Cardeña natural

Cardeña es una localidad de la provincia de Córdoba que se alza en la Sierra Morena, lo cual la vuelve poseedora de un entorno natural de singular belleza.

De paseo por su término municipal es posible apreciar su arquitectura tradicional, característica por el blanco de sus fachadas, provistas de zócalos de granito. Dicho mineral, también está presente en numerosas construcciones como pozos, fuentes y edificios, como es el caso del edificio del Mercado Municipal.

Uno de los principales elementos que conforman su patrimonio es la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, un templo de estilo neobarroco que fue construido por el arquitecto Carlos Sáez de Santamaría entre 1950 y 1956, en reemplazo de la antigua iglesia.

Entre los sitios de visita obligada se halla la aldea El Cerezo, la cual está conformada por casas sencillas que actualmente funcionan como alojamientos rurales, que conviven en armonía con el resto del paisaje de la dehesa. Se trata de un lugar sumamente tranquilo, una antigua pedanía que fue abandonada en la década del 60, siendo rehabilitada casi 30 años más tarde para una Casa de Oficios y una Escuela-Taller

Por otro lado, en Cardeña es posible encontrar diversos restos de sepulturas megalíticas, así como de antiguas explotaciones mineras, sobre todo en la aldea de Azuel, Venta del Charco y Mañuelas. También, pueden apreciarse los vestigios de unas antiguas atalayas.

Si de naturaleza se trata, no podemos irnos sin antes hacer una excursión al Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, un espacio protegido dueño de una gran biodiversidad. Dicho Parque Natural, cuya extensión alcanza unas 38.449 hectáreas, cuenta con corredores ecológicos que lo comunican con otros espacios de interés comunitario.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/5f/Cardena10869phs.jpg/800px-Cardena10869phs.jpg

Dehesas de Jerez

Hoy recorreremos las dehesas de Jerez de los Caballeros, espacio natural ubicado al suroeste de la provincia de Badajoz que conforma  una de las masas forestales de encinar y alcornocal de mayor extensión de la Península Ibérica.

Partiendo desde la población de Jerez de los Caballeros, nos preparamos para disfrutar del paisaje conformando por montes huecos, bosques y dehesas de gran calidad que cubren las estribaciones de Sierra Morena. Es preciso destacar que dicha región, la cual abarca una superficie de unas 350.000 Has, representa la principal reserva de arbolado autóctono de Extremadura y sirve de hábitat para numerosas especies reproductoras como la cigüeña negra, razón más que sufieciente para ser declarada como Zona de Especial Protección para las Aves.

Uno de los puntos a visitar es el embalse de Valuengo, donde pueden observarse cormoranes, garzas reales y garcetas comunes. Al recorrer su perímetro por un camino de tierra es posible divisar diversas especies de aves en amplias zonas y recodos.

Tras llegar a la cola del cortijo de La Parrilla, emprendemos el camino de regreso en un itinerario que resulta paisajísticamente impresionante, pues el recorrido discurre por la umbría de la Sierra de Peña Utrera y la Sierra de Valbellido.

Imagen:

jerezcaballeros.es

Los mejores rincones de Almadén

Almadén, situado en la provincia de Ciudad Real, es la capital de la comarca del Valle de la Alcudia.
Este pueblo cuenta con diversos atractivos, como es el caso de la Puerta de Carlos IV, localizada en una gran mina, por donde antiguamente se tenía acceso a las instalaciones metalúrgicas. Dicha puerta, era atravesada por las carretas que transportaban mercurio desde Almadén a Sevilla. Construida en 1795, representa un elemento histórico de especial interés.
Por su parte, también es posible apreciar el horno de Bustamante de Almadén, una verdadera maravilla de la metalurgia. Dicho horno, una construcción del siglo XVIII,  ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
El Castillo de Retamar, de origen árabe, sobresale por su torre campanario, con un reloj. Este castillo era una de las tantas fortificaciones que se sucedían por las sierras cercanas, habiendo sido utilizada como puerto de vigilancia y defensa en épocas de luchas.
La Plaza de Toros, nos depara una grata visita. Se trata de una construcción singular, que posee  forma hexagonal, a diferencia de la mayoría de las plazas, que son de forma redonda. Además, es un edificio de enorme belleza, estando su superficie rodeada de balcones cubiertos. En sus orígenes fue destinada para albergar pequeñas casas, pero en 1998 fue habilitada y transformada en un gran hotel, con una capacidad para 4 mil personas.
Del patrimonio arquitectónico religioso, merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Almadén, construida en el año 1.749 y que antiguamente fue una ermita. Su fachada, por demás particular, combina el estilo barroco en la parte baja y neoclásico en la parte superior.
Además, el ambiente natural de Almadén cuenta con parajes de enorme belleza, como es el caso de Sierra Morena, una cadena montañosa que representa uno de los bordes de la meseta castellana, cuyo valor paisajístico es realmente incalculable.

Imagen:

http://photos3.hotelsearch.com/0009/3944/plaza-de-toros-de-almaden-almaden_big.jpg

Obejo: Pueblo tranquilo

Obejo es una tranquila localidad cercana a Córdoba, situada en Sierra Morena y cuya población se reparte en tres núcleos: el de la Estación, que de los tres es el menos habitado, el de Cerro Muriano, ubicado en la parte más alta del pueblo, y el histórico, que se halla un tanto aislado producto de las ineficientes vías de comunicación y las condiciones de la orografía de su entorno.
Accediendo al pueblo por la calle que conduce a Plaza España es posible apreciar de cerca la arquitectura típica del lugar que se manifiesta en sus casas blancas. También, puede observarse transitando por el entramado laberíntico de sus callejas los restos de una antigua fortaleza árabe, conformados por parte de sus murallas y torreones, que están ubicados junto al edificio de la Iglesia Parroquial de San Antonio Abad. Asimismo, al borde del camino viejo que va de Córdoba a Obejo se encuentran los restos del Castillo de Peñaflor y del Castillo de Lara.
En Las Torres, pueden contemplarse las torres cuadradas de mortero romano que rodean las murallas del viejo castillo. Además, en la parroquia de San Antonio Abad se exhiben diferentes elementos decorativos de distintas épocas y estilos, como por ejemplo dos capiteles corintios romanos.
En el pasado, predominaba en la zona la explotación minera, sobre todo en sitios como el arroyo de Pedrique, el Ronquillo Bajo y el Corral del Botijón, donde aún quedan algunas galerías y pozos.
Para disfrutar de la naturaleza de Obejo, sólo basta con recorrer el cauce del río Guadalbarbo que conduce hacia zonas de gran belleza y rica vegetación, con una variedad de paisajes que asombran. Por aquí, parten numerosos senderos y caminos que ofrecen interesantes recorridos entre olivares y encinas.
Otro de los parajes dignos de retratar es el de Los Conventos, situado en Sierra Morena; característico por su bosque mediterráneo, el cual está ligado a una leyenda por haber sido el sitio escogido por monjes mozárabes como espacio de retiro.