Iznatoraf natural

Quienes desean pasar unos días en contacto con la naturaleza, qué mejor que optar por hacerlo en Iznatoraf, un destino que, además de contar con un entorno natural envidiable, posee un trazado árabe, con callejuelas angostas y laberínticas que se disponen dentro de un recinto amurallado.
Recorriendo esa especie de laberinto que nos ofrece el casco urbano, podemos visitar la Iglesia de la Asunción, cuyo edificio de estilo barroco y manierista sobresale por sobre el resto del caserío. En su interior, conserva algunos tesoros como la sillería del coro y una colección de orfebrería.
Más allá de ello, los restos de las antiguas murallas son el principal monumento de este municipio, de cuyo recinto defensivo se mantienen en pie dos torreones así como cinco puertas que dan acceso a la villa.
Por su parte, la Ermita del Cristo de la Vera Cruz es otro de los edificios de especial interés. Se trata de un templo del siglo XVII, a pesar de que ciertos restos que se conservan en su interior parecen denotar que fue levantado en época anterior.
De sus enclaves naturales, se destacan la Cueva del Peinero, ubicado a poco más de 60 kilómetros de la población, que cuenta con una zona de recreo y un refugio forestal; el Paraje de La Parra, que también posee merendero; y el Paraje de Jesús del Monte, a donde puede llegarse en bicicleta o coche. Todos estos parajes, forman parte del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.
Durante los primeros días de septiembre, se llevan a cabo las Fiestas del Cristo de la Vera Cruz, con motivo de las cuales se realizan verbenas y encierros de vaquillas. ¡Una experiencia para no perderse!

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/2d/JDCANO_IZNATORAF.jpg

Enclaves de Tramacastilla

Tramacastilla es un pequeño pueblo ubicado en plena Sierra de Albarracín, en la provincia de Teruel, que posee enclaves de excepcional belleza.

Esta localidad está presidida por la iglesia parroquial de Santa Ana, situada en la plaza principal. Se trata de una construcción de tres naves que, si bien ha sido desmantelada durante la guerra civil, conserva ciertos elementos de su estructura original.

Junto al cementerio está la ermita de San Sebastián, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. El templo es más conocido como la ermita de San Roque pues cada 15 de agosto es visitada por peregrinos que suben en procesión desde la iglesia de Santa Ana camino a la ermita.

En la cima de la peña El Castillo se hallan exiguos restos de una torre defensiva, la cual data de la época berebere. En el suelo pueden apreciarse apenas unos 40 cm. de muro de piedra caliza, de lo que en su momento fueron los cimientos de dicha construcción. Esta fortaleza de carácter militar, conjuntamente con otra que se alzaba en la peña, y de la cual no se observan restos,  son los que dieron su denominación al pueblo, pues Tramacastilla, quiere decir “entre los dos castillos”.

La Peña El Cabezo es una imponente elevación de roca caliza, que por sus dimensiones hace las veces de muralla natural en el suroeste de la localidad. En su base está el río Garganta, gracias al cual sus tierras se han convertido en una huerta sumamente fructífera.

Moclín

Moclín es un pueblo granadino que integra la Ruta del Califato, uno de los itinerarios del Legado Andalusí. Este destino resulta indicado para aquellos viajeros que desean conocer el rico patrimonio histórico y artístico de Andalucía.
En su término municipal hay diversas cuevas que contienen pinturas rupestres, como es el caso de la Cueva de Malalmuezo y las Cuevas Bermejas. Otros de los sitios donde se han hallado pinturas rupestres son el Tajo de la Cañada de Corchera y los abrigos de La Solana, Las Canteras y de las Vereas.
El anejo de Tózar es otro enclave de especial interés, pues allí se hallaron dólmenes y tumbas excavadas en la roca.
Para apreciar la arquitectura civil de Moclín, sólo vasta con detenerse a apreciar las diversas torres vigías o atalayas que se encuentran ubicadas estratégicamente. Entre las cuales caben mencionar a las torres de Porqueriza, Solana, Mingoandrés y Gallina. De todas maneras, el Castillo de Moclín, conocido también como “fortaleza de las dos pupilas”, constituye la principal construcción de carácter defensivo. Declarado Monumento Histórico-Artístico, fue erigido en el siglo XIII en la zona más alta del pueblo. El itinerario puede abarcar también un recorrido por la Iglesia de la Encarnación o Santuario del Cristo del Paño, templo construido sobre una antigua mezquita a pedido de los Reyes Católicos; la Casa del Pósito, levantada en el siglo XVI; y el Pilar de Moclín, de estilo renacentista.
El paisaje de Moclín, que está rodeado de sierras, ofrece grandes atractivos como los Tajos de la Hoz y el Pozo de las Rosas, éste último situado en la Sierra de Olivares.

La Ruta del Jamón

En el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva, hay una zona destinada a la crianza de cerdos ibéricos para la producción del jamón de Huelva, considerado el mejor del mundo.
La Ruta del Jamón de Huelva empieza en Aracena, localidad que entre los siglos XIX y XX  era el lugar elegido por la realeza española y los aristócratas sevillanos para vacacionar. Esta región estuvo dominada por los celtas, árabes y portugueses, así como por los monjes-soldados del Temple. Su principal atractivo es el castillo de Aracena, construido por los portugueses sobre los restos de una fortaleza islámica anterior, que integraba la línea defensiva del valle del Guadalquivir. Junto al castillo se alza la iglesia de Nuestra. Señora del Mayor Dolor, templo de estilo gótico y románico, cuya construcción fue iniciada durante el siglo XII. Además, vale la pena incluir en el recorrido al Museo del Jamón y del Cerdo Ibérico. Aquí, cada tercer fin de semana de octubre, se celebra la Feria Regional del Jamón y del Cerdo Ibérico.
Rumbo a Linares de la Sierra, el viajero descubrirá este encantador pueblo blanco localizado en un valle profundo, lleno de alcornoques y encinas, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Continuando en dirección a Alájar, la Iglesia de San Marcos es la visita obligada.
Separada a menos de 1 km de Alájar, se encuentra la Peña de Arias Montano, una montaña de piedra caliza en la que se sitúan algo más de 30 grutas naturales, en su mayoría habitadas desde tiempos prehistóricos.
Al llegar a Fuenteheridos, merece la pena visitar la fuente de los Doce Caños, de la cual brotan más de dos millones de litros de agua al día. Además, el viajero se puede acercar hasta los Jardines de Onuba, que alberga alrededor de 100 especies vegetales originarias de América, Asia y África.
Otro de los destinos incluidos en esta ruta es Castaño del Robledo, donde se encuentran los Riscos Altos (962 m), el punto más alto de Huelva, famosos por conservar un interesante bosque de robles melojos. Seis kilómetros más adelante está Jabugo, pueblo circunscripto por frondosos bosques, en su mayoría de encinares, que dispone de magníficos enclaves naturales, como por ejemplo El Becerro y la Cueva de la Mora. Prosiguiendo la travesía, el turista se topará con Galaroza, una villa de casas blancas y calles empedradas en cuyo entorno se encuentra El Talenque, área recreativa que intefra el Parque Natural, además del cerro de Santa Brígida, desde donde se obtienen increíbles vistas panorámicas de la localidad.
Continuando por Santa Ana la Real, resulta interesante visitar el cerro Castillejo y los Chorros de Joyarancón, un salto de agua de aproximadamente 50 m de altura cuyo caudal aumenta considerablemente en época de lluvia.
La siguiente parada es en Almonaster la Real. En su núcleo urbano, se hallan el castillo-fortaleza, construido con fines defensivos, y una mezquita del siglo X que fue transformada en iglesia cristiana tres siglos después. 
Para completar la ruta, el viajero debe pasar primero por Cortegana, localidad rodeada por la Sierra Pelada y la rivera del Aserrador; finalizando en Aroche, sitio en el que se destaca Piedras del Diablo, un conjunto dólmenes y monumentos megalíticos de especial interés.

Imagen:

Wikipedia

Moraleda de Zafayona

Moraleda de Zafayona es un antiguo pueblo andaluz, cuyos primeros asentamientos datan de unos 3.000 años atrás.
En el Cerro de la Mora se encuentra uno de sus principales yacimientos arqueológicos, lo cual le ha valido ser declarado Bien de Interés Cultural. Aquí se atesoran sendos vestigios del periodo de Bronce Argárico Tardío, así como de las culturas ibéricas y romanas. Una necrópolis visigótica es uno de los restos más valiosos que aquí se hallaron.
Otros yacimientos arqueológicos que se encuentran en el término municipal son el del Cortijo de Barandilla y el del Cortijo de Buenavista.
De todos modos, la población es originaria de la época de la dominación árabe, momento en que el asentamiento vivía de la seda. Tras ser reconquistado por los Reyes Católicos, el municipio dependió por mucho tiempo de Loja.
Al margen de su historia, lo que más atrae a los visitantes son sus tradicionales casas-cueva, las cuales permanecen habitadas y están situadas en el barrio más antiguo.
Otos sitios de interés son la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Angustias, que data del siglo XIX; El Caño, fuente con tres caños que se alza junto a un antiguo lavadero público restaurado; y el Museo de Coches de Época.
De sus enclaves, quizás el más bello sea el de la unión del río Cacín y el Genil.
Con respecto a la gastronomía local, el viajero no puede dejar de probar los pucheros, el ajo blanco con morcilla y sus exquisitos embutidos artesanales, como el salchichón y las longanizas.

Imagen:

juntadeandalucia.es

Los mejores enclaves de Sorbas

Sorbas es un municipio almeriense que dispone de grandes atractivos turísticos, como es el caso del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, un enclave semidesértico que se extiende a lo largo de más de 2.000 hectáreas y que es considerado uno de los más importantes del mundo. En este paraje, originado por efecto del agua de lluvia durante miles de años, hay diversas cuevas como la del Agua, la de Covadura, la del Tesoro y la de Yesos, siendo éstas dos últimas las más bellas de todas.
Al recorrer el caso urbano, si hay algo que le llamará la atención al viajero es contemplar las casas que se hallan suspendidas al borde del barranco de Afa, en lo que se conoce como “Cuenca la chica”. Por su entramado de calles de origen morisco, hay numerosos miradores, como el de La Torreta, el del Calvario, el del Porche y el del Castillo, desde donde además de apreciar el espectáculo que brindan las casas colgantes puede apreciarse la belleza de su entorno natural.
Los monumentos más importantes de la ciudad se encuentran en la plaza principal: el Ayuntamiento, el Teatro de Villaespesa, la Casa del Duque y la Iglesia de Santa María, entre otros.
En torno al núcleo de población se hallan los enclaves de mayor interés: La Mela y Cariatiz, sitios en donde se localizan varias cuevas con pinturas rupestres; y Los Molinos del Río Agua, ruta señalizada que resulta perfecta para practicar senderismo.
Los interesados en la artesanía tradicional de Sorbas, no tienen más que acercarse al  barrio de la Alfarería, al cual también se lo conoce como de Las Cantarerías, donde se encuentran los talleres en los que se elaboran diversas piezas y objetos de cerámica.
Para saborear lo mejor de la gastronomía de Sorbas, recomendamos probar los gurullos con conejos, las migas con tropezones, las gachas y sus exquisitos embutidos, entre otros manjares.

Imagen:

Wikipedia

Senderismo en Calatayud

La ciudad de Calatayud, situada en la provincia de Zaragoza, en Aragón, dispone en todo su territorio de un gran número de caminos y sendas señalizadas que conducen al viajero por diferentes rincones por demás tranquilos.  Los senderos de la región se encuentran marcados de acuerdo a su extensión como de Pequeño Recorrido (PR) o Gran Recorrido (GR).
Sus valles, praderas y sierras se caracterizan por su vegetación exuberante. Entre sus principales enclaves naturales se encuentran las hoces del río Mesa, las sierras de Armantes y de la Virgen e Ibdes con su peculiar paisaje de las chimeneas de las hadas. También, resultan de especial interés el Parque Natural del Monasterio de Piedra, así como los valles del Ribota y Jiloca. Las aguas del río Jalón y sus afluentes conforman una importante red fluvial, dando lugar a un gran número de cascadas, embalses y grutas que embellecen el paisaje.
Los amantes del senderismo, seguramente se sentirán atraídos por visitar el Balneario La Virgen, que se halla sobre el río Mesa. Por aquí, hay una importante cantidad de senderos intercomunicados, encabezados por el GR 90.2 Sistema Ibérico, el cual comunica las ciudades de Tobed, Paracuellos de la Ribera, Codos, Aluenda, Viver de Vicor y Embid de la Ribera.
Por su parte, el PR-Z94 conduce al caminante hacia la profundidad de las Sierras de Vicort y del Espigar, en un sendero que discurre entre campos de cultivo y huertas.
Por otro lado, hay numerosas rutas que permiten ir de Jaraba a Calmarza. En función a la que escoja transitar el viajero, éste podrá descubrir diversos lugares, como por ejemplo el Puente del Diablo,  el Santuario de la Virgen, el mirador del Mesa, la Cañada del Campillo y el mirador de los Buitres.
Aquellos que deseen practicar bicicleta de montaña, tienen la opción de hacerlo tomando el sendero PR-Z92 que llega hasta la Sierra de Pardos. De todos modos, es importante saber que como se trata de un terreno pedregoso, solamente algunos tramos son aptos para transitar en bicicleta.

Imagen:

Wikipedia