¡Ven a conocer Llanes!

A orillas del mar Cantábrico, en el Principado de Asturias, se ubica Llanes, una ciudad que cuenta con un importante legado histórico y cultural de sus antiguos pobladores. En su casco antiguo, que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, presenta importantes monumentos y edificios.
De este modo, podrás visitar sitios como el palacio del conde de la Vega del Sella, una construcción barroca del siglo XVIII que conserva un interesante museo en su interior. También, vale la pena conocer el torrexón de los Posada, uno de los símbolos de la ciudad, la iglesia de San Salvador, templo originario del siglo XII que presenta una combinación de estilos, y el palacio de los duques de Estrada, el cual sobresale por su  pórtico oriental.
Otra de las fortalezas de Llanes, es el palacete de Sinforiano Dosal, que data de comienzos del siglo XX y exhibe un estilo ecléctico cosmopolita. Por su parte, la sociedad Casino Teatro, declarado Monumento Histórico Artístico, es otro lugar emblemático de la ciudad junto con la muralla románica.
En el paseo de San Pedro y el de San Antón, así como el del río Carrocedo y el puerto, es posible recorrer avenidas plagadas tiendas y restaurantes tradicionales, además de una variada oferta nocturna, que incluye bares y discotecas.
Por su parte, los amantes de la naturaleza y del aire libre quedarán fascinados con las playas de Llanes, entre las que se destacan las de San Antolín, Torimbia, Celorio, Poo, Sablón, Barro, y Toró. En tanto que el paseo marítimo de San Pedro, que se halla bordeando imponentes acantilados sobre el mar Cantábrico, es una buena opción para ellos.
En cuanto a la gastronomía de Llanes, la misma se basa sobre todo en pescados de roca y mariscos a la sidra, que es la receta típica del lugar. También, pueden probarse  la lubina a la plancha o al horno, la langosta a la llanisca, el rape al horno y el tradicional pantruque, una masa de harina de maíz y huevo con añadido de cebolla y tocino.
En fin, preciosos paisajes y un conjunto histórico-artístico digno de admirar, es lo que te ofrece esta bella ciudad. ¡Ven a conocer Llanes!

Morro Jable, un destino sin igual

Fuerteventura es la isla más desértica de las Canarias, razón por la cual esto la hace acreedora de las mejores playas de arena dorada de las costas del Océano Atlántico. En Fuerteventura, vale la pena visitar Morro Jable, uno de los centros urbanos más trascendentes del municipio de Pájara.
Al sur de la isla, te aguarda Morro Jable, que impacta con sus más de 4300 metros de playa de aguas serenas. Se trata del destino indicado para aquellos que deseen escapar del ruido y descansar.
Morro Jable forma parte del conjunto de playas de Jandía, que junto a Playa del Matorral, de Esquinzo-Butihondo, del Barranco de los Canarios, de Sotavento, Costa Calma y La Lajita integran los casi 70 kilómetros de costas y dunas, con un paisaje natural inigualable.
Morro Jable ofrece inmejorables condiciones para la práctica de toda clase de deportes náuticos, como surf, buceo, pesca, submarinismo, paseos en catamarán y windsurfing. También, dispone de óptimas instalaciones para practicar otros deportes como tenis, equitación, golf y mountain-bike.
Su núcleo poblacional de Morro Jable se extiende a lo largo de su puerto pesquero. No pierdas la oportunidad de conocer la Campana de Morro Jable, la cual consiste en una gran boya acompañada de una atractiva leyenda. En el extremo de la Playa del Matorral está el Faro de Morro Jable, una construcción original y llamativa que representa un verdadero hito de referencia en el entorno costero, que se compone  de una torre troncocónica de 60 metros de altura.
Si viajas a Morro Jable no puedes resistirte a probar sus exquisitos platillos a base de pescados frescos y carne de cabrito.
En fin, si buscas un destino mágico, en Fuerteventura lo encontrarás. Después de conocer Morro Jable, no existirá otro lugar igual.

 

 

 

Excursiones en Laspuña

El paisaje de los Pirineos ofrece sitios excepcionales dignos de conocer, como es el caso del pueblo aragonés de Laspuña, situado en la provincia de Huesca, el cual se presenta como el destino perfecto para disfrutar de la montaña a través de excursiones y numerosas actividades.
Así, en Laspuña es posible disfrutar de la arquitectura y cultura local, así como de su gastronomía, de las prácticas deportivas y las diversas actividades lúdicas que el incipiente turismo rural propone a los turistas.
Si deseamos apreciar la arquitectura de esta zona montañosa, vale la pena visitar la Ermita de San Andrés, uno de los principales ejemplos de arquitectura del románico aragonés. Al mismo tiempo, nos podemos acercar hasta el Monolito a los Nabateros del Sobrarbe y la Iglesia de la Virgen de los Dolores.
Al margen de tales monumentos, hay otros lugares de importante valor turístico en la zona. Un ejemplo de ello es el complejo de la Fuente Santa, ubicado en el término municipal de Laspuña y cercano al Pueyo de Araguás. El complejo se compone de una Ermita, la Fuente Santa, un palomar, una vivienda, y una gran extensión de terreno que mucho tiempo atrás era una huerta por demás fértil. Además de su interés turístico, a la Fuente Santa se le atribuyen orígenes milagrosos. Según la leyenda, San Victorián en una de sus peregrinaciones por la comarca hizo que la fuente comenzara a fluir. A partir de entonces, este lugar se convirtió en un centro de peregrinaciones.
Otro de los grandes atractivos de Laspuña es, por cierto, su gastronomía. La comida tradicional es a base de guisos y platos elaborados. Las chuletas de cordero a la brasa, es uno de los manjares que no podemos dejar de probar.

Imagen:

http://www.laspain.com/Huesca/Laspuna_Huesca1.jpg

Benahavís: golf, gastronomía y naturaleza por doquier

Benahavís, es un pueblo de montaña de la Costa del Sol Occidental, un paraíso natural cuyo entorno fue calificado como Complejo Serrano de Interés Ambiental. Es el destino preferido por los amantes del golf, pues cuenta con seis campos para practicar este deporte, y de la gastronomía, ya que dispone de una interesante oferta de restauración que ha hecho que el municipio sea conocido como el Comedor de la Costa del Sol.
El origen árabe de este encantador pueblo del interior de Málaga se ve reflejado en el Castillo de Montemayor, uno de sus principales monumentos. Se trata de una fortificación del siglo X, que desempeñó un rol crucial en las batallas que se desarrollaron entre los distintos reinos de Taifas. Desde el castillo pueden contemplarse magníficas panorámicas de la costa, incluyendo el litoral africano.
Otros de sus edificios históricos son la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, construida sobre un antiguo templo del siglo XVIII, un palacio levantado durante el siglo XVI y sus diversas torres vigías, como es el caso de la Torre de Daidín, Campanillas y la de Leonora.
En cuanto a su entorno natural y paisajístico, Las Angosturas es el enclave de mayor belleza y riqueza en lo que a flora y fauna se trata. Es una suerte de cañón sumamente estrecho, declarado Monumento de Interés Natural, por el cual discurren las aguas del río Guadalmina. Este entorno, situado en las faldas del monte Matrona, resulta perfecto para practicar senderismo y bicicleta de montaña, entre otros deportes de aventura.
Para deleitarse con los mejores platos de la gastronomía de los benahavileños, basta con probar los guisos de perdiz y conejo, una rica zarzuela de pescado y marisco, o alguna receta a base de cordero o cochinillo, entre otras exquisiteces.

Fin de semana en Cuerva

Cuerva es una pequeña y encantadora localidad de la provincia de Toledo, que integra la comarca de los Montes de Toledo. En esta apacible población el visitante tendrá la oportunidad de descubrir su exquisita gastronomía, donde los platos a base de carne de caza son los protagonistas; su interesante patrimonio monumental, encabezado por  el Castillo medieval de Peñaflor, sus artesanías en cerámica y festividades, entre otros atractivos.

Cuerva es un sitio perfecto para realizar una escapada de fin de semana y disfrutar de los magníficos paisajes de montaña.

El Castillo de Peñaflor, situado en las inmediaciones del pueblo, es una de las visitas obligadas. Se trata de una fortaleza cuyos orígenes se remontan al siglo XII.

Al pasear por las calles de Cuerva es posible contemplar interesantes muestras de la arquitectura popular serrana. En cuanto a las construcciones religiosas, puede realizarse un recorrido por la Iglesia del Convento de Carmelitas, construida entre los siglos XVI-XVII, la Ermita de la Virgen de Gracia, originaria del siglo XVII, y la de la Virgen de los Remedios, que dispone de un bello artesonado mudéjar. De todos modos, el templo más importante es la Iglesia Parroquial del Apóstol Santiago, que fue erigida entre los siglos XV-XVI. Designada Monumento desde 1975, la iglesia consta de una única nave y una torre de planta rectangular.

El Colegio de Gramáticos y el Rollo de justicia, son otros de los sitios que merecen ser incluidos en el itinerario.

Imagen:

diputoledo.es

Tazones: pueblo de mar con gran encanto

A orillas del mar Cantábrico y próximo a Gijón, se encuentra Tazones, un pueblo marinero, en donde la sidra y los mariscos deleitan el paladar de los visitantes. Este lugar que no supera los trescientos habitantes, gracias a su recoleto puerto pesquero y a su cercanía a los majestuosos Picos de Europa, posee el encanto especial de los pueblos de mar y de montaña.
Por estas tierras abundan las historias. Hay quienes dicen que aquí desembarcó Carlos V en 1517 para ser coronado, mientras que otros no dudan en alabar su exquisita gastronomía a base de  pescados. Por todo esto y mucho más, Tazones ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico del Principado de Asturias.
Su pequeño puerto invita al paseo. Caminando por su arteria principal, es posible observar la lonja de pescado y mesas que tientan a todo aquel que transite por allí.
Lo primero que encontramos al arribar a esta localidad es el edificio de su iglesia parroquial. De ahí en adelante, es posible toparse con interesantes alicientes. Sin embargo, al descender por el camino que conduce al puerto, el panorama es completamente distinto. Por esta zona las calles empedradas parecen amontonarse en torno a las casas bajas. De las viviendas, sobresale visiblemente una que está cubierta de conchas, el resto posee tan solo una fachada austera con un viejo balcón de madera, de cara al mar, por lo general pintado de azul.
Cada atardecer arriban al puerto las embarcaciones con la pesca del día. Pero también este lugar sirve de escenario para la celebración de la fiesta de San Roque, en la que se realiza la clásica procesión de lanchas.
Asimismo, existen numerosas rutas señalizadas que conducen a los yacimientos de huellas de dinosaurios. Sin dudas, imperdible.

Imagen:

http://www.asturnatura.com/Imagenes/lugares/1158/1.jpg

Por los jardines de Aranjuez

A tan solo 50 kilómetros al sur de Madrid, rodeada por los ríos Tajo y Jarama, se halla la localidad de Aranjuez, una ciudad que tiene el honor de haber recibido el título de “sitio real” concedido por Felipe II hace aproximadamente 500 años, ya que Aranjuez ha sido durante siglos residencia de los monarcas españoles. De ahí deviene su arquitectura palaciega, además de sus bosques y jardines.
El principal monumento de la ciudad es, desde ya, el Palacio Real, el cual se comenzó a construir en el transcurso del siglo XVI y fue modelado a lo largo de los años por arquitectos de gran renombre. En su interior son conservados deslumbrantes tesoros, como relojes, porcelanas y pinturas.
Otro de los mayores símbolos de Aranjuez son, sin dudas, sus jardines, situados todos en los alrededores del palacio. De ese modo, encontramos el Jardín del Parterre, que sobresale por las elegantes esculturas de sus fuentes, el Jardín de la Isla, a orillas del río Tajo, y el Jardín del Príncipe, que presenta un estilo afrancesado y gótico, entre otros.
Al mismo tiempo, vale la pena conocer interesantes monumentos como la Fuente de la Mariblanca, el Teatro Real, la Casa de Oficios y el Mercado de Abastos, además de otros palacios, como los de Osuna, Medinaceli o Godoy.
Algo excepcional es, por cierto, visitar esta ciudad durante los primeros días de septiembre, que es cuando se lleva a cabo la celebración de las Fiestas del Motín, realizándose representaciones del asalto al Palacio de Godoy, así como encierros, corridas de toros y presentaciones musicales.
Además de sus palacios y monumentos, Aranjuez es muy popular por sus deliciosos fresones. Los campos de cultivo pueden ser visitados viajando a bordo del Tren del Fresón, el cual realiza un recorrido turístico a través de los campos que circundan la villa.
Si de gastronomía se trata, una de las especialidades de la ciudad son los platos de caza, a base de faisanes, perdices y codornices.

Imagen: http://madridguia.com/uploads/quiosco_chinesco_aranjuez.jpg

Orense: La Ciudad de las Termas

Orense es una bella ciudad de Galicia de origen romano, por lo que es poseedora de una gran riqueza histórica.
Su principal monumento religioso es la catedral de San Martín, templo de origen románico que presenta retablos de estilo gótico. Siguiendo el recorrido por la arquitectura religiosa, merece la pena realizar una visita a la iglesia Santa María de Aguas Santas. Si concurrimos a la iglesia de la Santísima Trinidad, el retablo renacentista que se encuentra en la capilla mayor y su bóveda de crucería son los elementos que más nos llamarán la atención de todo el conjunto. Entre sus santuarios encontramos el de Nuestra Señora de las Ermitas, muy concurrido durante Semana Santa, el de Santa Clara y el de Nuestra Señora de los Milagros. 
Esta ciudad cuenta también con numerosos puentes,  como es el caso del Puente Romano, datado de la época de César Augusto y actualmente en ruinas, y el Puente Milenio, que simboliza el progreso y modernismo de Orense. El Puente Nuevo, el de Loña y el Puente Codesal, son otros de los puentes que se hallan dispersos por la ciudad. 
Los balnearios de aguas termales son ideales para una jornada de relax. El balneario de Pozas de A Chavasqueira, se destaca porque el agua emana desde el interior de Templarium, una construcción de granito. Otras piscinas al aire libre son el Manantial do Tinteiro, cuyas aguas poseen propiedades para curar enfermedades de la piel, la Burga do Muíño, de acceso gratuito al público, y las Burgas de Outariz, donde la temperatura del agua alcanza 60 grados. Para llegar a las termas, podemos hacerlo en el tradicional trencito que recorre cada una de ellas. La existencia de estas piscinas al aire libre hace que la ciudad sea popularmente conocida como la Ciudad de las Termas.
Lo ideal es hacernos tiempo para conocer los museos de Orense. Por un lado, se encuentra el Museo Gallego do Xoguete de Allariz, ideal para concurrir con niños pues exhibe una interesante colección de juguetes, y por el otro está el Museo Arqueológico, que nos permitirá hacer un recorrido por la vasta  historia de la ciudad.
En la zona del casco histórico, se aglutinan diversos bares y restaurantes donde es posible deleitarse con las mejores exquisiteces de la gastronomía gallega, muy popular por sus empanadas y mariscos.

Riqueza monumental de Llerena

Llerena es un importante núcleo poblacional situado en la zona sur de Extremadura, cuyos primeros asentamientos datan de la época árabe. Aunque ciertos hallazgos indican que podrían ser de períodos históricos anteriores. Esta localidad es poseedora de un rico patrimonio monumental. Razón por la cual es visitada por miles de viajeros cada año, que llegan a estas tierras atraídos no sólo por su historia, sino también por sus tradiciones, su gastronomía y sus fiestas populares.

En su vasto patrimonio monumental se encuentra el Teatro Romano, el cual da cuenta del esplendor que tuvieron en el pasado estas tierras. Por otro lado, es posible apreciar interesantes muestras del arte mudéjar y barroco, como es el caso de la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Granada, edificio del siglo XIV en cuyo conserva lienzos pintados por Francisco de Zurbarán. También, se destacan el Patio del Tribunal de la Inquisición y el Palacio del Obispo.

El conjunto arquitectónico más atractivo de Llerena se encuentra en la Plaza Mayor, donde se ubica la Iglesia de Ntra. Sra. de la Granada. Otros lugares de especial interés son la Iglesia de Santiago, templo del siglo XV en donde se halla enterrado Alonso de Cárdenas, conocido por ser el último maestre de la Orden de Santiago; el Palacio de Luis de Zapata, edificio de estilo plateresco que es la actual sede del Palacio de Justicia, y el Convento de Santa Clara, datado en el siglo XVI.

En cuanto a su gastronomía, el viajero puede deleitarse con suculentos platos elaborados a base de venado, jabalí, liebre, conejo y perdices.

Imagen:

Wikipedia

Postal de Chimeneas

Chimeneas es un pequeño municipio granadino, que en sus orígenes fue una alquería. Hay quienes sostienen que su peculiar nombre deviene del humo de las chimeneas procedente de las primeras casas que poblaron la villa y que llamaba la atención de los caminantes. Con el tiempo, la villa fue creciendo de a poco y se han ido encontrando diversos restos de yacimientos arqueológicos originarios de la época musulmana. También, se pueden apreciar los restos del Castillo de Tajarja, un encantador castillo medieval.

El pueblo está ubicado junto al barranco de las Zarzas, en cuyo entorno predominan las tierras muy fértiles, pues por allí pasan las aguas del río Genil. Para disfrutar al máximo de la naturaleza de los alrededores, nada mejor que hacerlo practicando senderismo o dando paseos a caballo.

Para continuar conociendo el patrimonio histórico de Chimeneas sólo basta con detenerse en la plaza principal para admirar los Arcos, para luego visitar la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Este último es el principal monumento del municipio, el cual que resultó parcialmente destruido debido al terremoto que sacudió a la región en  1884. Con los años, el templo logró ser reconstruido, gracias a lo cual hoy puede apreciarse el retablo del siglo XVI que se destaca por su  gran valor artístico.

En cuanto a su gastronomía, el plato estrella entre los lugareños es el  “pucherico”, un cocido elaborado con garbanzos y carne de cerdo. Este plato típico es degustado por los pobladores en una de sus festividades más importantes, el “jueves Lardero”, que es celebrado en el mes de agosto, durante una jornada donde además el pueblo lleva a cabo una romería.

Imagen:

fotocommunity.es