La Oliva, el placer del buen descanso

El municipio de La Oliva, localizado al norte de la isla de Fuerteventura, se destaca por su entorno natural de gran valor ecológico, siendo que buena parte de su territorio ha sido declarado espacio natural protegido.
El Parque Natural de isla de Lobos es un islote que está conformado por campos de lavas, y cuyo singular paisaje se halla compuesto por los hornitos, que son sencilamente acumulaciones de escorias generadas por las erupciones volcánicas, con forma de torreones. Más allá de su valor paisajístico y ecológico, posee un gran interés cultural y geológico, debido a que en la zona se han hallado significativos yacimientos paleontológicos.
Por su parte, el Parque Natural de Corralejo ofrece un paisaje que abarca las formaciones de dunas al este del municipio y extensos pedregales. Dicha zona, sirve de refugio para distintas especies en peligro de extinción, como la hubara de Fuerteventura y el corredor.
El Malpaís de La Arena, un campo de lava de formación reciente, es otro sitio que vale la pena destacar. Aquí, se conservan antiguos muros de piedra volcánica para estacar el ganado.
El Vallebrón está conformado por dos valles bastante erosionados, y brinda un paisaje formidable con un relieve en cuchillo, propio de la isla. Este paraje es de gran valor ecológico, y alberga la cumbre de Muda, una de las de mayor altitud del lugar.
La montaña de Tindaya, es el vestigio natural más representativo de la isla. Se trata de una elevación en la que la erosión ha dejado al descubierto diversos materiales antiguos, como es el caso de los restos de un centro religioso de los aborígenes majoreros.
En el municipio es posible apreciar, además, una serie de molinos como el Molino de Lajares, el de El Roque, de Villaverde, de Tindaya-tebeto y el de Corralejo. Todos ellos, han sido declarados Bien de Interés Cultural.
Entre las construcciones, sobresalen la Casa del Inglés, un verdadero monumento,  y la Casa de los Coroneles, una residencia señorial de dos plantas que posee un gran número de salas y habitaciones.
Mención especial merecen las playas de La Oliva, diez de las cuales son vírgenes, como es el caso del Islote, el Río, los Charcos III, los Charcos I, el Charcón, Beatriz, Punta Blanca, el Rosadero y Calas del puertito. Si se desea descansar en sitios con mayores servicios, es mejor optar por las playas de Corralejo, la Barra, el Majanicho, la Goleta, Punta Prieta, Puerto Remedios, el Pozo, el Viejo, Larga, el Dormidero, el Moro, Alzada y las Lajas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.