Paseo por la costa de Bárcena de Cicero

Bárcena de Cicero es un municipio de la comarca de Trasmiera, localizado en la ribera de la Bahía de Santoña. La ría y el puente de Treto lo separan de Colindres.

Posee el paisaje típico de la costa de Cantabria, con suaves relieves cubiertos de praderías y amplios eucaliptales, quedando sólo algunos vestigios de los bosques originales. Los pueblos se hallan dispersos, con diversos barrios y viviendas diseminadas a lo largo de las carreteras. Esto dota a la zona de un paisaje rural afable, donde sobresale el verde de las masas forestales.

De todos modos, lo que despierta mayor interés en Bárcena de Cicero es su franja costera, que se caracteriza por sus marismas y zonas intermareales incluidas en la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Para acceder a ella, se lo debe hacer desde Cicero, Treto, Gama o Adal.

Al realizar paseos por el interior del municipio, podremos conocer por ejemplo el monte o barranco de Ocina, que limita con la Junta de Voto. Para llegar acá es necesario tomar la carretera de Carasa a la altura de Treto, desviándose hacia Nates, para arribar al Puente de Ocina, comienzo de la pista que conduce hasta el barranco.

Otra opción es incursionar por la pista que sube hasta La Tejera de Moncalián, desde el pueblo que lleva el mismo nombre.Se recomienda continuar por las ventas del Pico y de Cobos hasta llegar a la pista por la que se accede a Vidular, el barrio más alejado del municipio.

Imagen:

Wikipedia

Paisaje rural de Hazas de Cesto

El municipio de Hazas de Cesto, ubicado en el centro de la comarca de Trasmiera, se formó tras la desintegración de la vieja Junta de Cesto en el siglo XIX. Su término municipal es pequeño, y comprende solamente tres pueblos: Beranga, la capital y donde se asienta el ayuntamiento; Hazas, del cual recibe su nombre el municipio; y Praves, localizado en la cuesta de Jesús del Monte.

El paisaje de este municipio se caracteriza por la existencia de suaves relieves montañosos cubiertos en su mayoría por praderías y eucaliptales. Al oeste se halla el macizo del monte Llusa, de gran valor medioambiental. Se trata de la zona más elevada y escarpada de Hazas de Cesto, con cumbres que alcanzan los 400 metros de altitud. Desde siempre ha sido considerado un lugar de paso, por lo que se trata de un lugar desconocido para los turistas al igual que el resto de la región. De todos modos, aquí hay sitios y caminos que valen la pena descubrir.

Si bien este municipio trasmerano, no dispone de rutas de montaña así como tampoco de espacios naturales importantes, ofrece un paisaje rural sumamente ameno y tranquilo que invita a disfrutar del campo. Uno de los rincones que merecen ser visitados es  la surgencia kárstica de la Fuente la Real, situada el barrio El Rincón, en la carretera que va desde Hazas hacia Jesús del Monte. Aquí se encuentra el nacimiento del río Chico, afluente del Campiazo, junto al cual hay una singular fuente de estilo neoegipcio que data de fines del siglo XIX.

Esa surgencia constituye la salida a la superficie de las aguas filtradas en el monte Llusa, lugar que no es casi intransitable porque carece de caminos, el terreno es muy accidentado y la vegetación es abundante.

Al otro extremo del valle, se encuentra la depresión kárstica de Riolastras, a la que se puede acceder desde Hazas. Desde aquí pueden recorrerse diversas pistas, caminando o en bici de montaña por sitios muy tranquilos, aunque con algunas cuestas bastante empinadas.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Hazas_de_Cesto_Cantabria2.jpg

Desarrollo turístico de Arnuero

Arnuero es un municipio que está ubicado en la costa de Trasmiera, abarcando los pueblos de Isla, Castillo Sietevillas y Soano, aparte de Arnuero que da nombre al término municipal, y el barrio de Quejo, que forma parte de Isla y que en las últimas décadas ha experimentado un importante desarrollo turístico.

El municipio está delimitado al oeste por la Ría de la Venera o de Castellano, al norte por el mar, y al este por la Ría de Quejo y Marisma de Joyel. De este modo, las rías y la costa constituyen los principales protagonistas del entorno natural de Arnuero, con prados que cubren ligeras elevaciones y algunas manchas forestales como es el caso de  los encinares del Cincho y la Playa de la Arena.

Vale decir que la costa de Arnuero, y específicamente de Isla, lejos está de la fiebre urbanizadora que en los últimos tiempos ha caracterizado al litoral de Cantabria, como se puede observar en Quejo: edificios que se alzan sobre las rocas y a orillas del mar, imitando al modelo turístico mediterráneo en un clima muy disímil, nueve meses al año de tranquilidad y sosiego.

Por fortuna, las autoridades municipales de Arnuero están poniendo sus esfuerzos en fomentar un proyecto de desarrollo sostenible muy ambicioso en base a los recursos naturales y culturales del municipio. Dicha iniciativa de promoción del turismo, denominada Ecoparque de Trasmiera, revaloriza el hasta ahora olvidado patrimonio histórico-artístico: las torres medievales de Cabrahigo, Rebollar y Venero, las iglesias de Arnuero, Castillo e Isla; el palacio de los Condes de Isla; los molinos de marea del Conde y La Venera y el de Santa Olalla en la Marisma de Joyel.

La costa es indudablemente la zona de mayor atractivo del municipio. La costa de Cabo Quejo, es el sitio perfecto para aquellos que desean dar paseos por parajes agrestes carentes de construcciones y coches, algo totalmente impensado en otras zonas del litoral cántabro. Partiendo desde el núcleo poblacional y turístico de Quejo, pasando por las playas de Los Barcos y El Sable, y ascendiendo junto al camping “Playa de Isla”, lugar en el que la “civilización” se acaba, se llega a una senda que sube por praderías y y se extiende hacia el oeste siguiendo la línea costera, donde a la derecha se erigen los acantilados de Cabo Quejo. Esta ruta nos lleva hasta la Playa de la Arena, en donde desemboca la Ría de la Venera, que se destaca por su encantador encinar. Desde ahí, podemos tomar la carretera para subir hasta Isla, y tomar frente al palacio de los Condes de Isla un camino asfaltado que conduce directo a Quejo.

Cuando baja la marea, es recomendable pasear por la Playa de la Arena, recorriendo la orilla de la Ría de la Venera. Al otro extremo de Arnuero, se localiza la Marisma de Joyel, que compone la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.

Otro lugar de gran valor ecológico es el monte Cincho, que en su mayoría se halla cubierto por un abultado matorral autóctono. Intentar ascender a la cima es bastante difícil debido a que, para ello, es necesario atravesar matorrales muy cerrados.De ahí la razón por la cual es considerado como uno de los montes más inaccesibles de Cantabria.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Arnuero_Cantabria1.jpg

Descubre Entrambasaguas

Entrambasaguas es un municipio cantábrico que se halla localizado en la comarca de Trasmiera, siendo atravesado por las aguas del río Miera y su afluente el Aguanaz. Su paisaje se caracteriza por la existencia de relieves montañosos de mediana altitud, algunas manchas boscosas y, sobre todo, prados de siega que se destinan a la ganadería.

Desde el punto de vista natural uno de sus protagonistas es el monte Vizmaya, un macizo calizo de relieve agreste que alberga diferentes cuevas así como los vestigios de un castro cántabro que por estar en su cima constituyen una verdadera atalaya que domina el término municipal. Asimismo, pueden apreciarse varios restos pertenecientes a las explotaciones mineras del siglo XIX.

Entrambasaguas, a pesar de que no cuenta con rutas de montaña, ofrece el entorno perfecto para dar tranquilos paseos. Una de las zonas de mayor atractivo es el mencionado monte Vizmaya (249 metros), con diversos recorridos cortos que conducen por una serie de lugares de especial interés. La ascensión se puede realizar desde Hoznayo o a través de la carretera local de Elechino a Santa Marina. Desde este último, podemos tomar un desvío para explorar las viejas minas, aunque vale aclarar que esta zona se encuentra completamente abandonada y puede ser un tanto peligrosa.

También, podemos optar por realizar un paseo por la zona de Los Llanos, que se alza entre los pueblos de Navajeda y Entrambasaguas en la parte respectiva al barrio de San Antonio. Hay un gran número de pistas que ofrecen la posibilidad de caminar y disfrutar de estos parajes, contemplando las cabañas que se encuentran dispersas entre sí, comunicándose con la contigua zona de Riotuerto y la carretera de Alisas. Estas sendas son ideales  pues nos dan la posibilidad de descubrir algunos de los parajes más recónditos del interior de la comarca de Trasmiera.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/62/Entrambasaguas.jpg