Descanso en Algaida

Algaida es un pequeño municipio de las Islas Baleares, que está situado a escasos 24 km de la capital de la provincia.
En distintos puntos de las islas se localizan restos de enterramientos o necrópolis, que datan entre el 4.000 y el 3.000 a.C.  Los hallazgos permiten ver sepulcros megalíticos, navetas, talayotes y cuevas de enterramiento. Los yacimientos arqueológicos hacen las veces de museo al aire libre, de difícil acceso en ocasiones. Las cuevas artificiales son el monumento más antiguo que albergan las islas.
Las calles y plazas favorecen la circulación, la defensa y el aprovechamiento del suelo en los poblados talayóticos, los cuales se estructuran en círculos concéntricos a partir de un talayota.
Los talayotes constituyen las construcciones más representativas de la cultura talayótica. Poseen forma tronco piramidal y, por lo general, disponen de una habitación en su interior. Según se cree, tenían un papel defensivo, aunque esto no es posible confirmarlo, ya que se trata de construcciones en mal estado de conservación.


En diversas poblaciones de las Islas Baleares es muy frecuente encontrar las “creus” o cruces de término, que comenzaron a construirse entre fines del siglo XV y el XVI. Las creus cumplían la función de delimitación territorial, ya sea de caminos como de propiedades o poblaciones, al tiempo que tenían una función religiosa.
Los Barrancs de Son Gual y Xorrigo comprenden un área natural, cuyo relieve se caracteriza por la presencia de ostras calcáreas. Su carácter impermeable favorece la formación de pequeñas balsas de agua.
En tanto que el Massís de Randa, es un macizo que se erige sobre la llanura central de Mallorca. Su paisaje se compone de montes y grandes depresiones, además de una diversa vegetación, en especial conformada por bosques de pino carrasco y encinas. Aparte de su valor natural, este paraje reviste un gran interés cultural, debido a que en esta zona se alzan diferentes sitios de culto religioso, como monasterios y ermitas, como es el caso del Santuario de los Franciscanos terciarios, más conocido como de la Mare de Déu de Cura.
En su paso por Algaida, no olvide visitar el Museo del Vidrio, que funciona en las instalaciones de la famosa fábrica de vidrios Gordiola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *