época romana.
En lo alto del cerro donde se erige esta población se alza el Castillo de Montilla, una antigua fortaleza del siglo XVIII de la cual sólo pueden apreciarse algunos restos.
También, en un recorrido por el núcleo urbano pueden contemplarse diversos monumentos de gran valor, que convierten a esta localidad en el destino ideal para los amantes del turismo cultural.
La ruta turística nos conduce primero a la Casa del Inca Garcilaso, donde residió y escribió buena parte de su obra, y que actualmente acoge a la oficina de turismo.
Para apreciar sus edificaciones de carácter religioso, qué mejor que recorrer las Iglesias de Santiago, de San Sebastián, de Francisco Solano y la de la Encarnación. A ellas, se le suma el Convento de Santa Ana, un edificio de estilo toscazo en cuyo interior alberga un retablo mayor de gran historia.
Para finalizar la ruta, podemos visitar el Museo Histórico Local, que se destaca por es uno de los más didácticos de la comarca.
Por su ubicación, Montilla es el sitio adecuado para la práctica del senderismo y el turismo rural. Aunque también podemos aprovechar para dar paseos en bicicleta, y disfrutar de las maravillosas vistas que nos ofrece la Sierra de Montilla.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7f/Montilla.jpg/800px-Montilla.jpg

Caleruega turística

Caleruega es una encantadora villa de la provincia de Burgos, en Castilla-León, que sorprende gratamente al visitante por la calidez de sus gentes, historia, costumbres y tradiciones. El lugar está dominado por el pico de la Peña de San Jorge, con una cruz que se ilumina por las noches.

Este pueblo es poseedor de una vaste riqueza monumental, que en su mayoría se halla con el importante legado de Santo Domingo de Guzmán, quien fuera fundador de la orden dominicana.

Uno de sus principales atractivos histórico-artísticos es, por cierto, el Real Monasterio de Santo Domingo, un conjunto conventual que fue comenzado a construir en 1266. Se trata de una edificación de estilo gótico, que se halla integrada en el denominado coro de las monjas.

La iglesia del monasterio, de estructura sobria, está datada a fines del siglo XVI. En su retablo posee tres lienzos que contienen escenas de la vida de Santo Domingo.

A través de la sacristía se accede a una cripta, en donde hay un pozo en el que de acuerdo a la leyenda nació Santo Domingo. Además, alberga un importante conjunto escultórico.

Por su parte, el Convento de los Dominicos, fue comenzado a construir en 1952, junto al Monasterio de Santo Domingo. Aquí es donde se alza el Torreón de los Guzmanes. En el interior del edificio hay un museo dominicano, que conserva diversas piezas vinculadas con la orden.

También, de dicho conjunto sobresale la Bodega de la Beata Juana, sitio que integraba la antigua casa solariega de los Guzmanes y que es poseedor de una interesante leyenda.

A su vez, dentro del conjunto conventual está la Casa de Espiritualidad, lugar de retiro y encuentros culturales y eclesiales.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Parroquia de San Sebastián, una iglesia románica que data del siglo XII, de cuya estructura original se conservan el presbiterio, la torre y el arco de entrada.

Por su parte, el Torreón de los Guzmanes es una imponente torre de 17 metros de altitud, cuya estructura está dividida en cuatro plantas. Desde lo alto, es posible apreciar una vista magnífica de la Ribera del Duero.

En pleno centro de Caleruega se ubica la Plaza Mayor, por cuya bajada se llega hasta la Iglesia de Santo Domingo. Desde esta plaza se obtiene una visión completa del espectacular conjunto conventual.

Por otro lado, vale la pena hacerse de tiempo para visitar las bodegas tradicionales, las cuales son conservadas en las laderas del Monte de San Pedro, así como en las del Tallar y el pico de la Horca. Estas bodegas, poseen la particularidad de que están excavadas en tierra.

Imagen:

http://iniciativas.dominicos.org/kit_upload/image/Blogs/INICIATIVAS/caleruega-5.jpg

Recorriendo Santo Domingo de la Calzada

Santo Domingo de la Calzada es una ciudad perteneciente a la Comunidad Autónoma de La Rioja, cuyo origen se halla íntimamente ligado al Camino de Santiago.
La catedral, puede tomarse como punto de partida para comenzar el recorrido por la ciudad. Ubicada en la plaza del Santo, cobija el sepulcro de Santo Domingo, debido a que fue construida en su honor. El templo combina  los estilos románico, gótico, renacentista y barroco. Frente a la catedral, se halla el antiguo Hospital de Peregrinos, el cual funcionó como tal hasta el siglo XIX y actualmente constituye uno de los Paradores Nacionales de Turismo.
Continuando a la arquitectura religiosa, otro edificio sobresaliente es la abadía cisterciense de Nuestra Señora de la Asunción, que está habitado por monjas, quienes aparte de regentar un albergue de peregrinos, realizan un taller de restauración de libros antiguos y hacen una exquisita repostería, como los borrachuelos,  unos hojaldres rellenos de pudín de frutas.
Al mismo tiempo, la ciudad de Santo Domingo dispone de un centro de interpretación del Camino de Santiago, donde el turista puede  realizar un recorrido sensorial por cada una de las etapas del Camino Francés hasta arribar  a Compostela.  El centro es, a su vez, la oficina de turismo de Santo Domingo, donde se proponen cuatro rutas para pasear por  la ciudad, a saber: la jacobea, la medieval, la renacentista y la de las ermitas. Asimismo, brinda visitas teatralizadas por los lugares históricos de la ciudad, así como catas de vinos en bodegas cercanas.
Por otro lado, Santo Domingo es el recinto amurallado de mayor importancia que perdura en La Rioja, acogiendo muestras de la arquitectura gótica de la comunidad, como es el caso de  la Casa Trastámara, el edificio civil más antiguo del lugar.
En las afueras, pueden darse bonitos paseos,  como en el Paseo de la Carrera, que parte desde hileras de castaños hasta arribar a la  Ermita del santo. Otra opción es el Paseo de los Molinos, que  llega hasta las únicas huellas que persisten de los diversos molinos que se emplazaban en la zona.
Si dispones de tiempo, vale la pena visitar Haro, ciudad situada a tan solo 16 kilómetros de santo Domingo y es un templo para los aficionados al vino de Rioja. Se trata de un verdadero paraíso para los amantes del buen vino, ya que aquí es donde mejor se da la uva tempranillo, la variedad más representativa de La Rioja.

Laguardia, con sabor a buen vino

Laguardia, es un municipio situado en la comarca de La Rioja Alavesa, a cuya jurisdicción pertenecen El Campillar, que se halla rodeado de viñedos; Páganos, donde se ubican la Iglesia de la Asunción y la casona de Juan de Ortiz de Zárate; y Laserna, un pequeño núcleo poblacional que sobresale por el Puente Mantible que se levanta sobre el río Ebro.  
La Villa de Laguardia, a pesar de los destrozos sufridos en las diferentes guerras, aún conserva restos de la muralla y su trazado original, con diversos torreones.
En el centro de la población se localiza la Plaza Mayor, una plaza porticada que se encuentra presidida por el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIX.
Por su parte, en la Plaza del Gaitero, es posible apreciar el conjunto de escultura “Viajeros”, obra del artista Koko Rico.
De las construcciones religiosas, sobresale la Iglesia de Santa María de los Reyes, que presenta una mezcla de estilos en cada uno de sus rincones. Su portada gótica, realizada en piedra, representa una de sus principales joyas. La Torre Abacial, de origen militar, hace las veces de campanario.    
En cuanto a la arquitectura tradicional se destacan la Casa de Samaniego, situada en la Plazuela de San Juan, y la Casa de la Primicia, el cual constituye el edificio civil más antiguo de la Villa.
Al norte del cerro en el que se asienta Laguardia, en la parte exterior de las murallas, discurre el Paseo del Collado, digno de ser retratado.
Para disfrutar de la naturaleza del lugar, se puede optar por visitar las Lagunas y Embalse de El Prao, un espacio protegido que se localiza en el centro de la Rioja Alavesa, en las cercanías de Laguardia. Este paraje está compuesto por tres pequeños humedales: Carralogroño y Carravalseca, que son lagunas temporales endorreicas, y El Prao de la Paul, un pequeño embalse situado sobre una antigua zona encharcada.
El yacimiento de la Hoya, descubierto en 1935, contiene importantes restos arqueológicos.  En las proximidades del mismo, se encuentran interesantes monumentos funerarios como el Dolmen de San Martín, el del Alto de la Huesera, el Sotillo y la Chabola de la Hechicera.
La Villa posee, además, numerosas bodegas que se hallan excavadas bajo las casas. En sus alrededores, pueden apreciarse bodegas de arquitectura más moderna que permiten adentrarse en la cultura del vino de la región.

Imagen:

http://st-listas.20minutos.es

La ruta del vino de La Rioja Alavesa

Al sur de la provincia de Álava, en el País Vasco, se suceden los campos de viñedos de la región vinícola de La Rioja, sin dudas, la más destacada de España. A pesar que la ruta del vino por La Rioja Alavesa atrae a los amantes del buen vino que saben apreciar sus cualidades, también posee otros atractivos, como magníficos edificios donde funcionan las bodegas, lo que se conoce además como la “Arquitectura del Vino“.
En la localidad de Laguardia podemos comenzar por visitar la Bodega CVNE, una construcción moderna y de vanguardia, que posee la forma de una enorme tina por la que se cuela la luz del sol, que ha sido diseñada por el arquitecto francés Philippe Maziéres. También, podemos incluir en nuestro itinerario a las Bodegas Baigorri, de Samaniego, obra realizada por Iñaki Aspiazu. El exterior del edificio representa una caja de cristal vacía desde la que pueden observarse los viñedos.
Siguiendo con la ruta del vino, vale la pena realizar una parada en la localidad de Elciego, donde se ubica uno de los edificios de mayor fama de la región: la bodega del Marqués de Riscal, construida por Frank Gehry, quien fuera el mismo que diseñó el museo Guggenheim de Bilbao, entre otras importantes obras. En esta creación, el titanio es el principal protagonista y sus colores  se han inspirado en las tonalidades de del vino.
De regreso a Laguardia, podremos visitar la Bodega Ysios, una estupenda construcción que exhibe formas suaves y onduladas, para las que fueron utilizados materiales como la madera y el metal.
En fin, recorriendo la ruta del vino en la región de La Rioja Alavesa nos toparemos con edificios muy llamativos, algunos de ellos sensacionales, que resultan perfectos para recrear nuestra vista al tiempo que nos deleitamos con el exquisito vino de estas tierras.

Moriles, la cuna del buen vino

Moriles es una localidad de la Campiña Sur de Córdoba que es muy popular por su vino, considerado uno de los mejores de España. Es por ese motivo, que todo aquél que visita este municipio no pierde la oportunidad de probar el rico vino fino  de Moriles. De hecho, en todo su entorno es posible contemplar amplias zonas de viñedos y lagares, donde se pisa la uva para la obtención del vino.
Además de este producto, que fue elaborado por la población desde sus orígenes, vale la pena apreciar los yacimientos arqueológicos que dan cuenta del paso de unas nueve culturas distintas.
En la ruta cultural por este municipio, prefijamos efectuar varias paradas. Una de ellas es en la Parroquia de San Jerónimo; un templo de estilo claramente neoclásico en cuyo interior alberga un antiguo retablo que perteneció en el pasado a otra población.
En esta tierra del buen vino, las Bodegas de San Rafael son de paso obligado. Las mismas conservan su estructura original, con tejados de ladrillo y la maquinaria correspondiente para la elaboración del vino.
Saliendo del casco urbano, es posible disfrutar de su entorno natural visitando por ejemplo la Laguna del Rincón, una reserva natural que alberga una rica flora y fauna.
Para aquellos que gustan de hacer turismo rural, una buena opción es acercarse hasta el Cortijo Lagar el Patriarcal, cuyas instalaciones han sido nombradas de interés turístico.
En cuanto a la gastronomía de Moriles, los flamenquines es uno de los platos más característicos de esta población, siendo perfectos para acompañar con una buena copa de vino de la zona. Todo es válido para disfrutar de este destino de especial encanto.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/52/01.Moriles_vista_general.jpg/800px-01.Moriles_vista_general.jpg

Un paseo por Logroño

Logroño, núcleo cultural y económico de la provincia de La Rioja, es una ciudad que tiene de todo para hacer, desde visitas a bodegas, excursiones por sus paisajes, paseos por el Ebro o recorridos por sus monumentos más significativos.  Al mismo tiempo,  en Logroño existe un cruce del Camino de Santiago, el cual está simbolizado por un Juego de la Oca.
Entre sus principales monumentos religiosos sobresale la Concatedral de Santa María de la Redonda, que acapara la atención de todos por sus torres gemelas. Otros templos de especial importancia son la iglesia de San Bartolomé, que se caracteriza por su atractiva portada gótica, la iglesia de Santiago, cuya fachada deja ver sus lineas barrocas, y la iglesia Santa María del Palacio, donde su aguja gótica piramidal resalta del resto del conjunto. Asimismo, Logroño dispone de una serie de conventos y ermitas que valen la pena recorrer.
Los monumentos más característicos de la ciudad son la Muralla de Revellín, conformada por los restos de antiguas fortificaciones que poseía la ciudad con propósitos defensivos, el Puente de Hierro y el legendario Puente de Piedra.
Durante el paseo, no podemos dejar de admirar la fachada de estilo neobarroca del edificio de Correos, además de realizar una visita al Mercado Central y los edificios situados en sus alrededores, como es el caso del Teatro Bretón y la Casa de la Inquisición. Por su parte, el Puente Romano de Mantible, que data de la época romana, es otro de los atractivos que ofrece la ciudad.
Si deseamos conocer los sitios más emblemáticos del centro de Logroño, podemos caminar por la popular  Calle Laurel, sobre la cual se sitúan diversos locales gastronómicos en donde tendremos la posibilidad de probar los clásicos pinchos de la región acompañados de una copa del exquisito vino Rioja. En las proximidades, se encuentra la judería, sitio en el que antiguamente supieron convivir moros y cristianos.
Otra opción es visitar el yacimiento donde se encuentran los restos romanos de Varea, o bien dirigirnos al monte Cantabria para apreciar los vestigios de la época prerromana. Para quienes estén interesados en hacer turismo cultural, pueden recorrer  la Casa de las Ciencias y el Museo de la Rioja.

Imagen:

Wikipedia