Breve recorrido por Hornachuelos

Si desea pasar un fin de semana acogedor, Hornachuelos es una excelente opción. Se trata de un pequeño municipio que está ubicado en la provincia de Córdoba, y limita al norte con el  valle del Guadalquivir.
Lo más destacado del lugar es su entorno natural. Aquí se encuentra el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos, que se extiende por gran parte de la villa, abarcando una superficie de 67.202 hectáreas. Es una clara muestra del bosque mediterráneo, en el que predominan las encinas y alcornoques, además de un monte bajo de jaras, madroño, mirto y una enorme riqueza faunística. El río Bembézar, así como numerosos embalses y arroyos, completan el increíble escenario de estas tierras.
De paso por el casco urbano, encontrará la Iglesia Mudéjar de Santa María de las Flores, un templo gótico tardío de comienzos del siglo XVI, que posee una sola nave con arcos transversales apuntados que la sostienen. En la entrada se conserva parte de la antigua parroquia original del siglo XIV, que constaba de tres naves separadas por arcos apuntados. Dispone de imágenes de Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de la villa, y una talla de la Virgen de los Dolores. Además, posee una torre, aunque es más reciente que el resto del conjunto, que data de 1781.
Continuando con el itinerario, podrá apreciar el antiguo monasterio basilio de El Tardón que actualmente se halla habitado por Carmelitas Descalzas,  quienes ofrecen a los viajeros sus creaciones artesanales, como por ejemplo mantelerías bordadas y bandejas decoradas a mano. La iglesia conventual pertenece al siglo XVI y fue restaurada en el XVIII; cuenta con planta de cruz griega y atesora una importante colección de pinturas de origen sevillano, las cuales  fueron donadas por los marqueses de Salinas.
En las cercanías de Hornachuelos, se recomienda visitar el palacio de Moratalla, una construcción esplendorosa que, además, dispone de una gran finca de ocho hectáreas, la mayor parte ajardinada, que ha sido diseñada por el ingeniero Forestier en un estilo versallesco. Resulta especial para dar un magnífico paseo, disfrutando de la vegetación del lugar y admirando las distintas fuentes ornamentales, como la de Doña Leonor, la de los Ladrones y la del Venado.
En fin, Hornachuelos es un sitio por demás tranquilo que ofrece una alternativa tentadora para una escapada de fin de semana.

Fuente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.