Broto

Broto es un municipio de la provincia de Huesca, cabecera natural del Valle de Broto.
El núcleo urbano de Broto se estructura en torno a la carretera nacional, la Avenida de Ordesa, sobre la cual se disponen todos los comercios.
En la parte más elevada del pueblo se halla la Iglesia de San Pedro, una construcción del  siglo XVI que presenta características transicionales de los estilos más destacados de la época, de modo que combina la arquitectura gótica aragonesa con el renacentismo. Por sus grandes dimensiones, es un claro ejemplo de iglesia fortificada altaragonesa.
En las cercanías de la villa de Broto están también las ermitas de San Blas, cuyo antiguo retablo es hoy expuesto en Zaragoza, y la de San Clemente, ambas pertenecientes al siglo XVI.
Al sur de la carretera, se ubica la Plaza de las Herrerías, también conocida como Plaza de la Santa Cruz o de los Porches, que ofrece una de las estampas más bonitas de la villa.
Los dos barrios que conforman Broto, a saber el barrio de la Santa Cruz en el norte y el Barrio de los Porches al sur, se hallan separados por las aguas del río Ara. Vale aclarar que en los pueblos del Alto Aragón se acostumbra considerar como barrios a simples conglomerados de casas que, como sucede en este caso, se encuentran divididos tan solo  por un curso de agua sobre el cual se alza un puente. En el pasado, ambos barrios se hallaban comunicados por un único puente medieval, el cual fue destruido durante la Guerra Civil.
En la actualidad, sólo se conserva el puente románico que atraviesa sobre el río Sorrosal junto a la denominada Cascada del Sorrosal. El mismo, está cerrado al tránsito de personas, quienes deben pasar por un puente paralelo ubicado a pocos metros, que conduce a Oto.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/ce/25.Broto_-_Campanario.JPG/450px-25.Broto_-_Campanario.JPG

Fraga, ciudad dividida

Fraga es un municipio aragonés que se halla al sureste de la provincia de Huesca, en los confines del valle del río Cinca. La ciudad se divide en “Fraga” o “Fraga la Vieja”, que es la zona del casco histórico; y “Las Afueras” o “Fraga la Nueva”, parte construida a mediados del siglo XX. Ambas zonas, están separadas por el río y se encuentran comunicadas por dos puentes.
Según se cree, la ciudad es de origen prerrománico, siendo su yacimiento más antiguo el del Barranco de Monreal, datado entre los años de 1800 a.C a 1500 a.C.
Uno de sus principales monumentos es la iglesia parroquial de San Pedro, un templo de origen visigótico que fue la mezquita mayor en la época de dominio árabe pero que, luego de la reconquista, fue convertido en templo cristiano. La iglesia, de una sola planta, posee un fuerte aire aragonés, y que mantiene su portada original con sus capiteles de estilo románico.
Otro sitio de especial interés es el famoso Palacio Montacada, un palacio árabe que luego perteneció a los Montcada, que eran los señores de dicha ciudad. Después, pasó a ser conocido como el Palacio del Gobernador, siendo usado como palacio real, y actualmente es la biblioteca municipal y museo.
También, vale la pena conocer el Castillo, que constituye las ruinas de la iglesia de San Miguel y que ha sido reinaugurado en 2007 tras su restauración; y la torre de los frailes, una construcción hecha por los templarios durante el siglo XIII.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/ed/Fraga_-_Vista_general_con_iglesia_de_San_Pedro.JPG/255px-Fraga_-_Vista_general_con_iglesia_de_San_Pedro.JPG

Por las calles de Cuenca

Cuenca, es un buen destino para pasar una estancia relajada. Se trata de una ciudad que, además de un bello paisaje, cuenta con un importante patrimonio monumental.
Si bien casi no queda nada en pie de la antigua muralla árabe, merece la pena realizar una visita al castillo, del cual solo se conservan algunos fragmentos, como  dos cubos y el arco de la puerta de entrada de la fortaleza.
Otro de los lugares de interés  es el edificio donde funciona el Archivo Histórico Provincial. Esta edificación ha sido por mucho tiempo sede del Tribunal de la Inquisición y luego cárcel provincial.
En relación a la arquitectura religiosa, sobresale el convento de las carmelitas descalzas. Una construcción del siglo XVII, que representó una de las más originales y bonitas casonas de Cuenca. Actualmente, el edificio es sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y otras instituciones más.
También, as aconsejable concurrir a la iglesia de San Pedro, erigida en la plaza del Trabuco. Este templo de origen románico, posee una planta octogonal hacia el exterior pero circular en la parte de adentro, todo un lujo para los seguidores de la arquitectura.
De este modo, más allá de que esto es sólo una pequeña muestra de lo que podemos encotrar en Cuenca, la ciudad dispone de más monumentos muy significativos.
La calle de San Pedro y la plaza mayor, de forma irregular, son otras de las visitas obligadas.

Imagen:

http://www.escapadafindesemana.net/