Turismo activo y mucha playa en Zarauz

La villa de Zarauz, situada a escasos  25 kilómetros de San Sebastián, es un bello destino para visitar ya que ofrece un amplio abanico de propuestas para descubrir sus numerosos atractivos.
Con el mar Cantábrico como postal de fondo,  no es difícil suponer que uno de sus principales encantos no es otro que la playa, bañada por aguas frías y con fuerte oleaje, ideal para los amantes del surf y el turismo activo. Además, dispone de un paisaje compuesto por dunas, formado por la acción del viento.
Si te agrada la aventura, entonces no te perderás la posibilidad de surcar en parapente los cielos de Zarauz, practicar golf o realizar excursiones para descubrir los bellos paisajes que posee la villa, apreciando la flora y fauna del lugar además de la bonita imagen que ofrecen los campos guipuzcoanos.
Es posible afirmar que Zarauz presenta una combinación perfecta entre tradición y modernidad, lo cual se vislumbra en este  enclave rodeado de naturaleza que posee un estilo propio de otras épocas y culturas, que habitaron la costa cantábrica en el pasado. Los adeptos a la cultura, podrán inspirarse con el conjunto arqueológico monumental de la villa que dispone de unos siete yacimientos, en donde se han descubierto los restos de los antiguos pobladores de esta tierra, que habitaron en ella desde la Edad de Piedra hasta la Medieval. También, aquí se han encontrado importantes vestigios  del legado romano.
También, la diversidad de culturas se ve claramente representada en la parroquia de Santa María la Real, de forma conjunta con la torre y el campanario de Zarauz. Este conjunto monumental permite acercarse a la historia oculta de pueblos originarios de la Edad de Hierro, descubriendo a la vez necrópolis medievales así como el templo gótico que data de finales del siglo XV.
Visita Zarauz y podrás comprobar que sobran las palabras para describir este maravilloso lugar.

Imagen:

www.guiarestaurantes.org

 

Malpica de Bergantiños: La Costa de la Muerte

La costa de Malpica de Bergantiños, conocida también como Costa de la Muerte por sus aguas turbulentas, se extiende entre Cabo Finisterre y La Coruña. En el puerto de Malpica un enorme un murallón de hormigón sirve de protección para su población pesquera cuando el mar está revuelto.
Al recorrer el puerto, podemos imaginar cómo era la difícil tarea que realizaban en el pasado los marineros que se dedicaban a capturar ballenas., quienes luego eran recibidos por las mujeres que se agolpaban sobre las rocas.
Actualmente, sobre esas mismas rocas hay algunos edificios modernos y pequeñas casas, que conforman un trazado laberíntico de calles en pos de procurar ganarle espacio a la naturaleza.
Pero la furia de la mar contrasta visiblemente con la apacible tranquilidad del interior de Malpica, una paz que envuelve a las parroquias de Cambre, Cerqueda, Buño, Mens y Barizo, lugares que además poseen cierto halo celta, brindándole un toque de belleza extra a la zona.
Para poder conocer más y mejor a esta actractiva población y el calor de sus gentes, nada más conveniente que realizar una visita a la Casa del Pescador, donde se exponen pinturas de Urbano Lugrís, que decidió pasar sus últimos días en Malpica por el amor que sentía por esta localidad.
Aunque aún conserva ese encanto marinero que la caracteriza, Malpica ha empezado a abrirse al turismo gracias a la belleza que posee la Praia Mayor, paseo marítimo cada vez más concurrido, muy elegido por los surfistas.
Una buena idea es recorrer las tabernas tradicionales o participar de la subasta del pescado.
Si miramos en dirección al mar, podremos divisar las tres islas Sisargas: La Grande, La Malante y La Chica, dispuestas alrededor de un faro que fue construido en 1919 y cuyo mantenimiento está a cargo de los marineros, que son los únicos que pisan estas islas. Pero si bien no existen excursiones que nos lleven hacia ellas, podemos acercarnos a bordo de algún barco pesquero para conocerlas.

¡Ven a surfear todo el año en Asturias!

Los aficionados al surf siempre están buscando nuevos destinos para cabalgar olas. Y si hay un lugar en donde se puede surfear todo el año ése es, sin dudas, Asturias pues cuenta con rompientes para todos los gustos.

De las aproximadamente 200 playas que hay en la costa asturiana, mencionaremos algunas de las mejores para practicar este deporte en el Principado de Asturias.

La playa de Rodiles, en Villaviciosa, es una de las más elegidas por los surfistas, debido a que cuando hay marea baja, las olas son fuertes y largas. En efecto, muchos entendidos en el tema consideran que aquí es posible encontrar las mejoras olas de toda la península. A ello hay que agregarle la gran belleza de esta playa, dado que se halla en una maravillosa reserva natural.

En Tapia de Casariego encontramos a La Grande, una de las primeras playas dedicadas a la práctica de este deporte en Asturias. Se trata de un pequeño arenal de inmejorables rompientes, que suele ser sede de un  campeonato de Europa.

La playa de San Lorenzo, en Gijón, es una de las más concurridas y grandes del Principado. En ella se suelen formar  numerosos picos de derecha a izquierda. Además, posee club de surf.

Salinas y El Espartal, en Castrillón, es una playa de gran extensión a lo largo de la cual es posible hallar diversos picos derechas e izquierdas. También se encuentra entre las de mayor concurrencia ya que se localiza cerca de importantes núcleos poblacionales.

Por su parte, Gozón dispone de dos playas para los amantes del surf: Verdicio, de oleaje muy potentes; y Xagó, que al ser tan abierta se pueden coger buenas olas.

San Antolín, es un arenal ubicado en Llanes, que si bien no es muy concurrido generalmente presenta buenas condiciones para la práctica del surf, sobre todo cuando hay bajamar.

Otras playas que también puedes elegir son Santa Marina (Ribadesella), Peñarrubia (Gijón), Playa de Cueva (Valdés), Playa de Navia (Navia) y  Peñarronda (Castropol), por mencionar algunas.

Imagen:

http://asturias.moresurf.es/wp-content/gallery/surf-en-asturias-2011/espartal-surf-asturias_015.jpg