Principales puntos de interés de Jaca

Jaca, la capital de la comarca de la Jacetania, es una ciudad de gran historia e importantes atractivos turísticos.              
Uno de sus principales puntos de interés es, sin dudas, la Catedral, un templo de origen románico, en cuyo interior alberga el Museo Diocesano, al que algunos expertos no han dudado en calificar como “La Capilla Sixtina de la pintura románica”.
En torno a su arteria principal, la Calle Mayor, se concentran algunos de los edificios más representativos de la ciudad, como es el caso de la Casa Consistorial, un edificio del siglo XVl que dispone de fachada plateresca y patio renacentista.
La plaza del Marqués de la Cadena y la Torre del Reloj, constituyen la visita obligada. La torre es un edificio de estilo gótico civil, que fue erigido a mediados del siglo XV y que también se la conoce como Torre de la Cárcel.
La construcción más emblemática de Jaca es la Ciudadela, un edificio perteneciente al siglo XVl que presenta planta poligonal en forma de pentágono y de construcción semienterrada en un foso, en consonancia con su carácter defensivo. En su interior, se halla el Museo de  Miniaturas Militares, que dispone de una colección de 35.000 miniaturas de plomo, de gran realismo.    
También, puede apreciarse el Fuerte del Rapitán, construido a fines del siglo XlX en uno de los cerros que circunscriben la localidad. Desde aquí, es posible contemplar maravillas panorámicas hacia el sur.
Otro de los atractivos de Jaca son, por cierto, sus zonas verdes, por las que es posible dar agradables paseos. El Paseo de la Constitución, que conecta con el Paseo de la Cantera, ofreciendo estupendas vistas sobre el río Aragón, es el mas antiguo de todos. A cuyo término, se encuentra el Puente Medieval de San Miguel. No obstante, el principal espacio verde de Jaca es el Monte Oroel, de 1.770 m. de altitud, que constituye un verdadero símbolo de la ciudad.

Imagen:

http://www.azurs.net

Senderismo y escalada en Peña Oroel

Huesca alberga numerosos paisajes y localidades de gran atractivo, como es el caso de Peña Oroel, una formación rocosa, cuya escalada a la cima forma parte de una de las rutas turísticas más desafiantes de la región.
Se trata de una de las atracciones naturales de Jaca que goza de mayor popularidad, sobre todo porque se puede divisar desde cualquier parte de la ciudad.
Peña Oroel integra el sistema de rocas que se encuentran enclaustradas entre el Pre-Pirineo (Partacua) y las sierras exteriores de Guara. Gracias a sus  fáciles accesos, es el sitio perfecto para realizar senderismo y recorridos por la zona.
La ruta hasta las bases transcurre a través de ríos y caminos angostos, circunscriptos por tupidos bosques y siempre con la cima del monte como único punto de referencia.
La base norte, que se puede visitar en automóvil, ofrece un verdadero regalo para la vista por la belleza de sus paisajes, marcados por un muro de piedra rojiza con una pendiente pronunciada y repleta de pinos y abetos. En tanto que para acceder a la base sur es necesario contar con un vehículo 4×4.
Más allá de su belleza natural, Peña Oroel es el centro de numerosas leyendas e historias, según las cuales la reconquista de Aragón habría comenzado cuando unas hogueras en lo alto sirvieron de señal para empezar el ataque. Al mismo tiempo, hay leyendas que le confieren propiedades mágicas a este lugar, pues forma el vértice oriental de un triángulo integrado por San Adrian de Sasabe y San Juan de la Peña. Y hasta hay las que hablan de la existencia de un tesoro o una mina escondida que jamás ha sido hallada.
Lo real es que Peña Oroel representa una de las atracciones turísticas que no podemos ignorar en nuestro paso por Jaca. Sin dudas, ésta es una excursión perfecta para los seguidores del turismo activo.

Imagen:

http://www.lehenengobidaia.com/oroel/PICT0024.JPG

Estación Invernal del valle de Astún

La Estación Invernal del valle de Astún se localiza a escasos kilómetros del municipio de Jaca, al cual integra. Dispone de todos los servicios para disfrutar a pleno de la nieve y del esquí. De todos modos, en Astún es posible disfrutar de la naturaleza en cualquier época del año. Durante los meses más cálidos se pueden realizar excursiones por los parajes de los alrededores del Valle, en tanto que en periodo invernal no existe nada mejor que aprovechar de las clases en la escuela de esquí.
La estación de esquí ofrece servicios que incluyen desde el alojamiento hasta el alquiler del material, además de cafeterías y bares, tiendas, telesillas, la escuela de esquí con diversos niveles de aprendizaje, entre otros.
En la época estival, la estación conserva abiertos los telesillas para realizar turismo por la zona. La oferta de excursiones y actividades que puede aprovecharse es por demás variada, incluye por ejemplo senderismo, rafting, descenso de barrancos y escalada, entre otras.
Resulta conveniente aprovechar la estancia en Astún para visitar Jaca y su atractivo centro histórico, que comprende la Catedral, la Ciudadela y la Torre del Reloj. Mientras que aquellos que gusten de las travesías, existen famosas rutas, como es el caso del Camino de Santiago, que pasa muy cerca de la estación, y la ruta del Románico, cuya referencia arquitectónica es el Monasterio de San Juan de la Peña, por mencionar algunas.
Además, hay otros enclaves de especial interés como la Cueva de las Güixas, la Estación de tren de Canfranc, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Imagen:

http://www.infoaventura.com/fotos/Astun_verano_01.jpg