Espiel

Espiel, ubicado a 53 kilómetros de la ciudad de Córdoba, es un municipio de la comarca de Sierra Morena que posee un interesante patrimonio arqueológico, el cual se destaca por los restos romanos que alberga, entre los que se incluyen monedas o sepulcros, así como por un conjunto visigodo que está situado en el Cerro del Germo, sitio en el que son conservados los restos de un templo que data del siglo I.
Su riqueza arquitectónica queda de manifiesto en muchos de sus edificios laicos y religiosos. Uno de sus principales exponenetes es el Castillo de El Vacar, que fue utilizado para defender la zona de la capital del califato por el norte.
Con respecto al patrimonio religioso, este se encuentra conformado por la iglesia de San Sebastián, construida en el siglo XVI y sometida a ampliaciones en el XVIII; y la ermita de la Virgen de la Estrella, que data del siglo XVI.
La gastronomía de esta localidad es un verdadero deleite para el paladar, siendo las migas, el gazpacho, los cocidos y los ajos sus principales platos. 
Cada 19 de enero, se celebra aquí el día de Tomillos, donde al tomillo que es recogido por el momento se lo quema en las hogueras que son encendidas por los lugareños. Este festejo sirve como antesala del día de San Sebastián, fecha en la que se realiza una procesión.
Otra de sus principales festividades tiene lugar la noche del sábado Santo, en la que el pueblo cuelga muñecos de trapo en conmemoración de Los Judas para que, al día siguiente, se los busque con escopetas para matarlos.

Imagen:

casaturismorural.com

Mojácar: pueblo blanco de gran encanto

Mojácar es un pueblo de la costa almeriense que ha sabido sacar provecho del atractivo turístico que le confieren sus casas encaladas, transformándolo en un destino vacacional exclusivo. De hecho, fue en la década del 60 cuando todo comenzó a raíz de que el alcalde local decidiera regalar parcelas a personajes famosos para que pasaran sus vacaciones de verano allí. Y fue entonces que, a raíz de ello, el pueblo se transformó en punto de encuentro para escritores, intelectuales y artistas, configurando el municipio actual.
En la zona del casco urbano, de calles estrechas y empinadas, es posible visitar numerosos rincones de gran encanto, como el Mirador de la Plaza Nueva, desde donde pueden contemplarse estupendas panorámicas del  Valle de las Pirámides, así como de las sierras de Cabrera, Bédar y Almagreda, e incluso del Mediterráneo.
Entre sus principales monumentos se encuentra el Castillo de Mojácar, una fortaleza del siglo XIII que se alza sobre una elevación del terreno junto al núcleo poblacional.
Además, al pasear por el centro pueden visitarse la Casa del Torreón, la Plaza de las Flores y el Arco de Luciana. Mientras que fuera del recinto amurallado, los visitantes no pueden dejar de recorrer El Arrabal, antiguo barrio judío.
Al mismo tiempo, Mojácar posee aproximadamente 17 kilómetros de playas que todavía hoy se mantienen en estado casi virgen. Entre las playas más destacadas, es posible mencionar la playa de la Cueva del Lobo, la de Macenas o la playa de la venta del Cantal. En cuanto a las calas, vale la pena disfrutar de la cala del Lance, la del Peñón o la cala de Granatilla, todas ellas situadas en espacios protegidos.
En las calas del Peñón o Pirulico se alza la Torre del Pirulico, una antigua torre vigía que se halla en las estribaciones de un acantilado, desde la cual es posible obtener maravillosas vistas de Mojácar.

Imagen:

Wikipedia

Un paseo por Logroño

Logroño, núcleo cultural y económico de la provincia de La Rioja, es una ciudad que tiene de todo para hacer, desde visitas a bodegas, excursiones por sus paisajes, paseos por el Ebro o recorridos por sus monumentos más significativos.  Al mismo tiempo,  en Logroño existe un cruce del Camino de Santiago, el cual está simbolizado por un Juego de la Oca.
Entre sus principales monumentos religiosos sobresale la Concatedral de Santa María de la Redonda, que acapara la atención de todos por sus torres gemelas. Otros templos de especial importancia son la iglesia de San Bartolomé, que se caracteriza por su atractiva portada gótica, la iglesia de Santiago, cuya fachada deja ver sus lineas barrocas, y la iglesia Santa María del Palacio, donde su aguja gótica piramidal resalta del resto del conjunto. Asimismo, Logroño dispone de una serie de conventos y ermitas que valen la pena recorrer.
Los monumentos más característicos de la ciudad son la Muralla de Revellín, conformada por los restos de antiguas fortificaciones que poseía la ciudad con propósitos defensivos, el Puente de Hierro y el legendario Puente de Piedra.
Durante el paseo, no podemos dejar de admirar la fachada de estilo neobarroca del edificio de Correos, además de realizar una visita al Mercado Central y los edificios situados en sus alrededores, como es el caso del Teatro Bretón y la Casa de la Inquisición. Por su parte, el Puente Romano de Mantible, que data de la época romana, es otro de los atractivos que ofrece la ciudad.
Si deseamos conocer los sitios más emblemáticos del centro de Logroño, podemos caminar por la popular  Calle Laurel, sobre la cual se sitúan diversos locales gastronómicos en donde tendremos la posibilidad de probar los clásicos pinchos de la región acompañados de una copa del exquisito vino Rioja. En las proximidades, se encuentra la judería, sitio en el que antiguamente supieron convivir moros y cristianos.
Otra opción es visitar el yacimiento donde se encuentran los restos romanos de Varea, o bien dirigirnos al monte Cantabria para apreciar los vestigios de la época prerromana. Para quienes estén interesados en hacer turismo cultural, pueden recorrer  la Casa de las Ciencias y el Museo de la Rioja.

Imagen:

Wikipedia

Bercero: pueblo con encanto

Al sudoeste de Valladolid, en Castilla y León, se encuentra la población de Bercero, uno de los pueblos de mayor encanto de la comarca.

En su término municipal se hallaron diversos restos romanos, aunque de escaso valor. La arquitectura tradicional está compuesta por viviendas de adobe y algunas de sillería provistas con dinteles de piedra en sus fachadas.

En la plaza de La Constitución, puede apreciarse una casa del siglo XVII, con portada de piedra de sillería y huecos adintelados con dovelas. Mientras que saliendo de esta plaza, más precisamente en la calle del Castillo, se ubica  otra vivienda del siglo XVI, con arco de medio punto yl alero sostenido por canes de madera.

La Ermita del Cristo del Humilladero, situada en la plaza del Arrabal, es una construcción de planta rectangular que posee puerta con espadaña de ladrillo. Su cubierta de madera le confiere un toque especial. Dispone de un retablo del siglo XVIII, con diversas pinturas.

En el camino de Velilla se hallaba la Ermita de San Roque, la cual ha sido desmantelada por completo y trasladada luego piedra por piedra a la Feria de Muestras de Valladolid.

Pero, sin dudas, el principal monumento de la población es la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, templo del siglo XVI- XVII que está construido en piedra de sillería. Cuenta con tres naves, decoradas con yeserías, las cuales se hallan separadas por pilares, con arcos de medio punto. La cabecera se encuentra cubierta con bóveda de crucería.

En fin, esta pequeña localidad situada entre páramos es un excelente lugar para disfrutar del turismo rural y puede servir para conocer sus alrededores, como es el caso de Velilla.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/10426709.jpg

 

Campillos al natural

La provincia de Málaga acoge diversos destinos de especial interés, como es el caso de Campillos, un municipio muy valorado por los amantes de la naturaleza y de la espeleología. Aunque también suele ser elegido por aquellos que buscan comprar artículos hechos en piel, dado a que aquí se halla una de las industrias manufactureras de la piel de mayor prestigio de la región.
Como mencionamos anteriormente, se trata de un sitio ideal para el turismo de naturaleza ya que en su término municipal hay una serie de lagunas que han sido declaradas Reserva Natural, además de un conjunto de cuevas, como las de Herrerías, Jaguazar y Boca de la Peña. A ello, se le suman las simas del Moscón y Peñarrubia.
Desde la perspectiva monumental, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Reposo es el edificio que más se destaca. Su construcción data del siglo XVI, pero fue reformada posteriormente en dos oportunidades, y en su fachada principal puede apreciarse su estilo barroco. Otros monumentos religiosos que pueden visitarse son las ermitas de Santa Ana, San Benito, Nuestra Señora de Belén y la de San Sebastián.
Por otro lado, en Campillos existen diversos yacimientos arqueológicos que valen la pena recorrer, como por ejemplo los de Capacete, Cortijo de la Cuesta y Castillón de Gobantes, todos ellos de la época romana. 
De su artesanía típica, aparte de los artículos confeccionados en piel, pueden encontrarse además piezas de cerámica.
En cuanto a su gastronomía, no podemos dejar de deleitarnos con la porra campillera, las migas o los potajes, tanto de lentejas como de garbanzos.
Si el visitante quiere que su paseo coincida con alguna de las principales festividades del municipio, entonces deben concurrir en torno al 10 y 11 de julio, cuando tiene lugar
su Semana Santa, o bien a mediados de agosto, fecha en la que se desarrolla la Feria de Campillos.

Imagen:

Wikipedia

Los mejores enclaves de Sorbas

Sorbas es un municipio almeriense que dispone de grandes atractivos turísticos, como es el caso del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, un enclave semidesértico que se extiende a lo largo de más de 2.000 hectáreas y que es considerado uno de los más importantes del mundo. En este paraje, originado por efecto del agua de lluvia durante miles de años, hay diversas cuevas como la del Agua, la de Covadura, la del Tesoro y la de Yesos, siendo éstas dos últimas las más bellas de todas.
Al recorrer el caso urbano, si hay algo que le llamará la atención al viajero es contemplar las casas que se hallan suspendidas al borde del barranco de Afa, en lo que se conoce como “Cuenca la chica”. Por su entramado de calles de origen morisco, hay numerosos miradores, como el de La Torreta, el del Calvario, el del Porche y el del Castillo, desde donde además de apreciar el espectáculo que brindan las casas colgantes puede apreciarse la belleza de su entorno natural.
Los monumentos más importantes de la ciudad se encuentran en la plaza principal: el Ayuntamiento, el Teatro de Villaespesa, la Casa del Duque y la Iglesia de Santa María, entre otros.
En torno al núcleo de población se hallan los enclaves de mayor interés: La Mela y Cariatiz, sitios en donde se localizan varias cuevas con pinturas rupestres; y Los Molinos del Río Agua, ruta señalizada que resulta perfecta para practicar senderismo.
Los interesados en la artesanía tradicional de Sorbas, no tienen más que acercarse al  barrio de la Alfarería, al cual también se lo conoce como de Las Cantarerías, donde se encuentran los talleres en los que se elaboran diversas piezas y objetos de cerámica.
Para saborear lo mejor de la gastronomía de Sorbas, recomendamos probar los gurullos con conejos, las migas con tropezones, las gachas y sus exquisitos embutidos, entre otros manjares.

Imagen:

Wikipedia

Descubre Yepes

Yepes es una localidad de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que dispone de un interesante patrimonio monumental, el cual da cuenta de su rica historia.

Comenzamos visitando la Colegiata de San Benito Abad, edificación del siglo XVI que, debido a sus grandes dimensiones, es popularmente conocida como “la Catedral de la Mancha”. Se trata de una construcción de tres naves, en cuyos laterales se ubican las capillas. En el retablo mayor pueden contemplarse seis grandes lienzos sobre la vida de Cristo.

En la Plaza Mayor, frente a la Colegiata, está el “Edificio de las buhardillas”, construcción neoclásica del siglo XVIII que consta de  tres pisos. En el primero predominan los arcos de medio punto clásicos, mientras que los dos restantes resultan atractivos por sus amplios balcones y buhardillas.

Otros de los monumentos considerados Bien de interés cultural son la Ermita de San José, erigida durante el siglo XVII, y la Ermita de San Sebastián, cuya capilla mayor se halla tras un arco triunfal de medio punto.

Las fuentes forman parte también de los atractivos turísticos de este pueblo. Se trata de la Fuente de Arriba y la Fuente de los Tres Caños, ambas fueron construidas en piedra caliza en el siglo XVI y utilizadas como lavaderos hasta el siglo XX.

Al caminar por el casco histórico es posible apreciar antiguas casas nobiliarias, que llaman la atención por sus imponentes fachadas con rejas y balcones.

La villa de Yepes conserva, además, algunos restos de la muralla medieval, que son una clara muestra de las tres culturas que supo albergar (cristiana, musulmana y judía).

Imagen:

diputoledo.es

¡Todos a Bogajo!

Bogajo es un municipio de la la provincia de Salamanca, en Castilla y León, que se halla específicamente ubicado en “el campo de Camaces”.

El municipio posee en su haber algunas edificaciones antiguas, entre las que se destacan especialmente las religiosas, como es el caso de la Ermita del Santo Cristo del Humilladero, situada a las afueras del casco urbano.

Otro de los monumentos de especial interés es la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Peral, en cuyo altar posee una figura de la patrona de la localidad, al igual que en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.  El retablo del templo es de estilo barroco y está formado por seis tablas pictóricas de enorme valor artístico.

En dirección al oeste, junto al cruce hacia Cerralbo, hay un caño de piedra que es utilizado para darle de beber a los animales. A su lado, se ubican la escuela, un campo de fútbol y un parque con columpios.

De todos modos, el principal atractivo del pueblo es la Plaza de Bogajo, en donde además del Ayuntamiento hay un gran mosaico de piedra en el suelo que forma la imagen del botón charro, símbolo salmantino por excelencia. Además, aquí está construyéndose una casa rural para dar alojamiento a los viajeros que anden de paso por Bogajo.

También, en este pequeño pueblo que apenas supera los 200 habitantes, vale la pena apreciar el “Puente de siete ojos”, una construcción de piedra que se alza sobre el río Huebra y que conecta Bogajo con Yecla de Yeltes.

De su entorno, la Peña del Pico y la del Hornito, son espacios perfectos para practicar senderismo.

Imagen:

http://www.laspain.com/Salamanca/Bogajo_Salamanca3.jpg