Propuestas para explorar el interior de Alicante

El paisaje compuesto por montañas y valles que encontramos al adentrarnos al norte de la provincia de Alicante conforma un increíble escenario natural, donde además es posible participar de numerosas propuestas de turismo activo o realizar algún deporte de aventura, para disfrutas de la vida al aire libre.
Dicho entorno contrasta visiblemente con el carácter masivo de los principales centros turísticos de la Costa Blanca, pues en el interior lo que más sobresale es su paisaje rural, de enorme riqueza ambiental y paisajística, motivo por el cual buena parte de este enclave ha sido declarado zona protegida e integra la red europea Natura 2000.
Además, por esta zona existe una gran cantidad de vestigios que pertenecieron a los antiguos pobladores y que atraen mucho al turismo cultural, como las fortalezas medievales, asentamientos moriscos, los pozos de nieve y excelentes muestras de arte rupestre.
Sin dudas, el interior de Alicante permite al visitante estar en contacto directo con la naturaleza, gracias a sus poco más de seiscientos kilómetros de senderos y la vía verde del Serpis que propicia el  cicloturismo. Para hacer más apacible el paseo, hay una amplia oferta de alojamientos rurales y exquisita gastronomía.
Alicante es una provincia que todavía tiene mucho por descubrir, por lo que explorar el interior de la misma es una experiencia gratificante. Aquí, se puede practicar espeleología, senderismo, escalada, bicicleta de montaña y barranquismo, entre muchas otras actividades de turismo activo. Además de numerosos senderos, hay diferentes rutas que pueden realizarse, así como 250 simas, 25 barrancos y atractivas vías verdes para explorar.
En contraste con otras zonas de España, su agradable clima es ideal para la práctica de deportes de aventura todo el año.

Turismo y deportes de aventura en Castejón de Sos

En la Comarca de la Ribagorza, en pleno Valle de Benasque, se localiza Castejón de Sos, ciudad famosa por ser considerada como uno de los mejores lugares para practicar parapente en España.
Su estructura urbana se halla delimitada por dos barrios, producto del creciente  turismo que experimenta la zona. Uno de los barrios, el más nuevo, es atravesado por una carretera. En tanto que en el antiguo asentamiento pueden observarse  bellas casonas, características por sus portadas blasonadas.
Son de destacar los restos de la antigua Iglesia, perteneciente al siglo XVII,  que actualmente funciona como centro cultural, cuya portada se encuentra flanqueada por pilastras estriadas.
El  municipio de Castejón de Sos está, a su vez, conformado por los núcleos poblaciones de El Run, Liri y Ramastué.
El Run, es una localidad que posee un entorno natural de inigualable belleza, con un vasto bosque que hace las veces de telón de fondo. El casco urbano se alza en medio de este maravilloso espacio natural.
Una de las principales construcciones es la Ermita de Nuestra Señora de Gracia o de la Virgen de la Almanera, originaria de los siglos XI y XII.
Por su parte, Liri es un pueblo que se halla separado en dos pequeños barrios por el barranco que lleva el mismo nombre. Está inmerso en medio de la naturaleza salvaje del Valle de Benasque.
Sus construcciones, ofrecen la típica postal de las aldeas alpinas que exhiben las características inherentes a la arquitectura popular de La Ribagorza. En las cercanías aún es posible apreciar una atractiva vivienda, que es conocida como Casa de “La Plana”, cuyo interés reside en que conserva parte del recinto defensivo que la guarecía con su torreón de defensa, entre otros elementos muy interesantes.
La Iglesia Parroquial, otro de sus atractivos, se levanta sobre un montículo rocoso. Posee orígenes románicos, pero ha sido remodelada y ampliada en los siglos XVI y XVII.
En tanto que en la pequeña localidad de Ramastué, con sus casas de piedra y  pizarra, cuenta con algunos sitios de interés como la Casa Riu y  la Iglesia Parroquial de Santa Eulalia.
Vale decir que los amantes a los deportes de aventura encuentran en Castejón de Sos un reducto ideal  para la práctica del parapente y todo tipo de actividades como: barranquismo en San Feliú de Veri, rafting y piragüismo en el cauce del Ésera,  senderismo en los Senderos de la Ribagorza, entre otros.
La rica orografía del terreno arroja parajes majestuosos, como  el Circo de Armeña, el Macizo del Turbón, el Congosto de Obarra; y El Forau de Aigüalluts, cerca de Francia.

Imagen:

http://www.atlasrural.com/images/casasrurales/2757_vistaspueblo2.jpg

Excursión al Valle de Arán

El Valle de Arán es una pintoresca comarca de Cataluña, que se halla aislada del resto y que posee una cultura distinta, además de una lengua propia (el aranés), un sistema de gobierno autónomo y costumbres  disímiles a las de sus vecinos.
Su paisaje de montaña y su ubicación geográfica en los Pirineos constituyeron en el pasado una barrera para su desarrollo. Algo muy distinto a lo que sucede hoy, ya que este sitio se ha transformado en una de las principales capitales del esquí de toda España, a la vez que representa el destino perfecto para quienes gustan del turismo rural y de aventura. Por lo que es fácilmente accesible desde aeropuertos de localidades vecinas como Barcelona, Zaragoza etc y gracias a que operan numerosas compañías low cost es posible encontrar vuelos baratos.
Su variedad de iglesias de estilo románico, que en total suman unas quince, están repartidas entre Vielha, la capital del valle, y las poblaciones de Sant Andréu de Salardú, Santa Maria d’Arties, Sant Miquèu de Vielha, Sant Andréu de Casau y Santa Maria de Cap d’Aran. Todos ellos pueblos de montaña, apacibles y atractivos a la vez, con calles de adoquín y casas de arquitectura tradicional. Dichos templos conforman el gran patrimonio cultural de esta región pirenaica.
No obstante, la mayor cantidad de la gente llega hasta aquí en busca de la nieve y los deportes de aventura, ya que su clima atlántico asegura la presencia de nieve a lo largo de todo el invierno, transformándolo en un verdadero paraíso para los esquiadores que cada año visitan Baqueira, Beret y Bonaigua. Aparte del esquí alpino, también es posible practicar snowboard y esquí nórdico, entre otros deportes de nieve.
La comarca del Valle de Arán, se halla rodeada de imponentes cumbres, y su clima permite a los observadores de la naturaleza apreciar su rica flora y fauna autóctona, siendo los senderos que rodean el valle los preferidos por los excursionistas.
Incluso este destino invita a disfrutar de sus diversas propuestas de ocio como rutas de bicicleta de montaña, alpinismo, rafting, piragüismo, escalada y pesca, por mencionar las más elegidas.

Navarra a puro deporte

La Comunidad de Navarra es ideal para descansar y hacer mucho ejercicio en pleno contacto con la naturaleza, pues brinda numerosas  propuestas para hacer al aire libre, sobre todo en primavera. Así, aquí puede realizarse desde descensos de barrancos en el valle del Roncal hasta senderismo o rutas en bicicleta.
Los amantes del turismo activo pueden optar por escalar o realizar descensos en algunas de las paredes rocosas de Navarra. Los más expertos, pueden dirigirse al cañón de Artazul, situado en pleno Parque Natural de Urbasa-Andía. Mientras que los menos experimentados pueden optar por visitar el  valle del Roncal.
El senderismo es la mejor alternativa para descubrir cada trazo de esta comarca. Por aquí, hay recorridos que van desde 10 kilómetros hasta 50, todos ellos señalados de acuerdo a su prolongación (verde-blanco, amarillo-blanco y rojo-blanco).
Para los fanátivos de la caza, ésta es otra opción que puede practicarse en las llanuras de la Zona Media y La Ribera. También, se puede ir a pescar truchas en el Pirineo.
Al mismo tiempo, podemos visitar Ulzama, Gorraiz o Zuasti, los principales clubes de golf de Navarra donde los aficionados pueden concurrir para mejorar su swing rodeados de un entorno majestuoso, pues cada campo cuenta con su propio paisaje, el cual se prolonga por los 18 hoyos.

Deportes de aventura en el pueblo desolado de La Mussara

En el interior de la provincia de Tarragona, en el término municipal de Vila Plana, se ubica La Mussara, un pueblo desolado que ha sido abandonado en el año 1956 y que hasta el día de hoy continúa así. La Mussara destaca por la belleza de su entorno, sus vías de escalada y especialmente por los misterios que encierra.
Hoy en día, sólo se ven las ruinas de unas pocas casas y una iglesia, la cual conserva  muestras de que alguna clase de ritual que ha sido practicado en su interior.
A escasos metros del pueblo se encuentra un caserío junto al cual, según las creencias, existe una gran piedra que, tal como lo manifiesta el mito urbano, todo aquél que la sobrepasa va a parar a la Villa del Seis, un lugar de características siniestras que se halla en otra dimensión. Y es que aquí mismo tuvieron lugar misteriosas desapariciones, a las cuales no se les ha podido encontrar una explicación lógica. De todas maneras, éstas son sólo historias del imaginario popular que, lejos de cualquier misterio, sirven de condimento para visitar este atractivo pero desolado poblado.
Por otro lado, La Mussara dispone de un paisaje ideal para la práctica de deportes de aventura, tales como escalada, senderismo, espeleología, parapente o inclusive descenso de barrancos. Este tipo de actividades pueden ser llevadas a cabo en cualquier época del  año gracias a sus buenas condiciones climáticas dadas por su cercanía al mar.
Para apreciar la increíble belleza de este lugar, que comprende la Sierra de Monsant y las Montañas de Prades, es recomendable emprender La ruta dels Refugis, una ruta que a lo largo de sus 80 kilómetros, abarcando las poblaciones de Albarca, Mont-ral, Mussara y Siurana, ofrece un itinerario sensacional, que te llevará a incursionar por  el interior de bosques, barrancos, ríos de agua fresca y pueblos abandonados. Constituyendo, de este modo, una aventura imperdible.

Dehesas de Guadix

Muy cerca de Guadix hay un lugar estupendo para pasar unos días, Dehesas de Guadix, un maravilloso vergel de vegetación situado a orillas del río Guadahortuna, en el cual tiempo pareciera haberse detenido.
En todo su territorio, rodeado por un paisaje casi desértico, hay un importante número de yacimientos arqueológicos que dan cuenta de los asentamientos humanos que aquí habitaron a lo largo de la historia. Además, en este pueblo hay diversas casas cueva, viviendas excavadas literalmente en la tierra, que han sido acondicionadas con todas las comodidades para hospedar a los visitantes.
Entre sus yacimientos destaca el de Terrera del Reloj, un asentamiento argárico de la edad del Bronce, donde se han hallado objetos hechos en hueso y cerámica, así como utensilios de piedra. Además de las terrazas artificiales en las que está organizado, pueden contemplarse algunas sepulturas y viviendas dispuestas en línea. La ruta que lleva a este pueblo prehistórico es, por su carácter sinuoso,  ideal para practicar senderismo.
También, puede visitarse uno de sus enterramientos que ha sido reconstruido en el Museo Arqueológico de Granada.
De los monumentos religiosos resulta interesante la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, un templo muy peculiar dado que, a diferencia de lo que comúnmente puede observarse en las construcciones religiosas de este tipo, no cuenta con una torre. El edificio es de una sola nave y cuenta con un vistoso tejado mudéjar
Por otro lado, Dehesas de Guadix posee un mirador desde el cual es posible contemplar atractivas vistas panorámicas de su entorno. Asimismo, este pueblo dispone de zonas recreativas y de ocio, además de senderos urbanos que lo atraviesan y conducen hacia las cuevas. Actualmente, esta población es perfecta para el turismo rural. En sus cerros pueden practicarse deportes de aventura.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/73590595.jpg

Aventura en Panticosa

Panticosa es uno de los destinos de Aragón elegidos por el turismo en cualquier época del año. La razón seguramente reside en que nos permite realizar numerosas actividades, gracias a sus lagunas, parques naturales y montañas. Pero lo mejor de todo es, sin dudas, su estación de esquí, entorno ideal para los aficionados al deporte blanco.
Más allá de una bonita estación de esquí, en Panticosa es posible llevar a cabo diversas cosas más, ya que este sitio te permite permanecer en contacto con la naturaleza, por sus amplios valles. Además, es el destino perfecto para los deportes de aventura, al tiempo que dispone de una importante oferta de casas rurales. En fin, podría decirse que se trata de un lugar donde es posible descansar a pleno.
Entre las principales rutas que se pueden hacer en el Valle del Tena, sobresale la de los Lagos, que nos dará la posibilidad de apreciar increíbles paisajes. También, vale la pena pasar una jornada en el Valle de Ordesa, sitio más que perfecto para la práctica de la escalada y el senderismo.
Durante el invierno, la estación de esquí de Panticosa es la máxima protagonista ya que, al igual que las estaciones aragonesas, posee instalaciones de excelente calidad, como es el caso de la nueva rampa de acceso en la llegada de la telecabina, ésta última con una capacidad total de 8 plazas.
Para aquellos que viajan en familia, nada mejor que visitar el Adventure Slope, un conjunto de instalaciones divertidas, donde se puede practicar snow bike y realizar descensos en trineos familiares o individuales. También, hay un balneario, donde podremos relajarnos al máximo, varias zonas de diversión, bares y restaurantes.

Aventura en Barranco de Villalba

En las cercanías de Madrid, y a escasos 20 minutos de Cuenca,  es posible adentrarse en parajes de pinares por los que desciende el río Júcar, en cuyo curso se puede disfrutar de pequeños rápidos y cascadas.
El origen del río Júcar se encuentra en el Barranco de Villalba, desde donde se abre paso entre pinos y tilos, confiriéndole raras formas a las rocas que lo rodean. Los diversos espacios que por allí se encuentran son una invitación a practicar deportes de aventura, como rafting, espeleología y barranquismo, entre otras actividades que son difundidas por el Club de Turismo Activo de Castilla-La Mancha a través de diferentes iniciativas.
Uno de los sitios preferidos para el Turismo Activo es el Barranco de Villalba que, por su bajo nivel de dificultad, no hace falta ser un experto para incursionar por esta zona.
Para realizar el descenso, sin olvidar enfundar un traje de neopreno, es necesario atravesar la Ruta de los Cortados, que va paralela al barranco y cuyo nombre deviene de los cortes que el agua realizó sobre la roca caliza a lo largo del tiempo. El recorrido comienza en una profunda garganta,  por donde discurren diversos saltos y cascadas, y finaliza en la poza del Tranco, una piscina natural de gran  profundidad.
Otro opción para disfrutar del Turismo Activo en Cuenca es practicar piragüismo en el río Júcar.
Los más experimentados u osados puede practicar este deporte por aguas embravecidas, ya sea por el Júcar o el Guadiela, descendiendo varios kilómetros esquivando saltos y rocas hasta arribar a aguas más propicias para zambullirse.
Tras una jornada en el río,  lo mejor es acampar en Cuenca, ciudad situada en la confluencia del río Júcar y el Huécar, que sorprende por su naturaleza y arquitectura. No por nada ha sido declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La oferta cultural de Cuenca es muy variada. Una buena alternativa es visitar el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, donde se exhiben  los últimos hallazgos de Yacimiento de las Hoyas, o el Museo de Arte Abstracto, que acoge numerosas obras de los artistas más importantes de este movimiento.
Otros sitios que no merecen ser dejados de lado son la Fundación Antonio Saura, el antiguo Convento de las Carmelitas, hoy denominado Fundación Antonio Pérez, y el Museo Diocesano.

 Imagen:

http://www.infoaventura.com/fotos/Cuenca_Barranco-Villalba.jpg

Deportes de aventura en Llavorsí

En la Comarca del Pallars Sobirá, visitamos Llavorsí, un municipio catalán que posee seis pueblos agregados, a saber: Aidí, Santa Romà de Tavèrnoles, Arestui, Baiasca, Romadriu y Montenartró. 
Las casas se disponen escalonadas en las pendientes, en torno a la Plaza de la Iglesia, esta última presidida por la Iglesia   Parroquial de Santa Ana. En la zona noreste de la villa, están los restos de la antigua capilla románica de Santa Eulalia. También, puede apreciarse los restos del antiguo Castillo de Gilanery, el cual ha sido rehabilitado.
Al sur de la población, se ubica  el Santuario de Madre de Dios de Biuse, sitio que pertenece al antiguo Castillo de Biuse, del Condado de Pallars. Vale destacar que en 1985, muy cerca de esta ermita fueron encontradas numerosas piezas de la Edad del Bronce.
Llavorsí se caracteriza por su paisaje de montaña, escarpado y abrupto, por el que pasa el Río Noguera Pallaresa, el cual es perfecto para practicar diversos  deportes de aventura, como rafting, kayak, o piragüismo, entre otros, a través de un recorrido de 14 kilómetros, con tramos de diferente dificultad. La mejor época para realizar rafting es en los meses de mayo a junio, debido a que el caudal del río aumenta producto del deshielo.
A su vez, gracias a la excelente ubicación de esta localidad, el senderismo es otra actividad que predomina, pudiendo optar por diversas rutas. Aunque uno de los principales objetivos de los amantes de los deportes de aventura es el ascenso a la Pica d’Estats (3143 m.), el pico más alto de Cataluña.
Llavorsí es un pueblo rural, ideal para disfrutar de un fin de semana con mucha adrenalina. ¡Te invitamos a visitarlo!