O Grove, ¡allá vamos!

O Grove, situado en la provincia de Pontevedra, Galicia, es un municipio que combina una caprichosa geografía con paisajes excepcionales. Bellas playas muy bien equipadas y una pujanza turística compuesta por senderismo, golf, arqueología y una activa vida nocturna, son sólo una muestra de lo que te depara en tu viaje a O Grove.
La pequeña península de O Grove, localizada en la entrada de la ría de Arousa, se halla unida al continente por O Bao, un istmo que posee al este la marisma de Umia-O Grove y al oeste la playa de la Lanzada. Por medio de un puente, es posible acceder a la isla de A Toxa para disfrutar de las aguas termales, aprovechar para embellecerte en un spa, jugar al golf o, mejor aún, entretenerte en su estupendo casino.
Este paraíso de ensueños es, además, uno de los principales puertos pesqueros y marisqueros de la Comunidad Autónoma de Galicia.
Para despuntar el ocio, nada mejor que surcar las aguas del Arousa a bordo de algún catamarán o barco, hasta el muelle de O Grove. También, puedes optar por practicar surf, windsurf o kitesurf en las playas de La Lanzada, así como vela, moto náutica o remo en las playas localizadas al norte de la península. Para los más aventureros, está la posibilidad de realizar una excursión de buceo para descubrir los desconocidos fondos marinos del lugar.
Mientras que la naturaleza en O Grove te sorprenderá con rincones de una belleza inigualable, como es el caso de la ensenada de O Bao, un espacio protegido y la zona húmeda más importante de Galicia, o la laguna de A Bodeira, que sorprende por la gran variedad de aves migratorias que visitan el lugar. Otros de los espacios protegidos con los que cuenta el municipio son Red Natura 2000, Espacio Natural del Complejo Intermareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y la Laguna A Bodeira.
Si todo lo anterior te deslumbró ni qué decir entonces de los diez kilómetros de playa que ofrece O Grove, destacándose las  playas de A Lanzada, que cuenta con un bello paseo de madera,  Área da Cruz, orientada al sur, Raerios, la cual ofrece una hermosa vista de la Isla de Ons,  y la playa de Área das Pipas, ubicada en un entorno rural.
La geografía, la historia y las encantadoras playas de O Grove, convierten a este lugar en un destino verdaderamente de ensueño.

Layos: Para los amantes del golf y la naturaleza

Layos es una población de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que está situada a escasos kilómetros de la Ciudad de las Tres Culturas. A pesar de contar con apenas 400 habitantes, cualquiera que visite Layos quedará sorprendido ya que se trata del sitio perfecto a descansar y disfrutar de la tranquilidad. En ese contexto, el viajero tiene la posibilidad de practicar golf y realizar excursiones para disfrutar de la naturaleza.

En esta localidad, que está camino hacia Los Montes de Toledo, el visitante no puede dejar pasar la oportunidad de hospedarse en alguno de los alojamientos rurales del lugar durante su estancia.

Uno de sus principales atractivos es el Palacio de los Condes de Mora, un interesante edificio de estilo romántico.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, es otro de los sitios que no deben faltar en el itinerario.

Ahora bien, los aficionados a la pesca pueden practicar esta actividad en el Pantano de Guajaraz, situado en las cercanías de Layos. Sin dudas, el sitio perfecto para pasar una jornada a puro deporte y naturaleza.

Las fiestas de San Isidro, El Cristo del Buen Camino y La Magdalena, son algunas de las que componen el calendario festivo local.

Aquellos que disponen de más tiempo, pueden aprovechar la posibilidad de recorrer los pueblos aledaños, como es el caso de Cuervas, Las Ventas con Peña Aguilera, Totanés o Gálvez, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

diputoledo.es

Altea, la perla de la Costa Blanca

Altea, ciudad situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es un destino acogedor que se alza en medio de una bahía que se halla protegida por una cadena montañosa, representando uno de los enclaves más bonitos de la costa del mediterráneo.
En esta ciudad, es posible encontrar desde bellas playas hasta un importante patrimonio cultural, siendo la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo visita obligada.
Otro de los monumentos de gran interés es la Torre de la Galera, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y que representa una bella construcción, situada próxima  a la otra torre que fue adherida en la antigüedad a la muralla del casco antiguo, la cual no es otra sino que la de Bellaguarda, actualmente custodia por una plaza.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en las playas de lujo de Altea, circunscriptas por acantilados y llanos arenosos, que constituyen una de las joyas de la Costa Blanca. Entre las principales playas es posible mencionar: la Olla, Cap Negret y el Mascarat, así como Campomanes, La Roda y Cap Blanch.
El entorno de la ciudad de Altea es singularmente bello. Al norte, se divisa la punta de Mascarat y el cabo de Toix, al fondo la mole del Peñón de Ifach, y en la zona sur el Faro de Altea.
La parte moderna, que está ubicada junto al mar, dispone de un agradable paseo marítimo y un destacado puerto deportivo, donde se llevan a cabo actividades pesqueras. Se trata de una zona donde proliferan los restaurantes, en donde es posible degustar exquisitos platos a base de pescado y arroz.
Altea es ideal para la práctica de deportes marítimos, ya que hay numerosos amarres en diversos puertos cercanos. También, se practica mucho el golf.
En referencia a la gastronomía, Altea dispone de cocinas de todo el mundo aunque se especializa en los platos de mar, ya que se trata de un pueblo tradicionalmente pesquero. ¡No te lo pierdas!

Turismo activo y mucha playa en Zarauz

La villa de Zarauz, situada a escasos  25 kilómetros de San Sebastián, es un bello destino para visitar ya que ofrece un amplio abanico de propuestas para descubrir sus numerosos atractivos.
Con el mar Cantábrico como postal de fondo,  no es difícil suponer que uno de sus principales encantos no es otro que la playa, bañada por aguas frías y con fuerte oleaje, ideal para los amantes del surf y el turismo activo. Además, dispone de un paisaje compuesto por dunas, formado por la acción del viento.
Si te agrada la aventura, entonces no te perderás la posibilidad de surcar en parapente los cielos de Zarauz, practicar golf o realizar excursiones para descubrir los bellos paisajes que posee la villa, apreciando la flora y fauna del lugar además de la bonita imagen que ofrecen los campos guipuzcoanos.
Es posible afirmar que Zarauz presenta una combinación perfecta entre tradición y modernidad, lo cual se vislumbra en este  enclave rodeado de naturaleza que posee un estilo propio de otras épocas y culturas, que habitaron la costa cantábrica en el pasado. Los adeptos a la cultura, podrán inspirarse con el conjunto arqueológico monumental de la villa que dispone de unos siete yacimientos, en donde se han descubierto los restos de los antiguos pobladores de esta tierra, que habitaron en ella desde la Edad de Piedra hasta la Medieval. También, aquí se han encontrado importantes vestigios  del legado romano.
También, la diversidad de culturas se ve claramente representada en la parroquia de Santa María la Real, de forma conjunta con la torre y el campanario de Zarauz. Este conjunto monumental permite acercarse a la historia oculta de pueblos originarios de la Edad de Hierro, descubriendo a la vez necrópolis medievales así como el templo gótico que data de finales del siglo XV.
Visita Zarauz y podrás comprobar que sobran las palabras para describir este maravilloso lugar.

Imagen:

www.guiarestaurantes.org

 

Benahavís: golf, gastronomía y naturaleza por doquier

Benahavís, es un pueblo de montaña de la Costa del Sol Occidental, un paraíso natural cuyo entorno fue calificado como Complejo Serrano de Interés Ambiental. Es el destino preferido por los amantes del golf, pues cuenta con seis campos para practicar este deporte, y de la gastronomía, ya que dispone de una interesante oferta de restauración que ha hecho que el municipio sea conocido como el Comedor de la Costa del Sol.
El origen árabe de este encantador pueblo del interior de Málaga se ve reflejado en el Castillo de Montemayor, uno de sus principales monumentos. Se trata de una fortificación del siglo X, que desempeñó un rol crucial en las batallas que se desarrollaron entre los distintos reinos de Taifas. Desde el castillo pueden contemplarse magníficas panorámicas de la costa, incluyendo el litoral africano.
Otros de sus edificios históricos son la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, construida sobre un antiguo templo del siglo XVIII, un palacio levantado durante el siglo XVI y sus diversas torres vigías, como es el caso de la Torre de Daidín, Campanillas y la de Leonora.
En cuanto a su entorno natural y paisajístico, Las Angosturas es el enclave de mayor belleza y riqueza en lo que a flora y fauna se trata. Es una suerte de cañón sumamente estrecho, declarado Monumento de Interés Natural, por el cual discurren las aguas del río Guadalmina. Este entorno, situado en las faldas del monte Matrona, resulta perfecto para practicar senderismo y bicicleta de montaña, entre otros deportes de aventura.
Para deleitarse con los mejores platos de la gastronomía de los benahavileños, basta con probar los guisos de perdiz y conejo, una rica zarzuela de pescado y marisco, o alguna receta a base de cordero o cochinillo, entre otras exquisiteces.

Navarra a puro deporte

La Comunidad Foral de Navarra les ofrece a sus visitantes un gran número de propuestas para disfrutar de la realización de actividades al aire libre, que incluyen desde senderismo en sus bosques, rutas en bicicleta por senderos de distintas dificultades y descensos de barrancos en el valle del Roncal.
Los adeptos a los deportes extremos pueden dejar fluir la adrenalina ya sea escalando o descendiendo alguno de los barrancos de Navarra. Los más osados pueden practicar escalada en el cañón de Artazul, situado dentro de los límites del Parque Natural de Urbasa-Andía, que invita a desafiar el vértigo en sus paredes de 40 metros. Por su parte, los principiantes pueden hacer lo suyo en el valle del Roncal.
Aquellos que desean conocer a fondo los paisajes de esta bella comunidad, el senderismo es la mejor opción. Pueden realizarse recorridos de entre 10 y 50 kilómetros, por senderos señalizados de acuerdo a su extensión, pudiendo acceder en total a unas 50 alternativas. Quienes prefieren andar en bicicleta, pueden recorrer las mismas rutas pero en tramos más prolongados.
Otra de las actividades que pueden realizarse es la caza, especialmente en la Zona Media, el coto de la Valdorba y La Ribera, donde es posible cazar jabalíes, conejos y perdices. También, se pueden pescar truchas en las aguas del Pirineo, mientras que el río Bidosa es ideal para la pesca de salmones.
Además, Navarra cuenta con diversos clubes de golf de Navarra, como por ejemplo el de Ulzama, Gorraiz o el de Zuasti, donde es posible disfrutar de este deporte en un entorno de gran belleza.

Guardamar del Segura

Guardamar del Segura está conformado por magníficas playas de arena fina y dorada, que se hallan circunscriptas por un bello paisaje de pinares, árboles que fueron plantados a comienzos del siglo XX con el fin de prevenir los efectos que acarrean las dunas móviles, pues de lo contrario la playa podía llegar a desaparecer.
La playa, gracias a sus aguas cristalinas y cálidas, es perfecta para darse un buen baño, y disfrutar de un día en familia.
Las playas que mayor concurrencia registran son la de Centre y la Roqueta. Mientras que las más solitarias son Les Ortigues, El Camp y Els Tossals.
Els Tossals, conocida también como “Los Tusales”, tiene la particularidad de ser una playa nudista. Cuenta con excelentes servicios, lo que le ha valido el premio Q de calidad turística.
La Gola del Segura,  es un atractivo paraje en el cual desemboca el río Segura, que está ubicado  en el puerto deportivo y pesquero “Marina de Las Dunas”. Aquí, se pueden realizar todo tipo de deportes náuticos, como por ejemplo, esquí acuático, vela y windsurf, entre otros.
También, los adeptos al golf encontrarán en Guardamar el sitio ideal para desplegar sus virtudes, ya que en este destino hay unos cinco campos de golf.
Al sur de Guardamar está el Parque Natural de la Laguna de La Mata, un importante humedal habitado por una enorme reserva de aves marinas, representando una visita diferente.
La Ribera del Río Segura y el Parque Alfonso XIII, son otros espacios naturales en los que es posible practicar senderismo o andar en bicicleta en sus diversas rutas temáticas.
Desde el puerto de Guardamar es posible embarcarse para pasar el día en las playas de la isla de Tabarca.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/00/Dunas_Guardamar.jpg/800px-Dunas_Guardamar.jpg

Altea, uno de los sitios más bellos de la costa del mediterráneo español

Altea, situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es una bonita ciudad que se halla en medio de una bahía, la cual está protegida por una cadena montañosa. Se trata de uno de los destinos más atractivos de la costa del mediterráneo español.
Su blanco caserío se encuentra dispuesto en torno a un otero que corona la iglesia parroquial, que sobresale por su cúpula cubierta de tejas vidriadas azules, en claro contraste con los tonos blancos del pueblo.
Callejas empinadas, pequeñas plazas recoletas, agradables bares, algún que otro restaurante, centros de artesanía y un maravilloso mirador, que se erige junto al templo local, conforman una magnífica postal de la ciudad.
El entorno de Altea es realmente bello, conformado por la punta de Mascarat y el cabo de Toix, el Peñón de Ifach y, más al sur, el Faro de Altea.
En la parte de la costa se ubica la parte moderna, con un estupendo paseo marítimo y un importante puerto deportivo. También, en esta zona se localizan numerosos restaurantes, cuya especialidad son los platos a base de pescado y arroz.
En Altea, además de pasear, es posible disfrutar de los  deportes marítimos, ya que existen numerosos amarres en diferentes puertos cercanos, también se puede practicar  golf.
La orografía interior posibilita otras oportunidades de ocio. Unos pocos kilómetros separan el núcleo de la ciudad de entornos como el Puig Campana, de 1400 metros de altura, y la Sierra de Bernia, que supera los 1100 metros de altitud.
Incluso, si disponemos de tiempo, vale la pena visitar algunas de las localidades aledañas como Benidorm y Alfaz del Pi, así como las estupendas playas de la zona.