Viaje al pasado en Daroca

Daroca es una ciudad que dispone de un gran legado histórico, que se evidencia en su privilegiado patrimonio monumental y artístico. Cuenta con un recinto amurallado que protege el casco antiguo, considerado el más extenso de Aragón. Los templos que aún se conservan, dan cuenta de la importancia que tuvo la ciudad durante el periodo medieval, ya que dos de sus iglesias son vistas como el eslabón aragonés en el que culmina el Románico y se inicia el Mudéjar.
Pasear por sus calles añejas representa una experiencia única, que nos transportará a cada uno de los rincones de las  portentosas murallas. El recinto amurallado de Daroca, posee más de cuatro kilómetros de extensión, y está compuesto por castillos, diversos torreones y varias puertas, algunas de ellas de carácter monumental. Lo que permite considerar a la ciudad como una de las poblaciones más ricas a nivel cultural de todo Aragón.
El templo de San Miguel, de estilo románico, es una construcción que data del siglo XII, y que conserva en su interior destacadas pinturas góticas. Actualmente, es utilizado como sala de conciertos y para la realización de actos culturales.
De sus puertas sobresalen la Puerta Alta, el portal de la muralla que brindaba acceso desde la zona más alta de la ciudad, y la Puerta Baja, considerada como la más monumental y emblemática de la ciudad.
El Castillo Mayor es otro de sus atractivos. Se trata de una fortaleza de origen árabe que articuló un complejo sistema defensivo compuesto por numerosos torreones, que pueden apreciarse a lo largo de 10 kilómetros de murallas.
Los que prefieren hacer un recorrido por los muesos locales, pueden dirigirse al Museo Comarcal Hospital de Santo Domingo, un edificio del siglo XVI que alberga materiales arqueológicos así como una vasta colección de obras de arte religioso; el Museo de los Corporales, situado en la colegiata de Santa María; y el Museo de la Pastelería, sitio perfecto para conocer los sabrosos lamines darocenses.

 Imagen:

http://slarraga.blogia.com/upload/20101112113706-daroca.jpg

Daroca, una de las ciudades culturalmente más ricas de Aragón

Daroca es una atractiva ciudad aragonesa, que posee un pasado histórico en el que  musulmanes, judíos y cristianos han dejado sus huellas. Por lo que su patrimonio monumental y artístico, que la convierte en una de las poblaciones culturalmente más ricas de la región, no tiene desperdicio.
Los templos que aún se mantienen en pie, como el de San Miguel, que es usado como sala de conciertos y para la realización de actos culturales; y el de San Juan, que simboliza el surgimiento del Mudéjar; evidencian la trascendencia que supo tener Daroca durante la época medieval.  De todas maneras, el templo más importante es el de la Colegiata de Santa María, que posee un interior de excepcional riqueza ornamental. Dicha iglesia, atrae el interés de los visitantes ya que alberga los Sagrados Corporales, motivo que la convirtió en sitio de peregrinaje para los cristianos.
El recinto amurallado que cobija el casco histórico, considerado el más extenso de Aragón, da cuenta del carácter estratégico del enclave. A él, se han añadido tres castillos, algo más de cien torreones y diversas puertas, algunas de ellas de carácter monumental, como es el caso de la Puerta Baja y la Puerta Alta.
Dar un paseo por sus calles llenas de historia representa una experiencia maravillosa, permitiéndonos descubrir alguno de los tantos secretos que conservan las portentosas murallas.   
En el antiguo castillo, de origen árabe, se encuentran los restos de la primitiva alcazaba musulmana, desde donde es posible apreciar una sensacional panorámica del conjunto urbano.    
Para conocer un poco más de su rica historia, vale la pena visitar el Museo Comarcal Hospital de Santo Domingo, un edificio del siglo XVI en cuyo interior alberga, además de materiales arqueológicos, una importante colección de obras de arte religioso.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/2c/Daroca_-_Santo_Domingo_de_Silos_9.jpg/800px-Daroca_-_Santo_Domingo_de_Silos_9.jpg