Observación de aves en el Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe está ubicado en el centro de la provincia de Cáceres, justo donde confluyen los ríos Tajo y Tiétar. Las aguas de este último junto con otros cauces menos caudalosos excavan profundas gargantas hasta llegar al río Tajo, originando de ese modo un increíble sistema de cantiles rocosos.

Además de las áreas de bosque y matorral mediterráneo de gran valor tanto faunístico como ambiental, lo que más destaca del conjunto son las amplias extensiones de dehesas que se prolongan al norte y sur del Parque Nacional.

Monfragüe posee accesos fáciles y correctamente señalizados. En su interior sólo hay un núcleo de población, Villarreal de San Carlos, en donde se encuentran los centros de visitantes y de interpretación.

Vale destacar que el área de uso público es bastante reducida, pues la mayor parte del Parque Nacional se encuentra cerrado a los visitantes. Sin embargo, la zona visitable brinda excelentes lugares para la observación de aves. Para conocer mejor la riqueza ornitológica de Monfragüe, es sugerible realizar un recorrido por los principales miradores o aprovechar para hacer algunos de los itinerarios de senderismo que existen en el Parque y el entorno. Cabe señalar que la mejor época para avistar aves en el Parque Nacional es en primavera, entre marzo y mayo.

Uno de los miradores más simbólicos del parque es Salto del Gitano-Peña Falcón, un imponente cantil rocoso que está situado en la entrada desde Trujillo. Alberga una maravillosa comunidad de aves, compuesta por el buitre leonado, cigüeña negra, búho real, águila perdicera, halcón peregrino, etc.

La Serrana, La Tajadilla, La Báscula y Portilla del Tiétar, son otros de los miradores a los que se puede acceder.

En el interior del parque hay diversos elementos artísticos que merecen ser apreciados, como es el caso del castillo de Monfragüe y el puente del Cardenal. Mientras que en los alrededores se puede visitar el poblado prerromano de Torrejón el Rubio, el Museo Etnográfico de Serradilla, el Convento del Santo Cristo y la  iglesia parroquial de Serrejón en Plasencia.

Imagen:

Wikipedia

Cacín: paisaje de viñedos, piedra caliza y pinares

Cacín, es un pequeño municipio de Granada que cautiva a cualquiera que lo visite por su enorme encanto y su privilegiada ubicación en un entorno natural que es toda una invitación a disfrutar. Situado en la margen derecha del río Cacín, este destino se caracteriza por la tranquilidad que allí se respira, dado a que está situado en una zona rodeada de pinares, viñedos y piedra caliza.

En su término municipal es posible apreciar las firmes huellas que se conservan del pasado, como por ejemplo la Cueva de Cacín, yacimiento arqueológico que data de la Edad de Piedra. En efecto, de este periodo hay múltiples vestigios, como es el caso del Vaso de Cacín, expuesto en la actualidad en el Museo Arqueológico de Madrid. También, al pasear por este municipio granadino el visitante podrá apreciar el Puente romano que se halla sobre Los Tajos, el cual representa una clara muestra de que la villa ha permanecido habitada desde ese entonces.

En el casco urbano, la Iglesia parroquial de la Virgen de los Dolores es una de las visitas obligadas. El templo fue construido a mediados del siglo XX sobre las ruinas de una antigua iglesia.

De todos modos, su principal atractivo turístico es el entorno natural, el cual resulta perfecto para la pesca de barbos o truchas en el río. Tal es así que hasta suelen realizarse campeonatos provinciales, que atraen a los amantes de este deporte.

Escapada a Carranque

Carranque es una apacible villa situada en la Comarca de La Sagra, en la provincia de Toledo, adonde cada vez atrae más turistas deciden hacerse una escapada gracias a su posición estratétiga, ya que se encuentra muy cerca de las capitales de Madrid y Toledo.

Uno de sus principales atractivos es el Parque Arqueológico, sitio que alberga una sensacional colección de mosaicos de la Villa de Materno, además de los restos de la Basílica, entre los que se incluyen columnas de mármol de 4 metros de altitud, que fueron talladas en el pasado en las canterías Grecia, Turquía y Egipto. Durante el mes de mayor, para conmemorar su inauguración, aquí se celebran las Jornadas Romanas “La Huella del Mundo Romano”.

Al pasear por el pueblo, es interesante visitar la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, que destaca por su retablo mayor. La Ermita de San Dimas, al igual que la Fuente de Carlos IV, son otros de los lugares de especial interés. En tanto que para disfrutar de la naturaleza del entorno, lo ideal es dar un paseo por los alrededores del río Guadarrama.

Su calendario festivo incluye la representación del Belén Viviente, que se lleva a cabo el 5 de enero, y la fiesta en honor a Santa María Magdalena, patrona de la villa, que tiene lugar cada 22 de julio.

Imagen:

Wikipedia

Qué visitar en Roma

Roma es, sin dudas, una de las ciudades más impactantes de Europa. Situada en la región de Lacio, Roma es la capital de Italia y ofrece un bello paisaje de colinas, además de un legado histórico sensacional que puede apreciarse en sus maravillosos monumentos y edificios, propios del Imperio Romano.
Hay mucho que visitar en roma. En relación a la arquitectura del imperio romano, sobresale el tradicional Coliseo o Anfiteatro Flavio, una de las construcciones más impactantes del mundo. Muy cerca de allí, se localizan los Foros Romanos, que representaban los sitios donde tenía lugar la vida política, religiosa y comercial. Uno de los más importantes es el Foro Romano, donde es posible contemplar con asombro las ruinas de los templos de Júpiter, de Saturno, de Cástor y Pólux y la Rostra.
El Domus Aurea, otra de las visitas obligadas, es un castillo que alberga pinturas intactas de la época. También, vale la pena conocer el Panteón de Agripa, templo construido en el año 27 a.C;  la Columna de Trajano, un monumento de 30 metros de altura que da cuenta de las victorias del emperador Trajano; las Catacumbas romanas, las Termas de Carcalla, el Arco de Constantino y la Pirámide de Cestius.
Otra de las atracciones de Roma recae en la arquitectura religiosa, destacándose  la iglesia de Santa María de la Paz, erigida en el siglo III. Pero indudablemente la Basílica de San Pedro, ubicada en el estado del Vaticano, es la que atrae todas las miradas.  Se trata de uno de los templos más impactantes del mundo, que sobresale por su imponente cúpula, que fue realizada por el mítico artista Miguel Ángel.
Sus plazas o piazzas merecen ser incorporadas al recorrido. De ese modo, hallamos la Piazza del Campidoglio, desde la cual se accede a la Fontana de Trevi, fuente construida en el siglo XVI en honor al dios Neptuno, rey de los mares. Según la tradición, se deben arrojar dos monedas, una pidiendo regresar a Roma, y otra pidiendo un deseo.
Para los apasionados de la cultura Roma ofrece una diversidad de museos, como la Galería Nacional de Arte Antiguo, que conserva famosos frescos, el Museo Borghese, el Museo Capitolino y la Galería Nacional de Arte Moderno.
Como habrás podido ver, hay muchos lugares que visitar en Roma, asi que mientras viajas por Roma asegurarte que encuentres hoteles baratos. Conoce los  secretos del Imperio Romano durante tu viaje por esta afamada metrópolis.

Valencia para todos

Valencia es una  de las ciudades más importantes de España. Por su ubicación, a orillas del Mediterráneo, es considerado un destino de sumo encanto. Además, su atractivo deviene del rico patrimonio artístico e histórico que engloba.
Es muy popular por la calidad de sus espacios naturales, ello explica el porqué se la conoce como la ciudad de las flores. Uno de sus principales parques, quizás el de mayor concurrencia, es el Gulliver, el cual se caracteriza por su temática infantil. Aunque también podemos ir a los Jardines del Real, el Jardín de Aroya, el Parque de Benicalap y el Jardín del Turia.
De todos modos, si deseamos conocer los principales monumentos de la ciudad, debemos comenzar por recorrer su casco antiguo, zona en la que se encuentra la iglesia Santa María, famosa por su torre-campanario Miguelete; la Basílica de la Virgen de los Desamparados, la Real Parroquia de los Santos Juanes, declarada Patrimonio de la Humanidad, y la iglesia de Santa María Mártir, por mencionar algunos de los templos religiosos más significativos.
Uno de los sitios de visita obligada es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de atmósfera futurista, que constituye uno de los centros de divulgación científica más renombrados de España y Europa, que se divide en áreas denominadas el Museo de las Ciencias, el Hemisféric y el Oceanogràfic. Otro sitio de especial interés, sobre todo si viajamos con niños, es el Bioparc,  zoológico en el que son recreados los distintos hábitats del continente africano.
Algunas de las actividades que no podemos dejar de hacer en nuestro paso por Valencia es ir a los Baños del Almirante, concurrir a la Plaza de Toros, contemplar la Lonja de la Seda y dar un paseo por las Torres de Serranos, éste último cobija los restos de la vieja muralla que circunscribía la ciudad. También, podemos apreciar claros ejemplos de la arquitectura moderna, como las Torres de Quart.
Los interesados en el turismo de naturaleza, no pueden dejar de conocer el Parque Natural de la Albufera y el Jardín Botánico, además de realizar excursiones por la Huerta de Valencia y el Marjal de Rafalell y Vistabella.
Por supuesto que no podemos irnos sin antes haber disfrutado de sus playas, tendidos al sol y practicando deportes acuáticos.

Imagen:

Wikipedia

Atractivos turísticos de Allariz

La ciudad de Allariz se halla en la provincia de Ourense, y su territorio está bañado por el río Arnoia. Se trata de una localidad turística por excelencia, con un importante patrimonio cultural digno de conocer.
El casco antiguo, de origen medieval, es lo más bello de Allariz. El trazado desordenado de las angostas callejas conduce directo al río Arnoia.
En la Plaza da Vila sobresale la iglesia de Santiago, de estilo románico, en cuyo interior se conservan atractivas esculturas. Cuenta con una nave con capillas laterales y portadas del siglo XII. El retablo del presbiterio, del siglo XVI, muestra escenas de la Virgen. Continue reading

Roquetas de Mar, ciudad turística por excelencia

La provincia de Almería dispone de lugares para descubrir, dotados de gran encanto, como es el caso de Roquetas de Mar, ciudad turística por excelencia.
Roquetas de Mar sobresale por sus magníficas playas, una significativa oferta hotelera y la calidez de su gente.  Por todo ello, es que se trata de una ciudad  muy elegida por los turistas.
Además de sus diversos atractivos culturales y de ocio, ofrece a sus visitantes  playas de gran nivel, lo cual sumado a la importante oferta gastronómica y hotelera hacen que la ciudad sea muy visitada, especialmente en verano.
Entre los monumentos de Roquetas de Mar se encuentran la Torre del Esparto, la Torre de Cerrillos y la del Castillo de Santa Ana, todos ellos fiel testimonio del Castillo de las Roquetas del siglo XVII. Un ejemplo del sistema defensivo medieval lo constituye la Torre del Castillo, situada entre Roquetas de Mar y la Mojonera. También, vale la pena visitar la Torre de la Quebrada de Aguadulce, la cual debido a que se halla ubicada en lo alto de una colina concede una vista magnífica del mar y el puerto deportivo.
De la arquitectónica del lugar se destacan la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, situada frente a la Plaza de la Constitución y próxima al Ayuntamiento, así como la Capilla de la Santa Cruz.
Otro sitio de interés es el Arrecife Barrera de Posidonia, conformado por praderas de posidonia oceánica de las costas del Mediterráneo. En dirección al sur, es posible visitar  el Paraje y Reserva Natural de Punta Estinas, el cual consiste en 14 kilómetros de playas arenosas, dunas y zonas de salinas.
En fin, si eres un amante del sol y la playa, Roquetas de Mar tiene todo lo que necesitas para que tu viaje sea excepcional gracias a su excelente infraestructura vacacional, además de su atractivo patrimonio artístico, cultural y natural.

Fuente: Foto

Patrimonio natural de Anievas

A la hora de buscar un destino para vacacionar lejos del bullicio típico de la gran ciudad, el Valle de Anievas se presenta como una excelente alternativa. Ubicado en la comarca del Besaya, el valle lateral está atravesado por el río Casares.

Desde esta localidad, una carretera se interna en Anievas dando acceso a los cuatro pueblos del valle: Barriopalacio, Cotillo, Villasuso y Calga. El paisaje de Anievas es el típico de la media montaña de Cantabria, en el cual predominan los prados en los alrededores de los pueblos y las manchas boscosas se ubican en torno a algunas vaguadas.

Aparte de su maravilloso patrimonio natural, Anievas posee otros atractivos, como es el caso de la iglesia de San Andrés de Cotillo, templo románico que constituye un claro ejemplo de la  arquitectura popular.

Lamentablemente, los últimos cuatro hórreos montañeses han desaparecido. Pero en el pueblo de Cotillo pude contemplarse un hórreo, aunque de construcción moderna.

Aquellos que gustan del senderismo, pueden tomar la “Ruta del Valle de Anievas”, de creación reciente, que forma parte de una red de senderos que abarca la cuenca del Besaya. En sus 9 kilómetros de extensión, este circuito los conducirá por los cuatro pueblos del valle así como por los montes de componen su entorno. La ruta comienza en Barriopalacio y se encamina hacia el sur, pasando por un encantador valle, descendiendo luego al pueblo de Cotillo. El recorrido prosigue por un camino antiguo que conduce a Villasuso, y finaliza en el pueblo de Barriopalacio.

Otra ruta que se puede tomar es la que lleva hasta la cumbre de la Espina del Gallego (965). Parte del Alto del Portillón y recorre la divisoria de aguas con el Pas. Si bien se trata de una senda sin mayores dificultades, no se recomienda hacerla en los días de niebla pues correrían riesgo de perderse.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7d/Iglesiaromanicasanandrescotillo.jpg

Visita Mogán, el mejor plan para tus vacaciones

Mogán es un encantador municipio de gran afluencia turística que se halla al suroeste de la isla de Gran Canaria, en un bonito valle que se prolonga desde el barranco de El Mulato hasta la zona de la costa.

En el litoral de Mogán se localiza su puerto pesquero, en antiguamente fue la única vía de comunicación con el resto de la isla. Aquí se puede tomar alguna embarcación turística, como es el caso del submarino amarillo, para conocer el mundo subacuático de la zona; el glass bottom ferry, por cuyo suelo de cristal puede apreciarse el fondo marino; réplicas de viejos veleros, para visitar Puerto Rico y Maspalomas; o barcos de altura, ideal para los aficionados a la pesca.

Tomarse un día para recorrer el Puerto de Mogán puede ser un plan inmejorable, en especial los viernes por la mañana, cuando los muelles pesqueros son ocupados por un gran mercado.

Su pequeña playa, que abarca unos 400 m, es perfecta para visitar en familia ya que los espigones laterales hacen que parezca una piscina. En sus alrededores, hay diversos  restaurantes que ofrecen numerosas exquisiteces, como los calamares o chipirones. Por uno de los laterales de la playa, hay una entrada de mar mediante la cual es posible surcar alguno de los canales en los que está dividido el pueblo. Cruzando el puente, se puede ir desde la playa hasta el pueblecito.

La postal que ofrece el pueblo marinero, está conformada por casas encaladas adornadas con coloridas flores.

Pero sin dudas lo que más caracteriza a Puerto Mogán son los canales de agua salada que lo atraviesan, los cuales se hallan cruzados por puentes que le confieren un gran encanto al lugar. Si tienes la oportunidad de visitar este bellísimo puerto de mar, seguramente querrás regresar.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/ea/PdM2.jpg/800px-PdM2.jpg

Fresno de Rodilla: Pueblo con encanto

Fresno de Rodilla es un pequeño pueblo de la provincia de Burgos, en Castilla y León, que limita con varias Comarcas naturales. Podría ser incluido en la Comarca de la Bureba, como en las proximidades de Burgos o en la Sierra de la Demanda.

Tan solo posee 30 habitantes, lo cual hace de este lugar un destino tranquilo. Dar una vuelta por el pueblo supone recorrer sus verdes calles conformadas por el prado que es mantenido por los propios vecinos. En torno a las mismas se disponen las casas de arquitectura tradicional.

Uno de sus principales monumentos es la iglesia parroquial de San Román, ubicada en el extremo del páramo, sobre una cueva, y que destaca por su bello retablo. El paisaje del lugar es excepcional.

Gracias a su magnífico mirador pueden observarse los Montes de Oca, Sierra de Atapuerca y la Sierra de La Demanda.

En la zona del pinar se localiza el dolmen, monumento funerario de la época campaniforme, que configura un grato paseo.

Tomando el camino que conduce a Monasterio, vale la pena ascender hasta el Alto de Rodilla, sitio en el que se hallan los vestigios los restos de la antigua ciudad Tritium autrigonum, que se permanecen ocultos bajo terrenos de cultivo. Por este preciso lugar discurría la vía romana “de Italia en Hispanias”, desde donde nacían sendas secundarias que llevaban hacia ciudades como Clunia y Auca, por mencionar las más importantes. El camino que se encaminaba hacia Clunia, que hoy comunica Fresno con Atapuerca, forma parte del Camino de Santiago, en la ruta conocida como de Aquitania, que en el pasado fue la vía principal de la ruta jacobea.

Otro de los encantos de este pueblo con encanto son, por cierto, las fuentes, como el Pilón, el manantial de los huertos, la fuente Taleja, la fuente Cachín y la fuente Buena, entre otras.

En sus alrededores se encuentran los Yacimientos arqueológicos de la sierra de Atapuerca, el Camino de Santiago y la Catedral de Burgos, que configuran indudablemente los mayores atractivos de la región ya que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

Imagen:

http://www.fresnoderodilla.com/Fotos_archivos/arcoiris_iglesia.jpg