San Millán de la Cogolla: Yuso y Suso

Para realizar una visita diferente a La Rioja podemos optar por ir rumbo a San Millán de la Cogolla, municipio ubicado a pocos kilómetros del Camino de Santiago, donde se encuentran los monasterios de Suso y Yuso, un conjunto monumental de características imperdibles.
Lejos de lo que algunos suelen creer, La Rioja es mucho más que vino y bodegas, ya que además alberga a San Millán de la Cogolla, uno de los principales bienes culturales de España dado que aquí se encuentran los monasterios de Arriba y de Abajo, de Suso y Yuso, que han sido declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Durante el siglo VI, San Millán de la Cogolla se refugió en una ermita excavada en la roca, lo cual dio lugar a una tradición monástica que, en el medioevo, se convertiría en uno de los centros culturales más destacados del sur de Europa. Aún hoy muchos peregrinos eligen desviarse de la Ruta Jacobea para realizar una visita a este tradicional caserío de La Rioja, transformado a lo largo de los años en el conjunto monástico de Suso y Yuso. Ambos monasterios están incluidos en la Ruta de la Lengua Castellana, que comunica San Millán de la Cogolla con otros pueblos que desempeñaron un papel más que importante en el desarrollo del latín vulgar, como es el caso de Salamanca, Santo Domingo de Silos o Valladolid.
La primera que se construyó fue la abadía de Suso, en torno a la cual se agruparon los barrios de Barrionuevo y Prestiño, que rodean el monasterio de Yuso.
El Monasterio de Suso, es considerado toda una rareza arquitectónica, sobre todo por las características del techo, que contiene un encantador arco de herradura mozárabe que oficia de bienvenida, así como del mosaico del suelo, al cual se lo conoce como la alfombra de portalejo. Las tres cuevas del monasterio orginal, que se hallan excavadas en la roca, rememoran la época en que fueron habitadas por San Millán. En la parte  central hay un sarcófago de estilo románico tardío donde el santo aparece representado con ropas sacerdotales visigóticas. No podemos irnos de este cenobio sin visitar antes  las tumbas de los siete infantes de Lara.
Por su parte, el monasterio de Yuso es una construcción del siglo XI, pero en varias oportunidades fue sujeto a remodelaciones. En su interior, posee una de las bibliotecas más importantes y de mayor valor de España. Se trata de un museo donde son conservadas las reliquias de San Millán. Sus salas, como el Salón de los Reyes, la sacristía y el claustro, se encuentran adornadas con relieves de marfil en alusión a la vida y milagros del santo, que recibió el apodo de Escorial de la Rioja.

 Imagen:

Wikipedia

La Tinença de Benifassá

La  Tinença de Benifassá, es una sub-comarca de la Comunidad Valenciana que está compuesta por los pueblos de Coratxá, La Pobla de Benifassá, El Boixar, Fredes, Castell de Cabres, El Ballestar y  Bel,  todos ellos de aspecto medieval. De manera que las opciones a las que puede acceder el visitante, sobre todo en materia de turismo cultural y turismo rural, son realmente muy diversas.
En lo que respecta a la gastronomía, La Tinença es famosa por su exquisita cocina autóctona, de la que se destacan los platos a base de carne de caza, guisos y diversos productos naturales.
El paisaje de La Tinença es propicio para la realización de numerosas actividades, como paseos a caballo, turismo activo, senderismo y travesías en 4×4.
Los tintes de la postal que arroja el entorno de esta zona van variando con cada estación del año. Se trata de un lugar lleno de contrastes, que incluye una importante área de  cotos de caza, cursos de ríos, frondosos  valles y elevaciones del terreno que denotan su paisaje limpio.
Su principal atractivo es, sin duda alguna, el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, el cual abarca diferentes poblaciones. Posee una abundante fauna y flora, y es una zona que puede recorrerse gracias a las diversas rutas con las que cuenta, las cuales llevan a los visitantes a conocer sus diferentes embalses y bosques. La ruta roja, que se extiende desde el Portell de l’Infern hasta el Salt de Robert, es una de las más elegidas por los amantes del senderismo y del turismo activo.
No hace falta esgrimir más motivos para visitar La Tinença de Benifassá. ¡Anímate a descubrirla!

Imagen:

http://www.rutaslatinensa.com/wp-content/uploads/2012/06/la-pobla.jpg

Navalvillar de Ibor

Navalvillar de Ibor, es un municipio de Extremadura que está ubicado en una hondonada rodeada por  varios cerros. Posee un terreno accidentado, en el que sobresalen las Sierras de la Cueva y Goterones.

El edificio más significativo de esta población es la iglesia parroquial, un templo que data del siglo XVI que ha sido reconstruido por completo. La construcción consta de dos cuerpos, una nave y cabecera, y cuenta con una torre de campanario en la entrada principal.

Uno de sus mayores atractivos es, sin dudas, el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, que se trata de un territorio que alberga espacios de gran interés científico, por su valor geológico sino también cultural, ecológico y arqueológico. En España existen cuatro espacios naturales que se ecuadran dentro de esta categoría, a saber: la Comarca de Sobrarbe, el Parque Cultural del Maestrazgo, el Parque Natural de la Sierra Subéticas y el Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar. Al hablar de patrimonio geológico, se hace clara alusión a un determinado número de parajes geológicos que sobresalen por su valor didáctico, su singularidad, su calidad científica y, por supuesto, por su valor estético. La mayoría del territorio se haya conformado por elementos de interés geológico, aunque hay otros elementos que le confieren una riqueza adicional. Como colaboran entre sí, los geoparques que integran la Red de Geoparques Europeos se ven beneficiados por medidas de resguardo y gestión del patrimonio geológico.

Otro lugar que vale la pena visitar, sobre todo para aquellos que les atrae el turismo cultural, es el Museo Etnográfico de Navalvillar de Ibor.

Imagen:

http://www.navalvillardeibor.com/ndi.jpg

La magia de viajar a Barcelona

Barcelona es una ciudad sofisticada y elegante, y una de las más populares de España. Por lo que si estás pensando en viajar a Barcelona, es bueno que conozcas de antemano algunos de sus principales atractivos turísticos para que comiences a trazar tu periplo por esta encantadora ciudad.
Ubicada en la costa de España, Barcelona se encuentra resguardada por los cerros que circundan la sierra de Collserola.
La ciudad cuenta con un gran número de sitios de interés turístico, realmente dignos de visitar. Como es el caso del Parc Güell, el cual posee algunos azulejos que llevan la impronta del prestigioso artista Antonio Gaudí.
Las Ramblas, ocupa también un lugar destacado en el trazado de Barcelona. Se trata de la calle más popular de España, que está rodeada de árboles, en torno a la cual se emplazan numerosos restaurantes y tiendas.
Por otro lado, al viajar a Barcelona descubrirás sus bellos parques, siendo el Parc de la Ciutadella uno de los favoritos tanto de los turistas como de los lugareños y representa el sitio ideal para relajarse y disfrutar del sol.
Otros lugares que merecen ser visitados son La Sagrada Familia, la torre de la iglesia de Gaudí que es un verdadero símbolo de Barcelona; la Casa Milá, un original edificio que ha sido creado también por el famoso Gaudí; y el distrito Eixample, que ocupa la parte central de la ciudad y que sobresale por sus magníficas avenidas y mansiones.
Para aquellos que se inclinan más por el turismo cultural, Barcelona acoge numerosos e importantes museos y galerías de arte. El Museo Picasso, el más popular de todos,  alberga una gran colección de pinturas y cerámicas, obra del famoso artista.
No puedes pensar en hacer turismo en Barcelona sin antes realizar tu reserva. Cabe señalar que la ciudad cuenta con una amplia oferta hotelera, que incluye desde hoteles para todos los presupuestos hasta alojamientos de lujo.
En caso que quieras ir de compras en Barcelona, además de  exclusivas tiendas de diseñadores, centros comerciales y grandes almacenes, los mercados atraen multitudes de turistas y locales. De todos, podemos recomendar el Mercado de la Boquería, un mercado de alimentos y productos frescos que se sitúa en un cavernoso hierro y cristal.
De esta manera, viajar a Barcelona implica conocer una de las ciudades más maravillosas del Mediterráneo, con playas llenas de encanto y un rico patrimonio histórico-artístico. ¡Disfruta Barcelona!

Roses, el mayor centro turístico del norte de la Costa Brava

En la región de Cataluña, y a escasos 30 kilómetros al sur de la frontera con Francia, nos encontramos con la bella población de Roses, el principal centro turístico del norte de la Costa Brava.
Rosas es un municipio de gran historia, puesto que en sus orígenes, que se remontan al siglo VIII A.C., fue poblado por habitantes de la antigua Grecia. A partir de los años 60 este pueblo de pescadores comenzó a erigirse como polo turístico, transformándose en un  destino moderno y popular.
De todas formas, más allá de su carácter turístico, Roses es un destino bastante tranquilo y relajado, pues sigue conservando buena parte de su encanto original, a diferencia de lo que ocurre con algunos de los principales centros turísticos de la costa española.
En Roses, tal como se la designa en catalán, lengua oficial de la región, se puede apreciar su riqueza histórica y cultural, que se manifiesta a través de sus diversos sitios arqueológicos, así como sus monumentos y edificios que todavía hoy conservan el recuerdo de aquellas civilizaciones antiguas que supieron poblar esta zona.
Pero sin lugar a dudas, el mayor atractivo de Rosas son sus fantásticas playas, interminables extensiones de arena fina y dorada que se emplazan en torno a la bahía, que sirven de imán para atraer a miles de visitantes cada año. Incluso, en las proximidades de dichas playas pueden encontrarse una serie de calas rocosas, además de acantilados y bellísimos rincones recónditos a los que sólo puede accederse a pie o en bote.
En fin, Roses se presenta como el destino ideal para cualquier situación, como un viaje en familia, una escapada romántica o turismo cultural.

Imagen:

http://canyellespetites.es/Web_Antiga/img/entorno/ciutadellaG.jpg

Turismo cultural en Alcalá de Henares

Alcalá de Henares, ciudad situada al norte de Madrid, es uno de los lugares más trascendentales de toda España, ya que es la cuna de Miguel de Cervantes y fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad.
Puede comenzar por dar un paseo por la calle Mayor o por la plaza de Cervantes, disfrutando de la tranquilidad que le confiere esta ciudad aún no muy explotada por el turismo.
La Catedral, la Universidad y el Palacio Arzobispal, son algunos de los edificios que no puede dejar de visitar. También, vale la pena contemplar las viejas casonas y las iglesias que fueron construidas durante el periodo de los Austrias, cuando Alcalá se lucía  como el faro intelectual de la Corona de Castilla, junto a otras ciudades como Salamanca. Continue reading

Santa Cruz del Comercio

Santa Cruz del Comercio es un municipio granadino, ideal para ser visitado por los amantes de la naturaleza y del turismo cultural.
Por su ubicación privilegiada, dada su cercanía al río Alhama, le ofrece al viajero parajes de excepcional valor, como el de los Llanos, la Peña Gorda y el barranco de Matajacas.
En 1884, esta población quedó práctimente destruida a raíz de un fuerte terremoto que azotó a la región. A partir de ese entonces, el municipio tomó la denominación de “Del Comercio”, debido a que en su reconstrucción participaron muchas personas de dicho gremio.
Sobre una pequeña colina pueden apreciarse los restos de una antigua torre vigía, que durante la época medieval formó parte de una fortificación.
Uno de sus principales monumentos y que se encuentra en perfecto estado de conservación es la Iglesia parroquial de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, edificio que fue construido luego del terremoto sobre las ruinas de un antiguo templo.
Para disfrutar a pleno del entorno natural de la villa, nada mejor que practicar senderismo por las inmediaciones. Asimismo, posee una zona de acampada, situada en el Cortijo del Aire, y un coto para los aficionados a la caza.
Durante el mes de mayo tienen lugar las fiestas más importantes de la población, que son celebradas en honor a Jesús de Nazaret. Son realizadas en esa época porque coincide con el momento en que comenzó a reconstruirse la ciudad.

Imagen:

casaturismorural.com

Láchar, entre la cultura árabe y la naturaleza

A aquellos que estén en la búsqueda de un destino para pasar unos días en contacto con la naturaleza, les proponemos visitar Láchar. Se trata de un municipio de origen musulmán, cuya impronta dejada por la cultura árabe aún puede apreciarse en sus calles y algunas de sus joyas arquitectónicas, como es el caso del castillo-palacio de estilo arabesco-romántico.

La villa posee dos partes bien diferenciadas. Por un lado, está el casco antiguo, donde se ubica la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario con su bello campanario; y, por el otro, hay una zona que ha sido producto del crecimiento de la población.

Su ubicación en la Vega de Granada hace que este municipio cuente con un entorno privilegiado, en el cual los visitantes pueden disfrutar de la naturaleza, sobre todo en la zona de Los Pinares, donde es posible practicar senderismo y, a la vez, apreciar los chopos que rodean la villa.

En cuanto a su gastronomía, la perdiz y el faisán son sus principales platos, los cuales suelen servirse acompañados con choto al ajillo o  potajes de legumbres.

De su calendario festivo destaca la celebración que se realiza en honor a San Isidro Labrador en el mes de mayo. De acuerdo a la tradición, se realiza una romería para trasladar al santo hasta Los Pinares con el propósito de que traiga buen tiempo para las cosechas. Mientras que las fiestas populares tienen lugar en agosto, en las que se puede participar de diversos actos culturales.

Imagen:

Wikipedia

Un paseo por Colomera y su entorno

Colomera es un pequeño pueblo de la provincia de Granada que resulta de especial interés para aquellos que optan por el turismo de carácter rural y cultural. Este municipio, forma parte de la Ruta del Califato, uno de los itinerarios de las Rutas de Al-andalus, por lo que el visitante quedará asombrado con su bello entramado urbano, en el que se alzan diversos monumentos, y con el entorno natural que lo rodea, que resulta ideal para la práctica deportes tales como la pesca, el senderismo o el piragüismo.
El casco urbano, de calles estrechas y empinadas, se dispone  sobre la ladera de un cerro, el cual se halla coronado por los restos de antigua una fortaleza del siglo IX. Además del Castillo árabe, merece mención especial la Iglesia de la Encarnación, templo declarado Monumento Histórico Artístico que fue erigido sobre una antigua mezquita durante el siglo XVI. La iglesia, que dispone de tres naves, se caracteriza por su bello artesonado y por su decoración con elementos góticos, mudéjares y renacentistas.
Otras construcciones que seguramente el visitante no querrá dejar de visitar, dado su gran valor histórico, son un puente, una necrópolis y una calzada romana, además de la Ermita del Calvario que data del siglo XVII. Tanto el puente como la mencionada calzada se hallan en el paraje conocido como Molino del Puente, popularmente llamado Molino de Zacarías, mientras que la necrópolis está ubicada en la Era del Chopo.
Con respecto a la gastronomía de los colmenereños, aparte del aceite de oliva virgen extra, destacan el choto al ajillo, las migas, los guisos de cordero, la fritada de conejo con tomates y pimientos, entre otros platos típicos que son elaborados con productos derivados del cerdo y de la caza menor.

Imagen:

granadasiempre.blogspot.com.ar

Turismo cultural en Villatobas

Villatobas es una pequeña población situada en la Comarca de La Mancha que destaca por su entorno natural, donde el terreno llano se ve interrumpido por algunos cerros.

La Plaza de Moros, ubicado cerca del arroyo Robledo, es uno de los sitios que dan cuenta del pasado de la villa. Se trata de un yacimiento arqueológico en el cual se conservan restos de un poblado amurallado que data de la Edad de Hierro. Uno de sus principales atractivos es la muralla con dos torres que circunda el conjunto.

La arquitectura religiosa es uno de los sellos distintivos de Villatobas. Así, por ejemplo, puede visitarse la Ermita San Jorge, una construcción del S. XVI que, por el avanzado estado de deterioro en el que estuvo durante largos años, fue reconstruida por los vecinos entre 2005 y 2006.

La Ermita de San José, que acabó de construirse en 1647, alberga un sobrio retablo del S. XVII y un lienzo que representa la Huída a Egipto. El edificio es de planta rectangular, con bóveda de medio punto.

La Ermita de Santa Ana es otro de los monumentos religiosos que vale la pena conocer. El templo original fue erigido en el siglo XVII, disponía de muros de piedras, conforme a la arquitectura popular. A partir de la década del 70 la ermita permaneció en estado ruinoso, lo cual llevó a que en 2007 los vecinos la reconstruyeran por completo sobre su antiguo emplazamiento.

De todos modos, el principal edificio religioso es la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, fechada entre los siglos XVI y XVII. El templo dispone de tres naves cubiertas con bóvedas de crucería ojival. Si te agrada el turismo cultural, Villatobas es un buen destino para disfrutarlo.

Imagen:

diputoledo.es