Por las cuevas de Bocairent

A 95 kilómetros al sur de Valencia, y a los pies de la Sierra de Mariola, se encuentra Bocairent, una pequeña  población que posee una situación orográfica muy particular, razón por la cual diferentes culturas se han desarrollado aquí a lo largo de la historia.
En esta zona, se han hallado algunos restos de asentamientos humanos del periodo neolítico, en lugares como las cuevas del Vinalopó y de la Sarsa, además de distintos poblados íberos localizados en pequeñas lomas. Incluso, los romanos han dejado su huella en algunas villas dispersas por el campo.
El casco antiguo, declarado conjunto histórico-artístico, sobresale por el trazado de sus calles muy particular, fiel al estilo árabe, con subidas y bajadas, escaleras, plazuelas y calles cortadas.
Además, hay una ruta señalizada, que conduce por los extramuros del casco antiguo, para poder así contemplar las casas que están asentadas en el borde del barranco.
En la zona norte del Barrio Medieval, está la Cava de Sant Biai, a la cual se accede por una galería subterránea. En el pasado, era utilizada para depositar nieve, pero hoy en día es usada para exponer 6 paneles ilustrativos que contienen la historia del hielo y la nieve, además de un plano con todos los neveros que hay en la zona.
Uno de sus mayores encantos son las Covetes dels Moros, un conjunto de cuevas artificiales, situadas a 300 metros del núcleo poblacional, con aberturas en forma de ventana.
Otra de las bellezas de Bocairent es la Plaza de Toros, la cual además de ser la más antigua de la Comunidad Valenciana es considerada única en su tipo, pues se encuentra completamente excavada en la roca.
Continuando con el paseo, visitamos el Monasterio Rupestre, un antiguo convento subterráneo de monjas de clausura que data del siglo XVI, que cuenta con la particularidad de haber sido excavado en la roca.
Por su parte, el Parque Natural de la Sierra de Mariola es un gran reservorio de plantas aromáticas y medicinales, que abarca parte de las comarcas de la Vall d’ Albaida, l’ Alcoia y el Comtat. Incursionando a través de sus senderos señalizados es posible apreciar diversas ermitas, masías y cavas de nieve.

Imagen:

http://www.absolutespana.com/wp-content/uploads/2008/08/11.jpg

Mijas, bella por donde se la mire

Mijas, es un municipio que está situado en plena Costa del Sol Occidental y que se caracteriza por su entorno de lomas, cerros y ondulaciones. Está dividido en tres núcleos urbanos: Mijas Pueblo, en la sierra, Las Lagunas, en Mijas Costa, y La Cala, núcleo costero donde se extienden sus 12 km. de playa.
Podemos empezar por visitar la Ermita Virgen de la Peña, donde se venera la imagen de la patrona de Mijas. Su particularidad reside en que se halla  excavada en una roca, contigua al mirador de El Compás.
En la falda de la sierra, se localiza la Ermita del Calvario, la cual fue construida  en 1710 y que en el pasado era utilizada por los monjes Carmelitas como retiro espiritual. Si bien la ermita abre sus puertas únicamente los viernes de Cuaresma, vale la pena subir para apreciar las sensacionales vistas que ofrece de la  costa y del mediterráneo.
El Museo de Miniaturas “Carromato de Max”, que exhibe obras de más de 50 países, constituye uno de los museos más curiosos del mundo. Este lugar puede ser considerado de visita obligada por el carácter de sus muestras.
Para aquél que quiera conocer más sobre el pasado del municipio, puede visitar la Casa Museo, un sitio de carácter etnográfico que da cuenta de los antiguos oficios y tradiciones de la villa. Aquí, además de realizar sendas exposiciones de arte, se recrean dos molinos de aceite, una bodega de vino y una casa tradicional.
Otros atractivos de gran interés son la Plaza de Toros, que llama la atención por su forma ovalada; así como la muralla, que presenta los restos de la antigua fortaleza donde se emplazaba la villa; los jardines, que fueron diseñados para que esté cubierto de flores durante todo el año; y el mirador, uno de los más impactantes de la costa.
Párrafo aparte merecen las Cuevas de la Antigua Fragua, que representan una fiel muestra de la arquitectura natural de Mijas. Por la orografía del terreno, muchas casas utilizaban estos espacios como cuadras con el fin de guardar los animales o incluso como alacena, debido a que mantienen la misma temperatura a lo largo de todo el año.
La Serranía de Mijas, constituye un lugar ideal para contemplar bellas vistas panorámicas y disfrutar de un tranquilo paseo por su entorno natural. Hay diversas  rutas de senderos, que permiten apreciar de cerca la morfología de la serranía, que se caracteriza por sus pronunciadas cañadas y atractivas cuevas.
En sus 12 km. de costa, Mijas posee estupendas playas, como Faro Calaburras, el Charcón, la Butiplaya y Calahonda, por mencionar sólo algunas.
Junto al paseo marítimo, se halla el Centro de Interpretación de las Torres Vigías, más conocida como Torreón, una bonita torre almenara que, en sus orígenes, poseía un carácter defensivo.
Por otro lado, gracias al buen clima de Mijas, se pueden practicar  infinidad de actividades deportivas al aire libre, como parapente, ala delta, senderismo, golf, submarinismo y deportes de montaña.
De más está decir que si visitamos Mijas no podremos resistirnos a subirnos a los Burros-Taxis, uno de sus principales atractivos turísticos, para dar una vuelta o, simplemente, para fotografiarnos.

Imagen:

http://www.destinoespana.com/

Visitando Utiel

A la orilla del Río Magro, se ubica Utiel, un municipio de la Comunidad Valenciana que es popularmente conocido por  su producción vinícola.
Se trata de un destino de notable história, lo cual queda de manifiesto en los importantes  restos arqueológicos  de Villares, una antigua ciudad de la época prerromana, situada próxima a la vecina localidad de Caudete de las Fuentes.
El l monumento más sobresaliente de Utiel es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, un austero templo originario del gótico final que se destaca por su impactante torre, la cual se imponer sobre el entramado urbano.
Otros buenos ejemplos de la arquitectura religiosa son el Convento de la Merced y el de Franciscanos, construidos durante el siglo XVIII, y la Ermita del Remedio, todos de especial interés.
Utiel dispone de una tradicional afición taurina. Pues, vale aclarar, que en su época de mayor desarrollo, allá por el siglo XIX, se construyó la Plaza de Toros, que cuenta con una capacidad para alrededor de 10 mil espectadores. De ahí que los locales suelen ufanarse de poseer la plaza más antigua, anterior incluso a la de la propia capital provincial.
Pero sin dudas, la mejor visita que podemos hacer es al popular Museo del Vino, el cual funciona en una antigua bodega de singular forma circular que ha sido construida a fines del siglo XIX. Aquí, es posible apreciar de cerca diferentes aspectos vinculados con la producción vinícola.
En fin, visitar esta encantadora ciudad nos deparará una grata experiencia, no sólo por sus atractivos sino por la calidez de sus gentes.

Imagen:

http://media.rurismo.com/fotos/grande/pueblos/valencia/10101_1.jpg

Vino y toros en Utiel

En las margenes del Río Magro, en Valencia, se halla Utiel, una ciudad de aproximadamente 10.000 habitantes, famosa por su producción vinícola, que se alza muy cerca del  límite con Cuenca.
La zona posee gran trascendencia a nivel histórico. De ello, dan cuenta los diversos restos arqueológicos de la antigua ciudad de Villares, en las cercanías de la localidad de Caudete de las Fuentes.
Desde siempre ha sido considerada tierra fronteriza,  vinculada al mismo tiempo a la Corona de Castilla y Valencia.
El monumento mas representativo de la ciudad de Utiel es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, un templo del gótico final de aspecto por demás austero en el que destaca, sobre el entramado urbano, su imponente Torre.
Otras construcciones religiosas de especial interés son el Convento de la Merced y el Convento de Franciscanos, ambos datados en el siglo XVIII, además de la Ermita del Remedio.
Su afición taurina es otros de los condimentos del lugar.  La tradicional Plaza de Toros, con capacidad para unos 10.000 espectadores, fue construida en el siglo XIX y es uno de los orgullos de Utiel. Sus habitantes se  ufanan de tener la plaza más antigua, incluso que la de la capital provincial.
Por supuesto que en esta ciudad famosa por su producción vinícola es imposible dejar de visitar el Museo del Vino, el cual funciona en una antigua bodega de singular forma circular que fue levantada a fines del XIX. Aquí, es posible apreciar diferentes aspectos asociados a la producción vinícola.
En fin, esta ciudad significará un grato recuerdo en la memoria del visitante.

Imagen:

http://elcaminoderequena.blogspot.com/2010/02/arte-y-monumentos-en-el-camino-utiel.html

Bocairent, un municipio sin igual

Bocairent, es un municipio del sur de Valencia, que está ubicado a los pies de la Sierra de Mariola.            
Primero, podemos comenzar por dar un paseo por el casco antiguo, declarado conjunto histórico-artístico, que se caracteriza por el peculiar trazado de sus calles, empinadas y tranquilas, que guardan tesoros de singular belleza. Además, hay una ruta señalizada, que conduce por los extramuros del núcleo antiguo, permitiendo apreciar de cerca las casas que están asentadas en el borde del barranco.
En la parte norte del Barrio Medieval se encuentra la Cava de Sant Biai, que era utilizada para el almacenamiento de hielo y a la cual puede accederse mediante una galería subterránea excavada en la roca. Aquí, es posible apreciar 6 paneles ilustrativos que contienen la historia del hielo y la nieve desde sus inicios hasta la actualidad, además de un plano situacional de todos los neveros que existen en la zona.
Otro de los grandes atractivos de Bocairent es Covetes del Moros, un conjunto de cuevas artificiales, que poseen orificios en forma de ventana, ubicadas en mitad de una pared de roca vertical, próximas al núcleo urbano. El uso de estas cavidades ha dado lugar a distintas interpretaciones, pero lo que sí se sabe es que corresponderían a los siglos X-XI.
Continuando el periplo, podemos visitar la Plaza de Toros, considerada única en su tipo ya que se encuentra completamente excavada en la roca. Se trata de la más antigua de la Comunidad Valenciana y dispone de un aforo de 3.760 localidades.
De las construcciones religiosas se destacan el Monasterio Rupestre, un antiguo convento subterráneo de monjas de clausura, y la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, la cual ha sido levantada sobre el antiguo castillo árabe de Bekiren.
Para disfrutar de la naturaleza del lugar, qué mejor que acercarse al Parque Natural de la Sierra Mariola, que sobresale por su variedad de plantas aromáticas y medicinales. Es el sitio perfecto para  realizar excursiones a pie, a caballo o en bici, puesto que posee senderos señalizados que conducen al visitante por diversas ermitas, masías y cavas de nieve.

Imagen:

http://www.absolutespana.com

Los mejores rincones de Almadén

Almadén, situado en la provincia de Ciudad Real, es la capital de la comarca del Valle de la Alcudia.
Este pueblo cuenta con diversos atractivos, como es el caso de la Puerta de Carlos IV, localizada en una gran mina, por donde antiguamente se tenía acceso a las instalaciones metalúrgicas. Dicha puerta, era atravesada por las carretas que transportaban mercurio desde Almadén a Sevilla. Construida en 1795, representa un elemento histórico de especial interés.
Por su parte, también es posible apreciar el horno de Bustamante de Almadén, una verdadera maravilla de la metalurgia. Dicho horno, una construcción del siglo XVIII,  ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
El Castillo de Retamar, de origen árabe, sobresale por su torre campanario, con un reloj. Este castillo era una de las tantas fortificaciones que se sucedían por las sierras cercanas, habiendo sido utilizada como puerto de vigilancia y defensa en épocas de luchas.
La Plaza de Toros, nos depara una grata visita. Se trata de una construcción singular, que posee  forma hexagonal, a diferencia de la mayoría de las plazas, que son de forma redonda. Además, es un edificio de enorme belleza, estando su superficie rodeada de balcones cubiertos. En sus orígenes fue destinada para albergar pequeñas casas, pero en 1998 fue habilitada y transformada en un gran hotel, con una capacidad para 4 mil personas.
Del patrimonio arquitectónico religioso, merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Almadén, construida en el año 1.749 y que antiguamente fue una ermita. Su fachada, por demás particular, combina el estilo barroco en la parte baja y neoclásico en la parte superior.
Además, el ambiente natural de Almadén cuenta con parajes de enorme belleza, como es el caso de Sierra Morena, una cadena montañosa que representa uno de los bordes de la meseta castellana, cuyo valor paisajístico es realmente incalculable.

Imagen:

http://photos3.hotelsearch.com/0009/3944/plaza-de-toros-de-almaden-almaden_big.jpg

Ayamonte, lugar de gran tradición

Ayamonte, municipio ubicado en la frontera con Portugal, es sin dudas el destino ideal para quienes busquen pasar unos días disfrutando del sol en la playa, y para adentrarse también en la tradición y cultura de un pueblo.
Precisamente, en el Dolmen del Cabezo del Romeral, una construcción funeraria prehistórica que data de la época calcolítica, es donde se hallaron los restos arqueológicos de los primeros pobladores del lugar.
Paseando por el casco histórico, es posible contemplar una gran cantidad de monumentos, tanto civiles como religiosos, además de numerosos rincones que dan cuenta de la historia de la villa. La mayoría de ellos se concentran en el Barrio de la Villa, el punto neurálgico de Ayamonte, entre los que se encuentran por ejemplo la Ermita de San Sebastián, la Iglesia del Salvador, el Museo de la Soledad y el Tempo de San Francisco, este último declarado monumento nacional.
Por la zona de los Barrios Altos se encuentra la Plaza de Toros, que se caracteriza por sus muros de estilo mudéjar.
Además, el Parador Nacional Costa de la Luz, localizado en la parte más alta de la población, es otro de los sitios que valen la pena visitar. Desde aquí, pueden contemplarse magníficas vistas.
Por su parte, las playas de Isla Canela y Puntal del Moral, con un entorno natural digno de admiración, son los principales referentes turísticos de Ayamonte.
A aquellos que les guste realizar deportes, pueden practicar ciclismo, senderismo o montar a caballo en la Vía Verde Litoral. Mientras que en el puerto deportivo pueden practicarse todo tipo de deportes náuticos.
En cuanto a la gastronomía local, ésta se caracteriza por sus platos a base de pescados y mariscos, destacándose la raya al pimentón y el rape a la marinera.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9b/2007.03.29.es.an.Ayamonte.jpg