Viaje a Almendral de la Cañada

Almendral de la Cañada es un municipio que está ubicado en las estribaciones de la Sierra de San Vicente, que posee interesantes restos de las antiguas civilizaciones que la habitaron en el pasado. Como es el caso de “los Majanos”, monumentos megalíticos de origen prehistórico, y “las Artesas”, tumbas rupestres de la época medieval.            
Entre los principales templos de Almendral de la Cañada sobresalen la Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua, una construcción del siglo XIX que ha sido declarada  Patrimonio de Interés Regional de la Provincia de Toledo; la Iglesia de San Salvador, que actualmente forma parte del cementerio; la Ermita de San Sebastián, que data de finales del s. XVIII; y la Ermita Cristo de la Sangre,  en cuyo interior conserva un pequeño altar y una hornacina que contiene la imagen del Cristo.
Otros atractivos del municipio son los Molinos Maquileros, que son tres molinos, ubicados sobre la Garganta Torinas, el Arroyo de la Fuente y el Arroyo del Lugar, respectivamente. Mientras que en el límite con El Real de San Vicente, se localiza el Molino de la Tejea, el cual dispone de su propia presa.
Al mismo tiempo, existen numerosas fuentes de especial interés dentro del término municipal, siendo la más importante la Fuente-Abrevadero de la Cañada, cuya construcción data de entre los siglos XVIII-XIX . El pilón de dicha fuente se encuentra conformado por grandes sillares de una sola pieza desde el piso, en muy buen estado de conservación. Otras fuentes de marcado atractivo son las de “Prado Pozo”,  “Caño de la República” y fuente del Cañillo.
Junto al Arroyo Lugar, próximo al municipio de La Iglesuela, se sitúa el Zoo de Piedra, que alberga un museo al aire libre de escultura popular, muy particular. Si bien se halla en una finca particular, es posible acceder sin problemas.

Imagen:

http://bicimundo.files.wordpress.com

El trazado medieval de Cuenca

Cuenca, ciudad situada en la provincia homónima, es un destino pintoresco que se caracteriza por su casco antiguo, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es muy conocida por las “Casas Colgadas”, con vista al río Huécar, así como por su trazado medieval y miradores.
Su patrimonio arquitectónico se compone de edificios que poseen elementos de diferentes estilos. Una de las iglesias que sobresalen es la de San Felipe Neri, cuyas escalinatas sirven de escenario para cantar el Miserere durante la celebración de Semana Santa.
La Catedral gótica de Nuestra Señora de Gracia, edificada sobre una antigua mezquita, es un claro ejemplo de la combinación de estilos que presenta la construcción, pudiendo apreciar en su estructura elementos góticos, renacentistas y barrocos. Su fachada permanece inconclusa.
Otras construcciones religiosas de interés son las iglesias de San Miguel, la de San Nicolás y San Pedro, al igual que la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, todas ellas situadas a lo largo del camino que nos conduce al punto más alto de Cuenca. Hacer dicho trayecto cuando se oculta el sol representa una experiencia increíble.
Por otro lado, en una de las Casas Colgadas funciona el Museo de Arte Abstracto Español, al cual se lo considera uno de los más interesantes y completos museos de España.
Sobre la ribera del Huécar está el convento de San Pablo, transformado hoy en Parador de Turismo, en cuyo restaurante es posible degustar platos típicos de la zona como el Zarajos, morteruelo o ajoarriero.
Si deseas llevarte un recuerdo de tu visita, puedes optar por las artesanías en mimbre, vidrio, alfarería y cerámica, o comprar un souvenir del “toro”, una réplica del que se halla en el Museo de Cuenca.
Indudablemente, la ciudad de Cuenca es un lugar pintoresco, con paisajes únicos e irrepetibles.