Lanzarote: Sol y Playa sin tener que esperar al Verano

No tienes por qué esperar a junio para disfrutar de los días de Sol en la costa. Por suerte nuestro planeta dispone de lugares de ensueño donde tomarse unas merecidas vacaciones. Seguro que ya estás buscando hoteles en España, el Caribe y el Mediterráneo más concretamente. Desde viajar despacio te recomendamos que visites la isla de Lanzarote, situada en la parte más septentrional del archipiélago canario. No hace falta irse demasiado lejos para calentar motores para el verano, ya que en Lanzarote ya se disfrutan de temperaturas cálidas que invitan a bañarse en el mar. El clima de Lanzarote es subtropical y en febrero o marzo supera con creces los 20 grados centígrados. Pero ya sabes que el calor tiene más que ver con el clima seco y subdesértico del islote, que hace que, a pesar de sus temperaturas suaves, haga calor. La isla de Lanzarote disfruta además de una topología envidiable con multitud de paisajes y espacios protegidos. La composición del archipiélago canario es de origen volcánico y en Lazarote podemos encontrar el volcán de La Corona, que se encuentra inactivo. Pero lo que hace destacar a Lanzarote es el gran número y variedad de playas, de arena fina y blanca, pero también las hay de arena más dura y oscura. Los surferos pueden practicar su deporte en Playas como la de Tinajo, donde se disputan campeonatos de sur a nivel Mundial. Sin embargo, dispone de calas vírgenes donde perderte en la Playa de Arrecife o la de Yaiza. España es uno de los lugares preferidos por los turistas para irse de vacaciones y, sobre todo, lugares como Lanzarote. ¿Por qué has de irte tan lejos para tomar el Sol y refrescarte en el agua? Nuestro país tiene la suerte de tener paraísos que muchos de nosotros no hemos descubierto. Abre los ojos al turismo en España.

Embalse de Cornalvo

En Extremadura, hay mucho sitios de gran belleza para conocer y numerosas rutas que pueden tomarse para recorrer cada uno de ellos. En este caso, proponemos un itinerario por el Embalse de Cornalvo, el cual se halla ubicado en pleno centro del Parque Natural de Cornalvo, espacio que ha sido declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Partimos del Centro de Interpretación del Parque Natural de Cornalvo, sitio en el cual es posible acceder a información adicional acerca de este espacio protegido y otras rutas que pueden hacerse. Tras avanzar unos 7 km, debemos tomar un desvío que nos llevará hasta la Presa del Embalse de Cornalvo.

La ruta, a través de caminos y senderos, discurre por todo el perímetro del embalse, de unos 6.800 m de longitud. Sin embargo, cuando el nivel de las aguas baja se pueden tomar otros caminos y, de ese modo,  acortar distancias. A medida que el sendero se aleja de la ladera va disminuyendo la densidad de encinas y alcornoques, dando lugar a zonas adehesadas que se combinan con matorrales y pastizales, facilitando así la observación de las aves.

Es bueno saber que este itinerario podemos realizarlo en cualquier época del año, aunque lo más recomendable es hacerlo en primavera, sobre todo si nos interesa observar aves que habitan en el bosque y la dehesa.

En la ruta, podemos incluir una visita al Observatorio del Embalse del Muelas, e incluso realizar un paseo cultural por Mérida, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

Imagen:

Wikipedia

Embalse de Cornalvo

En Extremadura, hay mucho sitios de gran belleza para conocer y numerosas rutas que pueden tomarse para recorrer cada uno de ellos. En este caso, proponemos un itinerario por el Embalse de Cornalvo, el cual se halla ubicado en pleno centro del Parque Natural de Cornalvo, espacio que ha sido declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Partimos del Centro de Interpretación del Parque Natural de Cornalvo, sitio en el cual es posible acceder a información adicional acerca de este espacio protegido y otras rutas que pueden hacerse. Tras avanzar unos 7 km, debemos tomar un desvío que nos llevará hasta la Presa del Embalse de Cornalvo.

La ruta, a través de caminos y senderos, discurre por todo el perímetro del embalse, de unos 6.800 m de longitud. Sin embargo, cuando el nivel de las aguas baja se pueden tomar otros caminos y, de ese modo,  acortar distancias. A medida que el sendero se aleja de la ladera va disminuyendo la densidad de encinas y alcornoques, dando lugar a zonas adehesadas que se combinan con matorrales y pastizales, facilitando así la observación de las aves.

Es bueno saber que este itinerario podemos realizarlo en cualquier época del año, aunque lo más recomendable es hacerlo en primavera, sobre todo si nos interesa observar aves que habitan en el bosque y la dehesa.

En la ruta, podemos incluir una visita al Observatorio del Embalse del Muelas, e incluso realizar un paseo cultural por Mérida, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

Imagen:

Wikipedia

Las Batuecas: Naturaleza y arte

Las Batuecas es un valle escondido y de excepcional belleza que se encuentra enclavado en la comarca de la Sierra de Francia, en la provincia de Salamanca. El valle, que recibe su nombre del río que lo atraviesa, alberga un magnífico bosque mediterráneo y está rodeado por escarpadas montañas.

En este estupendo paraje, con el cual no hay dudas que el visitante quedará embelesado, pueden contemplarse interesantes pinturas rupestres del Neolítico, presentes en las cuevas y abrigos del valle.

En la zona central de este parque natural se halla el convento carmelita de San José, desde el cual parte un camino que conduce hacia la cascada del Chorro. El monasterio, de estructura sencilla y decoración austera, fue construido a finales del siglo XV y actualmente se halla en ruinas. Su construcción coincidió con la de otras ermitas, situadas tanto dentro como fuera del recinto conventual. Dicho recinto está conformado por dos cercas, en cuyo interior se sitúan el convento y sus dependencias. El edificio principal es la iglesia, fechada en el año 1602, que está circunscripta por una calle y extensos jardines que hacen las veces de claustro. Además, el conjunto incluye el cementerio de los religiosos, algunas capillas, la sacristía, las celdas de oratorio de los monjes y la biblioteca, entre otras dependencias. El lugar fue habitado por los monjes hasta 1836, año en el que abandonaron Las Batuecas, y es desde 1950 residencia de los Carmelitas Descalzos.

Como se trata de una zona de transición entre el cálido territorio extremeño y la fría meseta castellana, y por las considerables diferencias altitudinales que presenta, este espacio protegido constituye un enclave de gran riqueza botánica, representada por ejemplares de tajos, lentiscos, encinas y madroños. A la vez, contiene amplias zonas de cultivos de cerezos, olivares y viñedos.

En cuanto a la fauna, se observan buitres, águilas reales, alimoches y cigüeñas negras,  entre otras especies de aves. De los mamíferos sobresalen el lince ibérico, el jabalí, el ciervo y la cabra montés.

Imagen:

Wikipedia

O Grove, ¡allá vamos!

O Grove, situado en la provincia de Pontevedra, Galicia, es un municipio que combina una caprichosa geografía con paisajes excepcionales. Bellas playas muy bien equipadas y una pujanza turística compuesta por senderismo, golf, arqueología y una activa vida nocturna, son sólo una muestra de lo que te depara en tu viaje a O Grove.
La pequeña península de O Grove, localizada en la entrada de la ría de Arousa, se halla unida al continente por O Bao, un istmo que posee al este la marisma de Umia-O Grove y al oeste la playa de la Lanzada. Por medio de un puente, es posible acceder a la isla de A Toxa para disfrutar de las aguas termales, aprovechar para embellecerte en un spa, jugar al golf o, mejor aún, entretenerte en su estupendo casino.
Este paraíso de ensueños es, además, uno de los principales puertos pesqueros y marisqueros de la Comunidad Autónoma de Galicia.
Para despuntar el ocio, nada mejor que surcar las aguas del Arousa a bordo de algún catamarán o barco, hasta el muelle de O Grove. También, puedes optar por practicar surf, windsurf o kitesurf en las playas de La Lanzada, así como vela, moto náutica o remo en las playas localizadas al norte de la península. Para los más aventureros, está la posibilidad de realizar una excursión de buceo para descubrir los desconocidos fondos marinos del lugar.
Mientras que la naturaleza en O Grove te sorprenderá con rincones de una belleza inigualable, como es el caso de la ensenada de O Bao, un espacio protegido y la zona húmeda más importante de Galicia, o la laguna de A Bodeira, que sorprende por la gran variedad de aves migratorias que visitan el lugar. Otros de los espacios protegidos con los que cuenta el municipio son Red Natura 2000, Espacio Natural del Complejo Intermareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y la Laguna A Bodeira.
Si todo lo anterior te deslumbró ni qué decir entonces de los diez kilómetros de playa que ofrece O Grove, destacándose las  playas de A Lanzada, que cuenta con un bello paseo de madera,  Área da Cruz, orientada al sur, Raerios, la cual ofrece una hermosa vista de la Isla de Ons,  y la playa de Área das Pipas, ubicada en un entorno rural.
La geografía, la historia y las encantadoras playas de O Grove, convierten a este lugar en un destino verdaderamente de ensueño.