Descanso en Malpica de Tajo

Si estás pensando en tomarte un descanso pues porqué no hacerlo en Malpica de Tajo, una bonita y apacible localidad del norte de la provincia de Toledo, situada a orillas del río Tajo.

Su principal atractivo es el Castillo de Malpica de Tajo, el cual fue construido a principios del siglo XIV sobre una antigua fortaleza árabe. Sus propietarios originarios fueron los Gómez de Toledo, pero en 1599 pasó a pertenecer a los Perafán de Ribera, Mariscales de Castilla y Marqueses de Malpica. El interior del castillo fue acondicionado en el siglo XVII como vivienda palaciega.

La Iglesia parroquial Nuestra Señora de las Nieves, es un templo cuya construcción data entre los siglos XVII y XVIII, aunque fue reformado en el XX. La iglesia consta de tres naves cubiertas con cúpula de arista y sobrio artesonado. Fue reconstruida sobre los restos de una antigua iglesia, conservando la estructura general y parte de la torre de la misma. Del conjunto, sobresale una cruz procesional de plata blanca del siglo XVI, obsequiada por el marqués de Malpica.

Otro de los edificios representativos de la villa es el del Ayuntamiento, que está situado en la Plaza de la Constitución. Se trata de una construcción de dos plantas, fechada en el siglo XVII, sobre cuya puerta de acceso se disponen el balcón principal, el campanil y el reloj. Su fachada exterior debió ser reconstruida por los daños que sufrió durante la Guerra Civil.

Recuerda que si visitas Malpica de Tajo en enero podrás ser testigo de una curiosa fiesta, en la cual se estila que los mozos dancen vestidos con trajes de colores llamativos al compás de unos cencerros que llevan atados en su cintura.

Imagen:

diputoledo.es

Oferta turística de Villalba de la Lampreana

Villalba de la Lampreana es un municipio de Zamora que cuenta con una interesante oferta turística para disfrutar.

Uno de sus principales encantos es la iglesia parroquial de la Asunción, que se destaca por sus bonitos artesonados, murales y retablos. Además de contar con una gran torre; en su interior resulta interesante apreciar el coro que dispone de flores entalladas del  siglo XVI.

Hay otros edificios que llaman la atención por su singularidad, que  están construidos en adobe en forma de tapial y que se alzan en pleno campo. Tal es el caso del Horno de Damian, una antigua construcción de barro que fue utilizada para  la recolección y trilla, e incluso como guarida.  Lo que asombra de su estructura es que carece de teja, por lo que es difícil explicar cómo aún perdura.

Tambien destacan los palomares, construcciones de tierra de larga data que han sido muy populares durante la época medieval, pero que hoy están en desuso. Estas estructuras fueron pensadas para la producción de pichones, que en su momento fueron un alimento de primera necesidad. Es posble verlos por casi toda la comarca de Tierra de Campos, con forma y tamaño variados, aunque la mayoría se halla en estado de abandono.

En el centro de la villa se ubica la Plaza Mayor, el centro de reunión de las gentes de este lugar. Aquí suelen realizarse sesiones de cine y diversas actividades culturales. También en ella se alza el Ayuntamiento,  cuyo nuevo edificio se erige sobre el anterior.

Al mismo tiempo, Villalba ofrece a los visitantes un amplio abanico de opciones para disfrutar de los momentos de ocio, que incluyen áreas deportivas, de paseo y áreas recreativas al aire libre.

Imagen:

http://www.fedigar.com/fiestas/villalba-de-la-lampreana.za/f392.jpg

Altea, uno de los sitios más bellos de la costa del mediterráneo español

Altea, situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es una bonita ciudad que se halla en medio de una bahía, la cual está protegida por una cadena montañosa. Se trata de uno de los destinos más atractivos de la costa del mediterráneo español.
Su blanco caserío se encuentra dispuesto en torno a un otero que corona la iglesia parroquial, que sobresale por su cúpula cubierta de tejas vidriadas azules, en claro contraste con los tonos blancos del pueblo.
Callejas empinadas, pequeñas plazas recoletas, agradables bares, algún que otro restaurante, centros de artesanía y un maravilloso mirador, que se erige junto al templo local, conforman una magnífica postal de la ciudad.
El entorno de Altea es realmente bello, conformado por la punta de Mascarat y el cabo de Toix, el Peñón de Ifach y, más al sur, el Faro de Altea.
En la parte de la costa se ubica la parte moderna, con un estupendo paseo marítimo y un importante puerto deportivo. También, en esta zona se localizan numerosos restaurantes, cuya especialidad son los platos a base de pescado y arroz.
En Altea, además de pasear, es posible disfrutar de los  deportes marítimos, ya que existen numerosos amarres en diferentes puertos cercanos, también se puede practicar  golf.
La orografía interior posibilita otras oportunidades de ocio. Unos pocos kilómetros separan el núcleo de la ciudad de entornos como el Puig Campana, de 1400 metros de altura, y la Sierra de Bernia, que supera los 1100 metros de altitud.
Incluso, si disponemos de tiempo, vale la pena visitar algunas de las localidades aledañas como Benidorm y Alfaz del Pi, así como las estupendas playas de la zona.