Viaje de relax en Andorra la Vella

La capital del Principado de Andorra, Andorra la Vella, es una estupenda ciudad que se halla ubicada en el corazón de un atractivo y fecundo valle y circunscripta por majestuosas montañas como el Pico de Can Ramonet y la sierra de Enclar. Se trata, sin dudas, de una ciudad en la que contrastan visiblemente sus orígenes medievales con la modernidad imperante.
De su legado histórico puede apreciarse, entre otras cosas, la Casa de la Val, una casa-fuerte que data del siglo XVI y que en la actualidad es sede del Parlamento Andorrano. Si bien ha sido restaurada, aún conserva su estilo arquitectónico medieval, que puede contemplarse en la Sala del Consell General, la sala-museo y la cocina típica. En los jardines, se pueden apreciar una pila bautismal, proveniente de la iglesia de Sant Juliá de Lória, una cruz de término de La Massana y el palomar de la torre, además de diversas esculturas.
Otros edificios históricos de la ciudad son la iglesia parroquial de San Esteban o Sant Esteve, de la que todavía es conservada una parte del templo románico original, y la iglesia de Santa Coloma, característica por su campanario circular.
Andorra la Vella posee, además, un entorno natural de estupendos paisajes montañosos con picos nevados y fecundos valles, que invitan al relax, al descanso y al ocio.
Por otro lado, éste es el destino perfecto para ir de compras ya que goza de un régimen impositivo por el cual casi no se pagan impuestos, pudiendo adquirir  perfumes, ropas de diseñador, tabaco e, incluso, licores y vinos, a precios más que tentadores. La Avinguda de Meritxell es la arteria principal de Andorra la Vella, donde es posible encontrar las mejores boutiques, joyerías, restaurantes y hoteles.
Si decides viajar en el invierno, Andorra la Vella te ofrece una tentadora propuesta para practicar lo mejor del deporte blanco: el esquí, gracias a sus amplias pistas de esquí. Disfruta de tus vacaciones en Andorra la Vella, y anímate a vivir la naturaleza del lugar además de conocer su historia.

Espot

Espot es un pueblo ubicado en el Valle del Río Escrita, en la comarca catalana del Pallars Sobirá. Si bien tradicionalmente permaneció aislado debido a su situación geográfica, experimentó una gran transformación tras la creación del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, así como de las pistas de esquí alpino. Estais y Novells, son los dos núcleos de población que tiene agregados.
Tal transformación supuso un cambio de las actividades productivas, al igual que del estilo de vida y de la configuración urbanística. De todos modos, todavía conserva una torre medieval de vigilancia, que se alza sobre la población, un puente románico sobre el Río Escrita, que cruza el pueblo, y otro donde culmina el río conocido por Torreón.
En la zona, existen más de 20 lagos de origen glaciar y numerosos macizos, como los Macizos de Ratera, Pui de Linyà, Subenuix, Encantats y Amitges, entre otros.
A la derecha del Río Escrita, que atraviesa la población, se halla la antigua Torre de los Moros, una torre defensiva que data de los siglos XII-XIII; en tanto que a la izquierda de dicho curso de agua se erige la Iglesia Parroquial de Santa Llogaia.
La Ermita de San Jaume es construcción románica, reformada en el siglo XVIII.
Por su proximidad al Parque Nacional y a la Estación de Esquí, hace que puedan realizarse una gran cantidad de deportes.
Tras pasear por sus calles y conocer a sus gentes, seguramente querrás volver.

Imagen:

http://s1.wklcdn.com/image_3/111355/2470170/958741.jpg

¡Ven a esquiar a Candanchú!

Candanchú es una estación de esquí del Pirineo Aragonés que, junto con la de Jaca, propone una oferta de actividades más que tentadora para poder divertirse en la nieve.
Posee un circuito de fondo de unos 35 kilómetros, donde es posible escoger entre cinco recorridos diferentes debidamente balizados. Además, ésta es la única estación donde puede practicarse biatlón, un deporte olímpico donde el esquí de fondo es combinado con el tiro al blanco.
Desde la Tuca Blanca, el punto más alto de la estación, pueden contemplarse a 2.400 metros de altitud increíbles vistas panorámicas del paisaje pirenaico, hacia por ejemplo el Pico del Aspe, la Loma Verde, la Ciudad de Piedra y el Bosque de las Hayas. Esta zona dispone de una amplia variedad de pistas, tanto para expertos como para principiantes.
Paseo por la Jacetania
Candanchú, ubicada en el Valle del Aragón, al que también se lo conoce como Jacetania o Reino de los Pirineos, integra el Camino de Santiago, ruta medieval que luego de pasar por Candanchú y Jaca, prosigue hasta Puente la Reina, en Navarra, uniéndose al Camino Francés.
La estación puede ser tomada como punto de partida para recorrer los diferentes museos y atractivos turísticos de la Jacetania, como es el caso de la Torre de los Fusileros, las esculturas de Berdún, la catedral de Jaca y el museo de arte contemporáneo de Hecho que funciona al aire libre.
En fin, si te atraen los deportes de invierno, entonces la estación de esquí Candanchú es la opción perfecta para darle rienda suelta a tu pasión.

Imagen:

Wikipedia