Montilla

Montilla, es una encantadora localidad que cuenta con el privilegio de albergar numerosas bodegas, las cuales son consideradas por los lugareños como los santuarios del vino, lo que las convierte en sitios de visita obligada. Y es que en este pueblo si hay algo que abunda es el vino, de sabor y aromas inigualables.
Además, Montilla posee importantes yacimientos arqueológicos, que contienen restos pertenecientes a diferentes períodos, que van desde el Paleolítico hasta la época romana.
En lo alto del cerro donde se erige esta población se alza el Castillo de Montilla, una antigua fortaleza del siglo XVIII de la cual sólo pueden apreciarse algunos restos.
También, en un recorrido por el núcleo urbano pueden contemplarse diversos monumentos de gran valor, que convierten a esta localidad en el destino ideal para los amantes del turismo cultural.
La ruta turística nos conduce primero a la Casa del Inca Garcilaso, donde residió y escribió buena parte de su obra, y que actualmente acoge a la oficina de turismo.
Para apreciar sus edificaciones de carácter religioso, qué mejor que recorrer las Iglesias de Santiago, de San Sebastián, de Francisco Solano y la de la Encarnación. A ellas, se le suma el Convento de Santa Ana, un edificio de estilo toscazo en cuyo interior alberga un retablo mayor de gran historia.
Para finalizar la ruta, podemos visitar el Museo Histórico Local, que se destaca por es uno de los más didácticos de la comarca.
Por su ubicación, Montilla es el sitio adecuado para la práctica del senderismo y el turismo rural. Aunque también podemos aprovechar para dar paseos en bicicleta, y disfrutar de las maravillosas vistas que nos ofrece la Sierra de Montilla.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7f/Montilla.jpg/800px-Montilla.jpg

El paisaje serrano de Alcudia de Monteagud

Alcudia de Monteagud es un pueblo típico de las sierras, que se caracteriza por conservar una de las mayores empedradas de toda España, la cual llamará seguramente la atención de los viajeros.
La población cuenta con numerosos yacimientos arqueológicos de gran interés, entre los que se encuentran restos de hachas confeccionadas en piedra que pertenecieron a los hombres que vivieron en las cuevas de los alrededores y que poseen una antigüedad de aproximadamente unos 6.000 años de antigüedad.
Para conocer de cerca el legado histórico que conserva la villa, lo mejor es realizar una visita a la Torre de Alhabia, que fue levantada en el siglo XII. También, podemos aprovechar conocer la Torre de los Casares y la Torrecilla, las cuales son conservadas junto a algunos restos de fortificaciones que antiguamente fueron utilizadas con fines defensivos.
En la parte más alta de Alcudia de Monteagud se halla el Monasterio, al cual debe su nombre esta localidad. Se trata de un sitio desde donde es posible contemplar fantásticas vistas de todo el paisaje serrano, así como de los municipios cercanos. Hasta aquí, llegan en peregrinación cada año tanto los habitantes de este municipio como los de Benizalón.
Dentro del casco urbano, pueden visitarse la Iglesia de la Virgen del Rosario, un templo originario del siglo XVI, y el edificio de la Parroquia de Santa María, el cual data del siglo XVII.
Aquellos que gustan de practicar senderismo, hallarán aquí el lugar ideal para hacerlo, puesto que cuenta con numerosas rutas que conducen hacia la zona más alta de la población como también a los alrededores  del entorno natural marcado por las sierras.
Por otro lado, los amantes del turismo rural tienen la opción de alquilar alguno de los tantos cortijos que hay disponibles y, de ese modo, dedicarse a descansar durante alguna de las paradas que realicen.

Imagen:

http://www.desiertoinformacion.es/wp-content/uploads/alcudiaeragrande.jpg

Bienvenidos a Villa

Villa es una localidad del Valle de Caldueño, ubicada entre el litoral cantábrico y los Picos de Europa, en Asturias.
Desde el punto más alto de Villa, puede contemplarse la Sierra del Cuera así como diferentes pueblos situados en sus alrededores.
Se trata de una población sumamente tranquila y de gran tradición, en la que sobresale la arquitectura popular.  Por lo que es un buen lugar para hacer turismo rural, disfrutando de paso de su rica cocina tradicional.
Vale decir que este pueblo es perfecto para descansar de la rutina, pues no cuenta con bares, ni hoteles, ni tiendas, excepto algún que otro alojamiento rural. Aquí, es costumbre la venta directa de pescado y pan a domicilio, de modo que nuestra experiencia será como realizar un viaje al pasado.
Los lugareños acostumbran bajar cada viernes hasta Posada, un pueblo que cuenta con un mercado en donde se pueden adquirir, entre otras cosas, productos de la huerta, quesos de elaboración artesanal, carnes y pescado.
Es posible, además, realizar diversas excursiones por los alrededores de Villa, por sitios de montaña o simplemente por la playa, ya sea a pie, en bicicleta o en coche.
Aquellos que prefieren pasear por la montaña, pueden aprovechar para ir a la Tornería, desde donde se obtienen maravillosas vistas de la costa cantábrica. También, se recomienda hacer un paseo hasta el Picu de los Resquilones.
Otra sugerencia es hacer una excursión desde El Mazuco hasta el Pico Peña Blanca, o sino tomar la Ruta del Valle de Viango, en un trayecto a pié que nos llevará por magníficos parajes, culminando en Purón.
Asimismo, si deseamos conocer a fondo el litoral de Llanes, qué mejor que visitar alguna de sus numerosas playas, muchas de ellas salvajes, que resultan propicias para realizar surf.

Imagen:

http://web.educastur.princast.es/cp/llanes1/caldume.JPG