Javalí Viejo

Javalí Viejo es un poblado de Murcia que cuenta con el privilegio de poseer una de las obras arquitectónicas de origen morisco mejor conservadas, aunque poco conocidas, la Contraparada, un azud que distribuía el agua en las huertas de la región.

La Fábrica de la Pólvora, es uno de los sitios de visita obligada. Su ubicación actual está dada por el molino que fue instalado a fines de 1633, ante la libertad que había en ese entonces para fabricar pólvora. En un comienzo, estuvo a cargo de diversos asentistas pero en 1747 se hizo cargo de dicho molino, convirtiéndose de ese modo en fabricante de pólvora de guerra.

A pocos metros de la toma de La Aljufia, hubo una rueda, conocida como la Rueda de los felices, que sirvió para el riego de los cultivos de la zona. Vale decir que el entorno de Javalí Viejo, signado por las huertas, es sumamente rico y diverso. Por lo que resulta perfecto para realizar paseos por los alrededores, en donde se encuentra el río, la Contraparada y algunos monumentos de interés.

La iglesia de Javalí Viejo se encuentra situada en el mismo lugar donde en el pasado se erigió el antiguo templo. Si bien en sus comienzos era de dimensiones reducidas, con el paso del tiempo se le adosaron capillas y se le efectuaron reformas hasta convertirse en lo que es hoy. La antigua iglesia poseía su Altar Mayor en la parte del Presbiterio, que estaba presidido por diversas imágenes. La construcción quedó prácticamente en ruinas tras la guerra de la independencia, lo que motivó su restauración.

En fin, Javalí Viejo se presenta como un excelente lugar para realizar turismo rural. Visitando sus puntos de interés, es posible imaginarse lo que fue este poblado en sus orígenes.

Imagen:

http://www.javaliviejo.es/fabricadelapolvora/salitre.jpg

Hermisende, un paseo por el pueblo y su valle

Hermisende, en Zamora, es un típico pueblo de montaña poseedor de gran encanto, gracias a la estampa de su paisaje.

De paseo por sus calles inclinadas, es posible conocer de cerca su cultura castreña. Su arquitectura popular está representada por casas de piedra con tejados de pizarra y balcones de madera. A pesar de que aún se conservan numerosas construcciones de este estilo, el paso del tiempo ha hecho que se reemplazaran sus materiales por ladrillo o aluminio.

Uno de los sitios de especial interés es la antigua casa rectoral, en cuyo balcón se pueden apreciar bellas figuras labradas. Luego de ser restaurada, comenzó a utilizarse para la realización de exposiciones y talleres artesanales.

Otro de sus monumentos más importantes es la iglesia de Hermisende, de gran valor arquitectónico, cuya construcción data del siglo XVIII.  Se trata de un templo de estilo barroco gallego, con una estructura que es reconocida por su belleza. En su interior se puede apreciar su maravilloso retablo.

El puente que se alza sobre el río Tuela es un verdadero símbolo de este pueblo. Se trata de una construcción civil de estilo romano, que ha sido erigido en el siglo XVIII.

Por su lado, el valle de Hermisende sobresale por su relevancia ecológica y biológica, con una vegetación típica de la alta Sanabria. En los márgenes del río Tuela, además de humedales y prados, pueden ser apreciados las grandes extensiones de bosques de castaños y robles.

Al mismo tiempo, el río Tuela ofrece espacio para el descanso y esparcimiento, puesto que dispone de una zona de baño. También, es muy frecuentado por los aficionados a la pesca. Para acceder hasta allí, es necesario bajar 1 km por la carretera.

Imagen:

http://www.hermisende.com/archivos%20principal/pueblos/imagenes/hermisende/pueblo09.gif

Añora

Añora es una villa de la provincia de Córdoba, que si bien no cuenta con una gran cantidad de monumentos es poseedora de ciertos atractivos que bien valen la pena descubrir.

Su principal monumento religioso es la iglesia parroquial de San Sebastian, una construcción que consta de tres naves, separadas por arquerías ligeramente apuntadas, que data de mediados del siglo XVI. La estructura del templo es más bien sencilla. Sus muros encalados sólo llaman la atención  por su arco apuntado.

Otro de los sitios recomendados es la ermita de San Pedro, una edificación que fue construida a principios del siglo XVI. Su arquitectura está caracterizada por una amplia nave que dispone de arcos transversales, los cuales sostienen la techumbre de madera a dos aguas. Este tipo de estructura es un claro ejemplo de las construcciones tradicionales que proliferan en la Sierra. El exterior de la iglesia se destaca por su pequeña portada de granito.

Continuando el recorrido por los monumentos religiosos de la villa encontramos la ermita de la Virgen de la Peña, de claro estilo barroco, que fue reedificada cuando promediaba el siglo XVIII. Posee una sola nave con cabecera con cúpula.

Al otro lado de la parroquia se encuentra la plaza del ayuntamiento. Este edificio, de fachada antigua, está coronado por un reloj centenario, que marca el devenir del pueblo.

Ciertamente, Añora no cuenta con una importante arquitectura civil, pero pueden observarse algunas casas que, más que por su estructura, destacan por su antigüedad. Así, paseando por sus calles, pueden apreciarse las fachadas de piedra, de estilo muy sencillo. De todas, la que merece una mención especial es la casa de las Velardas, datada en el siglo XVIII. Esta es la casa más tradicional de Añora, con muros blanqueados y rojizos tejados.

Imagen:

http://www.noriegos.com/catalogonoriegos/torreiglesia.jpg