La impactante villa de Isaba

En pleno Pirineo Navarro, se encuentra enclavada la Villa de Isaba,  una de las siete localidades que conforman el Valle del Roncal.
Sus casas, son construcciones hechas en piedra y madera, con tejados inclinados de teja roja, que se emplazan en torno a  sus calles estrechas y empedradas.
En los alrededores de la villa, se localizan las cimas más elevadas del Pirineo Navarro, como es el caso de la Mesa de los Tres Reyes (2.434 metros), Ezkaurre, Aine y Lakartxela.
En la zona del centro de la población, se encuentra la Iglesia de San Cipriano, un templo con aire de fortaleza del siglo XVl  que posee una bóveda de estilo gótico que se halla erigida sobre otra, más pequeña, de estilo románico, las cuales fueron  destruidas en un incendio allá por el año 1427 y de cuya construcción original sólo se conserva una puerta lateral de entrada. Según se cree, las piedras que fueron utilizadas para su reconstrucción proceden de un antiguo castillo ubicado en la parte alta de la población, desde donde se obtienen sensacionales vistas de toda la villa.
Cerca de la iglesia, en un enorme caserón, se halla el Museo Casa de la Memoria en donde tienen lugar diversas exposiciones, tanto permanentes como itinerantes.
En la Plaza de Cipriano Barace, se erige la Escultura al Pastor, una estatua de dos metros hecha en bronce, la cual representa un pastor roncalés, marcando el inicio y final de la Cañada Real de los Roncaleses, una vía usada para el traslado de ganado, que comunica el Valle de Roncal con las Bardenas Reales.
Pero sin dudas, uno de los lugares de mayor interés de Isaba es Belagua, un valle de origen glaciar cuyo origen data de hace millones de años, único en su tipo en Navarra, que alberga los restos megalíticos  más destacados de la zona, los dólmenes de Sakulo y Arrako, siendo este último el mejor conservado de Navarra.
La Reserva Natural de Larra, por su parte, sorprende por su gran extensión, que asciende a 2.798 hectáreas. Constituye el Macizo Kárstico más impactante del continente europeo.
Asimismo, el entorno de valles como el de Belabarce  y la zona de Mintxate, sirven de convite para disfrutar de la naturaleza a través de distintas actividades deportivas como senderismo, montañismo o esquí.

Imagen:

http://anotacionesviajeras.com/files/2009/10/isaba.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *