Layos: Para los amantes del golf y la naturaleza

Layos es una población de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que está situada a escasos kilómetros de la Ciudad de las Tres Culturas. A pesar de contar con apenas 400 habitantes, cualquiera que visite Layos quedará sorprendido ya que se trata del sitio perfecto a descansar y disfrutar de la tranquilidad. En ese contexto, el viajero tiene la posibilidad de practicar golf y realizar excursiones para disfrutar de la naturaleza.

En esta localidad, que está camino hacia Los Montes de Toledo, el visitante no puede dejar pasar la oportunidad de hospedarse en alguno de los alojamientos rurales del lugar durante su estancia.

Uno de sus principales atractivos es el Palacio de los Condes de Mora, un interesante edificio de estilo romántico.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, es otro de los sitios que no deben faltar en el itinerario.

Ahora bien, los aficionados a la pesca pueden practicar esta actividad en el Pantano de Guajaraz, situado en las cercanías de Layos. Sin dudas, el sitio perfecto para pasar una jornada a puro deporte y naturaleza.

Las fiestas de San Isidro, El Cristo del Buen Camino y La Magdalena, son algunas de las que componen el calendario festivo local.

Aquellos que disponen de más tiempo, pueden aprovechar la posibilidad de recorrer los pueblos aledaños, como es el caso de Cuervas, Las Ventas con Peña Aguilera, Totanés o Gálvez, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

diputoledo.es

Comares: Balcón de la Axarquía

En lo alto de una imponente peña se halla Comares, una localidad que integra la Ruta de la Pasa, desde donde es posible apreciar estupendas panorámicas de sus alrededores. Razón por la cual, este antiguo pueblo vigía es conocido como el Balcón de la Axarquía.
Entre sus principales monumentos se encuentran los restos del Castillo de Comares, fortaleza de origen morisco que fue construida sobre un puesto militar romano y que supo ser una de las más destacadas de la Axarquía. Los lugareños, denominan a este lugar como La Tahona.
Continuando con el recorrido por los sitios de interés, hallamos los restos de la Meseta de Mazmúllar, destacándose entre ellos un aljibe, que está ubicado a escasos 2 kilómetros del núcleo poblacional y que por su gran valor ha merecido ser declarado Monumento Histórico Artístico.
De la arquitectura religiosa, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación. Se presenta como la edificación más importante. El templo, de estilo mudéjar, está ubicado en la zona más alta del poblado. Si bien fue construido en el siglo XVI, posee algunas partes, como es el caso de la Capilla del Sagrario, que fueron añadidas cuando corría el siglo XVIII.
Los platos típicos de la gastronomía local, que no podemos perdernos de probar, son el gazpachuelo, la cazuela de patatas y la sopa de tomates. Todas estas exquisiteces, pueden acompañarse con un poco del vino dulce de la tierra.
Si deseamos llevarnos un recuerdo de nuestro paso por este bello pueblo, nada mejor que comprar alguna artesanía o vestimenta típica de las pandas de verdiales.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/42/Comares.jpg/800px-Comares.jpg

Atractivos turísticos de Garrucha

Garrucha es un municipio costero situado en la provincia de Almería, cuyo atractivo turístico deviene de su interés histórico. Vale decir que cuando corría el siglo XVIII, esta localidad vivió su época de máximo esplendor pues era el puerto de las minas de Levante, gracias a lo cual se lo solía llamar como “la pequeña San Sebastián”. En ese entonces, Garrucha ya era un destino turístico elegido por las familias pudientes, e incluso llegó a ser residencia de vicecónsules de una decena de países.
Al dar un paseo por las calles del casco urbano, el viajero seguramente quedará gratamente sorprendido con su Paseo Marítimo, popularmente conocido como El Malecón, un magnífico balcón mirador ubicado en la playa de Garrucha, sitio en el que se halla el Castillo de Jesús de Nazareno, al cual también se lo suele designar como Castillo de San Ramón. El castillo es una fortificación militar que fue construida durante el siglo XVIII con fines defensivos, para evitar los permanentes ataques de los piratas. De todo el conjunto, sobresalen su plaza de armas y sus dos torreones. Es importante saber que esta fortaleza le ha valido a Garrucha la incorporación en la Ruta de los Castillos en Andalucía.
Otros edificios de especial interés son el del Ayuntamiento, que se encuentra erigido  sobre los restos de un antiguo depósito de sal de la época de la dominación árabe; y la Iglesia Parroquial de San Joaquín, el principal monumento religioso que data del siglo XIX. A ellos se les suman la Casa de Marina de la Torre, cuyos orígenes se remontan al siglo XX; la Torre de la Fundición de San Jacinto, situada sobre un promontorio desde donde se observan inmejorables vistas panorámicas de Garrucha y alrededores; y la lonja de pescado.
Asimismo, resulta interesante realizar un recorrido por sus tres puertos: el comercial, que antiguamente era usado para el transporte de minerales y hoy al del yeso de Sorbas; el deportivo, al que suelen concurrir los aficionados a los deportes náuticos; y el pesquero, el segundo en importancia de la provincia de Almería y a donde se recibe el pescado que cada atardecer es subastado en la lonja de Garrucha.
Los platos típicos de la gastronomía local son guisos marineros o arroces a base de caballa, gamba roja, el mero o el gallopedro, por mencionar sólo algunos. En fin, una delicia más que tentadora.

Imagen:

garrucha.es

La riqueza arqueológica de Lupión

Lupión es una atractiva localidad de la provincia de Jaén que se destaca principalmente por su vasta riqueza arqueológica, un claro ejemplo del rico legado histórico de esta población.
Un torreón defensivo constituye el yacimiento arqueológico más sobresaliente de su entorno. Se trata de una construcción del siglo XIII, que representa lo único que queda de lo que en su momento fue un castillo.
Además de estos restos de la época medieval, también se conservan diversos vestigios del periodo islámico.
Paseando por las calles de su casco urbano, es posible vislumbrar algunos de sus monumentos más destacados, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora de Asunción, una pequeña edificación datada en el siglo XV que combina diferentes estilos. Su estructura consta de tres naves, las cuales están separadas por pilares. Su fachada es más bien sencilla.
También, vale la pena visitar el Ayuntamiento y la plaza sobre la que se asienta, en cuyo centro dispone de una fuente.
Si queremos apreciar mejor el entorno natural de la villa, no hay mejor lugar para hacerlo que la campiña de olivares de gran extención que la circunda, además del paraje conocido como Casa de Máquinas, un sitio al que es posible arribar tanto en auto como a pie, realizando senderismo. En ambas orillas del río Guadalimar, el visitante se impactará con el verde intenso de su vegetación.
De la gastronomía típica de Lupión, merece la pena destacar las tortas a la Carda, elaboradas con una fina masa de pan; y Morrococo, un plato realizado a base de tomate, garbanzos y cebolla.

Imagen:

http://2.bp.blogspot.com/_P3o2TYVMLzo/TR-1I3hXvMI/AAAAAAAAAOE/Rd1BAcDgwnI/s1600/LUPION.gif

El conjunto medieval de Montblanc

Montblanc, municipio de la provincia de Tarragona, constituye uno de los más atractivos conjuntos medievales de Cataluña, además de ser uno de los destinos  del interior de la Costa Dorada de mayor grado de interés.
La villa converge en medio del paisaje fenomenal que ofrecen las montañas de Prades y Miramar, a orillas del río Francolí.
Montblanc, gracias a que conserva las murallas medievales en torno al barrio judío, de excepcional interés; fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1947. Continue reading

Corral de Almaguer

Corral de Almaguer es una localidad situada al este de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que sobresale ampliamente por su belleza monumental.

Una de sus principales construcciones es la Iglesia Parroquial que está ubicada en la plaza Mayor. Se trata de un edificio de estilo gótico, que terminó de construirse en 1515 y que posee tres naves y un crucero. La capilla de los Collados, de planta cuadrada, dispone de bóveda de crucería y arco de medio punto.  Mientras que la capilla de los Gascos contiene dos estatuas orantes de mármol, y la Capilla de los Ayón y Briceños posee un acceso de arco de piedra en silleria.

La Ermita de Ntra. Sra. De la Muela, por su parte, erigida en el siglo XVII, posee dimensiones semejantes a las de  un antiguo monasterio. De estilo renacentista, alberga la figura de la patrona del pueblo durante ocho meses, la cual ha sido mutilada a mano de los musulmanes, durante el califato de Córdoba, y hallada luego debajo de una muela de piedra, de ahí su nombre.

La Ermita de San Sebastián, a la que popularmente se la conoce como ermita de San Antón, es una construcción del siglo XVII que se halla localizada en lo que en su momento fueron los arrabales del pueblo. Aún hoy se celebran misas en ella.

De la arquitectura tradicional se destaca la Casa de los Collados, de estilo gótico, mudéjar y renacentista. Esta vivienda posee dos fachadas y su estructura se dispone en torno a un patio rectangular. La totalidad de las dependencias del techumbre cuentan con forjados de madera que están decorados con pinturas de diversos estilos.

La Casa Chacón es un edificio estilo renacentista que consta de dos cuerpos. Sus ventanas poseen atractivas rejas, en las que sobresale el escudo de la familia de los Briceños.

La  Casa de la Encomienda, de origen judío destaca por las decoraciones de las puertas de los salones principales. Hasta entrado el siglo XIX perteneció a  la Orden de Santiago.

La Casa Maldonado y Medrano, conocida también como casa de postas, fue un edificio del Estado que era utilizado como parador por los Reyes. De claro estilo neoclásico, se encuentra situado en la plaza mayor, formando junto con la iglesia parroquial y la casa Higueras un interesante conjunto arquitectónico.

 Imagen:

http://www.diputoledo.es/munitur/fotos_historia/054.jpg

Actividades en Pallars Sobirà

Pallars Sobirà, que integra el Parque Natural del Alto Pirineo, no sólo es una comarca a la que muchos suelen visitar en invierno para practicar esquí alpino, sino que además cuenta con pueblos de mucho encanto, que se alzan entre valles y montañas, los cuales disponen de interesantes propuestas de actividades para el viajero.
Estos pueblos exhiben la típica arquitectura de montaña del Pirineo, a través de senderos y puentes que reflejan el estipo característico de otros tiempos.
Además de contar con diversos edificios de la época romana, hay una amplia oferta de museos, entre otros sitios de interés cultural, como es el caso del Ecomuseo de les Valls d’Aneu o la Serradora d’Areu, en donde se pueden conocer sobre los usos y costumbres que forman parte de la tradición de la comarca. También, pueden visitarse el Museo de Mariposas de Cataluña y el Centro de Interpretación de Tavascán, así como los conjuntos de Gerri de la Sal, la localidad de  Esterri d’Aneu y Llesui.
Esterri d’Aneu se la conoce por ser la localidad más importante de la región. Su casco antiguo está configurado por angostos callejones con edificios realmente antiguos. En la calle Mayor está la Creu de Terme, una estela discoidal ubicada sobre una columna que, de acuerdo a la tradición, fue levantada por los franceses. El río Noguera Pallaresa es cruzado por un puente medieval que data del siglo XIII. Asimismo, en esta localidad se encuentra la Casa Grassia, uno de los ecomuseos más importantes de la zona, donde el visitante puede hacer un repaso sobre  las costumbres y tradiciones propias de los habitantes del siglo XIX.
Por su parte, la localidad de Llesui, situada cerca de Sort, es popular por su estación de esquí, aunque desde hace años que sus instalaciones permanecen cerradas. Uno de sus principales monumentos es la iglesia románica de Sant Pere.
En tanto que Gerri de la Sal, es un municipio que ha sido declarado conjunto histórico artístico debido a su bello trazado medieval, que incluye la muralla y la Torre de la Presó.
Pero además en la comarca de Pallars Sobirà puede visitarse la Montaña de Tor, situada en el pueblo homónimo, sobre la cual recae un halo de misterio pues durante la Guerra Civil y, sobre todo, en el periodo de posguerra, fue escenario de una serie de extraños asesinatos y revueltas que, sumado las difíciles condiciones de vida, hicieron que fuera abandonado por sus habitantes. Por eso es que muchos la denominan la “Montaña Maldita”. Aunque claro, para conocer más de esta historia y develar el misterio, nada mejor que visitar el pueblo de Tor.

Imagen:

http://www.lleidatur.com/pic/fotosg/pallars_sobira1.jpg

Ecoturismo en Sierra de San Pedro

Esta es una buena oportunidad para hacer la ruta por la comarca de Sierra de San Pedro, en el límite entre las provincias de Cáceres y Badajoz. El itinerario se inicia en Alburquerque y culmina en el Castillo de Azagala. Lo ideal es realizarlo parte en coche y parte a pie, en una sola jornada.

Un punto a destacar de esta ruta es que, salvo el embalse de Peña del Águila, no existen grandes infraestructuras en la zona pues se trata de un área escasamente habitada.

Desde la cima de la Sierra de Santiago es posible observar una dehesa de gran extensión que se encuentra circunscripta por sierras de menor altitud que, en general, no superan los 600 metros sobre el nivel del mar.

En este espacio natural protegido pueden observarse numerosas especies de aves. En efecto, durante el recorrido es posible apreciar los hábitats más representativos de este lugar y, con un poco de suerte, ver algunos ejemplares de águila imperial, alimoche, buitre negro o de cigüeña negra, entre otros.

Al llegar a la parte donde se halla el desvío a la entrada del Convento de los Frailes Viejos, es fácil divisar en lo alto de la sierra una gran oquedad a la que popularmente se la conoce como “El Ojo del Diablo”.

Continuando con la ruta, y tras pasar por un eucaliptal y un huerto con naranjos, se accede a la fuente de “Elvira Vaca”, sitio ideal para refrescarse en días de mucho calor mientras se contempla una magnífica panorámica de buena parte de la sierra de San Pedro.

Luego, se puede proseguir a pie hasta el Castillo de Azagala para apreciar la riqueza de la avifauna de la zona, pues el mal estado del camino no permite hacerlo en vehículo. El castillo se encuentra en el punto más alto de la sierra de Santiago y está bordeado por un pantano. Desde aquí se puede contemplar una panorámica extensa tanto de la sierra de San Pedro como de sus estribaciones, tal es el caso de Sierra Fría, el Torrico, la sierra del Puerto del Centinela y la sierra de Los Leones, entre otras elevaciones. A poca distancia de esta construcción se encuentran otros tres castillos que pueden visitarse: Castillo de Luna en Alburquerque, donde se organizan visitas guiadas; el Castillo de Mayorga, al cual no se puede ingresar porque se halla en una finca privada situada en la carretera que comunica La Codosera con San Vicente de Alcántara; y el Castillo de Piedrabuena, ubicado en la dehesa de Piedrabuena.

Imagen:

extremaduradiferente.wordpress.com