Riaño, preciosa villa montañesa

En plena Cordillera Cantábrica, se levante Riaño un pueblo muy joven, que cuenta con tan sólo 13 años de existencia, encerrado en un anfiteatro natural de caliza, donde sobresalen las elevaciones de Pico Yordas, 1.963 m., seguidas por el Pico Gilbo, Peña Las Pintas, Cueto Cabrón y la Sierra de Hormas.  Actualmente, el embalse conforma, conjuntamente con la cadena de montaña caliza, un paisaje excepcional.
Su patrimonio artístico es realmente digno de ser visitado. Especial atención merece la antigua Iglesia de San Martín de Pedrosa del Rey, una construcción del siglo XVI que ha sido llevada piedra a piedra a Riaño, surgiendo así la Iglesia Parroquial de Santa Águeda; la cual conserva interesantes tallas religiosas propias de los siglos XVII y XVIII.
Otro claro ejemplo de la arquitectura rural y religiosa es la Iglesia de la Puerta, la cual alberga pinturas murales de comienzos del gótico y un vía crucis de estilo barroco, datado en el siglo XVIII.
En el casco urbano, es posible ver dos  que fueron construidos recientemente, fiel muestra de la arquitectura popular.
Tras la construcción del embalse y la destrucción del antiguo pueblo, el nuevo núcleo poblacional se ha dotado de infraestructuras turísticas de primer nivel.  De este modo,
la configuración arquitectónica, incluye desde construcciones en piedra labrada hasta edificios modernos, constituyen un agradable conjunto.
Para alojarse, Riaño cuenta con una amplia variedad de establecimientos hoteleros, para todos los gustos y bolsillos.   En fin, muchas son las excusas que hay para visitar esta preciosa villa montañesa, entre las que se cuentan la inmensa cantidad de actividades turísticas que ofrece, como el alpinismo, senderismo, excursiones espeleológicas, montar a caballo y practicar distintos deportes, en especial los autóctonos, como la lucha leonesa, los bolos o la vela fluvial.

Imagen:

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/gilbo12.jpg

Castilléjar y sus Casas Cueva

Castilléjar es un pueblo de la provincia de Granada, ubicado en la confluencia de los ríos Guardal y Barbata. Uno de sus principales atractivos son las Casas Cueva construidas a mano por sus antiguos moradores que si bien se asemejan mucho a una vivienda normal, en cuanto a comodidades se trata, poseen la ventaja de tener una temperatura interior que oscila entre los 18 y 20 grados en cualquier época del año.
Su paisaje se caracteriza por sus contrastes, entre el terreno casi desértico que impera en los barrancos y la vega, y las fabulosas vistas que pueden contemplarse de las alamedas. Hay diversas opciones para realizar excursiones, ya sea a pie como en bicicleta, y descubrir el paisaje.
El Molino del Duque, construido entre fines del siglo XVII y comienzos del XVIII, es una estructura casi integramente de madera. Arriba hay dos silos, en los cuales era almacenado el grano que luego pasaba a las piedras mediante unos canales para, por último, ser molido o triturado.
Se puede planificar visitar la ermita de Santo Domingo de Guzmán, levantada en homenaje a Santo Domingo de Guzmán, Patrón de Castilléjar. De todos modos, es importante saber que actualmente está en estado de abandono y su interior se halla en ruinas por completo. Desde que resultó destruida durante la guerra civil no fue restaurada.
Los barrios más tradicionales de Castilléjar son los de la Morería, el de la Cruz y el Barrio de San Marcos, los cuales exhiben la arquitectura típica de la región: las casas cueva excavadas. Hoy en día se han empezado a rehabilitar dichos barrios con el propósito de optimizar la aclimatación de las viviendas.
La Iglesia Ntra. Sra. de la Purísima Inmaculada Concepción, cuyos orígenes remontan al año 1650, es un templo de estilo mudéjar toledano que se construyó encima de los restos de una antigua fortaleza. En su interior, conserva interesantes esculturas.
Para completar el itinerario, vale la pena allegarse al Mirador de las Eras Altas, sitio que ofrece maravillosas vistas panorámicas de todo el municipio.

Imagen:

http://ecemed.es/wp-content/uploads/2012/12/3_1.jpg

El escenario rural de los Valles Pasiegos

Hoy visitamos la comarca de los Valles Pasiegos, en Cantabria, cuya singularidad reside en que se alza en torno a las cuencas de los ríos Pas, Miera y Pisueña. Cuenta con un encantador paisaje rural, de alguna manera esculpido por los estilos de vida tradicionales muy ligados a la ganadería que todavía persisten, y numerosos atractivos por descubrir.
Los primeros pobladores, que habitaron los valles pasiegos durante el Paleolítico, han dejado sus huellas en las cuevas del Monte Castillo, tres de ellas delcaradas Patrimonio de la Humanidad.
Las primeras iglesias y ermitas datan del siglo XVII, en torno a las cuales se asentaron las villas de San Pedro del Romeral, San Roque del Riomiera y la Vega de Pas. En efecto, los templos más antiguos son los de San Roque de Riomiera, Nuestra Señora de la Vega y el de San Pedro del Romeral.
Las cabañas pasiegas, construcciones características de la zona, dan cuenta del modo de vida de los pobladores del valle pasiego. Hasta no hace mucho, eran usadas en verano por los pastores cuando llevaban el ganado desde los pueblos hacia la zona de pastos. Su estructura es de dos plantas y tejado de lastras de pizarra. Era común que cada familia tuviera unas cinco o seis de estas cabañas, a las cuales se trasladaban de acuerdo a los pastos.
La práctica de la trashumancia ha conformado desde siempre el estilo de vida pasiega, pues esta comarca, gracias a sus grandes extensiones de praderías y pastizales, ha sido el sitio perfecto para la cría de la vaca pasiega, su raza autóctona. Con su leche son elaborados diversos productos representativos de la zona, como las quesadas, la mantequilla y los dulces.
Todas las costumbres y tradiciones ancestrales del lugar pueden conocerse mejor visitando el Museo de las Tres Villas Pasiegas, ubicado en un antiguo edificio de la Vega de Pas, cuya construcción se asemeja a una típica cabaña pasiega. Allí, se exponen numerosos utensillios de trabajo, entre otros objetos representativos de los pasiegos.
También, puede visitarse la Casa del Pasiego, centro de interpretación en el que se exhiben distintos elementos, maquetas y útiles que dan cuenta de la forma de vida tradicional de la comarca.
Otra opción es acercarse a coocer el Museo de las Amas de Cría Pasiegas, en Valvanuz, que cuenta con una exposición conformada por  más de 300 fotografías de amas de crías pasiegas, a modo de documentar las costumbres típicas de los pobladores de la comarca.

Imagen:

Wikipedia

Graus, todo para ver

Graus, capital de la comarca de la Ribagorza, es una encantadora villa que ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico,  al igual que la popular iglesia de Nuestra Señora de la Peña. Hay mucho para ver aquí, desde impactantes casonas, hasta museos y templos de gran historia.
Graus está rodeada de ríos y montañas. Posee un importante patrimonio monumental, con construcciones que dan cuenta de su pasado mercantil.
El barrio de Abajo o Barrichós es el más antiguo de la localidad,  el cual transporta al viajero al pasado medieval, época en el que el pueblo arribó atraído por los caminos y las tierras fértiles, disponiéndose paulatinamente en la ladera de la peña, aproximadamente desde el antiguo castillo de origen musulmán, ubicado en lo más alto, hasta los alrededores de la iglesia de Santa María. Al recorrer las placetas y callejas de Barrichós es fácil descubrir bellos rincones llenos de historia, así como delicias arquitectónicas como por ejemplo las mansiones de Fantón, Torquemada o Mar, además de la vieja posada de Juan Tallada.
El siglo XVI fue época de expansión para el pueblo. De este modo, la iglesia de Santa María pasó a convertirse en la Basílica de la Virgen de la Peña, al tiempo que pueblo se extendió en dirección a la plaza Mayor y el Barranco. En la plaza, fueron construyéndose interesantes edificios, como es el caso del Ayuntamiento y de las casas del Barón, Heredia o Capucho.
Alrededor de la plaza, aún se conservan algunos lienzos de las antiguas murallas, que pasan casi inadvertidos. Todavía, se mantienen tres de las puertas principales de acceso a la villa: Chinchín, Linés y Barón. En la zona del extramuros, en la época en que los aragoneses intentaban tomar Graus, se levantó la iglesia de San Miguel.
Tiempo después, más precisamente en el siglo XVII, fueron construidos el convento de Santo Domingo, del cual ya no quedan rastros; el colegio de la Compañía de Jesús, situado en la plaza homónima; y levantó la iglesia de la orden, actualmente transformada en Museo Espacio Pirineos.
La oferta turística se ve reforzada por las numerosas actividades que se llevan a cabo, sobre todo en verano, como el festejo del Día de la Longaniza o las fiestas patronales. También, suele realizarse el Salón de la Trufa de Graus y la Feria Caballar, que ya son todo un clásico del lugar.

Patrimonio arqueológico y natural de Ardales

Ardales es un municipio malagueño cuyo casco urbano de trazado medieval se emplaza en la falda de un accidentado cerro, en la cima del cual se encuentran las ruinas del Castillo de la Peña.
Poseedor de un interesante patrimonio arqueológico y natural, es posible conocer en primera persona su historia al recorrer la ciudad. Así, por ejemplo, puede visitarse la Cueva de Ardales, también conocida como de la Calinoria o de Doña Trinidad, que data de tiempos prehistóricos. En su interior, conserva pinturas rupestres, así como diversos enterramientos del calcolítico y un yacimiento del periodo neolítico. En la Plaza de la Constitución, contigua al edificio del Ayuntamiento, se encuentra la Sala de Interpretación de la Cueva Prehistórica de Ardales, donde son expuestas algunas reproducciones de los grabados y pinturas de la cueva.
El mencionado Castillo de la Peña y el Puente de la Molina, son de la época de dominación romana. El puente se alza sobre las aguas del río Turón, descendiendo por la calle de los Carros, desde la plaza de San Isidro.
A escasos cinco kilómetros del casco urbano, en la zona de las Mesas de Villaverde, está la Ciudad Mozárabe de Bobastro, un conjunto arqueológico medieval de sumo interés, del cual sobresale la iglesia rupestre por su combinación de elementos arquitectónicos.
Entre sus edificios de carácter religioso merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, templo de estilo mudéjar localizado junto a los restos del Castillo de la Peña. Construida a fines del siglo XV sobre una antigua mezquita, capta la atención de los visitantes por su bella portada barroca. En tanto que en la parte baja del pueblo, se localizan el Convento de los Capuchos y la Ermita de la Encarnación.
El Desfiladero de los Gaitanes y el embalse de El Conde de Guadalhorce, son otros de sus atractivos.

Imagen:

Wikipedia

Deportes de aventura en Llavorsí

En la Comarca del Pallars Sobirá, visitamos Llavorsí, un municipio catalán que posee seis pueblos agregados, a saber: Aidí, Santa Romà de Tavèrnoles, Arestui, Baiasca, Romadriu y Montenartró. 
Las casas se disponen escalonadas en las pendientes, en torno a la Plaza de la Iglesia, esta última presidida por la Iglesia   Parroquial de Santa Ana. En la zona noreste de la villa, están los restos de la antigua capilla románica de Santa Eulalia. También, puede apreciarse los restos del antiguo Castillo de Gilanery, el cual ha sido rehabilitado.
Al sur de la población, se ubica  el Santuario de Madre de Dios de Biuse, sitio que pertenece al antiguo Castillo de Biuse, del Condado de Pallars. Vale destacar que en 1985, muy cerca de esta ermita fueron encontradas numerosas piezas de la Edad del Bronce.
Llavorsí se caracteriza por su paisaje de montaña, escarpado y abrupto, por el que pasa el Río Noguera Pallaresa, el cual es perfecto para practicar diversos  deportes de aventura, como rafting, kayak, o piragüismo, entre otros, a través de un recorrido de 14 kilómetros, con tramos de diferente dificultad. La mejor época para realizar rafting es en los meses de mayo a junio, debido a que el caudal del río aumenta producto del deshielo.
A su vez, gracias a la excelente ubicación de esta localidad, el senderismo es otra actividad que predomina, pudiendo optar por diversas rutas. Aunque uno de los principales objetivos de los amantes de los deportes de aventura es el ascenso a la Pica d’Estats (3143 m.), el pico más alto de Cataluña.
Llavorsí es un pueblo rural, ideal para disfrutar de un fin de semana con mucha adrenalina. ¡Te invitamos a visitarlo!

Lo mejor de Calles

En esta ocasión, haremos una visita a Calles, un municipio perteneciente a la Comarca de Los Serranos, en la Comunidad Valenciana. La villa se encuentra ubicada en un llano, sobre la margen derecha del río Tuéjar.
El pueblo se alza en torno a la iglesia parroquial de la Purísima Concepción, la cual se localiza en el centro de Calles.
El término municipal posee una superficie por demás montañosa y abrupta, pudiéndose destacar las elevaciones de Peña Uncel (993 m.), Mataja (1.024 m.),  Castellano (1.059 m.) y Escorpión (645 m.).
El territorio de Calles, se encuentra bañado por las aguas de los ríos Tuéjar y Turia, éste último transcurre entre los imponentes paredones del paraje conocido como La Cerrada.
Si salimos de paseo por Calles, podemos hacer un alto en la Ermita de Santa Quiteria, Patrona del municipio, la cual se ubica justo en el centro de una curva cerrada de la carretera, frente al pueblo.
También, vale la pena acercarse hasta la Iglesia de la Purísima Concepción, un templo originario templo del siglo XVII, cuya fachada puede apreciarse desde la Plaza de la Iglesia.
Otro de los atractivos del lugar es el Acueducto romano de laPeña Cortá”, el cual es considerado uno de los más excepcionales de la Comunidad Valenciana. Dicho acueducto empieza en el Azud del río Tuéjar, a 600 metros sobre el nivel del mar. Esta obra monumental, realizada con el propósito de salvar el Barranco de la Cueva del Gato, debe su nombre al corte tan singular que se ha realizado sobre la roca para la construcción del acueducto.
Además, Calles se caracteriza por sus diversas torres que se alzan en su entorno, de las que sobresalen la Torrecilla, que fue utilizada como torre de vigilancia, y la Torre de Castro, una estructura de origen medieval.

Imagen:

http://refugioderosa.webcindario.com/paisajes/VALENCIA/calles.jpg

Principales monumentos de Monóvar

Monóvar es un municipio de la Comunidad Valenciana, cuyo casco urbano está erigido sobre una colina en la cual se hallan el castillo y la ermita de Santa Bárbara, por lo que  la zona antigua se encuentra configurada por angostas calles inclinadas.

El Teatro Principal de Monóvar, inaugurado en 1858, es un edificio que tras su reinaguración en 2002 fue completamente rehabilitado, en el cual se celebran los más importantes eventos culturales de la ciudad.

La iglesia de San Juan Bautista, de estilo barroco, es un templo del siglo XVIII con planta de cruz latina que sobresale especialmente por su portada. Posee dos torres, una de ella aún sin terminar.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia del ex Convento de Capuchinos, una construcción datada en 1729 que fue utilizada como seminario. En 1835, el convento cayó en estado de abandono. En la actualidad, tan solo sigue en pie la iglesia conventual de Nuestra Señora del Pilar, que posee el escudo del duque de Híjar y un atractivo decorado interior.

La Torre del Reloj, situada sobre un montículo, domina la ciudad junto con el Castillo y Santa Bárbara. Fue construida en el año 1734 con el propósito de alojar el reloj y las campanas del municipio.

El Ayuntamiento es un edificio de estilo académico que fue comenzado a construir en 1845. En este lugar, se hallaba la cárcel y la Sala de Concejo, dando nombre a la plaza donde se alza. Posee planta cuadrada y consta de tres niveles.

El Castillo de Monóvar, perteneciente a la época Almohade. Por su uibicación, presidía la red de fortificaciones que delimitaban el río Vinalopó. Del conjunto sobresale la torre cuadrangular, que se adapta al relieve del cerro.

La Ermita de Santa Bárbara, declarada Monumento Histórico-Artístico, es un templo del siglo XVIII que se alza sobre una de las dos colinas que dominan Monóvar. Desde su balcón es posible contemplar estupendas vistas panorámicas, que incluyen el valle del Vinalopó y el cerro del Cid.

La Casa-Museo Azorín es el lugar ideal para conocer vida y obra del reconocido escritor español, José Martínez Ruiz. Se trata de una vivienda del siglo XIX, en donde se desarrollan interesantes actividades culturales y que destaca por su biblioteca, la cual contiene aproximadamente 17.500 libros.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9e/Monovar.Ermita_de_Santa_B%C3%A1rbara.jpg

Mágica experiencia en Bilbao

 

Bilbao es una maravillosa ciudad del norte de España, capital de la provincia de Bizkaia, en donde se concentran las actividades económicas más importantes de la región.
Bilbao sorprende a cualquiera que la visite por la impactante combinación de arquitectura contemporánea y antigua que presenta, por la disposición de sus pequeñas calles y sus amplias avenidas. Se trata, sin dudas, de una ciudad muy interesante que cuenta con bellos lugares como el casco antiguo, zona donde se levanta la famosa Catedral de Santiago, la cual data del siglo XVI. Continue reading

Recorrido por Málaga

Un recorrido por la ciudad de Málaga, en Andalucía, nos permitirá conocer el encanto que conserva en cada uno de sus rincones.
Uno de los principales monumentos es la Alcazaba, palacio que perteneció a los reyes nazaritas, cuya construcción se inició en el siglo XI, donde actualmente funciona el Museo Arqueológico Provincial, sitio donde se exponen piezas de diferentes períodos y culturas, predominando las de la era paleolítica. Además de recorrer sus jardines, aquí pueden apreciarse las Ruinas de un viejo Teatro Romano, en cuyo escenario se encuentra la Casa de Cultura.
En sus cercanías, está el Castillo de Gibralfaro, que posee dos torres que se conectan a través de un pasadizo con la Alcazaba.
Otra de las construcciones emblemáticas es la Catedral, que fue construida a lo largo de dos siglos sobre la Mezquita Mayor. Debido a que una de sus torres todavía no ha terminado de construirse, los locales la denominan popularmente “la manquita”.
En el centro histórico de la ciudad, más precisamente en el Palacio de Buenavista, se ubica el Museo Picasso, que alberga una valiosa colección del artista.
El Museo de Bellas Artes, que alberga una de las más grandes colecciones pictóricas del siglo XIX; el Museo de Artes y Tradiciones Populares, en donde es posible conocer los modos de vida característicos de la región; y el Museo Diocesano de Arte Sacro, que acoge interesantes colecciones de pintura, invitan a disfrutar de una experiencia más que enriquecedora.
De sus iglesias, sobresale el Santuario de la Virgen de la Victoria, en donde la Cripta con el Sepulcro de los Condes de Buena Vista capta la atención del visitante por su belleza.
Los jardines de Málaga, como el Parque de Picasso, el Parque de Málaga, El Retiro y la Puerta Oscura, por citar algunos, son otros de sus encantos.
Por supuesto que no podemos dejar la ciudad sin antes visitar la Casa natal de Pablo Picasso, situada en la Plaza de la Merced.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/448px-Alcazaba1.jpg