La villa fortificada de Linares de Mora

En la Sierra de Gúdar, visitamos Linares de Mora, una localidad ubicada a 1.311 metros de altitud sobre el nivel del mar que, por su cercanía a la Estación de Esquí de Valdelinares, es muy concurrida durante el invierno.
Esta villa fortificada se emplaza en el Valle del río Linares, en medio de un sensacional  paraje, marcado por abruptos desniveles y por la abundancia de pinares y manantiales.
Como la villa se encuentra levantada sobre una roca, permite al visitante disfrutar de panorámicas extraordinarias. En la cima de la peña, se hallan los restos del castillo, que proceden de la reforma realizada en 1222 por el obispo Sancho de Ahones. Su planta es irregular, lo que le permite adaptarse al terreno. La torre principal se asoma al precipicio más accidentado.
A los pies de los restos del castillo,  se ubica la Iglesia barroca, cuya peculiaridad reside en que el campanario está separado del templo.
Si bien se desconoce cuando fue fundada la villa, se sabe que Linares de Mora ha sido rescatada a los moros por Alfonso II de Aragón allá por el año 1181. Durante un tiempo, la defensa del castillo de la villa fue confiada a la Orden del Temple, de modo tal que han sido los Templarios quienes rigieron los destinos del lugar hasta 1202, año en que Pedro II el Católico donó esta fortaleza junto a la de Puertomingalvo, al Cabildo de la Seo de Zaragoza.
Durante las Fiestas Patronales de Linares, dedicadas a Santa Ana, Santiago y San Cristóbal, que son celebradas entre el 24 y el 29 de Julio, se puede apreciar el festejo con toros embolados, vaquillas y concursos, entre otras muchas actividades.

Imagen:

http://www.entrepueblos.com/imgs/2006095/200609035526_14521700-mini.jpg

Variedad de paisajes de Mora de Rubielos

En la Sierra de Gúdar, se localiza la Villa de Mora de Rubielos, capital de la Comarca Gúdar-Javalambre, Teruel. El término municipal, que abarca la totalidad de la cuenca del río Mora, posee una enorme riqueza paisajística, pues en él aparecen alternados abruptos montes con espacios llanos.
Mora de Rubielos posee un atractivo casco urbano, con barrios de trazado medieval como es el caso de La Cuba, El Plano, Los Macedicos, Aliagarico, Santa Lucía y La Troya, con construcciones típicas de la arquitectura popular de la región.
Entre sus principales edificaciones, se encuentran el Ayuntamiento, del siglo XVII, además de diversas casas de gran valor artístico como la Casa del “Curato” y El “Caserón de Marín”.
La zona en su totalidad se encuentra presidida por el Castillo, una obra de planta irregular que presenta una gran variedad de estilos que incluyen desde el románico al gótico mediterráneo.
Contiguo al Castillo, se alza la Ex-Colegiata de Santa María, una construcción del siglo XV que cuenta con una sola nave de cinco tramos cubiertos por bóveda de crucería, y cuyo elemento más valorado es un coro cerrado con un increíble trabajo de rejería.
En los alrededores, se ubican las Ermitas de la Dolorosa, de San Roque, de Loreto, de San Miguel y la Soledad.
Al norte de la localidad se encuentran Cabra de Mora, Alcalá de la Selva o El Castellar, que constituyen algunos de los principales destinos que permiten apreciar el pintoresco carácter de la comarca.
Además, la villa cuenta con espléndidos parajes, como por ejemplo Sabinar de La Torneda, el Cañón del Río Alcalá, los Pinares de Villarejo, o el Nacimiento del Río Mijares.
La Sierra de Gúdar, por su parte, ofrece la opción de practicar esquí alpino, en las pistas de la Estación de Esquí de Valdelinares.