Laguardia, con sabor a buen vino

Laguardia, es un municipio situado en la comarca de La Rioja Alavesa, a cuya jurisdicción pertenecen El Campillar, que se halla rodeado de viñedos; Páganos, donde se ubican la Iglesia de la Asunción y la casona de Juan de Ortiz de Zárate; y Laserna, un pequeño núcleo poblacional que sobresale por el Puente Mantible que se levanta sobre el río Ebro.  
La Villa de Laguardia, a pesar de los destrozos sufridos en las diferentes guerras, aún conserva restos de la muralla y su trazado original, con diversos torreones.
En el centro de la población se localiza la Plaza Mayor, una plaza porticada que se encuentra presidida por el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIX.
Por su parte, en la Plaza del Gaitero, es posible apreciar el conjunto de escultura “Viajeros”, obra del artista Koko Rico.
De las construcciones religiosas, sobresale la Iglesia de Santa María de los Reyes, que presenta una mezcla de estilos en cada uno de sus rincones. Su portada gótica, realizada en piedra, representa una de sus principales joyas. La Torre Abacial, de origen militar, hace las veces de campanario.    
En cuanto a la arquitectura tradicional se destacan la Casa de Samaniego, situada en la Plazuela de San Juan, y la Casa de la Primicia, el cual constituye el edificio civil más antiguo de la Villa.
Al norte del cerro en el que se asienta Laguardia, en la parte exterior de las murallas, discurre el Paseo del Collado, digno de ser retratado.
Para disfrutar de la naturaleza del lugar, se puede optar por visitar las Lagunas y Embalse de El Prao, un espacio protegido que se localiza en el centro de la Rioja Alavesa, en las cercanías de Laguardia. Este paraje está compuesto por tres pequeños humedales: Carralogroño y Carravalseca, que son lagunas temporales endorreicas, y El Prao de la Paul, un pequeño embalse situado sobre una antigua zona encharcada.
El yacimiento de la Hoya, descubierto en 1935, contiene importantes restos arqueológicos.  En las proximidades del mismo, se encuentran interesantes monumentos funerarios como el Dolmen de San Martín, el del Alto de la Huesera, el Sotillo y la Chabola de la Hechicera.
La Villa posee, además, numerosas bodegas que se hallan excavadas bajo las casas. En sus alrededores, pueden apreciarse bodegas de arquitectura más moderna que permiten adentrarse en la cultura del vino de la región.

Imagen:

http://st-listas.20minutos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *