Naturaleza viva de Fresneda de la Sierra Tirón

Fresneda de la Sierra Tirón es un pueblo que no alcanza los 100 habitantes, ubicado en la provincia de Burgos, en plena Sierra de la Demanda.

Al recorrer sus calles, es posible apreciar claros ejemplos de la arquitectura serrana tradicional, con casas alineadas y sostenidas por vigas de madera que conforman un atractivo soportal a lo largo de la calle principal de Fresneda. También pueden observarse algunas casonas de singular belleza, que llaman la atención de los viajeros por sus entradas portificadas, escudos de piedra y demás elementos que las caracterizan. De modo que es posible decir que su conjunto urbano aún conserva el trazado típico de pueblo medieval de montaña.

En la Plaza Mayor se encuentra la Iglesia Parroquial de la Asunción, templo de estilo gótico originario del siglo XVI, que destaca por su retablo principal, así como por su pila bautismal.

Por otro lado, esta localidad posee un interesante hallazgo arqueológico, el denominado “La Peña de la Pastora“, una estela de piedra con una figura humana, que es relacionada  con estelas celtibéricas.

En la zona de la salida del pueblo se halla el Puente que se alza sobre el Rio Tirón, datado en el siglo XVI.

A fines de la década del 90, en el Prado de San Roque fue creado un parque de grandes dimensiones, cuyo centro está presidido por una fuente. Este bello lugar posee además una pequeña laguna, un campo de fútbol y columpios, por lo que resulta perfecto para pasar un día en familia.

Al mismo tiempo, en los alrededores de Fresneda hay bellos parajes que pueden visitarse, como el de Pozo Negro o Tres Aguas, que brindan a todo aquel que los visite la posibilidad de estar en contacto directo con la naturaleza, a través de por ejemplo la práctica del senderimo o la realización de rutas por su magnífico entorno natural.

Imagen:

Wikipedia

Hoces del río Duratón: paisaje excavado en roca caliza

Hoces-del-río-DuratónAl noreste de la provincia de Segovia, en las proximidades de la villa de Sepúlveda, se halla el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, cuyo cauce fluvial está enmarcado por un profundo cañón con desniveles de hasta 100 metros. Se trata de una zona de gran riqueza arqueológica e histórica, ideal para disfrutar realizando turismo de aventura.
A los valores naturales de este paraje se añaden otros atractivos de especial interés, como es el caso de la ermita de San Frutos, de origen romano, las cuevas, que contienen grabados de la Edad del Bronce, y el conjunto arquitectónico de Sepúlveda, así como algunos puentes y calzadas romanas.
Para llegar a la ermita de San Frutos, antiguo cenobio benedictino, es necesario cruzar un puente de piedra y sortear La Cuchillada, una enorme grieta. Además de visitar el templo, construido en el siglo XII, vale la pena encaminarse hacia el cementerio que se halla en sus cercanías, en el cual hay diversos enterramientos antropomórficos altomedievales.
Para recorrer este paraje puede tomarse la Senda Larga, que va desde el Puente de Talcano hasta el Puente de Villaseca, cuya extensión es de 12 km.
Otras rutas que se pueden escoger son la Senda de los Dos Ríos, trayecto de mediana dificultad de unos 5Km, o la Senda de la Molinilla, que comienza en el Puente de Villaseca  y culmina en la Presa de la Molinilla.
Cerca de la presa de Burgomillodo hay un tramo embalsado del río en el que puede practicarse piragüismo. Aunque si la intención es hacerlo en época de cría, entre enero y julio, es necesario solicitar un permiso en la Casa del Parque.
Durante la visita resulta interesante explorar las diversas cavernas que se hallan entre Sepúlveda y la presa del embalse de Burgomillodo, formadas por la acción de las aguas del río sobre las rocas calizas. Una de las más popilares es la cueva de Los Siete Altares, situada junto a la carretera que comunica Cantalejo con Villaseca, que alberga altares de origen visigodo. Otras cavernas que pueden recorrerse con las de La Molinilla, el Pájaro, La Huelga o El Cabrón, en las cuales pueden apreciarse valiosas pinturas rupestres.

Imagen:

Wikipedia

Viaje al pasado de Hita

De visita por la antigua localidad de Hita, en Guadalajara, tendremos la posibilidad de disfrutar de una población de vasta historia que vivió su época de esplendor durante la Edad Media.
La ciudad está asentada sobre su caserío, en la falda de un cerro de La Alcarria. Durante el paseo, nos tentaremos con un recorrido por sus calles empinadas y laberínticas, pudiendo llegar a miradores más altos aún desde los cuales es posible apreciar la orografía de la región, marcada por los contrastes de colores que generan los cerros y frondosos valles.
A pesar de los daños que sufrió durante la Guerra Civil Española, Hita ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico por la belleza de sus monumentos.
De ese modo, no podemos dejar de visitar el Castillo de Hita, de gran valor arqueológico aunque sólo permanecen en pie algunos pequeños vestigios de sus muros en la cima del cerro. Fue erigido en el siglo XV sobre otra fortaleza cristiana, la cual había reemplazado en su momento a una antigua torre musulmana.
Su muralla también posee un importante valor histórico, a pesar de que ha resultado seriamente dañada durante la contienda civil. Su construcción, encomendada por el primer Marques de Santillana, fue llevada a cabo en 1441. De ella, destaca la Puerta de Santa María, que debió ser reconstruida.
Otro sitio al que no debemos dejar de ir es la Iglesia de San Juan Bautista, situada en lo más alto de la población, por lo que constituye un estupendo mirador que ofrece las mejores vistas de los campos de la Alcarria. El templo, que tampoco resultó ajeno a los destrozos provocados por la Guerra Civil y debió ser restaurado, es de origen mudéjar y consta de tres naves.
También, podemos dirigirnos hasta la Iglesia de San Pedro que se halla en completo estado de ruina.
Un paseo por la Plaza del Arcipreste nos permitirá conocer el lugar de reunión de los locales.
Pero además podemos aprovechar para realizar rutas monumentales por el centro de Guadalajara, que nos llevarán hasta Jadraque, Brihuega, Sigüenza y Cifuentes.
En Jadraque, erigida a orillas del río Henares, visitaremos el castillo del Cid, de estructura soberbia.
Mientras que en Brihuega, contemplaremos diversos templos del último románico y su maravilloso castillo.
Próximo a esta población se sitúa Cifuentes, que sobresale por su bello conjunto monumental, el cual incluye un castillo y una iglesia gótica.
Un poco más lejos, está Sigüenza, localidad que posee una extraordinaria catedral románica y gótica, así como un atractivo castillo, entre otros monumentos de sumo interés.

Imagen:

http://seronoser.free.fr/librodebuenamor/hita.jpg

El majestuoso verde de Caldera de Taburiente

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, en La Palma, fue declarado en 2002 Reserva de la Biosfera. Representa un imponente conjunto basáltico, cuya forma se asemeja a una herradura, que fue originado por la erupción volcánica, la cual dio lugar a un maravilloso circo de paredes verticales en las que abunda el pino canario.

Para acceder en coche, es necesario hacerlo a través de la barrera de la zona de los Brecitos, que conduce a la Cumbrecita (1287 m). Tras pasar el centro de visitantes, debe ascenderse durante unos 6 o 7 kilómetros por una angosta carretera llena de curvas y rodeada de pinos.

El ingreso por la barrera debe realizarse en ciertos horarios, los cuales varían de acuerdo a la época del año en que realicemos la visita. Es conveniente reservar con antelación, dado que los pequeños parkings situados en la Cumbrecita generalmente se encuentran colapsados. Una vez que se consigue aparcar, vale la pena apreciar el interior de esta caldera volcánica.

Tomando como punto de partida a la Cumbrecita, es posible emprender una ruta de aproximadamente 3 kilómetros que discurre por un camino de tierra, mediante la cual pueden recorrerse diversos miradores que permiten contemplar en detalle la belleza de estos paisajes. El primer mirador con el que nos topamos es el del Lomo de las Chozas, cuyo precipicio no es apto para quienes sufren de vértigo.

Un dato interesante es que las paredes alcanzan los 1500 metros de altura, mientras que el diámetro de la Caldera es de aproximadamente 10 km.

Si se pretende vislumbrar una mejor panorámica de la Caldera de Taburiente, entonces es necesario subir hasta el mirador de los Picos; una suerte de balcón al vacío desde donde es posible obtener las mejores fotos.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/43/Caldera_de_Taburiente_La_Palma.jpg/800px-Caldera_de_Taburiente_La_Palma.jpg

El excepcional entorno natural de Allepuz

Entre el Maestrazgo y las altas sierras de Gúdar, y próximo a la estación de esquí de Valdelinares, se encuentran el pueblo de Allepuz. Esta municipio se caracteriza por su terreno montañoso, con un relieve de imponentes mesetas y profundos valles.
Además de su bonito paisaje escarpado, sobresale un casco urbano con diversos edificios construidos en piedra que nos transportan a épocas medievales. La Casa Grande, también conocida como “el Palacio”, es uno de sus principales sitios de interés, al igual que el edificio del Ayuntamiento.
En el núcleo urbano encontramos además la Iglesia parroquial de la Purificación, un templo originario del siglo XVII, en cuyo interior descolla su maravilloso retablo del siglo XIX. A su vez, no hay que dejar de visitar la ermita de Santa Isabel así como las ruinas de la  Virgen de Loreto.
Al mismo tiempo, se pueden apreciar las ruinas del castillo que protegía el territorio, que estaba situado a 1474 metros de altitud.
Desde aquí, podemos allegarnos hasta el Parque Cultural del Maestrazgo,  lugar que invita a realizar un recorrido por un territorio con grandes atractivos.
El Avellanar de Allepuz, ubicado a tan solo un kilómetro del pueblo camino a Valdelinares, es otro sitio digno de destacar. Se trata de un espeso bosque natural de avellanos, que se encuentra emplazado en las faldas de una cornisa rocosa que desciende hasta el río Sollavientos.
Al momento de pensar en realizar excursiones, podemos optar por la ruta del Valle del río Sollavientos, que nos llevará bordeando los estrechos del río hasta llegar al Molino del Tormagal, una ladera repleta de avellanos por la cual el río salta por entre las rocas.
Otra ruta que podemos tomar es la de Caños de Gúdar, con la que atravesaremos diversos lugares como es el caso de la fuente y área recreativa del Molino, el barranco de la Umbría y el aparcamiento de los Caños de Gúdar.
En fin, es bueno saber que si visitamos Allepuz tendremos acceso a un entorno natural increíble, con parajes de excepcional belleza. Realmente, imperdible.

Imagen

www.minube.com

 

El Camino de la Costa

El Camino de la Costa que se extiende desde Irún, en el límite con Francia, hasta Pobeña, en el acceso a Cantabria, nos ofrece una perspectiva distinta de Euskadi. EL trayecto es una forma de recuperar las antiguas costumbres de los reyes de Europa en su peregrinación a Santiago de Compostela
El Camino de la Costa data de la misma época que el Camino Francés, el más transitado por los peregrinos que van hasta Santiago. En el pasado, era utilizado principalmente por los miembros de la corona y nobleza europea que deseaban evitar transitar por los territorios en los que se libraba la Reconquista.
La ruta tiene su punto de inicio en Irún, en el Puente Internacional de Santiago, sobre las aguas del río Bidasoa. Desde aquí, tras hacer un recorrido por su casco histórico, vale la pena dirigirse hacia Hondarribia, una ciudad amurallada monumental que concentra una variada oferta turística.
Luego pasar por Pasajes de San Juan y Pasajes de San Pedro, dos atractivos pueblos pesqueros, arribamos a la capital guipuzcoana, San Sebastián. Allí, se puede dar un paseo por el casco viejo, visitar el Kursaal, recorrer el Paseo de la Concha, subir hasta el mirador del monte Igueldo o divertirse a pleno en su parque de atracciones.
Al abandonar San Sebastián, la ruta conduce hasta Zarautz, una villa marinera a la que suelen concurrir los aficionados al surf.
A mitad de camino, rumbo al interior, se localiza Gernika, una ciudad de gran atractivo que ha sido inmortalizada en una de las obras más famosas de Picasso. La Casa de Juntas y el Árbol de Gernika, no pueden faltar en el itinerario. 
Tras dejar Gernika y pasar por Lezama y Zamudio, se llega a Bilbao, ciudad que dispone de una interesante oferta de ocio y cultura, que incluye como sus principales tesoros a la basílica de Begoña, el Museo Guggenheim y el Teatro Arriaga.
Saliendo de Bilbao, el periplo prosigue por las ciudades Barakaldo, Sestao y Portugalete, que se alzan sobre la margen izquierda de la ría del Nervión. En Portugalete está el Puente Colgante, también conocido como Puente de Vizcaya, una estructura de hierro, construida en 1893, que comunica Portugalete con Getxo y que ha sido declarado patrimonio de la humanidad.
El punto más occidental de la costa vizcaína es Muskiz, desde donde se puede ascender hasta Pobeña, sitio en el que se encuentra La Arena, la única playa natural de esta zona. Sus acantilados dan cuenta de su proximidad de Cantabria y marcan la finalización del Camino de la Costa vasca.

Imagen:

Wikipedia

El Gastor: “Balcón de los pueblos blancos”

En nuestro recorrido por tierras andaluzas, realizamos una parada en El Gastor, pueblo al que se lo conoce también como “Balcón de los pueblos blancos” pues la belleza de su paisaje, así como el de los pueblos cercanos, puede apreciarse desde su punto más alto.
Uno de sus principales atractivos se encuentra en los Dólmenes, con yacimientos arqueológicos que cuentan con sepulcros megalíticos de sus antiguos asentamientos humanos. Uno de los más populares es la “Tumba del Gigante”, el cual pertenece a la edad de bronce y se compone de piezas que alcanzan los 3 metros de altura, que se disponen formando un extenso pasillo.
Al mismo tiempo, quienes visiten El Gastor no pueden dejar de conocer sus dos cuevas, a saber: la Cueva de Fariña, que fue utilizada en el pasado como escondite por los bandoleros debido a que es de difícil acceso; y la Cueva del Susto, ubicada en el interior del Parque Natural Sierra de Grazalema, que está compuesta por numerosas galerias llenas de estalactitas y un lago subterráneo.
Otro de los atractivos del lugar es el molino de aceite “Hermanos Palomino”, que aunque está en desuso se mantiene en perfecto estado de conservación, con sus piedras giratorias y sus depósitos de aceite.
También, visitar el Museo de Usos y Costumbres Populares es una buena propuesta para conocer la historia de José Maria el Tempranillo, uno de los bandoleros andaluces más populares del siglo XIX.
Gracias al maravilloso entorno natural que posee este municipio, pueden practicarse todo tipo de deportes, siendo los más comunes el montañismo, senderismo y la espeleología. En efecto,  se pueden realizar diversas rutas, como por ejemplo la Ruta de la Piedra, de Las Columnas, de la Teja, etc, que le aportarán a nuestro viaje los condimentos necesarios para disfrutar de una experiencia inigualable.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/45/ElGastor-P1000410.JPG/800px-ElGastor-P1000410.JPG

Turismo y naturaleza en Posada de Valdeón

Posada de Valdeón, situada en pleno centro del Valle de Valdeón, en la provincia de León, es una población que, además de ser el centro turístico del valle, es donde se ubica el Ayuntamiento  y  la Junta Vecinal del Real Concejo de Valdeón.
El Valle de Valdeón, integra el Parque Nacional Picos de Europa y el Parque Regional que lleva el mismo nombre.
Esta zona se destaca a por sus extensas praderas y bosques de haya, que cobijan a la fauna típica del lugar, cuyos principales ejemplares son el oso, el urogallo y, en la parte de la peña, el rebeco. Por el fondo del valle se puede apreciar el curso del río Cares, el cual recoge las aguas de los puertos de Panderrueda y Pandetrave, que dan acceso al valle. Pasando Caín, entre dos imponentes macizos, se encuentra la impactante Garganta Divina del Cares.
Con sólo dar un paseo por Posada de Valdeón, es posible apreciar gran parte de su  arquitectura tradicional, encontrando así un gran número de hórreos, fiel reflejo de la cultura antigua del valle. Todavía hoy se conservan las viviendas más antiguas, que reciben el nombre de casas de humo
Una de las construcciones principales es la Iglesia de Santa Eulalia, de estructura parecida a la de Soto de Valdeón, que cuenta con pinturas al fresco datadas en el siglo XVI y que, además, sobresale por una pila bautismal de origen románico del siglo XII, que lleva una inscripción en latín.
Al mismo tiempo, su privilegiado enclave geográfico invita a los amantes de la naturaleza a incursionar por rutas de baja, media y alta montaña, que se encuentran en las cercanías. La más conocida de todas es la Senda del Cares, que recibe la visita de miles de turistas cada año.

Imagen:

 http://www.dipuleon.es/img/cm/15/50/46/2/15/50/46/3/posada.jpg

Jornada en Embalse de Los Canchales

Visitamos la provincia de Badajoz para disponernos a realizar una ruta por el embalse de Los Canchales, el cual se halla sobre la Rivera de Lácara, un curso de agua que nace en la Sierra de San Pedro y desemboca en el río Guadiana.

Empezamos la ruta en la localidad de La Garrovilla, en donde por tomamos una pista asfaltada que conduce al muro del embalse de Los Canchales. El primer tramo, de aproximadamente 7,5 km, resulta muy interesante pues discurre a lo largo de terrenos que son aprovechados para el cultivo de secano de cereal, olivar y girasol. El resto del itinerario prosigue por una pista perimetral de tierra que se extiende  sobre la cota de máxima inundación del embalse, permitiéndonos de ese modo recorrer el paraje en su totalidad. Sugerimos realizar una parada en el dique artificial, en cuyo extremo hay un observatorio.

Luego de recorrer unos 4 km más, arribamos a la cola del embalse, una zona de aguas poco profundas donde es posible apreciar los brazos zigzagueantes de la Rivera de Lácara. Vale destacar que cuando baja el nivel del agua puede tomarse un camino alternativo, que acorta considerablemente el recorrido. El punto final del periplo es el muro de la presa.

Además de ser considerado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), el Embalse de Los Canchales está declarado como “Humedal de Importancia Internacional”. Este espacio protegido sirve de hábitat para numerosas especies de aves, puesto que cuenta con grandes superficies de aguas someras, a la vez que alberga diferentes tipos de vegetación acuática y subacuática.

En función de la época del año que realicemos la visita, dependerán las especies que vamos a encontrar. Aunque lo ideal es elegir realizar la ruta en verano, porque es el mejor momento para la observación de aves.

Si deseamos ampliar nuestro recorrido ornitológico, podemos optar por dirigirnos hacia la desembocadura del Río Aljucén, a donde llegamos tras pasar por la localidad de Esparragalejo. Al norte del Embalse de Los Canchales, también podemos allegarnos hasta el Dolmen de Lácara, un sepulcro colectivo muy bien conservado que data del período Calcolítico.

Imagen:

elperiodicoextremadura.com

Excursiones y rutas por Zaragoza

Zaragoza es una de las ciudades monumentales más importantes de España, poseedora de un gran legado histórico heredado de sus antiguos pobladores. En sus alrededores, vale la pena emprender diferentes rutas, que prometen hacer de su viaje una experiencia única.
La Ruta Mudéjar, nos conducirá directo a Catalayud, ciudad ubicada al sur de Zaragoza que es poseedora de numerosos atractivos, entre los que se incluyen bonitos paisajes, una gran cantidad de torres mudéjares e importantes monumentos, como el Castillo de Ayud y la Morería y la Judería, por mencionar algunos.
Muy cerca de Catalayud, más precisamente en Nuevalos, está el Monasterio de Piedra, de una riqueza artística excepcional, que se localiza en un extenso parque natural salpicado de cascadas y lagos.
Otra de las excursiones interesantes que podemos realizar es la comprendida en la Ruta del Moncayo, la cual nos llevará hasta la ciudad de Borja que, además de destacarse por su producción de vinos, acoge grandes atracciones como  las ruinas de un antiguo castillo feudal y la pintoresca Casa de las Conchas.
Luego, pararemos en Tarazona para conocer su  Plaza de Toros, y realizar un recorrido por la Catedral y el Ayuntamiento.
Mientras que la Ruta del Románico Aragonés nos llevará a atravesar los poblados de Remolinos y Alcal del Ebro, hasta llegar a Tauste, ciudad que cuenta con bonitos lugares como la iglesia parroquial, para pasar luego por Ejea de los Caballeros, que cuenta con una importante iglesia fortaleza.
Después, haremos una parada en Uncastillo, ciudad dominada desde lo alto por una  fortaleza datada en el siglo XII. Sus principales monumentos son la Iglesia Santa María la Mayor, la Iglesia de San Juan y las Ruinas Romanas de los Bañales, que contienen baños termales, vestigios del foro y un acueducto.
A escasos kilómetros de Uncastillo se halla la villa amurallada de Sos del Rey Católico, cuyas empinadas calles nos llevarán a conocer el Palacio de Sada y las antiguas casas señoriales que ambientan a este hermoso lugar que pareciera haberse quedado detenido en el tiempo.