Viaje por la Costa Vasca

La Costa Vasca, es una franja costera que se localiza al norte de España, a orillas del Cantábrico, la cual en toda su extensión posee magníficas playas, asentamientos pesqueros e imponentes acantilados.
Podemos comenzar el paseo en Portugalete, donde se encuentra el Puente Colgante de Vizcaya, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.
Para disfrutar de estupendas playas, no tenemos más que dirigirnos al norte de Bilbao. Allí encontraremos arenales como la Playa de Arrigunaga o la Playa de Barinatxe Salvaje, esta última catalogada como una de las playas españolas perfectas para el surf.
Continuando rumbo hacia el este, visitamos Plentzia, un pueblo marinero dotado de una encantadora playa y un  centro histórico con grandes atractivos.
Luego nos allegamos hasta Bakio, un pueblo pesquero cuyas playas sirven de carnada para los visitantes.
Camino a Mundaka, uno de los máximos referentes en Vizcaya en lo que a deportes acuáticos se refiere, nos sorprenderemos con las playas de Laga, San Antonio y Sukarrieta.
En la zona más litoraleña, resultan atractivos Elantxobe, pueblo costero con casas colgantes sobre la ladera, y Ea, una tranquila localidad.
Ondarroa, es otro de los lugares que visitaremos. Se trata de una villa marinera que se dispone en torno al un puerto, junto al cual está la Playa de Santurrarán, de gran extensión.
Si buscamos un centro de veraneo, entonces hablamos de Zumaia, un pueblo que está atravezado por las aguas de un río. Aquí, no podemos dejar de ir al Museo de Ignacio Zuloaga, que funciona en la casa que perteneció al reconocido pintor vasco,  donde se exponen muchos de sus trabajos.
En cambio, si deseamos disfrutar de la playa más larga del País Vasco, entonces debemos ir a Zarautz, centro de veraneo que además es popular por sus mansiones, numerosos bares y miradores.
San Sebastián marca el punto final del paseo, de donde no nos retiraremos sin antes darnos un buen baño en la Playa de la Concha.

 Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/800px-Ondarroa_Vista_general.jpg

Visitando Utiel

A la orilla del Río Magro, se ubica Utiel, un municipio de la Comunidad Valenciana que es popularmente conocido por  su producción vinícola.
Se trata de un destino de notable história, lo cual queda de manifiesto en los importantes  restos arqueológicos  de Villares, una antigua ciudad de la época prerromana, situada próxima a la vecina localidad de Caudete de las Fuentes.
El l monumento más sobresaliente de Utiel es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, un austero templo originario del gótico final que se destaca por su impactante torre, la cual se imponer sobre el entramado urbano.
Otros buenos ejemplos de la arquitectura religiosa son el Convento de la Merced y el de Franciscanos, construidos durante el siglo XVIII, y la Ermita del Remedio, todos de especial interés.
Utiel dispone de una tradicional afición taurina. Pues, vale aclarar, que en su época de mayor desarrollo, allá por el siglo XIX, se construyó la Plaza de Toros, que cuenta con una capacidad para alrededor de 10 mil espectadores. De ahí que los locales suelen ufanarse de poseer la plaza más antigua, anterior incluso a la de la propia capital provincial.
Pero sin dudas, la mejor visita que podemos hacer es al popular Museo del Vino, el cual funciona en una antigua bodega de singular forma circular que ha sido construida a fines del siglo XIX. Aquí, es posible apreciar de cerca diferentes aspectos vinculados con la producción vinícola.
En fin, visitar esta encantadora ciudad nos deparará una grata experiencia, no sólo por sus atractivos sino por la calidez de sus gentes.

Imagen:

http://media.rurismo.com/fotos/grande/pueblos/valencia/10101_1.jpg

Viaje a Padrón

En la provincia de A Coruña, en su límite con Pontevedra, se levanta el municipio de Padrón, un sitio con un patrimonio arquitectónico y monumental que vale la pena apreciar.
Esta localidad alberga lugares de gran revés cultural como la Casa Museo Rosalía de Castro, que fue la residencia en la que la autora escribió sus obras más destacadas
En cuanto a la arquitectónica religiosa, sobresale la Iglesia Parroquial de Santa María de Herbón, que es parte del convento que lleva el mismo nombre. Se trata de una construcción de estilo románico que data del siglo XII y se caracteriza por su base rectangular y un ábside semicilíndrico. También, se puede apreciar el convento del Carmen, en cuyo interior se conservan tallas de un gran valor artístico. Además cuenta con un mirador desde donde se observan las rías del Sar y el Ulla. Continue reading

Serra, el paraíso de los excursionistas

Serra es un municipio de la Comunidad Valenciana, que está situado en la comarca del Campo de Turia en pleno Parque Natural de la Sierra Calderona, lo cual lo dota de una belleza paisajística sin igual.
Serra se caracteriza por sus calles intrincadas y empinadas, debido al relieve accidentado de la zona, dominio de la Sierra Calderona.
Hay diversos yacimientos arqueológicos, como “Salt del Riu”, “Les Eretes del Riu” y “La Cova Soterranya”. Por su parte, entre los yacimientos eneolíticos es posible mencionar: “Puntal del Sapo”, “La Torreta” y “Torre Umbría”.
El origen histórico de Serra reside en un castillo árabe, que hoy está en ruinas. Se encuentra emplazado en un cerro empinado. Sirvió de parada y refugio a las huestes de El Cid Campeador durante la toma de Valencia.
La principal construcción religiosa de Serra es Cartuja de Portaceli, una iglesia de estilo neoclásico que contiene cuatro claustros y un acueducto  que en el pasado traía agua de la Fuente de la Mina pero que hoy está en desuso. Supo ser una de las más importantes, ya que por ella han pasado reyes, papas, cardenales y hasta militares. Si bien a lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, en el año 1943 la Diputación Provincial la compró, regresando así a ella los monjes cartujos.
Al mismo tiempo, Serra representa un verdadero  paraíso para el turista, por sus parajes naturales de gran belleza, dotados de frondosos pinares, propios de la Sierra Calderona. De ahí que es el escenario perfecto para la práctica de montañismo y senderismo, al tiempo que es el entorno elegido por muchos aficionados a la espeleología, pues en su término municipal hay un gran número de grutas, cuevas, minas y simas.

Imagen:

 http://img.fotocommunity.com/Motivos/Panoramas/La-Cartuja-de-Porta-Coeli-Serra-Valencia-a20562152.jpg

 

Visita turística a Busot

De paseo por la Comunidad Valenciana visitamos Busot, una localidad ubicada en la provincia de Alicante cuyo casco urbano se empleza sobre una colina, al sur de la sierra del Cabezón de Oro.

En la zona de las afueras del pueblo se hallan los restos del antiguo castillo de origen árabe, actualmente en estado ruinoso; la ermita de San José y las Cuevas de Canelobre, este último considerado el principal atractivo turístico de Busot.

La iglesia parroquial, construida alrededor de 1596, es uno de los monumentos que valen la pena visitar. En 1816 debió ser restaurada tras haber sufrido un incendio. Una de las naves laterales y la capilla de la comunión, son las partes más nuevas del conjunto.

A escasos 3 km. de distancia, en la Sierra del Cabeçó D´Or, se encuentran las Cuevas de Canelobre, muy concurridas por los turistas debido a las particularidades que presenta  este accidente natural. La gruta tiene la forma de una gran basílica y contiene diferentes  formaciones calcáreas que se asemejan a candelabros.

El Castillo de Busot es una fortaleza de origen musulmán, que en un comienzo era conocido como ‘Bisant’, cuyas ruinas se localizan en un cerro situado al norte de la población. A pesar del penoso estado de conservación del castillo, aún hoy se pueden apreciar algunos vestigios de murallas y torres.

Otra de las construcciones emblemáticas del municipio es la Torre de Cabrafich, situada junto a la carretera que comunica Aigües con Busot. Es una estructura muy particular, pues la mitad es de fábrica un tanto tosca y la otra mitad es de sillares. Para acceder a ella es necesario hacerlo a través de la casa a la que se encuentra adosada. Actualmente, está semiabandonada y es usada para guardar rebaños.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f2/Busot_001.jpg

¡Ven a visitar Costa Calma!

Si estás buscando un destino tranquilo para tus vacaciones, pues Costa Calma es el lugar perfecto gracias  a sus amplias playas doradas y aguas cristalinas que conforman el paisaje ideal para descansar. La playa de Costa Calma se encuentra en Fuerteventura, la isla más antigua del Archipiélago Atlántico de las Islas Canarias.
Costa Calma posee una importante infraestructura en materia de hoteles y alojamiento, además de discotecas, restaurantes y opulentos centros comerciales.
En primera línea de playa podrás disfrutar de hamacas, bares y restaurantes para gozar al máximo del maravilloso sol que te regala la isla, con una temperatura media de 22 grados.
Asimismo, tienes la posibilidad de practicar algún deporte náutico, como windsurf, buceo, vela o, por el contrario, tenis, debido a que dispone de excelentes instalaciones para estas prácticas.
El litoral del municipio, se encuentra bañado por cristalinas y apacibles aguas del mar, con suave oleaje.
Por otro lado, vale la pena realizar una excursión al Macizo de Jandía, sitio que desborda en naturaleza y paisajes vírgenes. El ala sur presenta contornos suaves y armoniosos, en tanto que la ladera opuesta exhibe imponentes y abruptos acantilados. Al mismo tiempo, es recomendable visitar la Barranca del Ciervo y sus corrales de ciervos y plantas de cardones gigantes. Mientras que si prefieres disfrutar de la soledad,  nada mejor que ir hasta la desembocadura del barranco Juan de Gómez y tenderte en su solitaria playa de arena rubia y fina.
A la vez, Costa Calma pone a tu disposición varios kilómetros de playa, cada una muy particular pero igual en belleza y originalidad.
Durante el viaje, no podrás resistirte a deleitarte con la gastronomía de Costa Calma, con platos a base de pescado, viejas a la espada, tollos o cazuelas de terme. Resultan sumamente recomendables los quesos de cabra frescos.
Date el gusto y ven a visitar Costa Calma, lugar que rinde honor a su nombre con sus vastas extensiones de arena, su paisaje fascinante y diverso, y sus aguas cristalinas que invitan, sin dudas, al disfrute. Incluso, si tienes tiempo, puedes aprovechar la opción de recorrer toda la costa balnearia y sus zonas de interés.

Foto

El laberinto urbano de Ribadavia

De viaje por Orense, visitamos la capital de la comarca del Ribeiro: Ribadavia, cuyo laberinto urbano, conformado por plazuelas y calles, permite remontarnos al siglo XI, tiempo en que era disfrutado por el pueblo judío que ocupó la comarca por las posibilidades de prosperar que le brindaba este entorno.
A pesar de su vasta historia, permanecen intactos todavía los pilares de esta ciudad, lo cual da cuenta de una inmovilidad que se presenta como su principal tesoro, tal como puede apreciarse al dar un paseo por su Plaza Mayor y la muralla que la configura. Es por esa zona donde discurren las cuatro calles principales, que se unen una y otra vez a través de angostos y sombríos callejones, dando lugar a un complejo entramado urbano que se prolonga hasta la orilla del Avia, en donde es posible contemplar una serie de galerías, soportales y balconadas. Asimismo, aún se mantienen en pie algunos vestigios de la muralla, que perteneció a los condes de Rivadavia, además de la capilla de Nuestra Señora do Portal, de estilo neoclásico. Contiguo a ella se halla el convento de Santo Domingo, con su iglesia gótica.
Su Plaza Mayor es considerada una de las juderías que mejor se conservan en España. Precisamente en este lugar, al lado de la Casa Consistorial, se levanta una torre construida en el siglo XVI.
Recorriendo el viejo casco, de calles adoquinadas, pueden contemplarse la Casa Condal, así como la Plaza de Buxán y los jardines de Robla. Prosiguiendo con el paseo, próximo a la aljama, se sitúa el templo románico de Santiago.
También, podemos visitar el museo etnográfico que funciona en la Casa de Baamonde, en cuyos alrededores se localiza la plaza de los soportales de García Boente.
Para finalizar el itinerario, es recomendable conocer la iglesia de San Juan, al igual que el convento de San Antón, éste último ubicado a la otra orilla del río, contiguo al puente medieval.

 Imagen:

http://www.laspain.com/Orense/Ribadavia_Orense2.jpg

Viaje a Santa Susana

Santa Susana es una villa de la provincia de Barcelona, que cuenta con un importante patrimonio cultural e histórico que vale la pena apreciar.

Entre sus atractivos se encuentra la Pared de en Ratés, un canal que data del siglo XIX que fue construido para llevar el agua hasta la finca de Can Ratés, actualmente habilitada para el turismo rural. Esta canalización, sumada a otros elementos arquitectónicos como es el caso del molino harinero de Jordà, los pozos y los lavaderos que se alzan en el municipio, dan cuenta de la importancia que tiene la agricultura para el pueblo  como recurso económico propiamente dicho.

Otro de los lugares de visita obligada es el Búnker de la Guerra Civil, que está ubicado en la playa de las Dunas. Este fuerte, es uno de los elementos defensivos que fueron construidos por los ayuntamientos republicanos que componen la comarca del Maresme, durante la Guerra Civil Española, con el propósito de vigilar el territorio ante el peligro de bombardeos aéreos.

Por otro lado, Santa Susana sobresale por su arquitectónica popular, que data de distintas épocas, como es el caso de las Torres de vigía, las masías, los refugios de guerra, y las capillas, entre otros.

Las Torres de vigía conforman un interesante conjunto arquitectónico. En Santa Susana hay cinco torres de vigilancia en total, que han sido declaradas Bienes Culturales de Interés Nacional. Para conocerlas, podemos comenzar el camino en la Torre de la Plana, que se comunica con la Torre de Valle Xirau, para proseguir luego hacia la Torre de Can Bonet, cerca de la cual se halla la Torre de Can Ratés, que data del año 1584. Por último, visitamos la Torre de Mas Galter.

La iglesia parroquial de Santa Susana, es un templo que fue construido por los vecinos durante la posguerra. Lo que más se destaca de este edificio son las pinturas del presbiterio, que fueron realizadas por Aurelio Crosiet.

Para distenderse al aire libre qué mejor que visitar el Parque de la Font del Boter, un área de recreo al aire libre que cuenta con una zona de pícnic y de acampada. Otra opción es el Parque del Colomer, un amplio espacio verde que posee juegos para los más pequeños.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0c/Santa-Susanna.jpg/800px-Santa-Susanna.jpg

San Martín de Pusa

San Martín de Pusa, llamada en sus orígenes El Pozuelo, es una villa de Castilla-La Mancha que está ubicada en la provincia de Toledo. Se trata de una antigua población señorial, cuya vasta historia puede vislumbrarse al caminar por sus plazas y recoletas calles apreciando lo mejor de la tradicional arquitectura toledana de aparejo.
Durante el paseo, es posible visitar la iglesia parroquial, de admirable sobriedad arquitectónica, la cual fue levantada en en el siglo XVI sobre los restos de un antiguo templo. 
También, vale la pena acercarse hasta donde vivieron los administradores de los señores de Valdepusa, una antigua casona del siglo XVI, que en el pasado supo hospedar a Santa Teresa de Jesús cuando iba camino a Puebla de Montalbán.
Otro de los tesoros de San Martin de Pusa es la ermita del Santísimo Cristo de Valdepusa, situada en una apartada plazoleta, cuya imagen fue llevada a la villa por los del Valle del Pozuelo tras abandonar su antigua población. Es interesante saber que el Cristo fue ocultado en un pozo por los lugareños, para protegerlo del furioso accionar de los ejércitos de Napoleón, siendo hallado años después en perfecto estado de conservación. 
Un poco más allá, en la Plaza Mayor, se alza el edificio del ayuntamiento, que fue construido a fines del siglo XV. Frente a él, y junto a la vieja torre en donde se hallaron vestigios celtas, se encuentra el palacio de los antiguos señores de Valdepusa, que data del siglo XVI. En su fachada luce un escudo cuartelado que contiene las armas de los Rivera y las de los Figueroa.

Imagen:

http://www.laspain.com/Toledo/San_Martin_de_Pusa_Toledo1.jpg