Próximo destino, Benalmádena

Benalmádena, es un municipio que está ubicado en la Costa del Sol, en la provincia de Málaga. Posee tres núcleos urbanos, que aunque prácticamente están unidos entre sí, son bien diferenciados: Benalmádena Pueblo, Benalmádena Costa y Arroyo de la Miel.
Benalmádena Pueblo, el más antiguo de los tres, se caracteriza por sus calles estrechas, apacibles plazas y fantásticos miradores. Aquí se ubica la Iglesia de Santo Domingo, una construcción del siglo XVII, junto a la cual se hallan los Jardines de El Muro, que ofrecen una bella panorámica con el mar de fondo.
En el centro de Benalmádena Pueblo, se localiza el Museo de Arte Precolombino Felipe Orlando, un importante espacio cultural que es considerado como la muestra más importante de arte precolombino de toda la provincia,  Andalucía y España.
Por su parte, Arroyo de la Miel, el centro económico del municipio, es donde se concentra la mayor parte de la población y de los servicios municipales.
En tanto que Benalmádena Costa es conocida por ser la zona más internacional, pues es aquí donde se aglutina la mayor oferta turística, por lo que dispone de importantes hoteles, puerto deportivo, casino y comercios de toda clase.
Junto a la playa, podemos visitar el Castillo de Bil-Bil, una construcción de estilo árabe, que se encuentra flanqueado por fuentes y que está decorado con azulejos y bajorrelieves fieles a la tradición nazarí.
Otra fortaleza de sumo interés es el Castillo de Colomares, el cual se halla dedicado al descubrimiento de América. Dicha construcción, combina todos los estilos arquitectónicos, lo que genera un gran impacto visual.
La Estupa de la Iluminación, rematada por un cono de oro, es otra de las particularidades del municipio. Se trata de la Estupa budista más grande del mundo occidental, que contiene murales que representan los hitos más significativos de la vida de Buda.
Benalmádena cuenta con un total de 17 playas. Las playas orientales son realmente extensas y espigonadas, y están muy bien equipadas; en tanto que las occidentales son rocosas, en su mayoría tranquilas por lo que resultan perfectas para la ir de pesca o practicar deportes como el submarinismo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/4d/Vista_de_Benalm%C3%A1dena.jpg/800px-Vista_de_Benalm%C3%A1dena.jpg

Oferta turística de Villalba de la Lampreana

Villalba de la Lampreana es un municipio de Zamora que cuenta con una interesante oferta turística para disfrutar.

Uno de sus principales encantos es la iglesia parroquial de la Asunción, que se destaca por sus bonitos artesonados, murales y retablos. Además de contar con una gran torre; en su interior resulta interesante apreciar el coro que dispone de flores entalladas del  siglo XVI.

Hay otros edificios que llaman la atención por su singularidad, que  están construidos en adobe en forma de tapial y que se alzan en pleno campo. Tal es el caso del Horno de Damian, una antigua construcción de barro que fue utilizada para  la recolección y trilla, e incluso como guarida.  Lo que asombra de su estructura es que carece de teja, por lo que es difícil explicar cómo aún perdura.

Tambien destacan los palomares, construcciones de tierra de larga data que han sido muy populares durante la época medieval, pero que hoy están en desuso. Estas estructuras fueron pensadas para la producción de pichones, que en su momento fueron un alimento de primera necesidad. Es posble verlos por casi toda la comarca de Tierra de Campos, con forma y tamaño variados, aunque la mayoría se halla en estado de abandono.

En el centro de la villa se ubica la Plaza Mayor, el centro de reunión de las gentes de este lugar. Aquí suelen realizarse sesiones de cine y diversas actividades culturales. También en ella se alza el Ayuntamiento,  cuyo nuevo edificio se erige sobre el anterior.

Al mismo tiempo, Villalba ofrece a los visitantes un amplio abanico de opciones para disfrutar de los momentos de ocio, que incluyen áreas deportivas, de paseo y áreas recreativas al aire libre.

Imagen:

http://www.fedigar.com/fiestas/villalba-de-la-lampreana.za/f392.jpg

Graus, todo para ver

Graus, capital de la comarca de la Ribagorza, es una encantadora villa que ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico,  al igual que la popular iglesia de Nuestra Señora de la Peña. Hay mucho para ver aquí, desde impactantes casonas, hasta museos y templos de gran historia.
Graus está rodeada de ríos y montañas. Posee un importante patrimonio monumental, con construcciones que dan cuenta de su pasado mercantil.
El barrio de Abajo o Barrichós es el más antiguo de la localidad,  el cual transporta al viajero al pasado medieval, época en el que el pueblo arribó atraído por los caminos y las tierras fértiles, disponiéndose paulatinamente en la ladera de la peña, aproximadamente desde el antiguo castillo de origen musulmán, ubicado en lo más alto, hasta los alrededores de la iglesia de Santa María. Al recorrer las placetas y callejas de Barrichós es fácil descubrir bellos rincones llenos de historia, así como delicias arquitectónicas como por ejemplo las mansiones de Fantón, Torquemada o Mar, además de la vieja posada de Juan Tallada.
El siglo XVI fue época de expansión para el pueblo. De este modo, la iglesia de Santa María pasó a convertirse en la Basílica de la Virgen de la Peña, al tiempo que pueblo se extendió en dirección a la plaza Mayor y el Barranco. En la plaza, fueron construyéndose interesantes edificios, como es el caso del Ayuntamiento y de las casas del Barón, Heredia o Capucho.
Alrededor de la plaza, aún se conservan algunos lienzos de las antiguas murallas, que pasan casi inadvertidos. Todavía, se mantienen tres de las puertas principales de acceso a la villa: Chinchín, Linés y Barón. En la zona del extramuros, en la época en que los aragoneses intentaban tomar Graus, se levantó la iglesia de San Miguel.
Tiempo después, más precisamente en el siglo XVII, fueron construidos el convento de Santo Domingo, del cual ya no quedan rastros; el colegio de la Compañía de Jesús, situado en la plaza homónima; y levantó la iglesia de la orden, actualmente transformada en Museo Espacio Pirineos.
La oferta turística se ve reforzada por las numerosas actividades que se llevan a cabo, sobre todo en verano, como el festejo del Día de la Longaniza o las fiestas patronales. También, suele realizarse el Salón de la Trufa de Graus y la Feria Caballar, que ya son todo un clásico del lugar.