El trazado medieval de Cuenca

Cuenca, ciudad situada en la provincia homónima, es un destino pintoresco que se caracteriza por su casco antiguo, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es muy conocida por las «Casas Colgadas», con vista al río Huécar, así como por su trazado medieval y miradores.
Su patrimonio arquitectónico se compone de edificios que poseen elementos de diferentes estilos. Una de las iglesias que sobresalen es la de San Felipe Neri, cuyas escalinatas sirven de escenario para cantar el Miserere durante la celebración de Semana Santa.
La Catedral gótica de Nuestra Señora de Gracia, edificada sobre una antigua mezquita, es un claro ejemplo de la combinación de estilos que presenta la construcción, pudiendo apreciar en su estructura elementos góticos, renacentistas y barrocos. Su fachada permanece inconclusa.
Otras construcciones religiosas de interés son las iglesias de San Miguel, la de San Nicolás y San Pedro, al igual que la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, todas ellas situadas a lo largo del camino que nos conduce al punto más alto de Cuenca. Hacer dicho trayecto cuando se oculta el sol representa una experiencia increíble.
Por otro lado, en una de las Casas Colgadas funciona el Museo de Arte Abstracto Español, al cual se lo considera uno de los más interesantes y completos museos de España.
Sobre la ribera del Huécar está el convento de San Pablo, transformado hoy en Parador de Turismo, en cuyo restaurante es posible degustar platos típicos de la zona como el Zarajos, morteruelo o ajoarriero.
Si deseas llevarte un recuerdo de tu visita, puedes optar por las artesanías en mimbre, vidrio, alfarería y cerámica, o comprar un souvenir del «toro», una réplica del que se halla en el Museo de Cuenca.
Indudablemente, la ciudad de Cuenca es un lugar pintoresco, con paisajes únicos e irrepetibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *