Rutas y senderos de Arredondo

Arredondo, es una encantadora localidad del Alto Asón, en Cantabria. Su territorio, escarpado y agreste, no es muy concurrido debido a que se encuentra fuera de paso de las rutas habituales.

Los macizos calizos de cumbres elevadas, que accidentan el relieve tanto de Arredondo como de los municipios aledaños, engloban en su interior un conjunto de cavidades de características únicas. Dentro del término municipal de Arredondo, se ubica el Sistema del Cueto-Coventosa, que con sus 815 metros de desnivel es considerado uno de los más importantes de España. También, vale la pena mencionar a la Cueva de la Vallina,  que se destaca entre las cientos de cuevas y torcas que existen. Este excepcional mundo subterráneo convierte a Arredondo en uno de los sitios preferidos por los espeleólogos de toda Europa.

Desde no hace mucho tiempo, este territorio ha comenzado a ser frecuentado por montañeros y senderistas, pues Arredondo se ha encargado de promocionar este tipo de actividades en esta parte de Cantabria, desconocida por muchos. Esto ha dado lugar en la región a la señalización de algunos senderos de Pequeño Recorrido (PR), que han sido incorporados a una red de carácter comarcal.

Uno de los recorridos más recomendables para realizar, debido a que no reviste dificultades, es el “Camino de las Cabeceras de Alisas”, un sendero de 12 kilómetros con comienza y finaliza junto a la iglesia de Bustablao. El inicio del recorrido nos conduce por la pista asfaltada que llega al barrio de Tabladillo, subiendo luego hasta las cumbres de Alisas, en las que puede observarse un estupendo ejemplar de tejo. Después, el circuito discurre entre cabañas y rodea las cabeceras del valle, donde puede tomarse un desvío a la derecha para acceder hasta El Braneu, collado desde donde se vislumbra el valle del río Miera. Retomando el camino, se desciende hasta el barrio del Avellanal y Bustablao. Si bien se trata de una ruta fácil, es necesario saber que existe un desnivel de 400 metros que hay que salvar, con algunas pendientes pronunciadas.

También, se puede optar por recorrer el “Camino de Peña Lavalle”, ruta que asciende hasta los alrededores de la cumbre que lleva el mismo nombre, donde se asienta la Sima del Cueto. El sendero comienza en Arredondo, sube hasta el barrio de Socueva y pasa por las proximidades de la antigua  ermita rupestre de San Juan de Socueva, y continúa ascendiendo hasta las cabañas de Buzulucueva. El camino sube hasta un collado cercano a la cumbre, desde donde es posible contemplar una magnífica vista panorámica del valle del Asón. Son 6 kilómetros y más de 800 metros de desnivel, siendo por su dureza una excursión de jornada completa.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9d/Iglesia_de_San_Pelayo.JPG/450px-Iglesia_de_San_Pelayo.JPG

 

Bardenas Reales

Al sur de la provincia de Navarra se encuentra Bardenas Reales, un sorprendente paraje semidesértico de 41.845 hectáreas de extensión. Para visitar el Parque Natural de las Bardenas Reales, puedes acceder desde el pueblo de Arguedas, en cuya zona entrada verás la inscripción toros bravos.

Transitando por la angosta carretera, podrás comenzar a apreciar las formaciones características del terreno, comunes en este tipo de parajes, originadas por la acción del agua y el viento sobre el suelo.

Tras recorrer algunos kilómetros, arribarás al centro de interpretación del parque, donde puedes informarte acerca de los lugares de mayor interés que puedes visitar, así como por las rutas en bici o a pie que puedes realizar por este lugar para conocer lo más característico de la zona.

El índice de lluvias de las Bardenas Reales varía entre 400 y 500 mm de precipitaciones al año, concentrándose en su mayoría durante el otoño y la primavera. Lo curioso e impensado de este parque natural es que sus suelos resultan ideales para la agricultura.

La fuerte erosión producida por el agua, sumada a las torrenciales precipitaciones, da lugar a los barrancos que conforman una especie de red laberíntica que se extiende por toda la zona de las Bardenas, fundamentalmente en la Bardena Blanca. La Blanca se halla rodeada por los cabezos y planas, siendo los más trascendentes los cabezos de Cortinas, Pisquerra, El Rallón y Castildetierra. Mientras que de las planas sobresalen las de la Ralla y Alfarillo.

El parque es dueño de una gran belleza paisajítica, la cual queda evidenciada sobre todo en Castildetierra, un auténtico monumento natural, de especial interés pues sirve de modelo para explicar el singular proceso de erosión que existe en Bardenas. Los materiales erosionados se depositan a los pies de los cabezos originando suaves laderas de acumulación.

No dejes de conocer las Bardenas Reales, sin dudas quedarás impactado con tu visita.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/42/Bardenas_Reales_20.JPG/800px-Bardenas_Reales_20.JPG

Viaje por la costa de Bareyo

Bareyo es un municipio de la costa de Trasmiera, que está situado en la zona del Cabo de Ajo, al norte de Cantabria. Está compuesto por tres pueblos: Ajo, el más importante y popular por sus playas y la ría, Bareyo, que da nombre al ayuntamiento y que posee una de las mejores iglesias románicas de la región, y Güemes, localizado en un valle escondido y alejado.

Posee el típico paisaje de la costa cántabra, caracterizado por suaves relieves cubiertos de praderías y un litoral en el que predominan los acantilados. También, cuenta con dos playas, Cuberris y La Antuerta, y la encantadora ría de Ajo, conocida también como de La Venera o de Castellano, que está muy bien conservada. Este estuario, donde tiene su desembocadura el río Campiazo, constituye el límite con el municipio de Arnuero. La carretera es atravesada por el Puente de la Venera, desde donde es posible contemplar uno de los molinos de marea más importantes de la región.

Al igual que otros municipios de la costa de Trasmiera, Bareyo ha experimentado en los últimamente un notable desarrollo turístico y urbano, sobre todo en el pueblo de Ajo, que es el más cercano a la costa. No obstante, la zona de las playas y la ribera de la ría no se vieron afectadas por el crecimiento urbano. En el núcleo urbano de Ajo es posible contemplar diferentes casonas y casas-torres, que le confieren cierto estilo.

La zona de la costa, donde se alzan los acantilados de Cabo Quintres, considerados los más altos de Cantabria, y los de Cabo del Ajo, es la más atractiva del municipio. Para llegar a Cabo Quintres debemos partir del pueblo de Ajo, tomando una pista que pasa por el barrio La Peña y la zona de Seles hasta acceder a los alrededores del cabo. A este lugar se puede acceder también desde la zona de las playas, recorriendo la costa por praderías procurado mantener distancia de  las rocas del acantilado. Por otro lado, es recomendable recorrer la ruta jacobea cantábrica, en el tramo que discurre por el municipio. Para ello, una opción es ascender desde el Puente de Solorga hasta arribar al pueblo de Bareyo, para luego continuar por la carretera local hasta Güemes, donde hay un albergue de peregrinos. Desde allí, es necesario seguir hasta Galizano primero, y al santuario de Latas y Santander después. Otra alternativa es ascender por los caminos rurales que salen desde el Puente de Solorga y que conducen hacia la iglesia románica de Santa María de Bareyo.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Bareyo_Cantabria1.jpg