Benalúa de las Villas

Benalúa de las Villas, es uno de los tantos municipios de la provincia de Granada que fue repoblado luego de la reconquista cristiana con colonos procedentes de diferentes lugares de España.

Además de ser una gran productora de aceite de oliva, esta localidad posee diversos yacimientos arqueológicos, como es el caso del Cerro del Cántaro, donde fueron encontrados restos de un poblado ibérico, o El Paraje de la Pedriza. Asimismo, cuenta con monumentos de especial interés, como la iglesia parroquial de la Encarnación, construida recientemente.

Con respecto a la artesanía tradicional de este municipio, los trabajos artesanales fueron desapareciendo con el transcurso del tiempo y solamente pueden verse algunas muestras que realizan los mayores del lugar.

De la gastronomía local, destacan las patatas guisadas, las gachas o las migas, entre otros platos.

Las fiestas patronales de Benalúa de las Villas se desarrollan en agosto para que los emigrantes del pueblo puedan asistir. Durante los festejos se quema el “torro chispas”, donde un mozo porta una armadura repleta de cohetes y petardos. El último domingo de marzo tiene lugar el día de las Migas, mientras que el último domingo de abril se celebra la Romería al Cerro del Cabezo. El 16 de octubre se realiza otro de los festejos populares, donde se organizan concursos y juegos de los más tradicionales.

Chía

En el valle de Benasque, encontramos a Chía, una ciudad que se levanta a los pies de la sierra homónima, en la provincia de Huesca. Para llegar hasta aquí es preciso hacerlo desde Castejón de Sos, tomando el desvío que señala el camino para llegar a Chía, el pueblo que conserva el encanto de antaño a pesar del paso del tiempo.
Chía es un pueblo que cuenta con aproximadamente 130 habitantes empadronados, pero hay que tener en cuenta que durante la época invernal se llena de gente porque cientos de esquiadores arriban a los Pirineos para disfrutar de la nieve y los deportes de invierno. De todos modos, el verano también es un buen momento para viajar a Chía ya que al margen de la práctica de diversos deportes, es posible realizar excursiones a ermitas y otros monumentos de interés.
Entre los principales referentes de la arquitectura religiosa, se pueden visitar dos templos románicos, como es el caso de la iglesia de San Vicente, una construcción del siglo XIII que todavía conserva los crismones de origen románico, y la ermita románica de San Martín,  una verdadera muestra de la arquitectura medieval.
La religión, como en la mayoría de los pueblos de la región, se encuentra relacionada con las fiestas populares. En Chía, es posible participar de las fiestas mayores, con motivo de la Virgen de la Encontrada, el 8 de septiembre. Asimismo, durante todos los sábados de mayo se llevan a cabo romerías a la ermita, momento en el cual los visitantes tienen la posibilidad de aprovechar para apreciar el recorrido, admirando el entorno natural y disfrutando de la gentileza de los lugareños.
Para aquellos que prefieren optar por realizar excursiones y paseos, ya sea en soledad o compañía reducida, Chía funciona como un excelente punto de partida ya que desde allí se inicia la pista forestal, que supera los 20 kilómetros y pasa por los valles de Benasque y Gistaín así como por el puerto de Sahún.

Imagen:

http://www.laspain.com/Huesca/Chia_Huesca2.jpg