Qué visitar en Roma

Roma es, sin dudas, una de las ciudades más impactantes de Europa. Situada en la región de Lacio, Roma es la capital de Italia y ofrece un bello paisaje de colinas, además de un legado histórico sensacional que puede apreciarse en sus maravillosos monumentos y edificios, propios del Imperio Romano.
Hay mucho que visitar en roma. En relación a la arquitectura del imperio romano, sobresale el tradicional Coliseo o Anfiteatro Flavio, una de las construcciones más impactantes del mundo. Muy cerca de allí, se localizan los Foros Romanos, que representaban los sitios donde tenía lugar la vida política, religiosa y comercial. Uno de los más importantes es el Foro Romano, donde es posible contemplar con asombro las ruinas de los templos de Júpiter, de Saturno, de Cástor y Pólux y la Rostra.
El Domus Aurea, otra de las visitas obligadas, es un castillo que alberga pinturas intactas de la época. También, vale la pena conocer el Panteón de Agripa, templo construido en el año 27 a.C;  la Columna de Trajano, un monumento de 30 metros de altura que da cuenta de las victorias del emperador Trajano; las Catacumbas romanas, las Termas de Carcalla, el Arco de Constantino y la Pirámide de Cestius.
Otra de las atracciones de Roma recae en la arquitectura religiosa, destacándose  la iglesia de Santa María de la Paz, erigida en el siglo III. Pero indudablemente la Basílica de San Pedro, ubicada en el estado del Vaticano, es la que atrae todas las miradas.  Se trata de uno de los templos más impactantes del mundo, que sobresale por su imponente cúpula, que fue realizada por el mítico artista Miguel Ángel.
Sus plazas o piazzas merecen ser incorporadas al recorrido. De ese modo, hallamos la Piazza del Campidoglio, desde la cual se accede a la Fontana de Trevi, fuente construida en el siglo XVI en honor al dios Neptuno, rey de los mares. Según la tradición, se deben arrojar dos monedas, una pidiendo regresar a Roma, y otra pidiendo un deseo.
Para los apasionados de la cultura Roma ofrece una diversidad de museos, como la Galería Nacional de Arte Antiguo, que conserva famosos frescos, el Museo Borghese, el Museo Capitolino y la Galería Nacional de Arte Moderno.
Como habrás podido ver, hay muchos lugares que visitar en Roma, asi que mientras viajas por Roma asegurarte que encuentres hoteles baratos. Conoce los  secretos del Imperio Romano durante tu viaje por esta afamada metrópolis.

Almendral de la Cañada

Almendral de la Cañada es un municipio de la provincia de Toledo, situado en la falda del pico Las Cruces.
Para apreciar la arquitectura religiosa de la población, vale la pena visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua, una construcción del siglo XIX que está erigida sobre una antigua ermita;  la Iglesia de San Salvador,  una antigua iglesia que actualmente forma parte del cementerio; la Ermita de San Sebastián,  de fines del siglo XVIII que está construida en sillares en las esquinas y jambas; y la Ermita Cristo de la Sangre, en cuyo interior conserva un pequeño altar.
Hay una serie de molinos para apreciar. Por un lado están los Molinos Maquilleros, uno de cubo en la Garganta Torinas, otro de rampa sobre el Arroyo de la Fuente y el tercero sobre el Arroyo del Lugar. Por el otro está el Molino de la Tejea, que posee su propia presa.
Otra de las atracciones locales es la Fuente-Abrevadero de la Cañada, cuyo origen se remonta a los siglos XVIII-XIX y que se encuentra en buen estado de conservación- Aparta de ella, existen un grupo de fuentes a lo largo de la cañada, como “Caño de la República”, fuente del Cañillo y fuente de la Cañada.
El Zoo de Piedra es, también, un buen lugar para visitar. Ubicado en una finca junto al Arroyo Lugar, en cercanías de La Iglesuela, se trata de un singular museo al aire libre de escultura popular. Si bien se encuentra en una finca particular, se puede acceder sin problemas.

Imagen:

http://archivos.turismocastillalamancha.com/naturaleza/paisaje/14287/49/29a9/almendral-de-la-canada-toledo.jpg

Villoria de Órbigo

Villoria de Órbigo, es un pequeño pueblo de la provincia de León que se destaca por su rica arquitectura religiosa.

El Monasterio Norbertino de Santa María de la Asunción, cuya fundación data del año 1243, se presenta como el edificio más significativo de esta localidad. Su edificio debió ser reconstruido en varias ocasiones, por lo que solamente el arco de la entrada pertenece a la estructura original. Por desgracia, un incendio ocasionó graves daños al miseo, los almacenes y la zona de hospedería. En verdad, es una auténtoca joya de la provincia de León.

Continuando con el recorrido por los edificios religiosos, visitamos la Iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, una construcción de estilo neoclásico que fue levantada en 1782. A fines del siglo XX debió ser derribada y fue reconstruida conservando los mismos sillares y campanil.

También, vale la pena destacar a la Ermita de las Angustias, cuyo origen se remonta al año  1680, época en que funcionaba como iglesia de la Veracruz. En su interior, puede apreciarse el retablo y la Urna datada en el siglo XIX, que contiene un cristo en madera y pelo natural.

Al mismo tiempo, Villoria posee restos de la época romana, como la Ponteja Cal y Canto y las termas, una antigua zona de baños de la que se conservan sus muros de arena, canto y cal.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/04/Villoria-ermita.JPG

La Iglesuela, ¡allá vamos!

La Iglesuela  es un municipio que recibió su nombre de un primitivo templo. Se trata de una de las villas más septentrionales de la provincia de Toledo, cuyo término municipal se halla bañado por las aguas del río Tiétar.
Los pozos de piedra, originarios del siglo XVIII,  que están diseminados por todo el casco urbano, fueron construidos con enormes piedras de granito. En el pasado, eran usados para el abastecimiento de agua de la población, pero hoy en día se los utiliza para el lavado de las aceitunas antes de ponerles el aliño, pues se trata de agua no clorada.
La arquitectura religiosa es otros de sus atractivos, cuyos máximos exponentes son la Iglesia de Santa María de La Oliva, un templo del gótico tardío;  la Ermita de la Fuensanta, que se destaca por poseer una pequeña fuente de agua cristalina bajo su porche; y la Ermita del Cristo,  una construcción de planta cuadrada del siglo XVI que en la actualidad se halla en ruinas.
De las construcciones civiles, sobresale el edificio del Ayuntamiento, una edificación de dos plantas, ubicada en la Plaza de España, que fue levantada en 1791 y que exhibe cuatro arcos en sus fachadas.
Además, no podemos perdernos de conocer El Ejido, un conjunto de corrales y pajares, situados en las afueras de la población junto a las eras, que incluye tres fuentes abrevadero, un embarcadero y un potro de herrar.
A escasos kilómetros de La Iglesuela, puede visitarse el Zoo de Piedra que, si bien se localiza dentro del término municipal de Almendral de la Cañada, fue construido por el ganadero-escultor, D. Longinos Ayuso, procedente de La Iglesuela. El zoo representa un conjunto de esculturas de animales que fueron talladas por el ganadero, durante sus horas de pastoreo, sobre rocas de granito.

Imagen:

http://iglesuela.galeon.com/dospuentes.jpg

Calpe, lugar soñado

Al norte de la costa de Alicante se encuentra Calpe, un municipio de la Comunidad Valenciana, que cuenta con uno de los símbolos de la Costa Blanca, el Peñón de Ifach, de 332 m de altura.
Hay muchos lugares que visitar en Calpe, como el Castellet de Calp, los restos de una Torre vigía, datada a finales del S. XVI, que era utilizada a modo de prevenir posibles ataques de los piratas berberiscos.
Por otro lado, la arquitectura religiosa es realmente abundante. Así encontramos lugares como la Ermita de San Juan de la Cometa, un conjunto conformado por edificaciones de una antigua masía fortificada, la Ermita de San Salvador, de estilo gótico tipo conquista, la Ermita Vella D’Oltá, desde donde se obtiene una estupenda panorámica de la villa, y la Iglesia Antigua, templo de planta rectangular con dos naves,  entre otras.
Para conocer un poco de su historia, qué mejor que conocer La Pobla Medieval D’ Ifac,  un yacimiento sin igual de la Comunidad Valenciana.
También, podemos aprovechar para visitar Pou Salat, una construcción rural del siglo XVIII que posee un pequeño monolito de piedra tallada y una fuente.
Otras construcciones significativas en la Torre Molí del Morelló, un típico molino de viento harinero propio de la Comarca de la Marina Alta, de mediados del siglo XIX, que se sitúa en el extremo más occidental de Baños de la Reina, una zona arqueológica que es considerada como un enclave costero privilegiado.
A quienes les gustan los museos, pueden allegarse hasta el Museo Arqueológico, ubicado en el solar de “El Portalet”, el único acceso al recinto amurallado desde el siglo XIV.
A ambos lados del Peñón de Ifach hay playas de fina arena y aguas transparentes, como la de Levante, La Fossa, las de Cantal Roig y Arenal-Bol, y el Morro de Toix, que conforman la Bahía de Calpe. A los pies del peñón está el Real Club Náutico Calpe y el Puerto pesquero.
Al mismo tiempo, Calpe sirve como punto de reunión para escaladores y submarinistas provenientes de todas partes del mundo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b2/Sonnenaufgang_penon_de_ifach.jpg/800px-Sonnenaufgang_penon_de_ifach.jpg

Viajando por Herencia

Herencia es un municipio de Castilla – La Mancha, poseedor de un interesante patrimonio tanto artístico como natural. Por lo que sobran los motivos para visitar este magnífico destino.

Uno de los sitios de mayor historia de esta población es la Iglesia de la Inmaculada Concepción, el primer templo religioso de Herencia, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, aunque el edificio actual data del siglo XVIII. Situada en la Plaza de España, dispone de una sola nave, en cuyo interior se conservan diversos objetos de gran valor artístico, como los altares de estilo Barroco.

Para continuar conociendo la arquitectura religiosa de la villa, vale la pena visitar el Convento de Nuestra Señora de la Merced, fundado en 1656, donde cada mes de septiembre se celebran allí las Ferias y Fiestas patronales. En su interior se destacan el Camarín de la Virgen de las Mercedes y la Capilla del Cristo del Consuelo.

Entre los lugares de visita obligada se hallan el Pasadizo elevado, el cual comunica la Iglesia de Ntra. Sra. de la Merced con la Casa de Herencia.

También, hay diversas ermitas para recorrer, como es el caso de la Ermita de San Cristóbal, ubicada en las afueras de la población; la Ermita de San Bartolomé, una de las más antiguas de la localidad; la Ermita de San Antón, construida sobre la  la Ermita de Santa Lucía; y la Ermita de la Asunción, también conocida como “La Labradora; entre otras.

Los molinos de viento le confieren una impronta singular al paisaje de Herencia. Entre ellos, es posible mencionar a El Ama, Dulcinea, La Dueña Dolorida y La Duquesa, entre otros.

Entre las construcciones típicas del municipio encontramos a las Casas Solariegas, levantadas desde el siglo XVII en adelante, que se caracterizan por sus fachadas de gran valor arquitectónico.

El principal atractivo de este destino es La Copa, un depósito de agua construído a mediados del año 1946, que se halla situado en el paraje natural de La Pedriza.

Por otro lado, el patrimonio natural de Herencia está conformado por maravillosos parajes, como la Sierra de los Molinos o del Aljibe, en cuya cima hay diversos Castros; y la Sierra de la Horca, que posee un yacimiento de la Edad del Bronce. Además, sobresale la Sierra de Herencia o de La Solana, que además de poseer varios castros, contiene parajes de interés que merecen una visita, como es el caso de la Fuente de la Higuera y Los Pozos del Agua.

Imagen:

http://herencia.es/wp-content/gallery/herencia-en-la-actualidad/casa-de-herencia.jpg

El trazado laberíntico de Priego de Córdoba

Priego de Córdoba, es un municipio que  se encuentra ubicado en pleno centro de Andalucía. Uno de sus mayores atractivos es, sin dudas, su enorme riqueza patrimonial, siendo la cuna del barroco andaluz.
El Barrio de la Villa y Balcón del Adarve, que ha sido declarado conjunto Histórico-Artístico, conforma el núcleo urbano originario del Priego actual. Su carácter medieval, así como sus calles angostas y de enrevesado trazado, brindan un recorrido verdaderamente laberíntico, que se ve ampliamente compensado por el atractivo  de sus casas. Dicho barrio, se halla rodeado por el Adarve, balcón natural que en el pasado fue utilizado con fines defensivos por la primitiva ciudad medieval.
También, podemos visitar el Castillo, una construcción de origen árabe que ha sido reformada en los siglos XIII y XIV. Su carácter militar y austero, se corresponden con el uso defensivo que entrañó en sus comienzos. Por su parte, la Torre del Homenaje es muy valorada pues es considerada Monumento Histórico Nacional.
De la arquitectura religiosa sobresalen la Iglesia de la Aurora, que fue construida encima de una antigua mezquita luego de la reconquista cristiana; la Iglesia de San Francisco, de estilo barroco; la Parroquia del Carmen, declarada Monumento Nacional;  y la Iglesia-Hospital de San Juan de Dios, que ha sido fundada por Juan Herrera en el siglo XVII; etc.
En el término municipal, se destacan también la Fuente del Rey, que se terminó de  construir a comienzos del siglo XIX; y la Fuente de la Salud, conformada por un gran frontispicio de estilo manierista.
Entre las construcciones civiles, vale la pena recorrer la Casa Natal de D. Niceto Alcalá-Zamora, datada a fines del siglo XIX; y la Casa -Museo de D. Adolfo Lozano Sidro, una típica casa andaluza señorial, con decoración modernista.
Por su parte, podemos apreciar el Arco de San Bernardo, puerta datada en la segunda mitad del siglo XV, que corresponde a un molino harinero bajo el cual discurre el Camino del Bajo Adarve.
Por último, daremos un paseo por el Jardín Micológico “La Trufa”, en el cual son recreados los principales sistemas naturales de Andalucía. Su particularidad residen en que es un gran reservorio de especies, conformando de ese modo un encantador lugar para el turismo de naturaleza y rural.

Imagen

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f0/Villa_1_Priego_RRS.jpg

Santa Cruz de la Zarza

Santa Cruz de la Zarza es un municipio que pertenece a la Comarca de Mesa de Ocaña, en Toledo,  ubicado entre dos valles.

Entre sus principales atractivos se encuentran las Casas-Cueva, algunas de las cuales aún permanecen habitadas. Se hallan dispuestas en línea a lo largo de las pendientes de la localidad. Lo que más caracteriza a estas construcciones son sus fachadas blancas encaladas y sus chimeneas de forma cónica.

Durante el paseo, puede visitarse el antiguo Convento de Trinitarios, fundado por Pascual Sánchez en 1678. Como la construcción original era demasiado pequeña, se edificó uno nuevo junto a la plaza en 1680. Actualmente, la edificación se halla en ruinas.

De la antigua muralla que circunscribía el pueblo sólo queda el Arco de la villa, por lo que es considerado uno de los principales monumentos históricos del lugar. Asimismo, al pasear por el casco urbano de la población, llaman la atención las casas solariegas emblasonadas, muchas de las cuales exhiben escudos señoriales. Así, por ejemplo, puede apreciarse la Casa de los Diez Hidalgos, que actualmente alberga a la Asociación Cultural Amigos del Museo Etnológico.

La arquitectura religiosa del municipio está representada por la Ermita de Nuestra Señora de Villar, fechada en el siglo XVI; la Ermita de San Pedro, construcción de planta cuadrada del siglo XVII; la Ermita de Santa Gema, cuya particularidad reside en que está excavada en la roca; la Ermita de Santa Lucía, ubicada en uno de los barrios más tradicionales de la villa; la Ermita de Villaverde, localizada a unos 11 km del casco urbano; y la Ermita Virgen de la Paz, erigida en el antiguo despoblado del Villar.

Imagen:

diputoledo.es

Malpartida de Plasencia

Malpartida de Plasencia es un municipio de Cáceres, que se encuentra a 476 metros sobre el nivel del mar y que posee un clima típico del Mediterráneo.

Desde lo alto del Cerro Canalizo, es posible apreciar en los meses de verano a la antigua Estación de Ferrocarril Palazuelo Empalme, actualmente conocida como Estación Monfragüe, un interesante parque forestal que atrae a muchos ecologistas debido a la biodiversidad que alberga, que permanece ajena a la acción del Hombre. Se trata de un paraje excepcional, donde predomina la tranquilidad. Aquí es posible apreciar su rica  fauna autóctona, por lo que visitar este lugar constituye una experiencia única e inigualable.

Este pueblo es ideal para aquellos que gustan de practicar senderismo, por la belleza abrumadora que caracteriza a la geografía de este destino. Por lo que el viajero, sea cual fuere la ruta que elija tomar, seguramente no desperdiciará la oportunidad de retratar las maravillosas imágenes que arroja esta localidad extremeña en cada uno de sus caminos. Incluso, si se dispone de tiempo, vale la pena aprovechar la oportunidad para visitar Gargüera, un pequeño poblado que se alza al norte de Malpartida de Plasencia.

Para llegar a Malpartida, es necesario atravesar carreteras vecinales, así como caminos ciegos y sendas de trazado difuso, casi inapreciable a la vista del turista. Por otro lado, a esta localidad se la conoce por sus típicos dulces y sus artesanías confeccionadas en piel.

Para despuntar el ocio, posee completas instalaciones deportivas, que incluyen pistas de tenis, fútbol y baloncesto, entre otras. También, cuenta con espacios culturales, como la Casa de la Cultura y una biblioteca.

De la arquitectura religiosa sobresale la Iglesia de San Juan Bautista, un templo del siglo XVI de gran atractivo. Aunque a la vez vale la pena conocer la Ermita de San Blas y la de San Gregorio.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/ea/Ayuntamiento_de_Malpartida_de_Plasencia.jpg/800px-Ayuntamiento_de_Malpartida_de_Plasencia.jpg

Aldeadávila de la Ribera

Aldeadávila de la Ribera es un municipio situado en la provincia de Salamanca, que cuenta en su haber con importantes elementos históricos-culturales, los cuales componen su arquitectura religiosa y civil.

En lo que respecta a la arquitectura religiosa sobresale la  iglesia parroquial de San Salvador, una construcción del siglo XVI de la que destaca su imponente torre. En su interior, conserva doce lienzos de gran valor y una imagen de la Virgen del siglo XIII.

Además, es preciso destacar el convento de Santa Marina de La Verde, datado en el  siglo XII, que perteneció a la orden de los franciscanos. Tras muchos años de abandono, se reconstruyó la iglesia del convento y se convirtió en la actual Hospedería de La Verde.

Por otra parte, el pueblo posee tres ermitas: la Ermita del Santo Cristo del Humilladero, una edificación del siglo XVIII con capilla mayor provista de bóvedas de crucería; la Ermita de la Santa, construida en homenaje a Santa Marina;  y la Ermita de San Sebastián, donde hoy en día funciona la Oficina de Turismo.

Continuando con el paseo, vale la pena visitar el Palacio de D. Jerónimo Manuel Caballero, una fortaleza del siglo XVIII en cuya fachada exhine un imponente escudo de armas.

De las construcciones tradicionales que todavía persisten, hay muchas que están abandonadas, en especial las construidas con piedra, granito y pizarra. Una de las estructuras típicas de la zona es el chozo, construida en piedra y de forma circular hecha, que eran utilizadas por los pastores para guarecerse cuando cuidaban el ganado. En el municipio, es posible observar numerosos chozos en estado de abandono, aunque hay algunos que han sido restaurados.

Los barrios más antiguos de Peñas y La Atalaya, se hallan encima de una gran peña, desde donde en el pasado se vigilaba la frontera del río Duero. Por debajo de esta peña hay diversas galerías, así como bodegas que se hallan conectadas entre ellas, y una cueva que lleva hacia el interior de este submundo de aspecto medieval. Algunas de las galerías marcan el camino hacia el antiguo castillo de Aldeadávila.

Imagen:

http://www.aldeadavila.es/images/phocagallery/nuestratierra/thumbs/phoca_thumb_l_DSC01405.JPG