Propuestas para explorar el interior de Alicante

El paisaje compuesto por montañas y valles que encontramos al adentrarnos al norte de la provincia de Alicante conforma un increíble escenario natural, donde además es posible participar de numerosas propuestas de turismo activo o realizar algún deporte de aventura, para disfrutas de la vida al aire libre.
Dicho entorno contrasta visiblemente con el carácter masivo de los principales centros turísticos de la Costa Blanca, pues en el interior lo que más sobresale es su paisaje rural, de enorme riqueza ambiental y paisajística, motivo por el cual buena parte de este enclave ha sido declarado zona protegida e integra la red europea Natura 2000.
Además, por esta zona existe una gran cantidad de vestigios que pertenecieron a los antiguos pobladores y que atraen mucho al turismo cultural, como las fortalezas medievales, asentamientos moriscos, los pozos de nieve y excelentes muestras de arte rupestre.
Sin dudas, el interior de Alicante permite al visitante estar en contacto directo con la naturaleza, gracias a sus poco más de seiscientos kilómetros de senderos y la vía verde del Serpis que propicia el  cicloturismo. Para hacer más apacible el paseo, hay una amplia oferta de alojamientos rurales y exquisita gastronomía.
Alicante es una provincia que todavía tiene mucho por descubrir, por lo que explorar el interior de la misma es una experiencia gratificante. Aquí, se puede practicar espeleología, senderismo, escalada, bicicleta de montaña y barranquismo, entre muchas otras actividades de turismo activo. Además de numerosos senderos, hay diferentes rutas que pueden realizarse, así como 250 simas, 25 barrancos y atractivas vías verdes para explorar.
En contraste con otras zonas de España, su agradable clima es ideal para la práctica de deportes de aventura todo el año.

La Luisiana, un paseo por la campiña sevillana

La Luisiana es un municipio que forma parte de la campiña sevillana, en el cual son conservados los restos de baños romanos, su principal yacimiento arqueológico, que en el pasado fueron utilizados como balneario por las personas de clase acomodada.
Esta población, cuenta además con una gran cantidad de restos arqueológicos, muchos de los cuales pertenecen sobre todo al período íbero y a la Edad de Bronce, y pueden ser apreciados en el Museo Arqueológico de Sevilla.
Existe una gran variedad de monumentos, los cuales pueden ser contemplados por los visitantes en su paso por esta encantadora villa. Entre ellos, se destaca el edificio del Ayuntamiento, una construcción del siglo XVIII que fue utilizada como depósito de granos hasta bien entrado el siglo XX.
Otro de los sitios de interés de La Luisiana es la Casa de Postas, un edificio barroco que conserva su estructura original. Consta de dos partes: la primera compuesta por una panadería y una vivienda, en tanto que la segunda está representada por un patio con magníficas columnas toscanas.
El paseo se completa con la Fuente de los Barricos, así como con las Iglesias del Campillo y de la Inmaculada Concepción. Esta última constituye un claro ejemplo de la arquitectura barroca.
En sus alrededores, es posible contemplar los vestigios de antiguas explotaciones agrícolas, que hoy en día continúan utilizándose para el cultivo así como para la producción de aceite de oliva.

Imagen:

http://4.bp.blogspot.com/-8ZVKEU6CbpA/T7gqDfcX4SI/AAAAAAAAOR4/f0U5XzTdaA8/s1600/laluisiana_panoramica.jpg

Altea, la perla de la Costa Blanca

Altea, ciudad situada a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, es un destino acogedor que se alza en medio de una bahía que se halla protegida por una cadena montañosa, representando uno de los enclaves más bonitos de la costa del mediterráneo.
En esta ciudad, es posible encontrar desde bellas playas hasta un importante patrimonio cultural, siendo la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo visita obligada.
Otro de los monumentos de gran interés es la Torre de la Galera, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y que representa una bella construcción, situada próxima  a la otra torre que fue adherida en la antigüedad a la muralla del casco antiguo, la cual no es otra sino que la de Bellaguarda, actualmente custodia por una plaza.
Para disfrutar del sol, nada mejor que hacerlo en las playas de lujo de Altea, circunscriptas por acantilados y llanos arenosos, que constituyen una de las joyas de la Costa Blanca. Entre las principales playas es posible mencionar: la Olla, Cap Negret y el Mascarat, así como Campomanes, La Roda y Cap Blanch.
El entorno de la ciudad de Altea es singularmente bello. Al norte, se divisa la punta de Mascarat y el cabo de Toix, al fondo la mole del Peñón de Ifach, y en la zona sur el Faro de Altea.
La parte moderna, que está ubicada junto al mar, dispone de un agradable paseo marítimo y un destacado puerto deportivo, donde se llevan a cabo actividades pesqueras. Se trata de una zona donde proliferan los restaurantes, en donde es posible degustar exquisitos platos a base de pescado y arroz.
Altea es ideal para la práctica de deportes marítimos, ya que hay numerosos amarres en diversos puertos cercanos. También, se practica mucho el golf.
En referencia a la gastronomía, Altea dispone de cocinas de todo el mundo aunque se especializa en los platos de mar, ya que se trata de un pueblo tradicionalmente pesquero. ¡No te lo pierdas!

La impronta inconfundible de Valenzuela

Valenzuela es una bonita villa de la provincia de Córdoba, la cual llama la atención a quienes la visitan gracias a su amplia alfombra de serrín de diversos colores que la visten durante el mes de mayo, con motivo de la Festividad de la Cruz, que es considerada de interés turístico.
Cuentan que sus primeros pobladores han sido los íberos, de quienes se conservan importantes yacimientos arqueológicos, como el Recinto de Algarbejo así como diversos restos de murallas que se alzan en las rutas que conducen hasta Valenzuela.
Este pueblo de casas encaladas, se encuentra coronado por el edificio de la ermita del Calvario, el cual está situado en lo alto del Cerro Boyero. Gracias a su excepcional ubicación, desde aquí es posible contemplar fabulosas vistas de todo Valenzuela.
En su casco urbano sobresale la Parroquia de la Asunción, monumento que fue construido sobre un antiguo templo barroco. A pesar de su estructura moderna, aún conserva un mirador de la antigua iglesia, que se mantiene en perfectas condiciones.
Si hay algo que atrapará a todos aquellos que visiten este municipio es la magnífica postal que brinda dar un paseo por sus calles llenas de encanto. Para estar en contacto con la naturaleza del lugar, sólo basta con recorrer la loma del cerro, desde la cual se obtienen bonitas panorámicas de su entorno privilegiado.
En relación a su gastronomía, es sugerible probar los platos a base de legumbres, el principal ingrediente de la cocina tradicional de la villa.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/68/Corpus.jpg

Canena turística

De camino por la Ruta de los Castillos, llegamos al pequeño pueblo andaluz de Canena.
Su casco urbano sobresale por su principal monumento, un castillo de estilo renacentista, que fue convertido en palacio durante el siglo XVI por Andrés Valdelvira.
Al dar un paseo por las calles de esta acogedora villa, es posible apreciar otros edificios de gran valor histórico y artístico, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, un templo renacentista cuyo interior se halla recubierto con armadura mudéjar. También, se destacan la Ermita de Nuestra Señora del Rosario, cuya construcción se realizó entre los siglos XV y XVIII, los restos de un antiguo molino, que se hallan al lado del arroyo de la Yedra; y  de un acueducto romano.
También, los turistas pueden disfrutar de las aguas terapéuticas del Balneario de San Andrés, que cuenta con una oferta de alojamiento en un enclave donde predominan los espacios verdes.
Cerca del núcleo poblacional se ubican la Fuente del Arca, un manantial natural que se localiza en la base del Cerrillo de los Prietos, al que se accede a través de un camino rural; y el Pantano de Gibribaile, que goza de un entorno de excepcional belleza.
Entre los principales platos de la gastronomía típica del lugar, se encuentran los guiñapos con liebre, así como el guisado de albóndigas y las tortillas dulces, que pueden acompañarse con las tradicionales bebidas anisadas de Canena.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9d/Vista_Municipio_Canena_desde_Cerro_Ibros.jpg/800px-Vista_Municipio_Canena_desde_Cerro_Ibros.jpg

¡Ven a visitar Costa Calma!

Si estás buscando un destino tranquilo para tus vacaciones, pues Costa Calma es el lugar perfecto gracias  a sus amplias playas doradas y aguas cristalinas que conforman el paisaje ideal para descansar. La playa de Costa Calma se encuentra en Fuerteventura, la isla más antigua del Archipiélago Atlántico de las Islas Canarias.
Costa Calma posee una importante infraestructura en materia de hoteles y alojamiento, además de discotecas, restaurantes y opulentos centros comerciales.
En primera línea de playa podrás disfrutar de hamacas, bares y restaurantes para gozar al máximo del maravilloso sol que te regala la isla, con una temperatura media de 22 grados.
Asimismo, tienes la posibilidad de practicar algún deporte náutico, como windsurf, buceo, vela o, por el contrario, tenis, debido a que dispone de excelentes instalaciones para estas prácticas.
El litoral del municipio, se encuentra bañado por cristalinas y apacibles aguas del mar, con suave oleaje.
Por otro lado, vale la pena realizar una excursión al Macizo de Jandía, sitio que desborda en naturaleza y paisajes vírgenes. El ala sur presenta contornos suaves y armoniosos, en tanto que la ladera opuesta exhibe imponentes y abruptos acantilados. Al mismo tiempo, es recomendable visitar la Barranca del Ciervo y sus corrales de ciervos y plantas de cardones gigantes. Mientras que si prefieres disfrutar de la soledad,  nada mejor que ir hasta la desembocadura del barranco Juan de Gómez y tenderte en su solitaria playa de arena rubia y fina.
A la vez, Costa Calma pone a tu disposición varios kilómetros de playa, cada una muy particular pero igual en belleza y originalidad.
Durante el viaje, no podrás resistirte a deleitarte con la gastronomía de Costa Calma, con platos a base de pescado, viejas a la espada, tollos o cazuelas de terme. Resultan sumamente recomendables los quesos de cabra frescos.
Date el gusto y ven a visitar Costa Calma, lugar que rinde honor a su nombre con sus vastas extensiones de arena, su paisaje fascinante y diverso, y sus aguas cristalinas que invitan, sin dudas, al disfrute. Incluso, si tienes tiempo, puedes aprovechar la opción de recorrer toda la costa balnearia y sus zonas de interés.

Foto

Bienvenidos a Toledo, la ciudad de las Tres Culturas

Toledo representa, por cierto, un destino perfecto para realizar una escapada de fin de semana desde Madrid. Ubicada a orillas del río Tajo, se levanta esta ciudad que supo ser la capital del país durante cuatro siglos, durante la dominación visigoda.
Toledo, conocida también como la ciudad de las Tres Culturas por haber albergado cristianos, musulmanes y judíos, es un lugar sensacional para ir tras las huellas del pasado medieval que dan cuenta de cada una de estas culturas, como es el caso de la Catedral de la ciudad, la Mezquita de la Luz y la sinagoga de Santa María la Blanca. También, vale la pena visitar el Museo Sefardí, considerado el mejor de España conjuntamente con el del Call de Girona.
El Alcázar representa otro de los monumentos toledanos más significativos, el cual sirvió de escenario de un importante episodio durante la Guerra Civil española y que hoy alberga el Museo Militar. Desde aquí se pueden apreciar bellas vistas de la ciudad y del río Tajo.
Por su parte, las estrechas calles del casco antiguo de Toledo invitan al paseo, sobre todo por las noches gracias a su importante ambiente nocturno que incluye bares de copas y locales donde bailar y pasar un buen rato.
La gastronomía de la ciudad es un capítulo aparte. Platos como la perdiz a la toledana y el venado de los montes de la provincia, así como postres como el mazapán son muy populares.
No podemos retirarnos de Toledo sin antes visitar la Ronda del Valle, el paseo por el exterior de las murallas de la ciudad, que transcurre entre palmerales y el sonido del agua que fluye río abajo. Sólo nos llevará poco más de una hora, permitiéndonos  apreciar los cigarrales y la zona que circunda al Parador Nacional.

Sitios recomendados en Manilva

Manilva es un municipio ubicado en la Costa del Sol que posee cinco núcleos urbanos, de los cuales se destacan visiblemente los de Sabinillas y el Puerto de la Duquesa, por la gran afluencia turística que reciben.
Pero además, Manilva dispone de otros atractivos interesantes, como es el caso de sus diversos yacimientos arqueológicos que se hallan diseminados por toda su extensión. La mayor parte de sus yacimientos datan de la época romana, como por ejemplo la Villa de Sabanillas, Las Lagunetas y el Haza de Casareño, etc. Aunque hay algunos, como el Cerro del Castillo, que son de la Edad de Bronce, y otros que pertenecen a la época medieval, como es el caso de La Alcaría y el Cerro del Tesorillo, por mencionar algunos.
Al mismo tiempo, es el sitio perfecto para aquellos que les agrada recorrer rutas, disfrutando del contacto con la naturaleza, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo.
Recorriendo su núcleo urbano, es posible apreciar sus principales oficios, como la Iglesia de Santa Ana, construida en el siglo XVIII, el Ingenio Chico, erigido a pedido del Duque de Arcos, y Villa Matilde, donde en la actualidad se exhiben algunos restos romanos que fueron hallados en Manilva.
En cuanto a la gastronomía, las sopas de tomate o de espárragos, entre otras exquisiteces, son sus platos más tradicionales.
En septiembre, se lleva a cabo la Feria de la Vendimia en la que se realiza la típica pisa de la uva, además de la degustación de vinos y una serie de actividades recreativas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/85/Playa_de_Sabinillas.jpg/800px-Playa_de_Sabinillas.jpg

Camino a Corralejo

Corralejo, ciudad situada en el norte de la isla de Fuerteventura, en las Islas Canarias, constituye uno de los destinos turísticos que más visitantes recibe en la región.
Corralejo ofrece un paisaje paradisíaco compuesto por médanos y bosques de eucaliptos, donde el azul profundo del mar oficia de fondo. Su principal atracción son sus, sin dudas, sus playas, extensos kilómetros de aguas cálidas cristalinas y finas arenas, lo que conforma un verdadero paraíso.
En Corralejo es posible realizar distintos deportes acuáticos, como el jet ski, windsurf y submarinismo. De ese modo, quedarás fascinado con el increíble colorido de la flora y la fauna que vive en las profundidades del mar.
Al mismo tiempo, no puedes perderte la posibilidad de conocer el Parque Natural de Corralejo para realizar un paseo por demás exótico.
El puerto, que concentra la actividad económica de Corralejo, representa la postal típica de la ciudad. En esta zona, es donde se hallan bellos restaurantes de tradición familiar, donde es posible deleitarse con los mejores platos de la cocina local, siendo recomendable  probar las gambas al ajillo, el pejerrey o el salmón; contemplando y relajándose a la vez con la bella panorámica del lugar.
Desde el puerto se pueden realizar excursiones hacia la Isla volcánica de Lobos, ubicada frente a las costas de Corralejo, que constituye un extenso parque natural habitado por una gran cantidad de especies de animales y plantas locales.
Por otro lado, la ciudad posee además importantes iglesias, casas señoriales y monumentos de gran valor histórico y artístico.
Uno de los momentos ideales para visitar Corralejo es en la época de Carnaval, ya que sus calles se tiñen de color y todo se vuelve fiesta durante varios días. De todos modos, bien vale decir que Corralejo es un destino ideal todo el año. ¡No te lo pierdas!

Foto


reparacion ordenadores Madrid
cursos java
accesorios portatil
motocultores
audi segunda mano
Ciudades del mundo

Velefique: pueblo de acogida

Velefique es un pueblo de Almería, poseedor de un importante legado histórico. Antiguamente era conocido por su carácter de pueblo de acogida, pues en la época de los musulmanes guareció en sus tierras a una secta jarichí que era muy hostigada en Córdoba.
Antes de ello, allá por el siglo VIII, cobijó a un grupo de bereberes que se establecieron en toda la comarca, conducidos por la reina al-Kahima. De todos modos, fue durante la época de los moriscos cuando alcanzó su mayor esplendor. En efecto, gran parte de las edificaciones todavía conservan su fachada blanca que junto  a la pizarra, muy frecuente en sus callejas, vuelven al paseo por esta villa una experiencia más que recomendable.
Entre sus yacimientos arqueológicos, se destacan una fortaleza datada en la Edad Media, situada en la ladera que lleva hacia la Sierra de Filabres; y los restos de la muralla de la Casa de la Balsa.
Además, Velefique cuenta con interesantes monumentos en su casco urbano, como por ejemplo la Iglesia de Santa María, un templo del siglo XV en cuyo interior conserva una imagen de la Purísima Concepción, de gran valor histórico y artístico. Desde su torre, puede contemplarse una postal del valle de la Sierra de Filabres, considerada una zona perfecta para practicar senderismo.
Si visitamos Velefique, no podemos dejar de probar el cocido de morcilla o los bollos de nata, manjares característicos de la gastronomía local.

Imagen:

http://velefique.files.wordpress.com/2010/06/velefique-verano-de-2006-por-fernando-gomez-mancha-13-1600×1200.jpg