Sant Mateu, capital histórica del Maestrazgo

Sant Mateu, la capital histórica del Maestrazgo, se localiza en la comarca del Baix Maestrat, a 65 km al norte de Castellón.
Su relieve es suave en la zona central y un tanto más montañoso en sus laterales, con montañas que llegan a superar, en algunos casos, los 800 m de altitud. Un pasillo central cruza el término de norte a sur, el cual drena las aguas procedentes de los barrancos y arroyos de Benifarquell, Palacio, Piques hacia la Rambla Cervera y Coma.
El clima típicamente mediterráneo, favorece la existencia de una vegetación característica de bosque mediterráneo.
Su posición geográfica privilegiada, la convierte en un lugar sin igual para disfrutar de los atractivos de las comarcas del Maestrat y de Els Ports.
El gran valor del patrimonio monumental e histórico que Sant Mateu brinda a sus visitantes, es un fiel reflejo de la enorme importancia que supo tener la población en el pasado. El legado monumental, tan magnífico como espectacular, ha motivado la declaración del conjunto histórico artístico de Sant Mateu como Bien de Interés Cultural. Dicho legado, está conformado por la Iglesia Arciprestal, el Ayuntamiento, el Callejón de los Judíos, el Palacio Borrull, la Fuente del Ángel, las murallas, el Palacio del Marqués de Villores y el Museo Arciprestal, entre otras joyas arquitectónicas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/42/Pra%C3%A7a_Maior_San_Mateo.jpg

Canfranc a pura nieve

Canfranc es un bello municipio de la comarca de la Jacetonia, que está ubicado en pleno Valle de Aragón, a unos 1040 metros sobre el nivel del mar, y a los pies del puerto de Somport, el cual constituye el paso fronterizo entre Francia y España.
Posee un clima típico  de Alta Montaña, con temperaturas que alcanzan los bajo cero durante la mayor parte del año. Incluso, durante la primavera es posible encontrar aún  nieve.
Si hay algo de lo que vale la pena disfrutar en la antigua localidad de Canfranc es de  su patrimonio monumental, del cual se destacan los restos del castillo, de origen medieval, que son conservados encima de una gran roca; la fachada de la Torre de Aznar Palacín, que data del siglo XIC, la maravillosa iglesia parroquial de la Asunción, ampliamente reconocida por los cuatro retablos de estilo barroco que alberga, y el conjunto monumental de la Trinidad, construido en el siglo XVI con el propósito de ayudar a los pobres y peregrinos.
El sitio más emblemático de Canfranc es, sin dudas, la Estación Internacional de ferrocarril, de típico estilo francés, que se caracteriza por su estupenda cubierta de pizarra.
Al mismo tiempo, por su situación geográfica, se han erigido fuertes y construcciones de carácter militar, como es el caso del Fuerte de Coll de Ladrones y la Carreta de Fusileros.
En fin, Canfranc ofrece a sus visitantes disfrutar de su riqueza monumental, además de  de la nieve y la realización de numerosas actividades en su magnífico entorno natural.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b4/Canfranc%2C_la_gare.jpg/800px-Canfranc%2C_la_gare.jpg

Daroca, una de las ciudades culturalmente más ricas de Aragón

Daroca es una atractiva ciudad aragonesa, que posee un pasado histórico en el que  musulmanes, judíos y cristianos han dejado sus huellas. Por lo que su patrimonio monumental y artístico, que la convierte en una de las poblaciones culturalmente más ricas de la región, no tiene desperdicio.
Los templos que aún se mantienen en pie, como el de San Miguel, que es usado como sala de conciertos y para la realización de actos culturales; y el de San Juan, que simboliza el surgimiento del Mudéjar; evidencian la trascendencia que supo tener Daroca durante la época medieval.  De todas maneras, el templo más importante es el de la Colegiata de Santa María, que posee un interior de excepcional riqueza ornamental. Dicha iglesia, atrae el interés de los visitantes ya que alberga los Sagrados Corporales, motivo que la convirtió en sitio de peregrinaje para los cristianos.
El recinto amurallado que cobija el casco histórico, considerado el más extenso de Aragón, da cuenta del carácter estratégico del enclave. A él, se han añadido tres castillos, algo más de cien torreones y diversas puertas, algunas de ellas de carácter monumental, como es el caso de la Puerta Baja y la Puerta Alta.
Dar un paseo por sus calles llenas de historia representa una experiencia maravillosa, permitiéndonos descubrir alguno de los tantos secretos que conservan las portentosas murallas.   
En el antiguo castillo, de origen árabe, se encuentran los restos de la primitiva alcazaba musulmana, desde donde es posible apreciar una sensacional panorámica del conjunto urbano.    
Para conocer un poco más de su rica historia, vale la pena visitar el Museo Comarcal Hospital de Santo Domingo, un edificio del siglo XVI en cuyo interior alberga, además de materiales arqueológicos, una importante colección de obras de arte religioso.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/2c/Daroca_-_Santo_Domingo_de_Silos_9.jpg/800px-Daroca_-_Santo_Domingo_de_Silos_9.jpg

Por las calles de Cuenca

Cuenca, es un buen destino para pasar una estancia relajada. Se trata de una ciudad que, además de un bello paisaje, cuenta con un importante patrimonio monumental.
Si bien casi no queda nada en pie de la antigua muralla árabe, merece la pena realizar una visita al castillo, del cual solo se conservan algunos fragmentos, como  dos cubos y el arco de la puerta de entrada de la fortaleza.
Otro de los lugares de interés  es el edificio donde funciona el Archivo Histórico Provincial. Esta edificación ha sido por mucho tiempo sede del Tribunal de la Inquisición y luego cárcel provincial.
En relación a la arquitectura religiosa, sobresale el convento de las carmelitas descalzas. Una construcción del siglo XVII, que representó una de las más originales y bonitas casonas de Cuenca. Actualmente, el edificio es sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y otras instituciones más.
También, as aconsejable concurrir a la iglesia de San Pedro, erigida en la plaza del Trabuco. Este templo de origen románico, posee una planta octogonal hacia el exterior pero circular en la parte de adentro, todo un lujo para los seguidores de la arquitectura.
De este modo, más allá de que esto es sólo una pequeña muestra de lo que podemos encotrar en Cuenca, la ciudad dispone de más monumentos muy significativos.
La calle de San Pedro y la plaza mayor, de forma irregular, son otras de las visitas obligadas.

Imagen:

http://www.escapadafindesemana.net/

Turismo rural en Los Navalmorales

En la comarca de La Jara se encuentra Los Navalmorales, un encantador pueblo de la provincia de Toledo, en cuyo entorno pueden contemplarse paisajes naturales de admirable belleza. Todo ello, sumado a su interesante patrimonio monumental, hace de este lugar el destino indicado para disfrutar del turismo rural.

El entorno natural de Los Navalmorales resulta más que perfecto para  practicar senderismo y dar paseos en bici.

En Los Navalmorales puede visitarse la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Antigua, templo que destaca por su esbelta torre y su exquisito retablo. Pero también es posible realizar un recorrido por las diversas ermitas que se hallan diseminadas por las calles del pueblo, como es el caso de la Ermita de los Remedios, considerado el edificio religioso de mayor antigüedad de la localidad, y la Ermita de San Antonio, de planta rectangular.

Además, el pueblo posee yacimientos arqueológicos que albergan restos de antiguos asentamientos prerromanos, entre los que se encuentran varias tumbas y un dolmen.

Sus atractivos turísticos van más allá del patrimonio monumental, pues también engloban las fiestas tradicionales del pueblo y la exquisita gastronomía, completando de ese modo una oferta que tentará a más de uno a regresar a esta encantadora población.

Imagen:

diputoledo.es